domingo, 28 de enero de 2018

Por Carnaval

Obra de Odd Nerdurm. De una exposición en Barcelona

Este año hemos decidido que no iremos a ninguna fiesta de disfraces. Aquellas máscaras venecianas que guardábamos con celo, caducaron casi al instante en que dejamos de buscarnos. Tal vez hemos de olvidar el  carnaval de aquella primera vez, cuando, por caprichos del tiempo, las nubes se abrieron dejando paso a la primera carroza y nos vimos. También pudiera ser pudiera ser que tengamos que inaugurar nuevos disfraces. Éstos parecen haber adoptado uñas y recelos a parte iguales.

Los recuerdos nos remiten a aquella vez en la que, tras una carroza de pitufos, en un momento imprevisto e imprevisible, nos encontramos, nos amamos y nos despedimos, deseándonos lo mejor. Sin siquiera saber si nos volveríamos a ver, o si lo que acabábamos de vivir era real o fruto del delirio azulado y pitúfico que lo inundaba todo a nuestro alrededor. Aquellas tardes de carnaval fuimos uno, en realidad uno y sólo uno, en un abrazo fundido que derrumbó las cadenas que nos ataban a esta dimensión. Nos movimos en un Universo nuevo, creado a nuestra medida, en el que cabían, aparte de nuestros alientos fundidos y nuestro arrollador ímpetu, aquellos seres diminutos y azules tocados por barretinas blancas, y ese ambiente festivo y sin culpa que nos infundía ganas de vivir y de jugar.

Durante unas semanas dejamos que el azar dominase nuestros encuentros, y arrobados por el espíritu de Cortázar, jugamos con las paradas del Metro de Barcelona, hasta que la luna se desentendió de nuestros pasos y nos regresó al universo de nuestros sentidos más básicos y nos dejamos de cuentos, para quedar en lugares públicos donde podernos encontrar .

Recaímos una y otra vez en el arrebato de nuestros cuerpos el uno contra el otro.   Pero aquel tiempo de infancia reconquistada pasó, y hoy hemos mirado la foto del carnaval lejano, y nos hemos ido a la cama, pero a dormir.

En la piscina-cazuela de pitufolandia, nos hemos abrazado en el agua, sin dejar de sentirnos uno en el espacio acuático, donde poco a poco han ido llegando los habitantes de nuestro paraíso inventado y minúsculo. El gato Azrael nos miraba con envidia, porque con sus uñas no le permitimos unirse al corro de la patata improvisado. A las doce, bajo el reloj de la plaza, unas campanas oxidadas han empezado a sonar, hasta que el despertador ha resoplado a las cinco en punto de la tarde.

Me ha encontrado en la cama, donde la almohada ha borrado los restos del maquillaje azul inventado de mi sueño, y un vacío ocupa el espacio de tu cuerpo. Te has ido. Tal vez a comprar una única y nueva máscara que estrenar en el próximo carnaval.

18 comentarios:

  1. No he llegado yo a pillarle la gracia a los carnavales. Tampoco he puesto mucho de mi parte, hay que reconocerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las máscaras a mí en particular no me va en absoluto. Comprendo y respeto a quien les gusta, sea para desinhibirse, de forma festiva, o quien las pueda usar como artefacto de juego erótico. Creí hablar de otra cosa, pero tal vez no supe.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Soy yo el que se ha ido por los cerros de Úbeda, no le hagas demasiado caso al comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. El título podía marcar el contenido del post. Como el encuentro era por carnaval, era posible una interpretación al uso de máscaras, que también apuntó. Sin problema

      Un abrazo

      Eliminar
  2. A mí me parece que el sentido de este relato se condensa en el último párrafo; una reflexión sobre quienes viven y seducen sin mostrar su verdadero rostro, pero la máscara se deteriora y el juego que ilusionó en el pasado ya no gusta cuando se ve el verdadero rostro.
    Pero esas personas volverán a ponerse otra máscara para seguir seduciendo engañosamente a otras personas.

    Un abrazo, Albada. Vuelvo a encontrarme contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta reencontrate. En efecto, mi relato es una reflexión que toma voz en un encuentro, en ese caso, en efecto con máscaras, pero cambiaría poco si el encuentro hubiera sido por azar real o por una cita a ciegas, por ejemplo, en la que dos seres en redes sociales dan su mejor versión, no siempre coincidente con la realidad de su día a día.

      Un abrazo grande, Fanny

      Eliminar
  3. Desde luego el sueño era magnífico.
    De lujo.
    Pero todos los sueños tienen un final.

    Besos carnavaleros.

    ResponderEliminar
  4. En el contexto en el que se habían conocido era el plausible, y de lujo, como bien dices. Los sueños, como aciertas al comentar, acaban, y es tan difícil mantener un bonito sueño, que el tiempo deteriora el ímpetu que lo impulsó, y uno acaba por despertar. No perder la magia del encuentro que floreció es la gracia. Pero cuesta, cuesta mucho

    Un beso, Toro. Feliz noche

    ResponderEliminar
  5. Los sueños acaban sus protagonistas desaparecen, a veces son recordados y otras no, las máscaras quedan, para ser usadas de nuevo o para perderlas en otro sueño.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas mascaras, dejadas por quienes las usaron para una historia, Dan para otra nueva historia, donde fabricar otro universo de ensueño

      Un beso

      Eliminar
  6. El precio a pagar por volar alto, es caer sumido en la ausencia, en ese vacío que dejó la parafernalia de los sueños… Y aun así, nos vestimos una y otra vez para tan maravillosa ocasión, sabiendo, que tarde o temprano despertaremos… Pero, ¿acaso no vale la pena lo vivido y sentido en cada encuentro?...

    Hermoso y reflexivo, querida amiga… Un placer leerte.

    Bsoss enormes, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad pienso que tal vez ese universo construido, a veces con mascaras, puede justificar una bella historia. Dure lo que dure.

      Un gusto que comentes. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Tras cada experiencia maravillosa viene lo más dificil: despertar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. La convivencia es la prueba a superar cuando la experiencia es maravillosa

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Esos sueños que no se sabe dónde acaban pero dejan el sabor de lo agridulce cuando se siente al desperta la ausencía de la nostalgia que llenan ese vacío.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese saber que pasó, que tal vez no volverá. Pero mientras dura es magia en estado virgen, es lluvia de abril y fuego de invierno.

      Un beso y feliz finde

      Eliminar
  9. Los sueños, si son hermosos, enriquecen. No importa que haya que despertar porque, esos sueños, siempre son un rincón mágico al que regresar cuando la necesidad de escapar nos apriete.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que enriquecen aunque no sean tan hermosos como aquí apuntaba. Son ganancia segura, que dura la eternidad que dura, eternamente fuente de gozo. Claro que duele despertar, pero deberíamos verlos como necesarios para avanzar

      Un beso grande

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.