miércoles, 7 de febrero de 2018

Regresar o no regresar

Obra de SANCORFI

Tras diez años de psiquiátrico, el pintor loco logró fugarse aprovechando un cambio de guardia. Rehízo su ropaje y se pasó el peine por su cabello empapado bajo un grifo del lavabo. Caminó desenfadadamente y se hizo pasar por un visitante, saliendo por la puerta principal confundido entre los familiares de los ingresados. 

Sin perder un segundo entró al estanco y compró tabaco. Tras el primer cigarrillo se preguntó qué hacer. Tenía su vida y sus pinceles dentro. Ahora venía lo más difícil: regresar al manicomio

14 comentarios:

  1. Una vez saciado el mono se dio cuenta de que lo urgente no es lo importante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Si al final lo importante es sentirse bien haciendo lo que uno desea, qué mejor que prescindir de una urgencia.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Fuera del ambiente loquero lo tiene crudo ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es así. Fuera hay tantas ataduras, imposiciones, normas, protocolos de conducta y variedades de clichés, que mejor dentro :-)

      Un beso

      Eliminar
  3. Parece absurdo pero puede ser real, y desde luego es genial. Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece absurdo, porque no creo que dejen tener un estudio de pintura, pero si está permitido, más de uno pudiera verse en el caso. Me gusta que te haya gustado

      Un abrazo y feliz jueves

      Eliminar
  4. Al final se dio cuenta que su vida y sus pinceles estaban en el manicomio, que fuera nada tenía, y qué poco tardó en volver.

    Me gustó esta narrativa.

    Un placer volver a leerte.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un divertimento, pero casi una ironía, creo. Si uno es feliz en un sitio, para qué aceptar las normas establecidas, si puedes prescindir de ellas.

      Gracias por tu lectura. Un beso grande, dulce Maria

      Eliminar
  5. Hay más locos fuera que dentro.
    Mejor que vuelva.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que volverá pronto. Porque, como dices, hay más locos fuer que dentro. Y son más peligrosos, porque tienen mucho poder.

      Un beso

      Eliminar
  6. Y es que no es tanto el lugar, ni el tiempo… sino el cómo se siente uno…, eso es lo verdaderamente importante…

    Muy bueno y reflexivo, querida amiga. Breve y maravillosamente profundo…

    Bsoss, y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, no es tanto el lugar, recordemos a Mandela, o como bien dices, la duración, sino el sentirse vivo, cosa que a veces, en el mundo ordinario es difícil.
      La ironía está, pero no deja de haber la reflexión a la que aludes.

      Un beso grande y feliz noche

      Eliminar
  7. Jaja está bueno. Claro, tras diez años en el paraíso o manicomio, se dio cuenta que el "mundo real" perdió significado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez el mundo real no le ofrecía la libertad de la que gozaba entre paredes y cerraduras. Me alegra que te haya hecho reír, porque era la primera intención.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.