lunes, 26 de febrero de 2018

Las cortinas

Lego, nuestro gato

Mi marido es de aquellos hombres que guardan un amor ciego por su madre, así que hago como que sigo sus consejos, y que los sigo de buen grado. Hoy, luego de ponerlas, mi suegra se frotaba las manos y sonreía ella al verlas en mi ventana . Nunca me han gustado las cortinas con flores. Las margaritas me gustan pero no para tener la pared repleta de ellas. Tal vez se ha notado un poco cuando he soltado al gato,  justo en medio de aquel trapo espantoso. Sabiamente, él se ha encargado de deshojarlas, yo diría que de una en una.

Mi marido ha hecho como que no se ha enterado, pero luego ha llamado a su madre, contándole, divertido, que Lego sigue siendo muy juguetón a pesar de haber cumplido diez años. Iremos mañana, juntos,  y solos,  a encargar unas cortinas.


18 comentarios:

  1. Por una vez y sin que sirva de precedente, me cae bien un gato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son bichos que pueden ser muy traviesos y a la vez pasotas. Aquí venía sensacional su gusto en arañar cortinas, y claro, no dejé de usar esa afición felina :-)

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  2. Un divertido relato, jajajajaja, y con su moraleja.
    También aplaudo, por esa crítica al amor ciego del marido, jajajajaja, que no seas de esas que tienen un amor ciego por su madre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La figura de una suegra se trata con inquina siempre. Seguramente por estadística. :-). Las hay que son casi como madres, y las hay que saben hacer de madrastra malvada

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Jajajaja… Bueno buenísimo, mi querida amiga. Y cuánto sé de esos gatos destroza TODO con sus siempre afiladas uñitas… Pero me encantan, no puedo evitarlo. Y detrás de tan ameno relato, una verdad a gritos, aunque sí es cierto que hay casos en los que esas suegras son verdaderas delicias… y que, ell@s, no están tan arraigados ciegamente…

    Me encantó. Y la imagen de Lego, una preciosidad!!

    Bsoss enormes, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lego trajo una alegría a la casa, cargadita de bromas, de juegos, de demandas de que le tiráramos una bola de papel, que sigue siendo su pasatiempo favorito y dan fe los bajos de los sofás. Es una alegría jocosa, revolucionaria, y que me ha hecho reñirle tanto y tanto porque no hacía caso que hay para hacer un libro gordo de Petete.

      Pronto hará cuatro años, pero le puse diez en el relato ficticio. Cosas de los blogs :-). Me alegra te haya gustado

      Un beso grande, Ginebra y feliz semana

      Eliminar
  4. A grandes males, grandes soluciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. Muy bueno el comentario, Toro, a suegras impertinentes, gatos juguetones.

      Un beso

      Eliminar
  5. Me hubiera gustado tener un gato jajaja. Saltibrincos y me llevo una margarita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues a veces es lo ideal, tener un gato justiciero que haga caer los floripondios que alguien nos regaló y que nunca nos gustaron. Con esas manitas que empujan para escuchar caer las cosas, hacen limpieza en un visto y no visto :-)

      Un abrazo y feliz martes, frío de narices, por cierto

      Eliminar
  6. Mi padre siempre decía que en su casa nunca había habido visillos, ni cortinas. Parece ser que mi abuelo le dijo a mi abuela nada más casarse: "Esos visillos que había colgados los he arrancado, porque nunca me han gustado los visillos". En mi casa si que había alguna cortina y mi padre comentaba a veces: "A mí me gustan las cortinas tan poco como a tu abuelo, pero nunca me atrevería... ".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La filosofía de los ancianos. Visillos y cortinas sirven para cerrarse de las miradas. Qué bien que haya gente que sufra por las miradas ajenas. Yo las pongo pero más por no ver a los de afuera.

      Las cortinas de mi habitación y del comedor pasaron por las ansias escaladoras de Lego. Las primeras, con claras cicatrices, siguen ahí, las del comedor no aguantaron. Tuve que comprar nuevas cuando Lego se fue con uno de mis hijos. Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  7. Jjajaja me has recordado al mío, cuando era pequeño se subía por las cortinas jajaja y me las destrozó todas con las uñas, no veas cómo me las dejó jajajaja, ahora ya más grande, destroza otras cosas jajaja, pero a pesar de todo, son encantadores, muy graciosos y además mimosos a pesar de ir a su bola porque cuando quieren son independientes.

    Muy buena esta entrada, me has sacado sonrisas.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos son muy de ir a sus cosas, a sus importantes asuntos, muy divertidos y
      muy suyos. Me alegro que esté texto simple te haya hecho sonreir.

      Un beso y tarde linda

      Eliminar
  8. Ya las tienen estas cosas las suegras... y los gatos...

    ResponderEliminar
  9. Pues creo que sí. Hay suegras controladoras y gatos muy traviesos. Dar con los dos elementos a la vez, ha de ser estresante. Imagino :-)

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  10. Nuestro gato no se cuelga de las cortinas, simplemente nos hace saber que las cortinas también le pertenecen aplicando contra ellas su abundante pis !
    Beatriz Basenji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Las cortinas son suyas, y esos humanos también son suyos. Claro. El amo es el.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.