jueves, 15 de febrero de 2018

La vecina de enfrente

Cuadro de  Sandorfi

La vecina de enfrente era insoportable. Cada noche, cuando él tenía que dormir, le daba por hacer gimnasia, con la luz encendida. Y además, con una música para fitness, o para zumba a todo trapo. Le desagradaban esos temas tan actuales y machacones. Pero si el volumen fuese más moderado lo habría pasado por alto. Tenía que dormirse temprano porque madrugaba. Era la misma vecina que luego salía de la ducha con tan sólo una toalla en el pelo y quien tenía un dálmata sin pedigree que ladraba mientras su dueña se ponía en forma. También se le oía ladrar por horas cuando le dejaba solo.
Llevaba tiempo con ganas de decirle que bajara el volumen de la música, y que educara a su perro, pero parecía que a los otros vecinos no les molestaba el guirigay. Un día se compró unos prismáticos. No para verla  en mallas y camisetas ajustadas, sino por si alguna vez iba de excursión a la montaña. 
Cuando la vecina empezó a salir con un hombre, no conseguía dormir hasta que el señor salía por la puerta del edificio de enfrente. No eran celos, sino necesidad de dormirse sabiendo que nada estorbaría su sueño. 
Cuando ella y su perro se mudaron, prismáticos en ristre, se desvelaba esperando que  alguna mujer del vecindario se decidiera a hacer gimnasia ante su ventana, pero ninguna se animó. Rastreó la nueva dirección de su querida  gimnasta y se trasladó a un piso cercano. En el edificio de enfrente. No para espiarla, sino para poder dormir.

24 comentarios:

  1. Es que cuando uno se acostumbra a algo, verdad?

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, seguramente es eso, aunque este tipo tenía claro que no, sino porque eso del dormir lo llevaba mal :-)

      Un beso

      Eliminar
  2. Lo tuyo es escritura profesional. Se nota la formación académica, con el valor añadido de tu natural imaginación y perspicacia en la observación del mundo de tu alrededor.
    Felicidades.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Me gusta fijarme en lo que me rodea, casi siempre en cosas nimias, pero la formación ha sido poca, no creas.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. Los humanos nunca nos terminaremos de reconocer.Ese lado masoquista que en algunos puede más que todo! O quizá sea esa necesidad de introducir la mirada en las actitudes ajenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscar excusas para la intromisión de la vida ajena yo creo que muchos lo hacen, o hacemos. En este caso el masoquismo el tipo lo ejercía hacia su dificultad de dormir, pero seguramente albergaba a un mirón o voyeur que no reconocía.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Se llevaría los prismáticos, no quiero perderme nada. Me ha gustado, me he reido sin esperarmelo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. Seguro que los prismáticos iban con él, quien no quería perderse nada de la nueva y antigua vecina.

      Me encanta te haya hecho reír. Un abrazo

      Eliminar
  5. Y es que... a pesar de pesares, hay veces que queda un vacío clamando ser de nuevo ocupado… aunque un tanto de lejos, por eso del dormir… en paz…

    Muy bueno, querida amiga, me quedé con una sonrisa…

    Bsoss enormes, y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llenar de excusas la imposibilidad de dormir es una opción. Aquí las interferencias de los ladridos del perro eran reales, las otras eran buscadas.

      Me alegra que te dejara una sonrisa. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  6. Se diría que al resto del vecindario le faltaba sensibilidad para captar las cosas que molestan.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un vecindario de pasotas, también lo creo yo. Un perro ladrador es de lo más molesto que puedas tener en un edificio. Lo de la música, claro, va a gustos, pero hasta Bach, a todo volumen, molesta.

      Me alegro que te haya gustado. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  7. Es lo que tiene vivir en comunidad hay que soportar ruidos a deshoras, a mí me ha pasado con unos vecinos, tener que escuchar música a todo volumen a altas horas de la madrugada.

    Un placer leerte.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el recio por estar en la ciudad. Todos tenemos un vecino que molesta, aunque pocas veces pensamos que nosotros podemos molestar, sin querer, muchas veces

      Un beso y feliz tarde, María

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Me parece fenomenal que lo hayas encontrado divertido. Porque me divertí escribiéndolo, claro.

      Un beso

      Eliminar
    2. Jaja, de verdad memdiverti Imaginando al tipt ella tan ajena a sus cuitas.

      Un beso y finde lindo

      Eliminar
  9. Es que el ser humano es animal de costumbre, hasta de las situaciones más paradójicas. Muy bueno, Albada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano con sus paradojas, qué verdad

      Al final el tipo prefería dormir mal. Un abrazo

      Eliminar
  10. Muy bueno y bien cierto. El ser humano es un experto en burdas excusas para no asumir sus debilidades ante el resto del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese era el tema. Tenemos tanta facilidad en buscar excusas par ocultar las debilidades, o a echar la culpa a cualquier cosa o persona antes que a nosotros mismos, que todos podemos ser ese vecino fisgón y sus excusas.

      Gracias por esa lectura tan precisa. Un cordial saludo.

      Eliminar
  11. Siguieno por aquí, me encontré a la vecina de enfrente, que me remitió a una clásica del cine:La ventana indiscreta.
    Leerte me basta para quedar encantado sin necesidad de prismáticos, pero llevado por mi condición de fisgón.
    Un saludo colombiano para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Es fisgoneo es casi siempre femenino, se lo imagina uno como a una cortina medio corrida, tras la que un rostro de mujer mayor pasa el tiempo. Quise darle la vuelta, buscando las excusas que todos encontramos alguna vez, para meternos en asuntos que no son de nuestra incumbencia.

      Un abrazo desde España

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.