jueves, 8 de febrero de 2018

El preso


El preso trepó con sigilo hasta la cima del muro. El silencio palpitaba en la noche. Su corazón galopaba entre taquicardias y arritmias. La boca seca y las manos sudadas le hacían reconsiderar sus pasos.  Ya está hecho, susurró luego, y un graznido, y un aleteo de los árboles cercanos resonaron, monstruosos. 

Con las piernas a horcajadas, solo le faltaba dejarse caer. Un fogonazo cegador con detonación le alcanzó como un rayo asesino. Cayó del otro lado, libre, abatido por el balazo, pero  sonriendo.

12 comentarios:

  1. Una muerte simpática, a mi me gustaría que la gente me recordara con alegría y risas, aunque nadie me escribiera una especie de epitafio como el tuyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho lo que dices. Este post viene a cuento del previo, el loco pintor. Porque hay espacios cerrados que liberan, y libertades que matan.

    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Sonriendo, seguramente porque tocó con los dedos la libertad.

      Un beso

      Eliminar
  4. Murió feliz, porque en su paladar quedo la sensación de libertad.
    Duro, pero bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que murió feliz, como dices, porque al menos había luchado por salir

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Al menos luchó por la libertad.
    Un valiente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, era la idea. Estar dentro, en este caso, no era una nsolución. Afuera seguramente le esperaba su vida.

      Un beso

      Eliminar
  6. ¡Qué buen micro! Te mantiene en vilo hasta la sonrisa final. Un luchador.

    Un beso, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Parece muy simple, porque lo es, pero quise darle el puntito de suspense (imaginable, sin duda)

      Un beso Maria Pilar, y feliz finde

      Eliminar
  7. Un micro con suspense, me gustó.

    Caer desde la libertad y sonriendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un suspense que dura poco, pero ese ánimo para planificar y arriesgarse a morir, bien valía la pena.

      Un beso y tarde linda, dulce María

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.