viernes, 9 de febrero de 2018

Compuertas estancas

Imagen de Alejandro Solís

Tras unos meses en una red social, había ido aumentando el número de nombres que usaba. Cada uno de los alias que había creado estaba dotado de una personalidad determinada, y tenía un discurso y estilo distintos. Era una y era muchas. Cada uno de esos yoes desconocía las andanzas de los otros.

Una vez segura de su total control sobre sus creaciones, hizo que dialogasen entre ellas. Ahí estuvo el error, se dijo luego, porque cuando una de ellas se enteró de la personalidad asignada a otra, se lió parda. El ser único implosionó entonces en un silencio atronador, que fue utilizado por el yo esperpéntico para absorber parte del delirio del yo megalómano. Entre todos montaron un garito en el zaguán del intelecto del ser único. Se encaramaban sobre los restos de ese creador único, formando un castillo de yoes en infernal guirigay, que enfurecía a los otros seres, únicos en su multiplicidad.

El olor a cerebro chamuscado, por el choque entre grupos de neuronas controladoras de cada personaje, impregnó su ordenador durante meses. Ahora ella descansa en el psiquiátrico, donde sus yoes van saliendo a escena según un orden sobre el  que el ser único no tiene ningún control. 

Inspirado en bic naranja

12 comentarios:

  1. Un desdoblamiento multiple de personalidades, que no son tales y caen al primer enfrentamiento con el yo autoritario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo todos somos poliédricos, lo que pasa es que solemos escoger la cara o faceta que mejor se ajusta a la situación, o la mayor parte del tiempo.

      Un beso y buen finde

      Eliminar
  2. Bastante complicado es llevarse uno consigo mismo, como para generar más yoes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Complicadísimo, sin duda. Pero es un ejercico eso de llevarse bien con uno mismo.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  3. Qué buen relato!!!

    Estamos enloqueciendo todos.

    Ya no sé si hablo contigo o eres un programa informático, o lo soy yo.

    Besos de bytes.

    ResponderEliminar
  4. Creo que alguno de tus yoes me ha escrito. A mí o a alguna de mis identidades, pero puede que tu robot informático haya leído mi texto y esté programado para reconocer que es posible tener muchos yoes :-)

    Un beso, Toro y feliz finde

    ResponderEliminar
  5. Y yo contra mi otro yo. Bipolaridad en ciernes.
    Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos tiempos de redes sociales tal vez alguien se identifique, pero llevado al límite, o mejor, caricatura.

      Un abrazo de mis yoes :-)

      Eliminar
  6. De rabiosa actualidad, original , ocurrente, imaginativo, con personajes. No es un micro, es una mini novela. Abrazos y un aplauso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le hayas encontrado tan denso, en su brevedad. Bien pensado, es verdad que daría para una novela. Pero fíjate, nadie es plano, todos tenemos múltiples caras o facetas, aunque, por supuesto, el ser único adopta un temperamento y personalidad más o menos fijo.

      Un abrazo y feliz finde carnavalesco

      Eliminar
  7. Buf la cantidad de personalidades y al final terminó en un psiquiátrico, no me extraña nada es que es una locura total.

    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que con entenderse a uno mismo, bastante trabajo tenemos ya. Pero es verdad que todos tenemos caras ocultas. Unos más y otros menos. Yo coincidí en el trabajo con un tipo que las 3 de la tarde era un solete, a las cinco un cabrón arisco y cuando casi acabábamos el trabajo volvía a ser un ser amable. Eran tres personas cada tarde. Parecían personas diferentes. Puede que fuese porque le gustaba poco el trabajo, eso también :-)

      Finde bonito, dulce María

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.