domingo, 3 de junio de 2018

Tras el velorio


- Qué ojos más tristes tienes hoy Lola.
- Nada Pablo, que ayer fuí a un velatorio, de un compañero de trabajo, y entré a ver al difunto. Y no sé, me pareció ver una expresión feliz en su mirada ausente. Como un guiño a la vida juerguista, despreocupada y feliz.
- Estupendo ¿ cual es el problema?.
- Que no lo conocí así jamás. Era  tipo más anodino, gris y aburrido que he conocido
- A ver si nos damos cuenta de lo que nos dejamos atrás, justo cuando no hay solución posible
- Quién sabe, reconoció Lola, recordando el disgusto con el espejo de ayer, al probarse los bañadores y shorts del verano pasado. .

Les sirvieron los cafés, desnatado, descafeinado y con sacarina el de Lola, y solo y corto el de Pablo. Luego ambos miraron las tonterías de sus grupos de wasap y de facebook, dejando que ninguna emoción interna les afectase.

34 comentarios:

  1. Hasta para divertirse y pasárselo bien hay que tener gracia, porque muchos cuando se dan cuenta de lo que se han perdido ya llegan tarde.

    Besos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener gracia y actitud para el goce, porque al final nos vamos todos a la tumba con las manos vacías, y lo que es peor, recordando en ele último momentos sólo los besos no dados y las carcajadas no emitidas.

      Beso, rafa, y feliz tarde

      Eliminar
  2. Qué poco se valora la vida... cada cual comenta y luego siguen con el facebook...
    eso es lo que destaca para mí en este post.
    Buenas letras.
    Un beso al alma y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos cuesta, nos molesta cada vez más mirarnos al espejo, buscar las emociones, porque es más fácil entretenerse con bobadas, tener la mente ocupada en distracciones banales e ignorar siempre que un día nos iremos

      Un beso y feliz domingo

      Eliminar
    2. Tal cual, es como lo dices, la mente se mantiene ocupada en cosas sin verdadera importancia... qué triste es en realidad cuando en un encuentro doloroso como lo es la muerte, ignoremos para no ver...

      Eliminar
    3. Siempre he pensado en lo difícil que es haber un desnudo integral. Pero no pensando en ropa, sino desnudándonos de tantas tonterías que nos mantienen prendidos de pantallitas

      Un beso y feliz lunes

      Eliminar
  3. La agitación, el ruido, la sordera, la deshumanización toda nos obliga o les obliga a sonreír a los difuntos en señal de paz consigo mismos. Mientras tanto, en la vida padecemos o sufrimos; tal es la condición para el nirvana de los políticamente correcto.
    Beso para ti y saludos desde Colombia a tus lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si yo quería ir tan lejos, era mostrar que al final, tal vez quien fue muy parco en goces, sonríe para hacer una bonita mueca de felicidad, para que creamos que fueron felices, pero quienes les conocen bien, se extrañan.

      El link que puse es de un post tuyo, de ayer creo. Un abrazo

      Eliminar
  4. Creo que deberíamos tomar nota para que no nos pase lo mismo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo, sin embargo Lola pierde la oportunidad de entender que al final sólo nos llevamos lo vivido. Pero debería.

      Un beso

      Eliminar
  5. Siempre hay que encontrar la nota de humor...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin humor la vida es más cruel, más dura, y más necia. El humor siempre lo valoro como actitud ante la vida también

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Algunos sonríen sin sentirlo, tan solo para que esa sonrisa la vean los demás, lo importante es mostrarse tal cual cada uno sienta, sin pensar en el qué dirán los demás, y es que tiene que haber de todo en esta vida, aburridos, y simpáticos, pero ninguno nos quedaremos acá, eso está bien claro.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscar la coherencia entre lo que sientes y lo que muestras desde mi punto de vista es fundamental. La alegría o la felicidad no se adquieren en las tiendas, pero sería fantástico poder ir a una tienda y decir: Póngame medio quilo de alegría, fresca, quilo y medio de felicidad, pero no es así :-)

      Un beso grande y feliz lunes, María

      Eliminar
  7. La vida se nos pasa, mientras estamos pendientes de vaciedades y sinsentidos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nos va pasando entre avatares, muchos nimios, que nos roban lo único que tenemos, que es tiempo. Quizá por ello, cada año más, me planteo qué es de verdad importante y qué es banal, intentando redimensionar lo que vale la pena vivir, intensamente, y qué mejor dejar de atender.

      Besos

      Eliminar
  8. creo que hay que sacar la mejor moraleja de este relato... cuanto tiempo perdemos a veces sin necesidad

    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda esa sonrisa del finado era un mensaje, un consejo para los deudos, los amigos y compañeros. Esa era la moraleja del cuento. Pero ni Lola la pudo ver.

      Gracias por tu lectura, Carlos. Un abrazo

      Eliminar
  9. No hay más que ese momento que tenemos entre nuestras manos, ese que debemos disfrutar(nos) pues es lo único que llenará nuestras vidas, y el verdadero equipaje que nos llevaremos a nuestra marcha…

    Qué gran mensaje, querida amiga… Muy bueno…

    Bsoss enormes, y muy feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi siempre olvidamos que lo más valioso que tenemos es el tiempo. Parece mentira, pero casi siempre valoramos más los objetos que la manera de disfrutar de la vida. Y ese vida tiene un plazo, inapelable,

      Un abrazo grande y feliz sábado

      Eliminar
  10. No sonríe a la vida y sin embargo se le nota feliz en la muerte. Quizá sea la muestra más clara de quien no supo vivir el momento, ni aprovechar lo bueno de la vida y pretende hacerlo cuando ya no hay remedio.

    Vivamos aquí y ahora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese guiño a los vivos, para que tomen nota, o comos dices, a la su propia parca. Quien crea en la reencarnación tal ve pueda darse el lujo de desaprovechar esta vida, pero yo creo que no hay otra, así que mejor disfrutar de esta, por si acaso.

      El aquí y ahora, un carpe diem. Si bien hay quien lleva esa consigna tan al pie de la letra, que se exceden en correr riesgos. Un abrazo

      Eliminar
  11. Al final cada uno en lo suyo y el muerto...al olvido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este cuento sí, porque la compañera de trabajo no advierte la seña de peligro que emite el finado, ese aviso a navegantes, pero no llega al olvido si con su tez de guiño a lo no vivido, pervive en la vida de otro :-)

      U beso

      Eliminar
  12. morirse se va uno lento y se ven estrellas como divinas la luz la paz envuelve...quizás me paso y lo cuento hoy sin darme cuenta todabia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen del túnel de luz cegadora tras él, que parece ser una experiencia muy importante para quien regresa a esta vida, en esa sensación de paz suprema, debería ser la imagen que nos hiciera entender de verdad que hay que hacer lo qu se pueda para rentabilizar el tiempo que estamos aquí.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  13. disfruto tus letras me gustan me siento bien leyendote
    gracias beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo acabo de mirar tu blog, y me ha parecido ameno, así que por allí iré pasando-)

      Un abrazo y bienvenida

      Eliminar
  14. Interesante reflexión, ojalá la recordáramos mucho más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir, como dice un poeta amigo en un poema, es un instante. Cargado de enseñanzas, de moralejas y risas, de disgustos y llanto, pero un instante al fin, así que vale la pena aprovechar la vida, y sobre todo dejar de perder tiempo, ese único bien que no podemos perder, en tonterías y complejos, inacciones o contemplaciones, sino vivir, sí, el instante ojalá largo que nos han asignado

      Besos, Conxita

      Eliminar
  15. Dicen que lo malo no es morir, sino no haber vivido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que morir, lo que se dice morir, lo haremos todos. La pena es que podemos haber desperdiciado la vida de la forma más tonta

      Un abrazo

      Eliminar
  16. ¨Póngame medio quilo de alegría, fresca, quilo y medio de felicidad, pero no es así :-)¨ ahhh pero que rica eres, eso me ha encantado, en un pelín voy a ir leyéndote, un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esos gramos de alegría y esas aficiónes, mezclados con leves dosis de locura.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.