jueves, 24 de enero de 2019

Jueveando, con quesos en esta ocasión.

Imagen de  Dorotea

Siguiendo una iniciativa de Dorotea, esta es mi aportación 

Los queseros

Luis, con sus sesenta abriles a la espalda, tenía  a los quesos como plato favorito. Todos le gustaban, y a todos les encontraba su encanto. Recordaría siempre un queso totalmente hecho con leche de cabra, en un pueblo de Extremadura, de paladar tan rotundo que el pan con el que se acompañaba  apenas disminuía le fuerte sabor. La huerta había añadido unos tomates de formas extrañas pero con un sabor que sí combinaba con ese aperitivo que no permitió una comida completa. 

Ahora, el agente de aduanas le había hecho abrir la maleta. El fragmento de gorgonzola, tan bien envuelto en doble papel de aluminio y metido en una bolsa de cierre hermético, emitía un leve aroma a queso fermentado. Sus vacaciones en Milán y alrededores le había hecho engordar cinco quilos, pero los caprichos gastronómicos bien valían unas sesiones de gimnasio posteriores. Se despidió del queso oloroso con todo el pesar de su corazón, pero ya se resarciría cuando  fuera a Islandia. Había contratado el viaje para ver las auroras boreales, pero entre las actividades, se había apuntado a una degustación de quesos,  de reciente historia, pero muy especiales de sabor, por el tipo de ovejas de tales latitudes.


Al entrar en el avión se descalzó. Los pasajeros miraban,  disimuladamente.  Las dos bolsitas de los bolsillos de su cazadora habían pasado el control. Por si acaso, se había guardado un as en la maga, para el próximo risotto en Barcelona.

De Google


Curiosidades culinarias de Islandia

49 comentarios:

  1. Todo previsto, un hombre inteligente y con recursos, y es que por el queso vale cualquier cosa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy quesera, en absoluto, pero hija, mi curiosidad por saber la palabreja de marras me llevó a los quesos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Desde luego bien merecía la pena guardarse es as en la manga , ajjaj y quitarse los zapatos todo un detalle ..
    Amiga el gusto de Luis le compartimos muchos ...
    Un buen aperitivo para esta mañana del jueves-
    Un abrazo y te deseo un espléndido día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay aficiones a los quesos, que no comparto, pero bien valen una aperitivo de categoría.ç

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Seguir la senda de los quesos nos podría llevar a dar la vuelta al mundo. Creo que después de los vinos, estos derivados lácteos son los productos más extendidos del planeta. Así que un buen queso bien vale un buen relato, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, donde se hayan criado animales domésticos, seguro que hay, así que son universales. A mí en particular no me gustan más que los muy simplones, pero reconozco que la variedad hace que sean un platillo muy estimado en cualquier rincón del mundo.

      Un abrazo, Josep Mº. Feliz tarde del jueves

      Eliminar
  4. Ya, ya sé que arrimo el ascua a mi sardina, pero donde esté un queso manchego en aceite, (sí, ese que empieza a ponerse de color rosa), habas tiernas recién cogidas, un tomate, pan candeal de hogaza y vino de Valdepeñas, no creo que haya nada superior.
    Seguro que tu protagonista invita con ese "menú" a la tripulación y no tiene que descalzarse.
    Ahora en serio, en casa somos muy queseros y nos gustan todos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apreció jocoso ere aroma de los bolsillos, que podía ser difícil de identificar. Estupendo menú nos has propuesto. Esos quesos los he visto y parecen contundentes también.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Jajajajajaja, un simpático relato, y esa referencia a los modernos quesos de Islandia, un toque snob sin duda porque como dice Luis, donde esté el queso manchego...

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón quería decir: como dice Juan L. Trujillo.

      Eliminar
    2. El manchego es un clásico, donde puedes elegir la curación que atraiga más al paladar. Irse muy lejos paar degustar buenos quesos, me parece snob y bobo, pero para gustos, todo es la vareidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Todo muy lindo pero que lástima a mi no me gusta el queso! jaja

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues somos dos. El semi sí me gusta, o un requesón con miel también puede que lo pida, pero no doy para mucha variedad. El mundo de los quesos, que es inacabable

      Un abrazo

      Eliminar
  7. ¡Muy divertidas las estrategias de Luis! Me encantan los quesos, menos el gorgonzola y los demasiado fuertes y picantes.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus estrategias para traerse a casa productos de los viajes, pero vamos, yo no pasaba ese apuro ni por un buen queso. Que ya digo que no son mi fuerte.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  8. El buen queso no tiene precio...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, son productos naturales que abundan en formas y variedades. Pensaba en uno gallego con forma de "tetilla", por ejemplo

      Un abrazo y por un atarde feliz

      Eliminar
  9. Si es que, uno de los mayores placeres es el del paladar, y no hay nada como saborear aquello que nos hace tocar el cielo, aun cuando para ello, haya que utilizar esas artimañas y ases en la manga 😏

    A mí el queso me encanta, sobre todo el curado y de sabor fuerte. Y leyéndote a estas horas, como que me ha abierto el apetito y me voy a comer.

    Muy bueno, querida amiga. Un placer!

    Abrazo grande, y feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a meter mano aun queso a tu gusto. Nunca es mal momento para picar un poco de queso. :-)

      UN abrazo grande y por un atarde amable y con meriendas con fundamento.

      Eliminar
  10. Uno puede hacer cualquier cosa por lo que le gusta, más si casi es un vicio, el personaje de tu relato es casi un traficante de quesos :)

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece un loco por los quesos, porque aprovechar el viaje a Islandia para eso, a mí me parecería excesivo.

      Un abrazo, Dulce, y por una tarde bonita, aquí ventosa

      Eliminar
  11. Ummmm! que ricos los quesos, por gustarme me gusta hasta el tofu, con los que no puedo son con los que tienen mucho tufo a oveja o cabra, aunque algunos están riquísimos.
    La papilas son nuestro segundo estomago, lo que ellas no aprueban no lo dejan pasar.
    Feliz jueves Albada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, las papilas gustativas son la primera barrera que atraviesa el alimento, así que, junto con el aroma, el mundo de los quesos es apasionante e inagotable.

      Un feliz tarde del jueves te deseo, Carmen. Un abrazo

      Eliminar
  12. "Con pan, queso y vino, se anda el camino", un camino que he andado con mucho gusto y olor a gorgonzola... Muy divertido, tu relato! Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese dicho no tiene desperdicio. Antes, los pastores, sobre todo, sobrevivían largas jornadas con eso, y tan ricamente que estaban. Un buen queso con pan es un placer de dioses, sin duda

      Un abrazo y un gusto haber aportado este pequeño texto.

      Eliminar
  13. Mucho gimnasio va a necesitar como siga así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dosis de ataque si sigue viajando por conocer quesos, ya te digo, un alocura

      Un beso

      Eliminar
  14. Tengo una debilidad: los quesos, jeeeeeee

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un alimento muy completo, y además, sirve de comodín, así que me parece fenomenal.

      Un abrazo

      Eliminar

  15. También tengo una anécdota de un queso y aduana, pero lo salvé. Creo que mi cara de pena me sirvió.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con uno de cabrales un amigo tuvo una anécdota, y lo salvó también, seguramente por la misma causa :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. No haría yo muchos viajes para degustar quesos. No me gusta casi ninguno y menos los de olores fuertes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en la misma situación. No soy nada quesera, pero mira, me dió por hacer este post :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Empezaré a ver el queso con buenos ojos después de tu relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras lo escribía pensé que igual me animaría a probar más quesos, pero no. :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  18. Recuerdo ir de pequeña a la finca Las Terceras con mis abuelos. A comprar un buen queso manchego curao para echar en aceite. Recuerdo que con el paso del tiempo el queso tomaba un color sonrosado, y a mi que me mandaban a la despensa para cortar un pedazo de ese manjar, el olor tan fuerte que desprendía se me quedó grabado y aunque manchega de cuerpo y alma, el queso tan fuerte no me agrada.
    Buen relato, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdos de un queso. Muy bueno. En particular no me gustan los quesos, pero me pasa lo que a ti con las aceitunas. Un tío nos traía uns tinaja de barro con aceitunas aliñadas a su manera. El olor era muy fuerte, mucho. No lo podré olvidar.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  19. Desde luego, vaya ocurrencia la de Luis! jajajaja
    A propósito de quesos, te cuento que compramos un queso en Cabrales (Asturias) y lo envasamos muy bien envasado por aquello del olor, Pero, no había manera, de vuelta a casa el intenso olor dentro del coche era insoportable. Tuvimos que bajar la ventanillas y te digo que vivo en Jaén (suma km) jajajaja

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía. A mi amigo con el Cabrales le pasó que nunca más pudo usar esa maleta. Sin negar que a quienes les gusta, el olor no les molesta, hay quesos cuyo aroma tumba.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  20. Nada, todo un ejemplo a seguir, sin obviar ninguna de las precisiones que has puesto. Qué lastima que no lo hayas presentado para el concurso de "envejecimiento saludable", que vamos a publicitar en mi centro de salud en las próximas semanas, sería un buen relato a considerar y a trabajar con los participantes. Muy logrado. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hábitos saludables son los que permiten envejecer con dignidad y mejor humor, así que si te sirve, no dudes en utilizarlo. Viajar es sano también, y el queso, sin duda lo es

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. No sabia yo que en Islandia habia buenos quesos, sera cuestión de provarlos....En serio yo si que soy muy quesera y como buena manchega me quedo con el que nombra el amigo Juan Trujillo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudarlo, será un queso excelente. Yo no pude con uno de oveja al cien por cien de unos primos. Tenía un color extraño, anaranjado, la piel más oscura. Pero sin duda ese de aceite, que he visto, estará sensacional.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Una para saber y otra para aprender :-)
    Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
    Me ha encantado.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, la sabiduría de la edad no tiene parangón. Con gusto por los quesos o sin él

      Un abrazo grande y feliz finde

      Eliminar
  23. Pues a disfrutar con esos ricos quesos, ya que consiguió con sabiduría pasarlos por la mismísima aduana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capaz que vaya comiendo alguno en el propio avión. Imagino que desifrutará de ellos.

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  24. Muy divertido! Me ha recordado una anécdota en un paso fronterizo en la Patagonia, donde un severo control aduanero, obligó y permitió en el tiempo de espera, degustar un buen queso entre las personas que pasaporte en mano, no podíamos pasar alimento aguno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, cuando me lo comentaste pensé en una película mu antigua, de un Salami que se comían en la aduana de USA. Es que hay normas muy estúpidas.

      Un beso, Alfred y feliz martes

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.