domingo, 2 de junio de 2019

No me llamo Raquel, ni fui meretriz

Tomada de Aquí


Tan a gusto que estaba, y han conseguido saber mi apellido, y con ello, mi historia, después de tantos años. Una británica tenía que ser. Claro que trabajaba en un burdel, en Arlés, pero como limpiadora y no como meretriz. Era muy joven, dieciocho años, y la noche de antes de Navidad, Vincent vino con su oreja derecha ensangrentada, envuelta en un pañuelo. La policía estuvo preguntando por Gauguin, alojado en la casa amarilla de Van Goh, pero el francés prefirió abandonar la ciudad pocos días después.

Un perro me había mordido en el brazo izquierdo, y mis padres, campesinos, se habían endeudado por mis tratamientos, así que acepté limpiar allí por llevar un sueldo a mi casa. Había salvado mi vida por una vacuna experimental contra la rabia, de Pasteur, pero arruinó a mi familia y esa fue la razón de mi estancia allí.

Yo creo que fue Gauguin quien le cortó la oreja con una espada, porque sé que era un buen espadachín y como discutían mucho, en plena disputa bien podía haber cercenado la oreja a Vincent, si bien acordaron contarle a la policía que había sido una lesión autoprovocada. Hasta hoy se pensaba que la envolvió en un trapo y que la llevó a una prostituta llamada Raquel a su burdel favorito, pero no, era una ofrenda para mí, y no fui, ni entonces ni después, prostituta.  Las cicatrices de mi brazo, por las mordeduras del perro primero, y luego por la cauterización de la herida, me habían dejado con un aspecto horrible, y él, piadoso donde los haya, quería ofrecerme parte de su cuerpo para recomponer el mío. Sangrando profusamente le vi como a un niño, como postrado delante de una Virgen, con su ofrenda. Cuando yo me asusté, él se puso a llorar. La verdad no podría decirla, porque no la sé 

Tomado de Aquí

No, él nunca me amó, ni yo lo pretendía. Me había contado que de muy jovencito trabajó para una agencia de comercio, en La Haya primero y luego en Londres y que allí, bajo tanta lluvia, se había enamorado de Eugénie Loyer, hija de la dueña de su pensión. Lo que él no entendía, ni yo, es cómo, al cabo de un año, y en París, se sintió enamorado de un pintor, Jean-François Millet, lo que llevó a un  desengaño amoroso y una confusión mental que provocó su inmersión en la lectura de la Biblia. No negaba que estudió en Amsterdan para pastor, ni que fue enviado a una zona minera belga, de donde fue despedido por la cercanía que estableció con sus gentes. Desengañado de la religión, pero sin menguar su fe, se decidió a pintar, como forma de glorificar a Dios, según él, y le creí.

En febrero de 1888 había llegado a Arlés, a ese pueblecito al que quedó unido su leyenda, donde imaginaba su comuna de pintores y donde me conoció, porque, en su soledad, iba al burdel a desahogarse, de su cuerpo, sí, y conmigo, de su alma. Esperaba tanto de su proyecto, que, cuando llegó el artista tan genial e irascible como él, Paul Gauguin, estaba como loco de felicidad. Le escuchaba horas y horas hablar de sus proyectos. Sólo yo sé qué tan bravas estaban sus aguas, en esa etapa de nostalgia, cuando me enseñó el retrato de su madre y de una hermana leyendo una novela.

Le perdí la pista, porque se ingresó en una institución de  Auvers-sur-Oise, bajo la atención del doctor Paul Gachet, y luego supe que su hija Margarita fue una de  sus últimos modelos femeninos, sentada al piano. A mí nunca me retrató, porque jamás  se lo permití

Lloré su muerte, cuando me enteré de ella, y una meretriz, Susanne también la lloró. Ambas fuimos a una capilla cercana a orar por su alma. Al funeral no pudimos ir, porque nos quedaba muy lejos, casi en Paris. Ella creía que uno de sus últimos pensamientos habría sido para ella, porque hacer el amor con él eran como de verdad hacer el amor, como si te amara,  según me explicaba. Yo estoy segura de sería para Margarite, la hija del doctor Gachet, pero nunca le llevé la contraía. De hecho, nunca hablé, ni con mi marido, de mi amistad con Vincent, porque la vida siguió su curso. Olvidé mi trabajo en Arlés, me casé y estuve en la granja de mis padres, con mi esposo y dos hijos que tuvimos y morí de vejez acabada la II Guerra Mundial. Me he removido en mi tumba para dejar mi nombre limpio, ahora que se hizo pública la verdad.


Imagen tomada de Aquí, Margarite

54 comentarios:

  1. Ahora podrá descansar en paz.
    Se ha servido de ti para dejar las cosas claras.
    Como si fueras una medium eh...
    Igual sí...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que al fin pudo descansar, porque el susto de la ofrenda recibida, debió ser de órdago.

      Un beso, Toro.

      Eliminar
  2. Todo sea por descansar sin mancha en la eternidad.


    Buen relato

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tardía la rectificación, pero seguro que más vale tarde que nunca.

      Un abrazo y feliz domingo, Malque.

      Eliminar
  3. Seguro que con los años pudo valorar de manera diferente la ofrenda de Van Gogh.

    Leyéndote disfruto mucho y aprendo. ¡No se puede pedir más!

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, tras el susto, se olvidó del detalle, macabro según se mire, pero no olvidaría a Vincet, seguramente.

      Me alegra que disfrutes, porque yo lo hago, escribiendo, imaginando, dando voz, pero vaya, sin pretensiones. Un abrazo y feliz día, con ratos de luz y colores en la mirada

      Eliminar
  4. Conocimientos e imaginación en este precioso relato, sobre la ajetreada vida de un genio.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quién sabe lo que vivió o sintió, nos quedan sus obras, esas telas que nos hacen estremecer, como titilan las estrellas sobre el agua de algún rió

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  5. ¡Qué bella historia! Muestras la vida de este gran pintor de manera tan original...me ha cautivado desde el principio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te esté gustando, cada vida conlleva ramas, que casi nadie sigue, por falta de tiempo casi siempre

      Un abrazo Rita y por una tarde plácida

      Eliminar
  6. ahora ya sabemos lo que sucedió de verdad. ya se sabe lo que pasa cuando las historias van circulando de boca en boca, se van distorsionando hasta que al final se convierten en algo que no tiene nada que ver con lo que realmente ocurrió.
    muchas veces el sufrimiento inspira grandes obras artísticas, y van gogh es un ejemplo de ello.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lso rumores se pone en circulación y luego es difícil pararlos. Muy tarde, pero al fin podemos ubicar a esa Raquel que se llamaba Gabrielle, y no era meretriz. Tampoco sé si es importante, pero como anécdota que no existió, quizás dejar las cosas claras

      Un abrazo y feliz tarde, con genios y colores en el horizonte

      Eliminar
  7. Que buen texto amiga he aprendido algo que ignoraba y eso es un aliciente par seguir aprendiendo .Una historia muy interesante y me parece genial que ella dejará las cosas bien dichas y no a las confusiones ..Gracias por darla a saber , una cosa más que hemos aprendido al menos yo que no tenía ni idea ..
    Un fuerte abrazo y feliz domingo( ya sé una cosa más jajajajj muakkk)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final que expongo es ficción, o la menos no lo he leído, pero qué mejor que una oración de una meretriz y una joven amiga que escuchaba

      Un abrazo y gracias a ti. Por una tarde bonita, con historias reales o inventadas.

      Eliminar
  8. Te estás haciendo una especialista en recreaciones.
    Tu versión me parece conviencente, así que me quedo con ella.
    Buen domingo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos el párrafo final, de mi cosecha, todo es como ella dice, por algo habla en primera persona :-)

      Un abrazo y feliz tarde, Macondo

      Eliminar
  9. Imaginación al poder! Y a ti te sobra por los cuatro costados.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hasta el final no es muy ficticia, pero sí, adorno, claro, y poenre sen la piel de otro es siempre tentador.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  10. Hay que dejar el honor a salvo. ;)
    Un beso de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea un poco tarde, por si las moscas :-)

      Un beso

      Eliminar
  11. Te leo y disfruto de tus relatos al mismo tiempo que voy aprendiendo... no conocía esta historia, pero desde luego me has cautivado una vez más con tus letras.
    Besos y feliz día preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Son divertimentos, juegos de palabras en hilera, pero disfruto escribiendo, y seguramente se nota

      Un abrazo y por un día cargado de luz

      Eliminar
  12. me maravillas tienes arte en tu mente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No será tanto. Muchas gracias

      Por una tarde tarde plácida, con lecturas amables

      Eliminar
  13. Cuantas cositas nos enseñas... :) gracias! beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho son anécdotas que ni quitan ni ponen demasiada luz sobre su obra, pero es bonito ponerse en otra piel, probar otros oficios, pensar en haber conocido a un grande y loco pintor

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  14. Cuántas historias serán tal como las conocemos? seguramente no muchas, varias estarán deformadas por un motivo u otro. Y creo que no debe de haber sido fácil tratar con Vincent dada su forma de ser, parecía un atormentado también en cuestiones amorosas. Y por último pienso que personajes así al parecer ya no hay. Otro interesante relato de tu parte.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rumores son como el alquitrán, que se expanden casi sin darse cuenta. No, sería muy difícil tratar con él, entre el posible saturnismo por sus pinturas, su esquizofrenia y ese rosario de soledades e incomprensión, debía ser de lo más difícil. He querido imaginarle charlando con Gabrielle, a sabiendas de que seguramente, serían miradas lacónicas lo que comunicaba, pero es que si no, no hay trama :-)

      Un abrazo y gracias por tu lectura. Feliz tarde

      Eliminar
  15. Me ha encantado tu relato. Creo que fue en este Blog que comenté que Van Gogh fue el que me hizo amar la pintura, y luego leer y releer su vida tan trágica.
    Hermoso tu relato,tu recreación!
    Cuánta imaginación, me ha encantado!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo habías comentado, también es mi pintor favorito. No por su vida, que fui conociendo poco a poco, sino por su obra. Era muy jovencita y un paisaje suyo me cautivó. Los autorretratos, una cuarentena, me impactaron, los dos primeros que vi, y el resto es el normal. Un genio. Un loco sí, pero genial con la magia de sus pinceles.

      Un abrazo y por una semana bonita

      Eliminar
  16. Muy bueno el relato, con un toque de imaginación amparada en la realidad.
    Te felicito muy logrado .
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La base real a mí me ha servido para escribir ficción, y creo que esa es la gracia de la imaginación.

      Muchas gracias. Un abrazo y por una semana cargada de luz y color

      Eliminar
  17. Te felicito una vez más por darle a la historia un giro y dejarnos este relato imaginario, la verdad... la tiene él. Vincent... como todos los genios, un ser extraño y lejos de los cánones sociales.

    Mil besitos con cariño y feliz noche, bonita ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una opción. Ponerse en la piel de alguien que pudo ser y que pudo hablar para contar su propia historia

      Un abrazo grande y feliz lunes, con irisada mirada

      Eliminar
  18. Hola, que bonito texto, que bien narrado. Me encanto, un gusto encontrarte. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha pasado por tu blog. Me ha gustado también.

      Por los textos que dicen o dejan ver cosas que valen la pena

      Eliminar
  19. Una ofrenda macabra, que susto se llevo, ahora ya descansa en paz. Me encanto leerte, como siempre, eres genial. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macabra, sin duda, pero estoy segura de que, en su locura, en su rabia con la relación con Gauguin, era eso, una ofrenda. La ficción pone le resto

      Muchas gracias y un abrazo, Sandra. Por un lunes lleno de magia

      Eliminar
  20. Uno, en su modesta opinión, llega a la conclusión de que hay muchas heridas en los hombres y en el mundo, y que lograr, si no la curación, sí el tratamiento paliativo que mejore la salud, sobre todo la mental, es un mecanismo instintivo, y no entro a valorar las relaciones, claras u oscuras, que se puedan traer los humanos sometidos a tanta contradicción y necesidad de sí mismos.

    Imagino que conocerás a Marcel Schwob, y su espléndida y electrizante "El libro
    de Monelle". La obra de este autor no tiene pérdida.

    Buen lunes y mejor deambular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las niñas prostitutas es un tema que sólo con talento se puede tratar y darles voz. Niñas por siempre, como la Louise que le dejó marcado, son seres cuya vida daría para mil novelas. Los hombres, y las mujeres, aunque lo exteriorizan de otras maneras, ante un amor no correspondido, sacan lo peor o lo más insano de cada uno, entrando en laberintos de dolor que puede costar toda la vida curar

      Un abrazo y gracias por tu lectura. No quise poner este texto la relación que casi acaba en boda, con Sien, esa prostituta de La Haya, a la que Vincent conoció en enero y que vagabundeaba con su hija de cinco años. Me apreció que alargaba mucho la trama, pero merece una entrada aparte. Aunque sólo fuera por su suicidio años después. En fin, que su vida y desamores darían para un tratado de psiquiatra entero. Un abrazo y feliz lunes

      Eliminar
  21. Muchas gracias por tu paso y aportacion al blog.
    Ahora se mas cosas de las que sabia
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno saber cada día alguna pequeña cosilla. Siempre es bueno acostarse sabiendo una cosa más, pero vaya, sin pretensiones, en mi caso

      Un abrazo y feliz tarde, con caracolas de mar y campos amarillos en la mirada

      Eliminar
  22. Cuántas hipótesis se tejen sobre los personajes famosos y con historias conflictivas.
    Esta me pareció genial.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, demasiadas hipo´tesis, ya lo dices bien. Sea verdad o rumor, parece que más de lo primero que de lo segundo, eso ni quita ni pone a la obra del genial pintor

      Un abrazo grande, Mirella

      Eliminar
  23. Resulta apasionante conocer los detalles, verdaderos y/o falsos, sobre la vida y aventuras de personajes tan célebres y que han dado tanto que hablar.
    Buen trabajo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rumores en esa e´poca eran frecuentes. Y algunos correspondían a parte de la verdad, que luego crecía, con el tiempo. De hecho este anecdotario no es importante paar la obra, o s´´i en parte, si esas disfunciones de su personalidad afectaron a sus pinceles. En cualquier caso, no prendo más que poner voz a quien no la tuvo, si es cierto.

      Un abrazo y feliz tarde. Por los genios, por sus obras, que es el legado vivo de su paso por este espacio-tiempo

      Eliminar
  24. Pienso que cuanto de dice de uno u otro personaje, literato, pintor, escultor..., obedece a lo convulsionado de la época que les correspondió vivir; así mismo, alrededor de otros se tejieron muchas leyendas para llamar la atención sin necesitarlo. Muchos fueron excéntricos porque el arte en sí mismo también lo es porque está hecho para romper los convencionalismos habidos y por haber.

    Gracias a mi amiga por propiciar la lectura con tus buenos textos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras te leía pensé en Dalí, otro genio sin descendencia. El marketing de un autor, dependiendo de la época, es la fuente primera de su fama, así que tal vez, los rumores parten de esa necesidad de hacer notoria una obra o estilo. En este caso la oreja en verdad fue cercenada, porque hay documentos de la atención médica., amen de sus autorretratos, pero tal vez todo lo demás sea puro rumor. No en este caso, pero cuántas veces habrá sido así.

      Un abrazo y por una tarde con genios cuya obra sea en verdad importante, rompedora, diferenciada, y por eso, genial de verdad.

      Eliminar
  25. Albada, me ha encantado tu relato.
    Siempre atrae la biografía de los genios.
    Abrazosssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay anecdotarios jugosos de los genios. Que en sí no debería ser nada importante, pero de alguna manera, lo es.

      Un abrazo y feliz día, Maite

      Eliminar
  26. Qué entretenido relato, qué ameno haces lo interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado, Silvia. Hay anécdotas menores que sin embargo, son interesantes, como dices.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.