jueves, 20 de junio de 2019

Silencio en jueves

Imagen de Eric lacombe

Siguiendo una iniciativa de La trastienda del pecado, paso mi post sobre el silencio, en este jueves.

El silencio me llenó de la paz que me negaron cuando me secuestraron en ese rincón amazónico. Me quitaron la ropa y la conciencia, la forma de medir el tiempo, en ese cubículo húmedo y sin ventanas, y hasta mi certeza de estar viva. Me interrogaron tantas veces que, de haber sabido dónde estaba escondido un  cargamento del que no sabía nada, lo habría confesado.

Eran ruidos de mil tipos, de intensidad variable, de duración ilimitada y de tonos infinitos los que llegaba, instalándose allí, entre mis oídos y mi razón. Dormir se convirtió en un desafío, pensar, en una proeza, y razonar, en algo líquido que mi cerebro no conseguía separar de un cuenco con vegetales, y una bacinilla como único contacto con la realidad y el tiempo.

Cuando, tras una refriega de tiros, se abrió la puerta, el sol hirió mis ojos, los ruidos cambiaron, primero en forma de un jeep. Luego en un helicóptero, hasta llegar por fin a una cama de hospital.  Me sentí sorda y huérfana en un primer momento. Desorientada y aterrorizada pocos minutos,  o siglos después. Sin el silencio de la ducha, de las sábanas blancas, de la ausencia de ruidos, no creo que hubiera podido reponerme. Sin embargo, ahora, pasadas  unas semanas, necesito el sonido de tu respirar de noche, de los coches en la calle, de los niños en el parque, cualquier sonido que me aleje del silencio en el que me asalta el terror de aquellos sonidos selváticos. Voy recuperando quilos, sí, y disimulo mi pánico al silencio, pero hay alguien dentro de mí que añora el ruidoso bosque vivo, infinito.

76 comentarios:

  1. El silencio puede provocar tantas sensaciones, como el pánico de la protagonista de tu relato, porque también se asocian las vivencias.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay uno realmente sanador, siempre dependiendo de las experiencias, pero la meditación requiere del silencio

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  2. Quizás añoramos lo que no tenemos en el presente...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser, que añoremos ruido o silencio dependiendo del momento

      Un abrazo, Rafael. Por un viernes bonito

      Eliminar
  3. Síndrome de Estocolmo Boscoso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El diagnóstico preciso paar esa mujer. Sí seños

      Un beso

      Eliminar
  4. No hay silencio mas ensordecedor que el del miedo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acurdo. Quedar a solas, digamos, aislado, en terrorífico.

      Un abrazo y pro un viernes con sonidos y sin ruidos

      Eliminar
  5. El silencio...tan necesario unas veces y tan agobiante y aterrador otras, dependiendo de las circunstancias que se están viviendo, al igual que el ruido, veces nos desespera y otras nos calma y tranquiliza.
    Muy acertado tu relato, le da al silencio-ruido una visión nueva, un aire fresco.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció que el rumor de la selva puede dejarte anonadado, pero está viva. Tal vez el desierto, con su silencio es más aterrador.

      Gracias, Rita. Un abrazo y por un feliz viernes

      Eliminar
  6. No se valora el silencio con la importancia que tiene para la salud mental. Pero entiendo ese añorar de sonidos que nos aproximan a las vivencias propias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se valora muy poco. Hoy en día, los jóvenes tienen como miedo a estar solos, a no estar comunicados, a tener ruidos y creo que se pierden la capacidad de estar consigo mismos, y el relax del silencio

      Un beso, Alfred, feliz finde

      Eliminar
  7. Brutal,sencillamente.
    Me encantó,me sumergí en la historia,en los colores,en las sensaciones.
    Muy bueno!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustase. ES complicado eso de añorar el silencio para luego echar de menos le ruido, pero creí que esa opción debía plasmarse en una mujer secuestrada

      Un abrazo y por un día feliz. Buen finde

      Eliminar
  8. hay sonidos que nos pasan desapercibidos, como las voces de gente hablando, el ruido de los coches... pero si se suprimen todos ellos de golpe, se nota.
    hay quienes nos comemos mucho la cabeza si estamos sin hacer nada. con lo cual, estar prisionero en una celda es el peor castigo.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las celdas de aislamiento son de castigo, porque el silencio, y la soledad, en mayor medida, son situaciones que no son normales. Pienso en los sordos muchas veces, en ese silencio perpetuo, y me estremezco

      Un abrazo y buen finde

      Eliminar
  9. Me metí dentro de la historia, noté su silencio, noté incluso algo de frío...como un escalofrío.
    La imagen me encantó, también.
    besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un continuo de ruido y luego silencio, que la protagonista no puede gestionar. Muchas gracias, Laura, por tu lectura

      Un abrazo grande

      Eliminar
  10. Ne kadar çeviri olarak okusamda iyi anladım. Herhangi bir sese ihtiyacın var

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la traducción del turco leo que se necesita cualquier sonido. Así es, el silencio es bueno pero pocos ratos.

      Un saludo

      Eliminar
  11. Ese silencio no era nada bueno, un secuestro, lo más horrible que te puede pasar, en un cubículo tan reducido, no lo quiero ni pensar, mejor el ruido de coches y niños que no ese silencio no querido. Me he puesto en la piel del protagonista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar secuestrado sin ventanas, ya es una situación extraña, pero cuando se sale de esa selva, el silencio es atronador

      Muchas gracias. Un abrazo y por fin de semana bonito

      Eliminar
  12. Tiene que ser horroroso un secuestro y complicado superar sus secuelas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda ha de ser aterrador. No saber dónde estás, intentar identificar los sonidos...Ha de ser muy traumático, seguro.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  13. Ha sido un relato maravilloso como todo lo que escribes. Me ha encantado y me he adentrado en ese silencio. Me detengo y pienso en el mejor elogio para darte ese calor de seguir escribiendo cosas maravillosas como las haces casi a diario...

    Un beso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Estando secuestrado el oído es importante, intentando saber qué se acerca, qué hay cerca de ti. Imaginé que luego el silencio atronador te dejaba hecho un guiñapo. Ha de ser difícil recuperarse

      Un abrazo grande, y por las letritas en hilera que generen sensaciones.

      Eliminar
  14. El silencio, tan diverso, tan curador y tan achuchillante a veces...

    Muy buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sanador, no nos engañemos, otra cosa es que a veces da miedo. La vida es eso, ratos de ruido y de silencio. Huir del mismo no creo que sea bueno.

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  15. Es sólo una posible interpretación: más allá de lo hermosos que puedan ser los sonidos de la selva, hay algo agradable en la imposibilidad de acción, en la rendición que, creo, tiene que ver con el poder soltar, con el descanso de la inacción. No debiera ser tan difícil poder reconocer lo que sí nos gusta (y nos sirve) de las situaciones difíciles, incluso de las terribles. De absolutamente todo podemos encontrar el lado bueno y el lado malo.
    Tal vez tu personaje deba buscar un "trozo de selva" en su vida diaria.

    Me encantó, mucho, el relato y también la imagen
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que das en el clavo. Esa mujer ha de encontrar su propia selva, domesticada, digamos, a su escala, pero un lugar mental donde alejarse del pavor del silencio.

      Muchas gracias, Laura. Por un finde con sonidos armonioso y silencios sedantes

      Eliminar
  16. Puf!! Magnifico relato con un silencio aterrador, se me ponen los pelos de punta solo de imaginarme en una situación similar. Me ha gustado muchisimo, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos saber qué tiempo estuvo secuestrada, pero imaginé que meses y meses, por lo que la claridad y luego el silencio hicieron mella en su liberación. Hay situaciones en las que se ha de construir una isla de silencio, para estar cuerdo, y otras en las que lo que hay que construir es un aturdimiento, llámese concentrase en algo manual o música a todo trapo

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  17. Una historia aterradora , el silencio se confunde con el miedo y la ausencia de los valiosisimos pequeñoa ruidos cotidianos que nos reconfortan. Sin duda otro silencio oscuro y temido . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mujer confunde silencio con miedo, pero algo dentro de ella necesita del rudo y la compañía, pero también del silencio y la soledad

      Un abrazo y por un fin de semana apacible, con ruido y silencio

      Eliminar
  18. Un relato lleno de matices, tras una experiencia así les secuelas quedan de por vida, el terror duerme al lado.

    Siempre es un placer leerte por la riqueza que desprendes, mi querida amiga.

    Mil besitos con cariño y feliz noche ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La selva amazónica es muy ruidosa, y me pareció aterradora. Pero quien sale de ella, como protagonista, de manera súbita, seguro que echa de menos alguna vez su vibrante sinfonía de vida

      Un abrazo y feliz fin de esemana

      Eliminar
  19. No hay silencio más desgarrador que el que te da el miedo
    Relato duro, beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Temer al silencio, cuánta gente lo teme, y habla por hablar, sale de casa por estar cerca de paseantes de la calle...Pero es sanador, no me cabe duda

      Un abrazo grande y feliz viernes, Ame.

      Eliminar
  20. Me estoy dando cuenta todos los silencios que existen y cada uno tiene su propia personalidad , es asombroso lo que para una persona el silencio puede ser su salvación para otras es un arma letal ..Me gusto mucho como lo enfocaste ...Un fuerte abrazo y muy feliz noche .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el silencio no puede ser para siempre y para toda situación. Pero es realmente bueno, sanador, relajante, aunque claro, en las dosis justas

      Un abrazo grande, Campirela

      Eliminar
  21. Miedo al silencio y agradecimiento, pavor a los ruidos y necesidad de ellos, tal y como lo cuentas ambos son necesarios y molestos. Puede que la virtud tan aclamada esté entre las palabras de tu relato. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay demasiado ruido en nuestras vidas. Hoy en día, con los móviles, tenemos poco tiempo para el silencio, y nos perdemos la capacidad sanadora del mismo. Pero, claro, si es excesivo, necesitamos el sonido, los ruidos, para saber que estamos vivos

      Un abrazo grande, Ester

      Eliminar
  22. Esta frase es magistral: "razonar, en algo líquido que mi cerebro con conseguía separar de un cuenco con vegetales"

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que, en efecto, puse con en vez de no. Imagino que captaste lo correcto. Pensar estando inmerso en el ruido físico de la selva y el mental de estar secuestrado, ha de ser casi imposible.

      Un abrazo, Isaac. Y siempre paz, y un algo de silencio con nosotros mismos

      Eliminar
  23. El silencio en esas circunstancias es aterrador. Un buen relato que leo en silencio sintiendo fría ansiedad..... Saludos y abrazo Albada amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La capacidad sanadora y buena del silencio, que es innegable, aquí se trasforma en pánico, por las circunstancias previas. La solución seguramente sea, como decíamos, una isla pequeña de ruido.

      Un abrazo grande, Sandra y por un finde espectacular

      Eliminar
  24. Tiene que ser horrible estar privado de libertad y en manos de quienes ignoras qué harán contigo. Vivir recluido días, semanas, ya no digamos meses, deja, sin duda, una profunda huella, tanto en el cuerpo como en la mente.
    Estupendo relato cargado de tensión y dolor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda ha de ser aterrador. No saber qué quieren de ti, estar sin reloj ni referencias creo que es paar volverse loco.

      Gracias, Josep Mª. Me alegro te gustara. Feliz sábado con sonidos gratos

      Eliminar
  25. Tremendo tu relato. ¡como para no tenerle fobia al silencio! sobre todo a ese silencio que nos mantiene en vilo, esperando con angustia lo que puede suceder de un momento a otro. Se me eriza el vello solo con pensarlo.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda un trauma así da para no poder superar los miedos al silencio. Quería tratar los silencios sanadores y los que nos alteran.

      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  26. Por unas fracciones de segundo me has hecho entrar en shock; ¿traslado de sensaciones?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribir en primera persona puede inducir a cierto traslado de sensaciones, si es el caso :-)

      Un abrazo y buen finde

      Eliminar
  27. ¡¡¡¡Ufff!!!
    Menudo relato, Albada.
    Unsilencio atronador. es curios...
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has sentido es silencio atronador es que tal vez conseguí expresar lo que quería.

      Un abrazo y feliz finde, con melodías amables

      Eliminar
  28. El secuestro deja huellas de dolor, como en el caso de tu protagonista la falta de esos ruidos tan importantes en la vida del ser humano. Estar privado de la libertad debe ser de lo más monstruoso. Me gusto mucho la ambientación de tu relato.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar en un zulo ha de ser horrible, porque afinas el oído. En una selva además hay miles d ruidos que parecen amenazadores, así que me pareció el ambiente ideal para desear e silencio, o el sonido de lo cotidiano después.

      Un abrazo, Yessy, y feliz finde

      Eliminar
  29. Tan malo es el ruido como el silencio aterrador de la protagonista del relato. Un silencio privado de libertad quE te envuelve en la soledad más tormentosa que existe.
    MUY BIEN AMBIENTADO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos caras de una misma moneda. A mí es que me gusta el silencio, me encanta, pero seguramente es porque no lo asocio con nada amenazante, sino al contrario, me relaja siempre.

      Gracias. Por un sábado, ya de verano, gozoso

      Eliminar
  30. Los momentos de silencio son necesarios, para el cuerpo y para el alma. Pero cuando se instala el silencio del miedo que se ha sufrido, es imprescindible ponerle palabras para sanar de esa experiencia tremenda.
    ¡Muy bien contado, Albada!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rudo nos aturde el entendimiento, por eso es tan necesario el silencio, es verdad, pero hay ocasiones, en las que es el silencio lo que nos aturde

      Un abrazo y por una entrada al verano grata y con bonitos sonidos

      Eliminar
  31. La protagonista necesitará tiempo para recuperarse de algo tan traumático como que ha vivido.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto segura que necesitarían tiempo, ya lo creo. El silencio es bendición y a vez maldición, si se asocia a recordar vivencias traumáticas.

      Un saludo y feliz tarde

      Eliminar
  32. ¡Uf! un impactante relato que no deja indiferente a nadie...

    Ami me gusta el silencio, pero no absoluto, aunque sea un breve trino de un pajarillo, el rumor de las hojas que muebe la brisa, de vez en cuando...

    Un beso y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio de un desierto ha de ser abrumador. Imagino un escenario sin sonidos y me produce temor, pero sin embargo me gusta mucho el silencio, la sensación de estar con mis pensamientos o en estado de casi meditación.

      Un abrazo, Mari Carmen, y gracias por tu lectura. Buen finde

      Eliminar
  33. Tiene que ser aterrador sentirse en manos de desconocidos y no saber lo que te pueda llegar a pasar... ese silencio es la respuesta al miedo que tuvo que pasar y el peor de todos los silencios.. dejando secuelas de por vida.
    Me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha de ser de verdad muy traumático. El secuestro en sí lo ha de ser, pero con tanto sonidos selváticos que pueden confundirse con amenazas, seguro que no se olvida y cuesta recuperarse.

      Gracias, Evan. Un abrazo

      Eliminar
  34. ...

    ;(

    :O

    Por favor, interpreta mi silencio.

    ResponderEliminar
  35. jaja, imagino que habría que ver cómo va gestionado ruido y silencio en el tiempo, con esa tristeza de recordar. Creo que te ha gustado.

    Un abrazo, Guillermo, y por el silencio sanador, expectante, de arrobamiento

    ResponderEliminar
  36. Qué trauma lo del secuestro, no quiero ni imaginarlo, me ha encantado tu relato juevero.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un trauma de narices, sin duda. Ser secuestrado es perder la libertad, y si ni sabes por qué, todo es confusión y ruido

      Un beso grande, María

      Eliminar
  37. Cuando el silencio se enlaza al miedo y a los malos recuerdos debe ser muy difícil reencontrarse con la libertad de disfrutarlo en su magia. Buen aporte para este encuentro juevero. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el silencio le hacer regresar a ese pánico de la selva y sus recuerdos.

      Me alegro te gustara. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  38. Dice un refrán que el silencio es mala consejera, pero en este caso el silencio fue narradora de los demonios que se arropan en la cama de nuestros temores.

    Escribes fabulosamente...
    Saludos desde el otro lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los miedos se levantan con la noche, con el silencio, cuando vienen de nuestra mano. Me imagino que por ello hay tanta gente que odia estar sola y odia el silencio, tiñendo de cháchara los espacios y de emoticonos todos los rincones.

      Muchas gracias, Alonso, acabo de entrar en tu blog y te digo lo mismo. Un abrazo desde este lado de otro mar.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.