jueves, 27 de junio de 2019

La hora maldita, en jueves


Siguiendo una iniciativa de Dorotea, la mejor hora les paso este texto, que se aleja de ser una buena hora, pero espero que les guste 

La mudanza se me antoja una nueva carrera de maratón. Embalar es ver qué cantidad de trastos hemos acumulado, lo que nos recuerda cosas que una vez nos importaron o nos fueron útiles. Es remover el pasado entre cajones repletos de asuntos y artefactos obsoletos. Es una situación de hacer balances que siempre me causa pavor y cansancio.

He sacado la orla de la licenciatura, de encima de un armario. Mi madre se empeñó en enmarcarlo, imagino que por verme con birrete y sentirse orgullosa. Ella me dejó hace ya diez años, y por supuesto yo nunca la miré. Mirarlo ahora, sin embargo, me hace recordar a mi madre. Ay, cuanto la echo de menos todavía.

Me sorprende la ausencia de algunas fotos, así que miro los nombres que rotulan las oquedades. La imagen de Sonia no está. ¡Pues mira que la lloré en su funeral!. Ella fue mi confidente en las noches en las que consumimos los últimos cartuchos de una edad inocente en retirada. Nos recuerdo enfrascadas en amores incipientes, o dolientes, o exultantes,  entre apuntes de derecho canónico o mercantil, o entre cervezas. Tampoco está la sonrisa de Pablo, mi único amor, ahora que lo pienso. Qué habrá sido de él, me he preguntado durante mucho tiempo. Le recordé durante décadas, y jamás hice por contactar con él. Lo que es la vida.

Voy mirando otras ausencias, por intentar recordar caras de nombres del pasado que ya no me dicen nada. El espacio de mi foto se está difuminando. Leo mi nombre y mis dos apellidos con claridad, pero la imagen se está diluyendo, mientras un dolor, que siento sordo y mantenido en mi costado, hace que la orla se estrelle contra el suelo. Me agarro el hombro izquierdo, dudando si alcanzar el móvil para llamar al ciento doce, o pulsar el rectángulo de Publicar de este blog.. 
.
Publicando.

72 comentarios:

  1. Muy logrado! En realidad me has provocado una sonrisa ;)
    No me hables de mudanzas...
    Un beso y feliz jueves gozoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya imagino, querido Alfred. Las mudanzas son esa cosa odiosa que no queremos hacer, casi nunca.

      Un beso, y buen jueves

      Eliminar
  2. Si las imágenes de nuestros seres queridos se esfumaran a medida que nos dejan, nuestros álbumes de fotos quedarían cada vez más vacíos y tristes.
    ¡Menudo relato que nos has traído hoy! Ver cómo uno se desvanece en su imagen enmarcada mientras se apaga en este mundo, debe de ser una experiencia increíble. Menos mal que has tenido tiempo para publicarlo, jeje.
    Un abrazo de jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serían muy pobres, ya lo creo. Morirse, la experiencia de morir, ha de ser angustiosa. Por infarto seguro que sí, o por crisis de ansiedad, que parece que simula la sensación.

      Si hay un segundito, mejor pulsar el publicar, sin duda :-). Un abrazo grande

      Eliminar
  3. Te hubiese enviado una ambulancia pero ¡ay! no sabría a dónde... Magistral relato que nos lleva por senderos del olvido y del recuerdo. Estés donde estés, no te olvidaré nunca aunque no estemos en el mismo album de fotos. Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte es ficción. :-). Muchas gracias pro tu comprensión, Dorotea. Y sí, de haber álbumes de fotos de gente amiga, estarías en ella.

      Un abrazo y feliz jueves, de horas mágicas, si puede ser

      Eliminar
  4. Que bueno amiga ...nos has dejado un trocito de ti y ha sido maravilloso ..Es cierto que cuando se hace mudanza o limpieza general salen recuerdos unos buenos y otros no tanto pero es la vida en este caso la tuya ..Lo de tu madre lo entiendo jamás se olvida ese amor incondicional que ellas nos dan ..lo de tu amiga tan bien ella sin duda fue tu otra parte en ese tiempo de juventud donde las confidencias son sagradas ..y que decir de ese amor ..todavía a tiempo para saber de él ..
    Gracias por compartir algo tan tierno y bello .
    Abrazos muchos !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. De hecho, menos la muerte de mi madre hace nueve años para ser exactos, nada es real. Pero lo ha sido, en otras mudanzas, en otros momentos. Las fotos se decoloran con el tiempo, pero los afectos no, y esa es la gracia de las mismas.

      Un abrazo grande, Campirela

      Eliminar
  5. el último párrafo está tan bien contado que casi parece real...
    al ordenar las habitaciones siempre encontramos cosas que nos remueven emociones. no digamos si es una persona querida que ya no está. madre no hay más que una.
    y sí, a o largo de la vida conocemos a personas con fecha de caducidad, que pasado un tiempo ya no nos dicen nada, como bien has expresado. yo me acuerdo de mis compañeros del colegio como si les estuviera viendo ahora mismo, pero en cambio mucha gente que he conocido en la universidad, en el trabajo... me han dejado poca o ninguna huella.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "no digamos si es algo que nos recuerde a una persona querida que ya no está", quería decir.

      Eliminar
    2. Se entendía. Hay personas que pasan por la vida con una velocidad y poca calado que no quedan en el recuerdo, y otras que permanecen en él, a pesar de los años. De la Uni recuerdo a casi todos, bueno, en femenino, porque no me relacionaba mucho con los chicos. Del cole sólo de dos, pero había una monja, bella por dentro y por fuera, que nos daba Lengua, y creo estarla viendo ahora. La mente, con sus mecanismos. La vida, con sus cosas.

      Un abrazo grande, y por una tarde con bellos recuerdos, a cualquier hora

      Eliminar
  6. He hecho tres mudanzas y cada una tiene una historia particular por todo lo que se acumula y por todo lo que significa.
    Tu relato es impactante, rememorar una época, para mí la más significativa, ese final es apoteósico... Buenísimo mi querida amiga.

    Mil besitos con cariño y feliz día ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son reválidas completas, máster en logística, por Dios. Cuando no queda más que hacerlas, queda mentalizarse y ponerse a levantar las mangas.

      Bueno, sería muy extraño e inquietante ver cómo las fotos se van diluyendo hasta desaparecer según la muerte se lleva a esas personas. :-). Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Mi traduzco dice: Necesito acostumbrarme...imagino que te ha impactado.

      Gracias, un abrazo

      Eliminar
  8. Las mudanzas, que angustia!!! Me estreso con solo pensarlo. Y lo de las ausencias, que triste. Y lo de tener la fuerza suficiente para publicar en el blog, casi un desafío...¿Cuántas historias puede acumular un momento?

    Me ha gustado el enfoque de tu relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un momento, grato o no, tiene mil lecturas. Esta es inquietante, pero en realidad, en algún momento dejaremos esta vida, y ojalá sea sin sufrir. Mudanzas aparate, a veces deberíamos hacer limpieza de cajones y armarios.

      Gracias. Un abrazo y por una tarde sin agobio alguno

      Eliminar
  9. Buen relato, Albada.

    ¿mudanzas??? Me dan pánico. Por un lado soy de las que guardo todo, y cuando me da, me deshago de otras tantas cosas...
    En fin... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando hay que hacer limpieza. Dicen que por fin de año, porque si no, acumulamos muchas, demasiadas cosas, que no usamos

      Un abrazo y porque las mudanzas sean más leves de lo que son

      Eliminar
  10. ese final me ha encogido el alma, yo que estaba leyéndote con tanto ahínco y haciendo tus recuerdos míos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cachis, lo siento, Tracy. El final tenía sentido, pero tal vez al estar narrado en primera persona y en presente, te ha cogido de sorpresa.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  11. Me alegra que decidieras la segunda opción. No me gusta ese número. Hace tiempo que dejé de ver fotografías antiguas. O los/as modelos no laten o el color descolorido del sepia me recuerda a los fantasmas.
    He hecho muchas mudanzas y me ge ido deshaciendo de recuerdos.
    Muy buena entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no tengamos que llamar nunca. Hacer una mudanza es hacer limpieza a fondo de armarios y cajones. Deberíamos hacerlo sin necesidad de ser caracoles :-). Las fotos, esos álbumes que amarillean, están ya como que pasados de moda, y en verdad es bueno, pero muchas veces me pregunto si las fotos que vamos guardando en móviles y memorias de ordenador pueden sustituir a esos ratos, preciados, de pararse a mirar fotos, por recordar y recordarse. Quienes dejan huella de verdad no requieren papel, ni siquiera píxeles, por cierto, pero de vez en cuando me apetece mirar fotos de las de antes.

      Un abrazo y por una tarde con recuerdos inmateriales, que nos llenen de ratos felices.

      Eliminar
  12. Hace unos días me enteré del fallecimiento de una compañera de estudios, ahora al leerte, me ha entrado algo de nostalgia, qué triste es ver cómo es la vida de dura para algunas personas, es como un tren en marcha, que van bajando algunas personas en las estaciones, y nos queda su recuerdo o el recuerdo de algunas fotografías.

    Me ha encantado tu relato juevero, lo leí esta mañana, entre prisas, y he preferido volver a leerlo ahora desde la tranquilidad, para comentarte.

    Un beso enorme.

    PD.- No te has debido de dar cuenta pero más arriba estaba tu comentario, ya te he respondido los dos.

    Más besos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay vidas muy duras, con finales tempranos y de dolor, así que hay que disfrutar el ahora y el aquí. Se difuminan las imágenes, pero hay recuerdos que duran por siempre.

      Un beso grande, María. Feliz día

      Eliminar
  13. Hace mucho que no miro fotos del pasado.
    Falta mucha gente...
    No me parece nada saludable.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. So falta mucha gente no puede ser saludable, así que mejor mirar poco esas fotos del pasado.

      Un beso

      Eliminar
  14. Me encanta como escribes Albada, tienes un talento innato para narrar historias que enganchan,que nos atrapan y que no podemos dejar de leer.
    Precioso!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luna, pero cada post es un ejercicio de presente, con poca planificación.

      Un abrazo grande, y por un viernes gozoso

      Eliminar
  15. El relato es bueno, pero el final apoteósico. Me ha encantado. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es de infarto, casi literalmente :-)

      Gracias, Macondo. Un abrazo

      Eliminar
  16. Genial, otra vez genial, esos finales revolucionan mis neuronas. Me he visto en tu relato. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de las mudanzas es un ejercicio que quienes las hemos vivido, sabemos cuánto estresan y lo que son de limpieza o puesta al día.

      Un abrazo grande, Ester

      Eliminar
  17. Pues me ha encantado... ya no solo como cuenta las ausencias sino las sensaciones que hay durante la mudanza, la lectura y el final.
    mil besos.
    Publicando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado tema, desarrollo y final, Laura.

      Por las mudanzas, que no tengan un final tan tórrido. Un abrazo

      Eliminar
  18. El final es fabuloso.
    Antes, quienes hemos vivido una mudanza (y llevo varias) entendemos y vemos reflejado lo que sentimos en ese trance que es como de reinicio de nuestra vida, sea purificándolo o no.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese final llegó así de abrupto y dio pie al título. Sí, son agobiantes, no sé si purifican, la verdad, pero nos dejan ver qué tanto hemso acumulado, queno usamos.

      Un abrazo y por un viernes estupendo

      Eliminar
  19. Ver y sentir que uno se desvanece es estremecedor, observar el pasado y recordar las ausencias un desgarro al alma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la edad, se desgarra cada vez que se constata cómo algunos y luego más y más van faltando del álbum de los vivos. Ha de ser tremendo.

      Un abrazo y buen finde

      .

      Eliminar
  20. Ay por Dios! que no se nos diluya tan rápido la vida y que sintamos que aún tenemos mucho trecho por recorrer, aunque sigamos recordando con melancolía lo que ya se nos fue.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos cunda la vida, que no nos difuminemos como azucarillos en el café. Ese peso del hoy es que nos hace de flotador, porque sabemos que estamos de paso.

      Un abrazo y feliz día, Mónica

      Eliminar
  21. Espero que si la entrada se publicó luego haya podido marcar el teléfono. Puede pasar, cuando las emociones son muy fuertes el corazón no aguanta.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay infartos por esos sustos enormes que nos atropellan el alma. Seguro que dio tiempo a que una ambulancia se llevase al narrador :-)

      Un abrazo, Dulce. Por un finde sin atropellos

      Eliminar
  22. Una relato que me encanto leer pero ese final si que me a impactado. Yo nunca me he mudado pero si tengo albunes de fotos que se han ido borrando.......Saludos a la distancia amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No haberse mudado jamás es algo que no puedo imaginar, y que envidio, si te soy sincera. Es un trasiego de logística al cubo que mejor no imaginar.

      Los álbumes de fotos van dejando atrás a seres del ayer, que viven, sin embargo, mientras les recordamos. Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  23. Con tu texto tan realista, a pesar de ser ficción, me has recordado mis múltiples mudanzas, no sólo de casa, también de país, jajajajajaja.

    Buen momento para desprenderse de cosas que ya no significan nada y practicar así el desapego.

    Besos, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanta mudanza te habrá hecho sentir caracol, pero se practica el desapego, ya lo creo :-)

      Un abrazo grande, Miryam. Buen fin de semana

      Eliminar
  24. Me gustó mucho como describes a los protagonistas de tu orla, esos que en su día lo fueron todo y ahora ya no están.
    Las mudanzas son terroríficas.
    Un abrazo Albada
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quienes pasan por nuestra vida tan sigilosamente, que cuando se van, no lo notamos, mientras otros perduran en la mente.

      Por pocas mudanzas, que en verdad son un mal trago. Un abrazo

      Eliminar
  25. Hooo, amiga te entiendo perfectamente, yo la última ves que me mudé hace muchos años prometí nunca más hacerlo y eso que aun no tenia recuerdos tristes es increible todo lo que sale al mudarse. Abrazos hermosa ojala despues de terminar la mudanza te sientas muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mudanzas son experiencias paar repetir poco, si se puede, claro, porque la vida manda.

      Un abrazo. De momento no me mudo, pero sé lo que es, ya lo creo. Un finde bonito

      Eliminar
  26. Ese final me dio un escalofrío.

    Darnos cuenta de las ausencias también es conectarse con la presencia que fueron esos que ya no están y lamentamos que no estén. Si su ausencia duele es porque su presencia fue un regalo, y eso a mí me compensa, me llena de gratitud con la vida.

    Igual comparto que las mudanzas son un desafío que no me apetece mucho repetir por ahora. Aunque siempre depende de a dónde.

    Me gustó mucho el texto

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es la definición casi de la muerte, en directo. Así que sí buscaba la complicidad del lector, tras recorrer una etapa del pasado, aquí en forma de orla

      Muchas gracias, Alis. Un abrazo grande y por un finde de lujo, aunque aquí hace calor

      Eliminar
  27. Si fuera a mirar mis viejos álbumes de fotos, cuántos huecos habría. Me gustó mucho el recurso de las desapariciones de las fotos y sin mencionar abiertamente a la dama oscura.
    El final es excelente y sobrecogedor: ver cómo uno mismo se diluye de este mundo y entra a formar parte de las sombras.
    Un gran besote, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene ir cumpliendo décadas, que vamos dejando por el camino a personas que alguna vez significaron mucho.

      Me alegro que te haya gustado el texto en su conjunto. Un abrazo grande

      Eliminar
  28. Me ha gustado mucho el tono del relato, entre nostálgico y descreído (o así lo he sentido yo), y esa ironía final que lo sitúa en el absoluto y real presente.
    También me gusta porque creo que la idea de fondo -que yo comparto- es que el pasado estuvo bien mientras fue presente, pero ahora vamos a lo que vamos, eh? ;)
    Un abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustase. Perder tiempo y espacio en cosas y situaciones del pasado nos puede impedir vivir el presente. El hoy es lo que al final debemos cuidar.

      Un abrazo y feliz salida de Junio

      Eliminar
  29. Seré breve: Me encantó. Y por eso me quedo con el último párrafo. Esa es la esencia de tu bello texto.
    Saludo desde la cúspide de un helado de chocolate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título, deja claro cuál es el momento que quería definir. El texto previo es la excusa de percatarse de que llega.

      Un abrazo desde un gazpacho bien fresquito, aquí ha hecho calor del bueno.

      Eliminar
  30. Muy bueno Albada Dos, ese final es de lo más inesperado aunque sabiendo el grado de estrés y ansiedad que provocan las mudanzas es de lo más creíble.
    Me ha gustado la manera en que se van desgranando los recuerdos que provocan los objetos que aparecen en una mudanza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te gustase. Cada mudanza es una carrera contra reloj, y en el fondo es una puesta en escena de recuerdos que cajones y armarios han guardado.

      Muchas gracias, Conxita. Por una semana amable

      Eliminar
  31. Puede ser conflictiva una mudanza, por ese recordar de buenas horas.
    Lo planteaste bien. Y fue una buena decisión el publicar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden y son muy estresantes, se sobrevive, y pasadas unas semanas se da por bien empleado, pero el grado de ansiedad existe. Muchas gracias.

      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  32. Hola
    Me ha encantado tu relato.
    Gracias por tu aportacion y visita al blog
    te lo agradezco mucho
    cuidate
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado. Paso por tu blog siempre con mucho agrado

      Un abrazo y feliz semana, Anna

      Eliminar
  33. Espero que hayas dado Publicar después de haber llamado al número de ayuda.


    Buen texto.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, pue sí. Justito después :-)

      Muchas gracias, Malque. Un fuerte abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.