viernes, 14 de junio de 2019

Ritos culinarios

Del blog de Diario fértil

Siguiendo una iniciativa de Diario fértil, les paso mi aportación. 

Puso en el diminuto mortero dos dracmas de chocolate, tres pizcas de esencia a rosas y dos dientes de león bien trinchaditos.

Con un pistilo de vidrio, y quebrantando todas las promesas y juramentos hipocráticos, obtuvo una pasta anaranjada que dejó reposar en el alféizar .  Luis cocinaba poco, pero se esmeraba, aun llegando cansado de la consulta de primaria en un barrio del extrarradio de Valencia. 

Permitiendo que el oxígeno de la brisa marina, y el tiempo, hiciera su tarea, se tomó un baño de hinojo y salvia, entonó un aria mal cantada y salpicó de sonrisas los azulejos del baño. Con un albornoz, a sotavento de un mandil con bolsillo de quita y pon, siguió la segunda parte de la receta. La preciada precisión tan esquiva.

Tenía que buscar el punto justo de cocción. Ese almíbar ambarino estaba destinado a llegar a la temperatura adecuada. Calentó un mechero de alcohol,  y con una cucharilla de plata fue removiendo hasta que un aroma intenso se desprendió, quebrantando los latidos de todos los habitantes del bloque siete, su bloque de pisos, de norte a sur de los anhelos. Hasta el gato del quinto agitó sus bigotes y se relamía gozoso de un sueño de sabores.

Cuando miró a través de la gota a punto de hebra fina entre su índice y su pulgar, contempló a través de ella. La perfección, esa Eva desnuda, entrando a la cocina, era el instante exacto de apagar el fuego y dejar que la hoguera auténtica ardiera, una vez más.

78 comentarios:

  1. O es fácil conseguir que la hoguera de la vida arda.

    Perdón, mis erratas al escribir hacen que borre anterior comentario.

    Bello relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que sea fácil, pero requiere su tiempo, y tal vez, cierta magia

      No te preocupes. Un beso grande y feliz tarde

      Eliminar
  2. Albada, me fuiste llevando por el camino que conduce a la alquimia delicada de finos elementos de la naturaleza para lograr un elixir despierta sentidos, atrayente, soltador de pasiones (si se me permite el verbo) con tus magistrales palabras, tanto como la receta, de la que no es necesario que den cuenta los protagonistas, ya lo intuímos!
    Gracias por tu participación, besito y buenfinde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase, y sí, creo que soldador de pasiones es, o pudiera ser una expresión, de lo más válida :-)

      Un abrazo y feliz tarde, de guisos evocadores.

      Eliminar
  3. podría ser una receta mágica, no de la edad media porque entonces no existía el chocolate, pero casi...
    no sabía que existía una unidad de medida llamada 'dracma', como la antigua moneda de grecia. cada día se aprende algo nuevo.
    abrazos mágicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, buscaba ponerte la unidad de volumen o masa, y me he encontrado esto : medida de masa, empleada antiguamente por los boticarios españoles. Aunque el término dracma tiene género variable, la dracma medicinal siempre se usa en femenino.​​ Pesaba 3,59 gramos y equivalía a: 72 granos, vaya que son muchos más, y 3 escrúpulos.

      Con tres escrúpulos digo yo que ya sería para medicinas amargas :-) Un abrazo

      Eliminar
  4. Me gusta cómo se llega a la hoguera auténtica, para luego arder de verdad.
    Un beso de finde ideal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son caminos que recorrer, sin prisas, y con buenos alimentos, ambarinos tal vez.

      Un beso y feliz finde para ti

      Eliminar
  5. Relato tan intrigante como mágico, me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado. La cocina y el querer tienen tiempos y esmeros similares

      Un abrazo y gracias. Por un sábado bonito y de buenos guisos

      Eliminar
  6. Una receta donde Luis deja ese halo de magia y fantasía ..me encanto el relato ..nos llevaste con él a esos antiguos magos donde en un gran puchero cocían todas la hierbas y hacían sus encantamientos ..
    Un fuerte abrazo y muy feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado ese estilo de almirez, pistilo y unidades pequeñas de botica que he usado.

      Un abrazo y feliz día, con los sabores de rebotica en la mirada

      Eliminar
  7. ¡Vaya, por Dios, con este médico alquimista!

    ¡Me gustó mucho tu relato tan bellamente narrado, Albada!
    Diría que tuviste un toque de las hadas del Jardín de los sueños.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Myriam. Me he divertido escribiendo, supongo que es eso lo que crees notar.

      Besos y feliz día

      Eliminar
  8. Me he propuesto hacer la receta de Luis, conseguir la gota exacta y mirar a través de ella a ver si entra Adán en la cocina ;) Nunca se sabe!
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe, tal vez la textura exacta del ámbar sea la fórmula perfecta para ver a través de ella, el hombre de nuestros sueños :-)

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  9. A mí me suena a alquimia del amor y la pasión...
    Pero no sé...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te suena bien, en cualquier caso, que es lo que se pretende con los ritos culinarios, y los amatorios :-)

      Un beso

      Eliminar
  10. Huy esos saltos de alterna materia culinaria...Que se mantenga siempre el culto a los sentidos y al buen gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La materia culinaria mantiene la magia de los sentidos, siempre y cuando quien guisa lo haga con amor, creo

      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias, Rafael. Son guisos con poca sustancia comestible.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Dicen que la cosa culinaria tiene mucho de erótica y tú lo confirmas con tu magnífico relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la cocina y la rebotica de las querencias se parecen, y creo que es cierto

      Un abrazo y feliz día con buenos alimentos

      Eliminar
  13. Mmmm dando vueltas al hechizo con mi cuchara de bruja buena... 🙂
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Remover bien es parte de la magia de muchos guisos, así que, cuchara en mano, por un sábado con buenos guisos

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  14. ¡Qué relato más bueno! Un final completamente inesperado, pero muy pasional y bonito. Lo has bordado, hija mía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El guiso perfecto creo que siempre lleva pellizcos de amor, cucharadas de ternura y tacitas de deseo

      Un abrazo y feliz fin de semana, Rita

      Eliminar
  15. Atrayente y mágica alquimia
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegra te haya gustado, Ame

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  16. Pura prosa poética!
    Qué cosa más bonita!
    Me enamoró!
    Besos mágicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. He disfrutado intentando crear una atmósfera de tiempos, aromas, y consistencias. Me alegra te gustara

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  17. O sea que se pasará de una estimulación de los sentidos a otra clase de estimulación de los sentidos, en esa otra hoguera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hogueras cocinan los componentes de los buenos guisos, y seguramente ayudan a que otras hogueras, más sensitivas si cabe que el paladar, puedan prenderse :-)

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  18. Una exquisitez culinaria, llena de hechizo y magia. Ardiendo en la hoguera que acaricia los sentidos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosana. Me alegra que te haya gustado, y es que casi todos los guisos que recordamos con añoranza, son de nuestra madre, porque tenían la magia de su amor.

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  19. Aromas en combustión de una hoguera se pasa a la otra y la otra promete. Genial. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que hayas hecho la lectura exacta de la evocación de esa receta imposible.

      Un abrazo y feliz finde, Ester

      Eliminar
  20. Pero qué perfección de relato! Creativo, delicado, puntilloso en sensaciones y detalles y con una buena cuota de libre interpretación agregada en el final que cada quien completará a su gusto! Un placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, es una receta inmaterial, como tantas cosas buenas, y he tenido la suerte de escribirla de corrido, cosas e las musas

      Un abrazo y feliz finde, con guisos y hogueras en el horizonte

      Eliminar
  21. Me fascinaron las descripciones de la receta, poesía pura que conduce a la otra cocina, la que tiene los ingredientes de la pasión.
    ¡Felicitaciones, Albada!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Lle proceso de cocinar y de amar pueden ir, y van, unidos. Dicen que al corazón del hombre se llega a través del estómago, y seguramente sea verdad, junto con la vista :-)

      Un abrazo y feliz día, Mirella

      Eliminar
  22. Original y bonito relato, me ha encantado el conjunto de metáforas, las escenas tan bonitas y bien cuidadas, y me ha enamorado ese final, precioso.

    Mil besitos con cariño y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Disfrutar escribiendo creo que se plasma en el papel.

      Un abrazo y feliz finde, con excelentes guisos, y besos

      Eliminar
  23. Hola Albada,
    Encantador, cuanta magia en tu relato. Verdad que te quedó poético, muy seductor, romantico! Un final inesperado, genial aporte.
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Ese toque es la ambientación, que no pasa en este caso por una gran cocina, sino por los pequeños detalles

      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  24. La cocina y el amor tienen ciertas similitudes, en ambos casos se requiere la dedicación para obtener y disfrutar el mejor de los sabores.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Son actividades cuya función es disfrutar, una vez el hambre no es el motivo principal.

      Gracias, Dulce. Por un finde bonito, cargado de bocados deliciosos

      Eliminar
  25. Una receta mágica y excitante que enciende los sentidos. Muy bonito relato amiga. Saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Sandra. He disfrutado escribiendo, lo que suele redundar en crear atmósferas creíbles de cosas increíbles o inmateriales

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  26. Respuestas
    1. Me alegro te gustara. Es un poco querer crear una atmósfera

      Un abrazo y buen finde

      Eliminar
  27. Merhaba
    Bloğunuzu takip ettim . Sizi de takibe beklerim

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo ha llegado a este blog, desde Turquía y con lenguas tan dispares, pero sea como sea, si entendió y le gustó, le doy las gracias. un saludo

      Eliminar
  28. Mucha delicadeza en tu relato, tanta como tu protagonista tiene a la hora de hacer esa mágica receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado. Productos tangibles hay pocos, pero los trata con extremado cuidado

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  29. Me llega tu historia como una pócima de magia sintiendo ese amor que enciende los sentidos llenos de pura pasión.
    Me ha encantado leerte como siempre, donde tu le das ese toque tuyo poético sin llegar a ser poema, pero si poesía.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te llaga la historia, es estupendo, y me alegra te haya gustado. Es una manera de narrar que se hace por sí sola

      Un abrazo y gracias, Evan. Por un domingo con poesía en cualquier lugar

      Eliminar
  30. Me parece un estupendo ejercicio de estilo, un jugar con las palabras y sus posibilidades para crear atmósferas e imágenes. Y el resultado es un éxito.
    Me ha gustado especialmente la frase "salpicó de sonrisas los azulejos del baño" y la imagen del protagonista comprobando el punto del almíbar entre los dedos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Ängeles. Disfruto escribiendo, y seguramente es eso lo que captas. Salpicar de sonrisas es una actividad que creo que alarga la vida :-)

      Un abrazo y por un día cuajado de sonrisas

      Eliminar
  31. Muy buenas descripciones. Me gustó mucho la forma en que narraste esta historia.
    Casi me sentí como el gato, relamiéndome en un sueño de sabores, solo que en mi caso son imaginarios.
    Un placer conocer el blog. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese gato del quinto, anda esperando siempre guisos imposibles paar su paladar sibarita :-)

      Muchas gracias. Un placer.

      Eliminar
  32. Respuestas
    1. Imagino que un chocolate delicioso. Tal vez como postre de otros placeres

      Un abrazo, Silvia y feliz domingo

      Eliminar
  33. Bonito relato con final sorprendente. El almíbar salió en su punto y tuvo su recompensa.
    Me gusta como juegas con ese lenguaje tan exquisito.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que salió sensacional. El mimo, en la cocina y en la vida, suele producir buenos resultados.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  34. Por un momento me olvidé de la realidad saboreando este micro regalo. Tiene magia y tiene sabor, tiene ese toque que como un receta, aún se paladea en el sentimiento...

    He tenido problemas con internet y creo que los volveré a tener en breve. Te envío un saludo afectioso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que este guiso ficticio te haya gustado. Esto de Internet va como va, no te preocupes, cuando sea, nos seguimos leyendo

      Un abrazo grande, Buscador

      Eliminar
  35. Esa delicadeza para buscar la perfección de la receta augura muy buenas maneras en esa pasión posterior. No es la primera vez que te leo escribir sobre recetas que acaban con altas temperaturas.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustara. Es que la cocina es casi una alquimia, y tiendo a dotar el regalo de alimentar el cuerpo, en otro para el alma. Imagino.

      Un abrazo grande, Alis

      Eliminar
  36. Interesante la historia Nada sabía de ella un saludo especial para vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez te referías a la entrada de una mujer valiente posterior, pero en este post de cocina, la historia de las recetas es tan antigua e interesante como la evolución humana

      Un abrazo grande

      Eliminar
  37. Receta excitante y precisa... Nunca falla si se mima el detalle.

    Magnífico relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si falla es que se ha puesto poca atención, seguro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Mmmm no conocía esta iniciativa y me parecido una receta de lo más exquisita, con chocolate y esencia de rosas, que original tu receta culinaria, me encanto.

    Un beso enorme con todo cariño y muy feliz día, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, la receta es poco convencional, pero con el chocolate estará de maravilla. Anímate, si puedes, a estar los jueves dando guerra :-)

      Un abrazo grande, María, y por un día sensacional

      Eliminar
  39. Cocinar con placer es buscar un placer aún mayor y esa es la intención de tu protagonista, felizmente lograda.
    Muy buen relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocinar para alguien, o pensando en alguien, es un gesto en busca de placer, ya lo creo. Si tras él viene otros, miel sobre hojuelas

      Un abrazo, Juan Carlos y gracias

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.