miércoles, 17 de febrero de 2021

Disfrazados sin carnaval, en jueves

 


Siguiendo la propuesta de Lucía, en Hilando palabras , mi aportación es esta:

Siendo imposible acudir a comparsa alguna, me atreví a ponerme el disfraz diseñado para este año, de coral. Rojo y festoneado con algunas algas marinas, así como oquedades para pececillos payaso. Me confundieron con arbusto, con esponja, con árbol chino y con el título de un cuadro, pero seguí mi camino sin hacer caso de nadie, porque buscaba a alguien vestido de pez.

Llegué al paseo marítimo y un muchacho rubio vestido de Principito me guió hasta el mar. Siempre supe nadar, y mi instinto era permanecer nadando, o flotando, pero me centré en bajar hasta el fondo de la ensenada. Una sirena de cola azulada y brillante, con los cabellos alborotados, se sentó a mi lado, y me explicó historias de un pasado suyo, con juegos de zapatos en los anzuelos de los pescadores. Paseamos por dentro de un neumático olvidado, e hicimos como que montábamos en bici, sobre una oxidada pero intacta, que alguien dejó tras de sí quién sabe por qué razón. Ella pedaleaba con las manos, y era bonito de ver. Cuando dijo tener que irse a casa, me quedé ‘jugando con latas de cerveza que algunos cangrejos intentaban usar de caparazón, y cuando llegaste tú, pececillo de amarillos y negros en tu lomo, te miré a los ojos. Eras tú, Luis, lo supe al instante. Nunca podría olvidar esa mirada. Tú no me reconociste, y qué mal me sentó, porque cuando en los carnavales de hace dos años, nos juramos reencontrarnos en algún pliegue del destino, creí que tu vestido era un disfraz, como el mío.

Ya me pareció extraña tu forma de hablar aquella vez, con burbujitas aladas, y ese bailar con tan poca gracia, como fuera de tu medio. Cuando te besé esta vez, sin mascarilla, tal vez algo de tu memoria se activó, pero me seguiste mirando como un pez estúpido y me despedí de ti, y de nuestro juramento. 

Cuando he regresado a casa, tras quitarme el disfraz, me he puesto a escribir sobre la noche sin luna de un febrero marino donde, como niños, nos atrevimos a ser quien siempre quisimos ser. Tú pez sin agua, y yo sirena sin mar.

 Palabras: 352

Más relatos jueveros

90 comentarios:

  1. Delicioso texto que invita a leerlo una y otra vez, el uso de las palabras en maravilloso. Nos atrevimos a ser quienes siempre quisimos ser... que intenso.

    Un abrazo Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atreverse ser quien se es es todo un reto, a veces muy duro. Me alegra que te haya gustado, Miguel

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  2. Me has dejado pegada, que historia tan bonita en una noche mágica de carnaval ...Cuantas historias de amor habían empezado sin conocer el rostro del otro en días de carnavales. Genial Maripau..Ya te tengo en mis manos ( esta mañana llegó ). Un besoteeeeeee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia un poquito mágica, pero es que eso de disfrazarse puede ser una ocasión de magia tremenda. Muchas gracias, ojalá te gusten los relatos.

      Un abrazo grande, Campirela

      Eliminar
  3. Bom dia Alba, confesso que não gosto de carnaval, nunca imaginei uma Cidade Grande como o Rio de Janeiro ficar um dia ou ano sem carnaval.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta pero para ver de lejos, y claro, las de España son mucho más pequeñas que las de Rio.

      Un abrazo, Luiz

      Eliminar
  4. Parece que esta vez lograron volver a encontrarse, demostrando tener una innegable afinidad. Y me alegra.
    Bien contada historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se encuentran, en el mar, y no como la primera vez. Es la magia de los carnavales, seguramente.

      Un abrazo y por una tarde bonita

      Eliminar
  5. El final es tan poético... pez sin agua y sirena sin mar...
    Quizá en otra vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta, seguramente, porque hay demasiados peces sin agua, y no nadan, y sirenas sin mar, que no cantan.

      Un beso

      Eliminar
  6. Los disfraces nos permiten ponernos en la piel de otra realidad, que a veces, muchas veces, solo ahí puede ser y florecer.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, y ha de ser triste que sólo esas fechas puedas ser quien eres, quien te sientes ser. Y recuerdo a los gais hace tiempo.

      Un abrazo, Julio David

      Eliminar
  7. Muy bonito y poético. Y con esos trazos de fantasía que enamora…

    Estoy con Toro; ese final es magnífico…

    Un placer tu aportación, querida amiga.
    Abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me legra que te haya gustado. De hecho, sin rúas, quien se disfraza lo hace a título personal, y así imaginé.

      Muchas gracias, amiga. Un abrazo enorme

      Eliminar
  8. La magia es el mejor disfraz para un carnaval, y por qué no? para la vida misma.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, sin ella, sin magia, la vida es muy aburrida.

      Un abrazo, y feliz día, Dulce

      Eliminar
  9. Hola Albada.. Preciosa historia del que pudo ser y no fue, no puede ser pez sin agua, ni sirena sin mar..
    Me viene a la mente una frase de Frida Kahlo.. Nada es absoluto. Todo cambia, todo se mueve, todo gira, todo vuela y se va.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudo ser, ni podría ser nunca, pero el coral sí quiso ser sirena una vez, y el pez quiso ser pez en tierra, por una vez.

      Un abrazo, LLorenç

      Eliminar
  10. Precioso relato lleno de encanto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. El carnaval, los disfraces son la ocasión de ser otra cosa, dura lo que dura un baile, recuerdo que escribí sobre alguien que la careta y el disfraz le permitió disimular sus moretones, los arañazos y la cojera. Pero siempre llega el final, ni pez ni sirena. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, el sueño de ser bello, sin cojera, ni cicatrices, como un paréntesis de magia en medio de la realidad gris. Pero claro, como en la Cenicienta, la carroza vuelve a a ser calabaza :-)

      Un abrazo grande, y a por este día, con ganitas

      Eliminar
  12. Te doy el premio Pulitzer, no puede estar mejor escrito ni mejor relatado. Madre mía, qué bonito.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines, qué barbaridad, es un cuentito, sin mucho más :-)-. Muchas gracias, amiga

      Un abrazo grande, y vamos a disfrutar de ser quienes somos, sin máscaras

      Eliminar
  13. Mw wncantan las historias mágicas, y leer esta me ha hecho sumergir en ese mundo tan especial, tan chispeante,de tanta explosión de color y alegría.
    Preciosísimo relato!
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, quise crear un ambiente marino risueño, pero con fundamento :-), como los guisos.

      Un abrazo, Luna, y por las máscaras en un momento dado, que nos aligeren el alma

      Eliminar
  14. Algunas máscaras ocultan lo que realmente somos. Un relato precioso con un final delicioso, cuantas oportunidades perdemos por no atrevernos a ser quienes soñamos.
    Me ha encantado " Tú pez sin agua y yo sirena sin mar " guauuuuuu
    Gracias por participar en el carnaval, tienes una máscara en mi blog, espero que la recojas y te guste tanto como a mí tu dulzura.
    Besos llenos de cariño, Aldaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces perdemos oportunidades de vida por atrevernos vivir. Esa es la tragedia. Pues pasaré a recoger la máscara, seguro. Muchas gracias por tu tiempo y dedicación, anfitriona.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  15. Te leo y me voy encantada, Albada. Tu relato tiene un halo simpático queriendo ocultar una fina máscara de melancolía y... a mí me ha tocado fibra. Precioso.

    Mil besitos para ti y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, esa melancolía del coral, nostalgia coralina, está latente, aunque se baja del tren de la utopía :-)

      Me alegra que te haya gustado. Un abrazo grande

      Eliminar
  16. Una historia muy Bonita, con ese final tan poético, me ha gustado mucho, buena aportación.
    Un abrazo Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es la historia de un imposible que se quiso tener, pero era imposible.

      Un abrazo, Carmen, y por un bonito día

      Eliminar
  17. ¡Hola! Una historia preciosa, muy buena para estas fechas. Gracias por compartirla. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la historia de un imposible. Y cuántas veces usamos las máscaras sin darnos cuenta, por cumplir las expectativas ajenas.

      Un abrazo, y a por este día, sin máscaras

      Eliminar
  18. Que preciosidad de texto, me has dejado fascinada con tu relato amiga. Saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable, Sandra, de verdad, muchas gracias.

      Un abrazo enorme, y vamos a por eso de ser quienes somos.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. la esencia también pretendía ser una historia bonita, aunque imposible.

      Un abrazo, Rocío

      Eliminar
  20. Albada linda, cuanta magia tienen tus
    relatos, eres grandiosa escribiendo
    mi amiga, sinceramente felicito tu
    arte.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te agradezco un enormidad, de hecho pongo palabrita en hilera, con una imagen en la mente, y poco más.

      Un abrazo, Siby, y por este día, que sea grato para ti

      Eliminar
  21. bonita entrada, que traía a mi mente un cuadro de El Bosco. Ingenua hermosa y movida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de los que he visto, unos cuatro, tal vez sí que el onirismo está en este post.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  22. oohhh que desilusión. esperar algo de un lerdo. ni siquiera un recuerdo. he visto una tacita crítica a la contami acion marina, navegando entre dos aguas.
    Muy Bo ito, tierno y desesperanzado
    Besoss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa crítica está, em el neumático, la bici y las latas, pero sí, hay que ser ingenua para pretender, de un pez, lo que no puede dar :-)

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  23. Qué maravilla de relato. Lleno de recuerdos de infancia, con detalles simples que tú conviertes en mágicos.

    Un placer leerte.
    Un abrazo y feliz jueves...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi infancia fue sin mar, pero desde los doce años es mi referente, así que imaginé el fondo marino, onírico, con peces y corales que ya no existen.

      Un abrazo, y feliz día, con mi gratitud marina.

      Eliminar
  24. Qué bello y poético ha resultado este relato.
    Me ha ancantado.
    Un abrazo marino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de usar tu expresión de abrazo. Qué coincidencia. Muchas gracias, Josep Mº.

      Porque el mar esté más limpio, y los peces puedan y quieran nadar

      Eliminar
  25. Chapeau por este relato Albada. Me ha encantado por su cadencia, la historia y una prosa poética inusual que hace despertar los 5 sentidos antes de que llegue el alba.
    Felicidades, amiga !!!

    Abrazos a mares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es mucho despertar los cinco sentidos :-). Me alegra que te gustara, Joaquín.

      Un abrazo, y por el mar, los abrazos marinos y los sueños de mar.

      Eliminar
  26. Me quito el sombrero ante tanta belleza. Tu relato, donde la magia y la realidad se confunden, es de una bella demostración de sensibilidad y ternura.
    Por si fuera poco, el redondo final lo hace merecedor de mi sincero aplauso.
    Besos, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la ternura es que el mar la brinda siempre, no tiene mérito alguno, la verdad. Qué bien que te haya gustado. El final era el pasado, por dejar atrás.

      Un abrazo enorme, y por una tarde amable, y marina :-)

      Eliminar
  27. Que placer es leer esta entrada de carnaval Albada, tus micros son geniales.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es que disfruto escribiendo. :-)

      Un abrazo, y a por una tarde que te llene

      Eliminar
  28. Hay disfraces que liberan, otros que ocultan. El juego de animarse a sacar la máscara en el momento oportuno a veces resulta una trampa... bello relato!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los haya que ocultan, pero hay que reconocer que gusta ponerse en otra piel, otra situación, otra edad...

      Un abrazo, y gracias, Neo.

      Eliminar
  29. ¡Qué precioso relato juevero de carnaval! Sirenas, principitos, una historia que narrar al final...
    Un besazo enorme, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me parecía que cabía el mar en esta botella pequeña de microrrelato :-)

      Un abrazo, Dafne. Por una bonita tarde

      Eliminar
  30. Hay que ser feliz y soñar como hacen tus protagonistas: pez sin agua y sirena sin mar, pero con imaginación se es capaz hasta de vivir el carnaval a solas imbuidos en una atroz pandemia.
    Te felicito Maripau por tu texto y por el mensaje que nos trasmites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se vive lo que uno quiera, es el poder de la imaginación, que nos permite ser pez, sirena, como queramos, con sólo imaginar :-)

      Un abrazo Tracy, y gracias.

      Eliminar
  31. los peces tienen muchas cosas buenas, pero no destacan por su memoria...
    cuando las sirenas buscan el amor, no sé si prima más su lado humano o su lado piscícola.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que memoria poquita. Pero la sirena puede enamorarse como mujer. Estoy segura :-)

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  32. Completamente fantástico y encantador, un viaje por la belleza de la imaginación, entre sirenas y peces de acuario un tanto despistados de su promesa.
    Precioso y muy bien narrado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tienen poca memoria, y en dos años...como que no recordaría nada de nada :-)

      Me alegro que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  33. Las historias con mascara siempre son mágicas y lujuriosas, después nos desnudamos y volvemos a nuestro ser a veces demasiado simple.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si nos disfrazamos de elefante sí, pero si nos disfrazamos de mujer fatal, igual tan lujuriosas no nos quedamos ¿eh?. :-)

      Por la belleza de probarse otras pieles. Un abrazo

      Eliminar
  34. Escribes maravillosamente, Albada. Es un gusto pasearse sobre tus letras.
    Me gusta muchísimo la frase con la que cierras tu texto, es el culmen a él. Es como desnudarse de las máscaras, regresar a lo que no somos pero podemos ser de algún modo. Sin mar, sin burbujitas...
    Mil gracias por textos así, Albada.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. Disfruto escribiendo lo que imagino, y no creas que mucho más. Ese universo marino, que me atrae siempre, es el escenario perfecto para muchos casos, como la mujer vestida de coral. En busca de su Nemo :-)

      Un abrazo, y por un día fenomenal

      Eliminar
  35. Un texto lleno de imaginação y muy bién narrado. Todo se consegue no Carnaval, por que usamos máscaras, pero miesmo assi existem besos k nunca se esquecem. Este é o de Luís.
    La imagem está preciosa.

    Abrazos y dias sin Covid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun con máscaras, y disfraces, los besos se ocultan poco, es verdad. Y llega la Cuaresma, le seriedad, y ahí nos ponemos el disfraz del día a día.

      Un abrazo, y feliz viernes

      Eliminar
  36. No sé si te dejé el comnetario.SI lo he repetido lo eliminas
    He leído vuestros comentarios y se me ha escapado una lagrimita. Sois unos amores.
    Bendiciones y besucos

    Qué bella eres !.He visto tu fotografía y he sentido tanta ternura. Debes de ser aún más de lo que aparentas. Caruca de buena persona. Me encantas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vi el comentario, pero esto del bloguee anida medio como quiere. Muchas gracias. Esa foto tiene cinco años, ahora, por un problema de pierna, cogí peso, pero no creo que afecte mucho a la cara, a la talla de pantalón sí :-)

      Un abrazo inmenso, y por los escenarios marinos, tan propicios a soñar

      Eliminar
  37. Mágico y romántico tu relato, y ese final me ha maravillado. Está para enmarcar.

    Un placer siempre leerte, no dejas de sorprenderme.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Voy tocando teclas, de lo que sea :-), pero un disfraz de coral me parecía estupendo por la historia por construir sobre él

      Un abrazo enorme, y vamos a por un finde genial

      Eliminar
  38. Qué bonito, Albada:

    Me han entrado ganas de ir a alguna fiesta.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te prives, te pones el disfraz de tí misma, y hale, a un lugar donde haya gente bailando. Si te preguntan por tu disfraz dices que eres hombre y feo :-)

      Un abrazo, y a por un bonito viernes

      Eliminar
  39. Respuestas
    1. Gracias, pero he disfrutado con todos, cada cual en su estilo

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Qué bonito, para celebrar un carnaval extraño. Lástima que no funcionara, a veces ponemos demasiadas ilusiones en lo que podría ser.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, ponemos ilusiones donde no caben, pero qué sería del hombre sin ilusiones, ¿verdad?

      Un abrazo, Dorotea, buen finde

      Eliminar
  41. Te ha quedado una bella historia que lo tiene todo, amor, fantasía, un puntito de nostalgia y hasta terror vírico "un beso sin mascarilla".
    Es broma. Albada un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que es por ese virus que no se hacen cabalgatas, ni rúas...y de una manera u otra tenía sentido.

      Muchas gracias, Ángel

      Eliminar
  42. Un punto nostálgico y tierno el relato de carnaval, ese momento en que todo está permitido incluso ser sirena sin mar y pez sin agua y soñar sin restricciones. Te ha quedado muy bonito, ojalá pronto se pueda celebrar todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se permite, ser sirena o Principito, o un Van Gogh por ahí perdido en la maraña de los sueños de locura.

      Muchas gracias. Un abrazo, y feliz domingo

      Eliminar
  43. Muy peculiares tus personajes; una especie de sin ti, pero contigo.
    Saludos desde este extremo del horizonte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue si, porque haya peces sin agua, que boquean todo el rato, y sirenas que no pueden, o no quieren catar :-)

      Un abrazo, desde acá, amigo

      Eliminar
  44. Qué belleza de historia... lo tiene todo, es mágica.
    Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  45. Me alegro de pasar por tu orilla, me ha encantado ese paseo por tu imaginación, precioso mar, preciosa historia de amores de carnaval...que no llegan a amores siquiera. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que ese universo marino te haya gustado, donde amores imposibles navagan sin deriva.

      Un abrazo, Rosa

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.