viernes, 20 de agosto de 2021

!Chas!...yo estaba allí. En jueves

  

Imagen de https://www.esquire.com/es/actualidad/cine


Siguiendo la propuesta de Mag, La trastienda del pecado, mi participación es la que sigue.

Cuando Norma Jeane abrió los ojos, con ese cansancio infinito, y ese túnel con la luz al final, ¡Chas!, yo estaba allí. Cada mañana llegaba a los ocho para hacer por ella esas cosas que se le resistían, esas cositas domésticas que veía como montañas inabordables desde su mente inquieta, pero poco dada a la realidad y tan predispuesta a echar el vuelo. Ese día tuve un presentimiento, y acudí a las siete. Tal vez mi presencia cambió su vida y la del cine de la época. Corría el año 1962 y, sin mí, la musa de Hollywood habría pasado a la historia, con la madurez espléndida de sus años dorados y ese cuerpo que luego, como todos sabemos, fue perdiendo tersura y curvas inquietantes.

Aquella mañana, muerta de miedo la puse boca abajo. Con su cabeza colgando de la cama,  le metí dos dedos en la boca. Vomitó un líquido amarillento y con un olor ácido muy desagradable. Luego le fui dando pequeñas cachetadas, mientras la llamaba a gritos.

Llamé a una ambulancia y a su tercer exesposo, Arthur Miller. Éste me pidió que no avisara a nadie más. El equipo médico que vino haciendo sonar la sirena, le hizo tomar, por la fuerza, carbón activado, y la colocaron una vía, con un suero que describieron como “fisiológico”. Al llegar Arthur me eché a llorar. Mi musa real y personal, casi consigue su objetivo.

Le dolía la vida, le arañaba el corazón la ausencia de amor infantil, y tanta lucha por salir de su círculo de miseria era una lucha perdida de antemano. Porque era titánica. El resto es historia. Desapareció de la vida pública. Con los avances en la medicina conseguí un cambio de sexo y pudimos escondernos en una granja de Minnesota. Sin pretensiones de fama, y menos de pasar a los anales del séptimo arte, hemos sido felices.  Como es sabido, al final nos encontraron. A mí no supieron ponerme nombre, y esa foto de Marilyn entrada en carnes, y con setenta años, se hizo viral, lo que la sumió en una nueva depresión.

Cundo ella murió, el año pasado, perdí ni norte y mi sur. Realmente perdí la razón única de mi existencia. Hoy haré lo que hizo ella hace ya tantas décadas. Quiero reposar en sus brazos por siempre jamás. Yo, su mucama, me iré de este mundo con la pregunta que nunca he sabido responder. ¿Qué hubiera sido si Marilyn Monroe hubiera muerto esa noche de aciago  recuerdo?

Palabras 416

66 comentarios:

  1. Marilyn y sus amantes que no la amaban bastante o no como ella quería. Tú , ahí pegada a ella, lo conseguiste. Le salvaste la vida el dia del intento de suicidio y todos los siguientes.
    Se respira ese aire cincuentero americano del desfase y luego él de las casa aisladas de la América central.Muy buena elección de tema y muy bien encajado.me ha encantado. Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no era feliz, pero sí pudo serlo. En apariecia no le faltó de nada, así que imaginé que su mucana la salvase. ¿Habría sido mejor para ella?. No podemso saberlo

      Un abarzo, amigo

      Eliminar
  2. Vida difícil de "vivir", según sus diferentes biografías. La verdad estuvo en ella y con ella se fue.
    Buen relato, felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tal vez no calculó bien, se esquivocó y acabó muriendo, tontamente y tan solita...¿verdad?. Pero tal vez esa muerta fresca y guapa guardó mejor el secreto de la belleza.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué bien que lo has armado, Albada! Narrandolo desde un presente a punto de acabar desde la perspectiva de un amor capaz de la total entrega que ha logrado cambiar el rumbo de la historia de uno de los mayores iconos del cine. Me gustó mucho tu historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no?. No tenía que morir, y esa mujer que la cuidaba la amaba de verdad. Fue un accidente, seguro, por eso le he dado voz a quien la conocia mejor que nadie, y quien la amó.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo grande

      Eliminar
  4. Buen relato en donde nos has contado la historia de Marilyn Monroe,y al mismo tiempo has evitado, al menos en el cuento, su muerte, para tener un final inesperado en esa granja,con ese cambio de sexo y con un poco de cariño.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mucho de amor. Pude imagianr la mucana enamorada, y que pudo evitar la mueret dell afdiva. Pero igual pasó lo que estaba de ser. No hay segundas oportunidades para las deidades :-)

      Un abrazo, y muchas gracais

      Eliminar
  5. Muriendo se convirtió en un mito y nadie quiere cargarse a un mito. ¿No?

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ganó un mito, perdiendo a una mujer, pero la vida es así :-)

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  6. Suscribo palara a palabra al conentario de Mónica. Iba a decirte exactamente lo mismo. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un halago, Myriam. Era imaginar que no llegó a morir porque alguien la salvó in extremis, y ahí encajó esa mujer enamorada de la diva, tan cercana como invisible.

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  7. Así que mucama de Marilyn?
    Bueno, no es poca cosa.
    Ojalá hubieras evitado su adiós.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Un ser muy triste, que amo mucho pero nunca nadie estuvo a la altura de su amor. Era como una mariposa dejándose llevar por el viento hasta chocar contra la pared. Quién sabe lo que puedo haber sido y no fue pero tu historia nos ha dejado ese sabor que rompe la incertidumbre y ese personaje cuyo amor sí estaba a la altura de Norma, tanto como para buscar dentro de ella y abrirse en canal.
    Perfecto tu relato, Albada, y yo, infinitamente agradecida por tu participación.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa imagen de mariposa chocando, no sé si contra una pared o un vidrio, es muy buena. Me alegro que te gustara mi aportación.

      Un abrazo, y feliz domingo

      Eliminar
  9. Según tu historia se pudo evitar ese primer desenlace fatal, pero a la postre no se pudo evitar el destino de Marilyn. Tal vez sea así realmente, no podemos cambiar el curso final de las cosas hagamos lo que hagamos.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay destinos que no se pueden cambiar. Por mucho que uno se empeñe, ni siquiera con mucamas apasionadas.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  10. Un deleite leerte en este atípico texto,donde llevas con arte una especie de biografía de Marilyn, haciéndola brillar.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que morir joven y bella, endemoniadamente bella. Pero si no hubiera sido así, tal vez sería como Greta Garbo, envejeciendo al sol.

      Un abrazo, Luna

      Eliminar
  11. Albada una idea muy interesante la que nos compartes. El coste de la fama. Pierden su propia identidad. Menos mal que ella tenía una mucama...

    Me ha gustado mucho, un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El precio de la fama puede ser devastador, como Maradona, por ejemplo.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  12. Marilyn desde la reescritura de su vida, en una versión más plástica con la existencia. Alguien que leyera tu relato, conociendo a medias la vida de la bella diva de Hollywood, asumiría que no es un cuento, sino la biografía en una píldora de esta mujer, que no ha muerto, porque los mitos son así, se quedan en la vida, aún después de muertos. Mi aplauso, Albada Dos.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, esos mitos superan la realidad, como Elvis Presley. No mueren nunca.

      Mucash gracias, Carlos. Por un bonito domingo

      Eliminar
  13. Formidable y tremendamente ingenioso

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  14. Al menos fue feliz en esta historia... Maravilloso texto amiga, saludos y abrazo-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dio pena siempre, esa mujer herida, esa mujer en busca del amor. Quise que fuera feliz.

      Un abrazo, y gracias, Sandra

      Eliminar
  15. ¡Hola, Albada!
    Un relato hermoso de mano de tu talentosa pluma. Siempre me ha gustado el cine antiguo y he podido ver películas de Marylin Monroe. Su final y su vida, fueron muy tristes. A veces no sirve mucho ser "bella físicamente", pues esta se acaba pronto. Muchos, solo ven lo de fuera, pero no el interior de una persona. Muchos sonríen, peo nadie sabe la cruz que llevan dentro. Un tema para debatir como la "depresión", que estoy segura después de su muerte, fue la decisión de ella de ya no estar más en un mundo del cine, donde a mi opinión personal; solo priman los intereses personales.
    El giro de tu relato fue maravilloso. Marylin una estrella de Hollywood, que brillará por siempre.
    Gracias por compartir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ídolos de barro, que se rompren en ese mundo de fama y aplausos, de endiosar a un ser humano.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  16. Que bien hubiera estado, que en vez de morir, estuviera escondida con sus recuerdos buscando paz.
    Muy buen homenaje a su memoria.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase, porque quise que fuera feliz. Por una vez, y en buena compañía, que no la juzgase.

      Un abrazo, y por un domingo estupendo

      Eliminar
  17. seguro que muchos nos hemos preguntado cómo habría envejecido marilyn si no se hubiera ido siendo tan joven...
    la soledad puede hacer estragos en personas que tienen dinero y fama, no digamos en personas corrientes que no tienen nada de eso.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siemper pensé que alguien pudo ayudarla a morir. Sin embargo, su destino era ser eterna, y en esa fotos de su magnífica belleza, lo es.

      Muchas gracias. Un abrazo, Chema

      Eliminar
  18. Dañar al mito para salvar a la mujer. Crestiva idea.
    Tal vez le hubiera pasado como a Heddy Lamarr actriz e inventora, que siendo menos conocida tuvo una larga vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tal vez habría ido cayendo en el olvido si hubiera envejecido, quién sabe.

      Un abrazo, Demi

      Eliminar
  19. Creo que la narradora ha roto todo lo conspiranoico que hay aún en torno a Norma. ¿O en torno a Marilyn? Me gusta este tipo de audacias imaginativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. De hecho es un homenaje a una mujer incomprendida. Hasta la frase de que se ponía para dormir el Chanel número cinco, es de una brillantez enorme.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Me ha gustado este "Y si...". Perfectamente desarrollada la idea y magníficamente escrito. Muy bien, Albada.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrái haver pasado, por qué no, pero ese mito tenía que ire así, en su espléndida madurez de fruto prohibido.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
    2. Es V, ay estas teclas tan pequeñas.

      Eliminar
  21. Dicen que dijo: "No me importa vivir en un mundo de hombres, siempre que pueda ser una mujer en el". Lo logró, por eso se le recuerda. Tu historia es esa forma.
    Saludos dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Una mujer de bandera, bellísima, y nada tonta.

      Un abrazo, y por un bonito viernes

      Eliminar
  22. Que pena la famosa Marilyn,
    y su gran historia, la fama
    tiene un precio y a veces es
    muy alto que al final no fue feliz,
    bravo Alvada te quedo de maravilla.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad ue la fama tien un precio, a veces el que implica romperse en mil pedazos

      Un abrazo grande

      Eliminar
  23. estuve a punto de escribir sobre ella.... pero la visión de asesinato, cerro mis ojos... buen relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tentación era cambiar lo que pasó, y es por ello que la quise viva, recuperada, sanada.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  24. Boa tarde Alba. Parabéns pelo seu trabalho e história maravilhosa.

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante tu selección y tu forma de desarrollarlo. Parecía un ser demasiado frágil para conseguir compaginar sus encantos con el devastador mundillo en que le tocó vivir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mujer con carencias enormes, así que su belleza no pudo protegerla para ser feliz.

      Gracias. Un abrazo grande

      Eliminar
  26. Hola Albada,
    Los relatos que haces siempre llenan de sorpresa por esa capacidad inmensa que tienes de describir sobre el tema que sea. Sinceramente tienes mucha imaginación y eso amiga es un don. Gracias por compartir esta maravilla.

    Abrazos y feliz día !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, muchas gracias. Me es muy fácil imaginar. Lo que es curioso es que tengo los pies anclados a la tierra :-)

      Un abrazo grande, Joaquín

      Eliminar
  27. ha sido un relato fascinante, y que triste lo que pasó, nunca se sabrá la verdad, me parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo que pasó, si fue ella sola o ayudada, no quita el hecho de que morir joven ayuda a ser leyenda.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Genial relato que bien pudo haber sido. Nunca se sabe.

    Ya sabes que hay una teoría: que no se suicidó sino que la "suicidaron" porque sabía demasiado...

    Todo puede ser. Todo pudo haber sido. También tu historia. Muy bien llevada.

    Un beso enorme
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un icono. Y éstos son peligrosos. Ojalá hubieran sabido amarla.

      Gracias. Un abrazo grande

      Eliminar
  29. Qué bueno!! Fantástico!
    Qué bien contado... Genial, absolutamente genial 🙌🙌❤❤

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.