jueves, 12 de agosto de 2021

Mirada de colores, en jueves


Siguiendo la iniciativa de Dorotea , Ojos que nos ven, mi aportación es la que sigue

Los niños me mareaban. Es verdad, pero me gustaban. Él, o ella, se acercaban sigilosos, con cara de expectación y rubor en las mejillas, y yo sentía un cosquilleo de felicidad . Les costaba guiñar un ojo, y yo me dejaba acomodar bajo su frente. Me consideraban magia. Ya ves tú, unos cristalitos de colores sin más fundamento, pero él tenía cinco años, y ella cuatro, y todo les resultaba fascinante, mágico y maravilloso.

Yo me dejaba hacer. Con tan poquitos cristales no podía formar unas figuras extraordinarias, pero claro, a ellos les bastaba y sobraba para sentirse felices por un instante. Lo que no sabían es que yo intentaba siempre que se formasen más y más diseños. Ni sabían que yo los miraba a ellos cuando me dejaban apoyado en horizontal. Era, y soy, un simple cristal transparente, así que los veía perfectamente cuando jugaban a esconderse, o cuando jugaban con una pelota suave. La nena quería que su muñeca mirase a través de mí, y le explicaba lo que veía, según ella.” Como flores que se van cambiando”, le decía.  Yo supe desde siempre que la muñeca no la entendía, pero me temo que no le importaba. El niño me usaba de catalejo. Me colocaba en su carita e imagina islas en la lejanía. O elefantes en una sabana. Alguna vez me  usó como palo, pero llevaba meses con ellos sin mayores problemas.

Un día quedé a merced de un cachorro de perro. Madre mía, me clavó sus dientecitos como agujas y quedé con agujeritos por todas partes. No sé cómo, acabó por romperme, y ví cómo mis cristalitos de colores de dispersaban por el suelo. No riñeron al perro, sino al niño, por dejarme en una mesita tan baja. Con una escoba, empujándome implacable, llegué en un cubo junto a cosas inservibles. 

Ahora vivo en un descampado, que llaman vertedero, y mis cristalitos siguen reverberando al sol. Yo sueño con que alguien me encuentre y repare, para seguir mirando a los niños, desde mi mirada poliédrica, irisada y juguetona.

Palabras:339

80 comentarios:

  1. Letras llenas de ternura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cartas maravilhosas e especiais. Boa quinta-feira.

    ResponderEliminar
  3. Triste final de juguete roto. A nadie le importó mucho, mas que a los hermanitos sl principio. pero tuvo primeros planos de ilusion infantil, y no existen muchas cosas que se le puedan comparar. Afortunadamente, estmos en la epoca del reciclaje, y llegará alguien con unas miniaturas de espejitos y un bote de epoxi, y dará nueva vida al juguete.
    besosss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué dulce. Una mano femenina puede que encuentre esos cristales, y con espejitos, construya un nuevo caleidoscopio. Tendrá una nueva vida, seguro.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  4. La ternura siempre posee magia y has logrado retratar aquello, aunque el final no sea del todo feliz, pero quién sabe si el reciclaje también haga su magia.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ternura es lo que nos mueve al final. Imagino que esos cristales y espejitos atraerán a alguien con ganas de dar una segunda vida.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  5. Un cuento encantador. En cuanto al cristal continuará su viaje de distinta forma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que cada cristalito, espejo y vidrio encontrarán otro uso, nuevos caminos.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  6. Que magico es tu cuento, Albada!. Me ha hecho sentirme niña por un corto lapso de tiempo.. Es de aquellos que nos quedan en la mente y se alojan en el alma. Me encanta tu estilo. Bordas las frases. Felicidades. Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentirse niña es especial. Yo siempre digo que hay que sacar de paseo al niño interior que todos guardamos. Aquí, de hecho, lo hice así :-)

      Muchas gracias. Un abrazo, amiga

      Eliminar
  7. Esos cristales que nos fascinaban cuando se habrán a nuestros ojos... mágicas realidades que me encantaba esconder.
    Una mirada extrañamente mágica de este jueves... Será un caleidoscopio?..
    Juan de marco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nos abría un mundo en el ojo que captaba la magia. Yo creo que no pasan de moda jamás, una armónica o un caledoscopio son los regalos estrella siempre para niños sobre los seis años.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Entre ternura y magia se contempla con una sencillez enorme tu relato, Albada. No importa que ciertos cristales se rompan, porque siempre se pueden renovar o quizás de tener otros con más colores que del arco iris. Realmente con este trabajo llegas al alma del lector y nos haces sentir niños de verdadero encanto.

    Un abrazo gigante y feliz día, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy simple, no quise salir de un lenguaje plano, sencillo, casi infantil. Me alegra que te gustara

      Un abrazo, Joaquín

      Eliminar
  9. Que ternura de cuento!! Y que triste final para un calidoscopio. Muy bello, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final natural, pero no descarto que tenga nuevas andaduras, con formas diferentes, tal vez.

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  10. todavía conservo un caleidoscopio que me regaló una tía mía cuando era pequeño. en cuanto lo movías un poco, veías una nueva figura geométrica. me pregunto si todas las posibles configuraciones que pueden adoptar los cristales del caleidoscopio son infinitas. si no lo son, desde luego será un número muy alto.
    un bonito relato que me ha hecho recordar ese curioso juguete. abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será combinaciones de se numero de cristales, así que la cifra toral es inmensa.

      Quñe lujazo que lo guardes. Yo tuve uno y disfruté como una loca. Un abrazo, y feliz finde

      Eliminar
  11. Aún hoy los caleidoscopios me atraen de forma mágica y seductora. Una vez se me desarmó uno en forma involuntaria. Descubrí como surgía la magia y eso no terminó con el encanto. Lo hizo más comprensible, pero igual de poético. Pensarlo en la basura si me entristece. Buen relato Albada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al ver la maquinaria, tan nada en ese instrumento, se pierde la magia, lamentablemenet, es como con los Reyes.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo, y a por un viernes gozoso y colorido

      Eliminar
  12. Eran una maravilla esos catalejos. Como tu cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo son. Siguen vendiéndose. A mí me parecen mágicos, la verdad.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  13. Que lindo relato, muy tierno amiga. Saludos a la distancia

    ResponderEliminar
  14. Ay, los caleidoscopios...
    Ahora mismo me compraría uno.
    Mira que me gustaban... son pura magia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué bien manejas la figura de la personificación con el caleidoscopio. Es un cuento que no tiene pierde, y mucho sentimiento, en los cristales hablantinosos, cuando expresa el aparato, en el cierre, "Ahora vivo en un descampado, que llaman vertedero, y mis cristalitos siguen reverberando al sol". Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara. Dar voz a los objetos es algo que me gusta hacer.

      Un abrazo, y buen fin de semana

      Eliminar
  16. Los calidoscopios me fascinaron siempre. Es más me siguen fascinando.
    Cuando mi hijo tuvo edad para comprarle uno, me sentí muy feliz contemplando su cara de fascinación cuando él miraba a través del calidoscopio. Una imagen inolvidable.
    Tu cuento, es tan dulce y con mucha magia.
    Bravo.✔

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponen carita de sorpresa, y es un gusto verles. Mi opinion es que usemos el caleidoscopio en la adultez también.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  17. Tal vez el problema sea que vemos demasiado caleidoscópica la vida cotidiana y en cuanto se nos rompe el aparato adiós isión soñada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es baladí tu reflexión. Quizás la gracia, y la magia, es no usar aparatos sino dejar que la vida llegue, a su caer

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Debo reconocer que está muy bien logrado. De hecho, me recordó a TOY HISTORY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, es un bonito halago ¿eh?

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  19. Guardo en una vitrina de " cosas " sorprendentes o raras además de mi colección de "El Principito" en mas de 50 idiomas distintos traído de viajes bios o amigos o familiares que me los regalan, un caleidoscopio precioso, en lapislázuli que cuando miras te transporta a las estrellas - Azules rojos verdes transparencias y fantasía. El tuyo con alma es más impresionante que cualquier otro posible. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa coleccióon de Principitos me ha llamado la atención. Bravo por tu caleidoscopio, Rodolfo. Ese mineral em fascina.

      Muchas gracias por valorar el mío, tan simplón. Un abrazo

      Eliminar
  20. Precioso y fascinante el tema caleidoscopio. A quién no le picó la curiosidad de explorarlo! Magia de colores y formas. No había pensado en él pero será el próximo regalo a mis nietas de esa edad.
    Me encantó comon lo contaste.
    Que tengas un buen finde de mediados de agosto y que el sol haga el efecto de tu historia.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como magia, si bien uno entiende perfectamente la física de los espejos :-). No lo dudes, es un regalo excelente.

      Por una quincena de agosto maravillosa para ti. Un abrazo

      Eliminar
  21. Qué nostálgico es el relato, encantador como siempre.

    Enhorabuena.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nostalgia pero con esperanza. Dudo que alguien lo rehaga, lo recomponga, pero ahí lo dejo :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  22. Hola Albada, me ha encantado tu relato, leer como ese cristalito habla en primera persona, ojala algún día alguien lo recoja y pueda lucir de nuevo sus colores.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pude pasar, que alguien quiera darle nueva vida, así lo imaginé, pro supuesto.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  23. Que letras tan tiernas y dulces las tuyas...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me gusta dotar de alma a las cosas, aunque sé que es absurdo.

      Un abrazo, Isaac

      Eliminar
  24. Respuestas
    1. Trsite como todos los finales, si bien quise creer que alguien le podía dar una segunda oportunidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. ¡Hola, Albada!
    Qué relato para más lindo y tierno! Me ha gustado mucho. Tus letras son tan lindas, que no me cansaría de leer una y otra vez.
    El final me entristeció, pero estoy segura, todo lo bonito, siempre encuentra un lugarcito mágico para seguir encandilando con su belleza.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos cristalitos siguen haciendo guiños, quién sabe si no llegarán a ser otro caleidoscopio en un futuo

      Muchas gracais, Nuria. Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  26. Aplaudo tu mágico relato
    mi amiga bella, aparte de
    su ternura, tu pluma trae
    el encantamiento en su lectura.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es que dar voz a los objetos me resulta tentador siempre.

      Un abrazo, y por una tarde bonita

      Eliminar
  27. Qué cuento más bello pero qué triste final. La infancia tiene como algo mágico pero cuando se acaba la infancia parece que se rompe también la magia. ¿Termina la mirada de nuestra niña o niño interior entonces como ese caleidoscopio esperando a ser felizmente recompuesta? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no. He tenido el privilegio de mantener la mirada de mi niña interior. Por mucho que la vida me enseña que no existe la magia, para mí sigue habiendo magia ne casi todo.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  28. Has personificado muy bien al caleidoscopio, todo un símbolo de aquella infancia.Buen relato.
    Abrazos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Y sí, esa mirada de la infancia a través de un aparato simple, es que emociona.

      Un abrazo, y ojalá sea una semana excelente para ti

      Eliminar
  29. Qué maravilla, Albada. Siempre me han encantado los caleidoscopio.

    Mucha belleza y ternura en tu
    cuento...

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, son artefactos casi mágicos. Y nos llevan a la infancia, diría que siempre.

      Por no perder la mirada infantil, aunque sea un ratito al día. Un abrazo grande

      Eliminar
  30. En todo caso, pienso que quería que su mirada no fuera indiferente a nadie, para poder dejar en todos una huella imborrable.
    Saludos dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este aparato tenía vocación de permanencia, y me parece muy bien. Nos regala magia y colores, qué mejor regalo.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  31. Que hermosa historia, me ha maravillado. Te dejo mis aplausos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Por la maravilla de los cristales.

      Un abrazo, y feliz martes

      Eliminar
  32. Un caleidoscopio con alma infantil.
    La de cielos de tormentas con rayos truenos de fuego que vi con ellos.
    Piratas al ataque de las estrellas y esmeraldas lloviendo sobre campos dorados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito luces tus lluvias de estrellas. Con catalejo o sin él.

      Muchas gracias, amigo. Un beso

      Eliminar
  33. Ya llegará ese niño o ese adulto con alma de niño, que sepa devolverlo a la vida. El caleidoscopio solo sabe ser lo que es a vista de los demás... Se parece a nosotros.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se parece mucho. A través de él nuestra mirada se vuelve infinita y divertida.

      Un abrazo, Julio David

      Eliminar
  34. Delicioso espacio mágico lleno de figuras y cristales de colores. Una mirada infantil y limpia. Precioso relato.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegar que te haya sutado. Era la mirada infantil que nos promueve cualquier caleidoscopia.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. oh, el final, jolin, el relato es intenso y engancha, me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un posible final que puede llegar a ser un nuevo principio, es verdad

      Un abrazo

      Eliminar
  36. Ternura inmensa llega de esos cristalitos... precioso, entrañable :)

    Besos

    ResponderEliminar
  37. Una mirada preciosa y la historia muy acorde
    bsss

    ResponderEliminar
  38. ¡Hola, Albada!:

    Me ha parecido súper original este relato. Muy pocas veces el protagonista de la historia es un objeto. Ver la realidad desde su perspectiva es muy interesante, es casi como "humanizar" ese juguete.

    ¡Enhorabuena!

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.