miércoles, 8 de septiembre de 2021

La gratitud, en jueves

 



Siguiendo la propuesta de Dorotea, sobre la gratitud, esta es mi aportación

Paseamos por las callejuelas, batiendo récords de perderse. Sonreías, y yo intentaba mostraste parajes de otra visita previa. Ante mi vista los desconchados, las grapas enormes sustentando las plantas de casi todos los edificios, y que intentaba que no vieras, porque era tu primer viaje a la ciudad de las góndolas. Esa senectud tan poco elegante calándome en los huesos, me llevó a rememorar ese amor desprendido, sin necesitar ni esperar del otro. De alguna forma me sentí como una bola de árbol navideño sin sustento, un pajarillo mirando un nido que ya no está.

Me casaré y vendré de luna de miel aquí. Será mi condición para casarme soltaste a bocajarro ante San Marcos.

¿Y ya sabes con quién?

Me da igual dijiste pero vendré aquí con quien sea mi marido.

Me hizo gracias tu inocente alegría, me llenó de ternura esa ilusión al ver la ciudad de tus sueños.

Inmersas en esa iluminación tan pobre y escasa, que nos llevó más de tres veces a un canal sin puente, (con tantos que hay), la lluvia nos pilló tras unos truenos, desbaratando el romanticismo que tú querías llevarte.

El tipo que nos ofreció su paraguas, quedando él sin cobertura, nos recordó a Paul Belmondo de mayor. Nunca podré agradecer a nadie un gesto tan caballeroso con dos turistas perdidas, empapadas y con el Google maps averiado bajo la luvia. Consiguió que hasta la tormenta fuera hilvanada en el romanticismo que tú esperabas, y que yo sabía que se va a pique.


Palabras 243



98 comentarios:

  1. Tu texto me ha empujado a alguna reflexión que otra. Una, que la belleza nos gusta compartirla con seres a los que queremos o anhelamos. Otra, que no hace falta visitar Venecia para hacer partícipe a otro/s de bellezas más cercanas, hay tantas...Otra, que ser copartícipe de una visión magnífica o armónica ya es de por sí bello. En fin, dejo de sugerir pensamientos, que sigan otros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor compartir, claro que sí. Visité El Escorial, con ese sótano y tantas obras de arte, La Granja de San Ildefonso, sin espéctaculo de fuentes, El Alcázar de Segovia, con su skaline casi de Disney, pero la decrepitud de Venecia va más allä de la belleza, me caló hondo, me recordó mi propia cuesta abajo. Es bello mirar acompañado, de amiga o compañero. Porque parte del gozo ante la belleza, está en compartir la emoción. A veces con Síndrome de Stendhal incluída.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Me has hecho recordar- Estuve en Florencia el año en que Dario Argento -director de cine- llevaba a cabo su filme "El síndrome de Stendhal". Vi el rodaje en varios sitios, entre ellos la Galería de los Oficios, con mucho extra y su hija Asia por allí de protagonista. Por alguna parte deben andar las fotos que hice. Es otra ciudad que te deja siempre insuficiente. Hay tanto y tan concentrado que si te gusta el arte no das abasto. Así que Venecia como Florencia como París como...son urbes a repetir visitas y, si es posible, durante las cuatro estaciones.

      Eliminar
    3. En Florencia lo entendí. Hay imputs de belleza a tal nivel de concentración por metro cuadrado que no me extraña que alguien pueda quedar como ausente, como en apnea de recogimento, anonadado, al exponerse a tal ciudad. Yo no tuve esa suerte, si bien se ruedan allí muchos fragmentos de anuncios y de películas. Conté tres David, por ejemplo, así que...entre puentes, todas y cada una de la esculturas en la plaza, y ojo, hay que entrar en la universidad, que está tocando a la Iglesia, desde donde hay unas vistas excepcionales.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, Amapola, de verdad te lo agradezco. Un abrazo

      Eliminar
  3. Para soñar, se lee con interés, se siente con alegria y abre el sentido a los sueños. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin soñar, Ester, es casi literal de la última semana, pues regresé el miércoles pasado, dando fin a mis vacaciones, escalonadas, con escapadas pro España, tres, y una por ese lugar invencible que es Venncia, coincidiendo con alfombras rojas en la Plaza San Marcos.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Que envidia, mis vacaciones son, eran de dos mese montaña, mar, submarinismo monumentos, pero este año unos días a primeros de agosto y luego arena y ruinas en mi casa estoy de reformas

      Eliminar
    3. Eso de las reformas es un infierno, doméstico, sencillo, pero una pesadilla. La verdad es que pensé hacer dos escapadas e hice cuatro, la última la de Vencia, pero no sabes cómo disfruté de El EScorial, o el Alcázar de Segovia, o Pedraza, Sepúlveda, Aranjuez, mi querido Madrid y su Thyssen y su Prado... no recuerdo unas vacaciones más bonitas, la verdad. Un besote

      Eliminar
  4. El más mínimo detalle o un gesto sencillo puede dar lugar a la mayor de las gratitudes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de lo poco inventado, pero hubiera estado muy bien. Mi amiga se habría derretido, en su búsqueda de un romanticismo tal vez desfasado y obsoleto.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Un viaje que todo el mundo debería hacer una vez en la vida, contemplar tanta hermosura . Y porque no imaginar en un futuro volver con la persona que se eliga volver a revivir nuevas y amorosas coas. Un relato esperanzador. Y en los momentos que una se encuentra perdida te ofrecen ayuda eso es gratitud. Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deben darse prisa, porque Venecia se hunde. Hay unos cuatro metros cuadrados del pavimento de la Basílica de San Marcos que ya se hunde. La decrepitud está alerta por toda la ciudad y hasta los gondoleros, muchos sin el sombrero característico, andan de brazos cruzados, tal vez rogando que un milagro les devuelva la alegría del romance.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Por un paraguas, en un momento dado, es enorme :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Doble de gratitud, por vivirlo, por compartirlo y por plasmarrlo. Bueno, triple. Y esa aparición final de última buena acción del seductor belmondo,,magnifica.
    Besoss, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Tú sabes a quién hablo, y quiero pensar que imaginas los asombros y alharacas de nuestra amiga común. Pena que el caballero Belmondo no sea más que fruto de mi imaginación :-)

      Si te casas...ya sabes, a Venecia. Un abrazo garnde, amigo.

      Eliminar
  8. El día , a pesar de la lluvia, mereció la pena. Y es que Venecia y el amor, han nacido para conocerse.
    Maravilloso final , para un homenaje a un gran actor que se fué y tanto nos hizo soñar, a los olvidados por Adonis.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los feos tienen su papel, como Belmondo constató, así que tranquilo, y si ves a dos mujeres bajo las lluvia...préstales tu paraguas. :-) Te lo agradecerán.

      Un abrazo, Juan L.

      Eliminar
  9. Pues después de todo y muy a pesar de la lluvia bien mereció la pena. La escena es super romántica.
    Me encanta tu estupendo relato y como broche de cierre bello homenaje Jean Paul Belmondo gran actor, con el que tantas veces disfrutamos.
    Un gran abrazo Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mi amiga veía el romanticismo por doquier, porque existe y se palma, no hay ni un París con Torre Eifell que compita con Venecia en eso. Hasat la música de tres terrazas en San Marcos alegraban la noche con canciones de amor eternas, así es la ciudad.

      Un abrazo, y gracais.

      Eliminar
  10. Gente buena y bondadosa la podemos encontrar en cualquier parte, aunque desgraciadamente, cada vez hay menos.
    Un abrazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay. Este tipo es inventado, pero tal vez un vendedor de paraguas que nos vió pasar cuatro veces ante él (íbamos perdidas bajo la tormenta) se planteó si regalarnos uno. Pero era un tipo muy feo, así que igual no habríamso aceptado :-).

      Todo es pura broma. Gracias, y un abrazo

      Eliminar
  11. Es bonito sentir el romanticismo en la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece obsoleto, pero si funciona, es una mirada que envidiar.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Que romántica te has puesto a pesar de la lluvia, bonito el detalle de homenajear a Belmondo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo mucho no, pero mi amiga un rato largo :-). Gracias, ese actor lo merecía.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Hay caballeros que antes de irse, tienen un último detalle.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Prestar el paraguas en plena tormenta es mucho, los hay que son caballeros hasta el último suspiro.

      Un beso

      Eliminar
  14. Gracias amiga. Te quiero. Un besote muy, muy gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres la alegría de vivir. Gracias a ti, por supuesto, por inyectar en vena la mirada perdida de una juventud exultante

      Un besote, amiga

      Eliminar
  15. La vida siempre es mejor cuando compartimos momentos de felicidad, aunque en tu relato al final hay otro sentimiento. Y valga el homenaje para Jean Paul Belmondo que ha fallecido hace unos días.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, somos seres sociables, y queremos compartir la alegría, la belleza, los sentimientos esos que nos dan el contenido de la palabra "alma".

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  16. Bello relato. La espléndida Venecia, casi divina si no fuera por los mosquitos. Allí fuimos tan felices, con nuestra niña estrenando la Piazza de San Marcos!! (Luego cuando se hizo mayor y no recordaba aquel paseo nos reprochaba por qué la habíamos llevado con poco más de dos años a Venecia?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los hijos, cuando se hacen mayores, nos reprochan haberles enseñado lugares increíbles, y que no recuerdan. Ni con fotos, pero es así la vida. Pero estuvo, lo recuerde o no :-)

      Un abazo, Beatriz, y feliz día.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. No tardes décadas, porque esa compuerta de obra de ingeniaría que haría que no se inundara, está en pañales.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Qué belleza tu relato! Con el impresionante fondo de la ciudad de Venecia, esa maravilla que invita a enamorarse,a disfrutar el placer de ver todo el arte a manos llenas. Y tú,con tu maestría nos guías como un hada que va narrando su preciosa fantasía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un encanto. Si os he llevado de la mano, en parte, es porque ese sentimiento de duelo anticipado me lleva a aconsejar no dejar pasar mucho tiempo para ir.

      Muchas gracias. Un abrazo enorme

      Eliminar
  19. el romanticismo no necesariamente está reñido con las circunstancias adversas. es posible que incluso lo refuercen.
    muy bien por el hombre que ofreció su paraguas, es lo que yo llamo 'gente que mola'.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te doy la razón, los otoños conllevan romanticismo de ayeres, con una facilidad bárbara.

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  20. Visité Venecia en 1985. Me fascinó.

    Tu relato... genial.

    Venecia es el símbolo del romanticismo, pero hay otros.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en 1991. Nada que ver a hoy en día, ni siquiera con 2017, pero ahí sigue, motivando un romanticismo que nos invade.

      Un abrazo, Ana

      Eliminar
  21. Siempre tus relatos tan mágicos y bien escritos

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enorme halago. Gracias. No suelo usar mi vida para la ficción de los relatos, pero aquí era muy tentador :-)

      Un abrazo, Isaac

      Eliminar
  22. Mil paisajes hay como ese, pero pocas situaciones de luna de miel...
    La viví en cuba, en la vieja habana, prometí volver, pero espero hacerlo sólo.
    No hay mejor luna de miel, que la encuentras donde quieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, la luna de miel ha de durar todas las noches, y no importa el lugar, porque estando con quien se ama, o solo, hay lugares que nos conquistan, horadan la piel y penetran bajo la epidermis, para instalarse en el corazón.

      Un abrazo, Rodrigo

      Eliminar
  23. Venecia es quizás la ciudad que más hermosa siento y que no me canso de recorrer. Disfrutarla con quién se quiere le dan un regusto especial, haciendo que los momentos compartidos sean inolvidables. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mágica, es verdad. Yo me he perdido una barbaridad de veces, pero me dejo conqusitar por la hermosura de callejear, aunque esta vez, con lágrimas en la piel, porque está muy decrépita.

      Un abrazo, y por Venecia, con su leones alados vigilantes de su paz de sirena varada.

      Un abrazo, y felzi día

      Eliminar
  24. Soñar, que lindo es, pero ubicados en la realidad. Un lindo relato que me hizo imaginar y recordar..... Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hiciera recordar. Venecia no se olvida, nos araña el corazón.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Hermosísimo relato, Albada. Llega hondo. En 243 palabras transmites lo que son y piensan esas dos mujeres que pasean por Venecia hasta perderse. Y luego ese Belmondo gentil que os cobijó bajo su paraguas ya es la guinda. Hermosísimo homenaje al actor francés que se nos fue hace nada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Dos turistas maduritas y estupendas, bajo el sol y la luvia, dejando que la magia nos impregnase.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  26. Magia y romanticismo a raudales, Albada.
    Me encanta lo bien que trenzas tus palabras en prosa o narración. Y quizás se note que ya está llegando el otoño de cara ese romanticismo. Pues es una estación ideal donde la nostalgia y el colorido aportan estas cuestiones. Un placer leerte.

    Abrazos y feliz día !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal se acerca el otoño, aquí cayó una buena tormenta anoche. Pero Venecia, tan amada, que me fascina, me dejó tocada, eso sí, hundida nunca, ni por la pleamar de allá.

      Un abrazo, Joaquín

      Eliminar
  27. Un relato romántico que le va como anillo al dedo a esa hermosa ciudad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo llego buscar, no me sale, Toro, es qeu llegó así.

      Un beso

      Eliminar
  28. Siempre nos gusta compartir la belleza que previamente conocemos con personas por las que sentimos algún afecto. Y en este bonito relato,que es un relato de amistad y afecto, se le suma un final romántico para ir a juego con la preciosa ciudad veneciana.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir la belleza, la mirada, qué mejor manera de vivir ¿no?. Siempre se necesita o desea a alguien en los ratos amargos como la hiel, y en los ratitos exhultantes, como toda Venecia.

      Un abrazo, y gracias por tu lectura

      Eliminar
  29. Me gustó, especialmente, este relato en la ciudad de las góndolas, donde los truenos deben ser frecuentes ya que la única noche que yo pasé en ella y siempre a la intemperie, no pararon de retumbar y meterme el corazón en un puño, de un lugar a otro, sorteándolis.
    Un día contaré la experiencia. Tu relato me la avivó. Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tormenta duró, la nuestra, media hora, con granizo como canicas. Y qué quieres que te diga...hasta empapadas y perdidas tuvo su encanto. Seguramenet nuestar actitud influyó, y eso sí, usamos el secador de pelo para secarnos al llegar, al fin, al hotel. Ni nos resfriamos, ya ves :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Bom dia Alba. Espero um dia passear pela maravilhosa Veneza.

    ResponderEliminar
  31. Un escenario mágico... Venecia.
    Aunque la ilusión nos impida ver que el paso del tiempo también puede romper ese bonito sueño...
    Romántico y bello relato, Alba. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salió romántico porque mi amiga iba en pos de esa esencia de Venecia en la voz, así que..no quedaba de otra :-)

      Un abrazo, Galilea

      Eliminar
  32. Atrapas desde el minuto uno, se lee y se sueña, precioso no, lo siguiente, bonito el detalle de recordar al gran Belmondo. enhorabuena.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, me vas a sonrojar :-). Muchas gracais, y cupo el gran Belmondo, porque no pasó, pero faltó media uñita de nada. En verdad sí vimos a un tipo que nos lo recordó :-)

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  33. Esa belleza con toque añejo en todo su esplendor solo tiene un nombre: Venecia. Precioso relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toque añejo, y ahora ya, decadente, pero la magia se mantiene, y el aoroma a romance se huele en cada calleja.

      Un abrazo

      Eliminar
  34. ¡Qué bello escenario para una escena romántica! Venecia siempre tan inspiradora... No perdamos nunca nuestras nuestras tiernas esperanzas... Y genial el momento-homenaje a Jean-Paul Belmondo. Gracias por tan bello relato ;))
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mejor escenario, por mucha torre Eiffel que nos llame. Es ese refeljo del los canales, esas piedras rezumando historia de mercaderes, y de Casanovas...

      Un abrazo, y muchas gracais

      Eliminar
  35. ¡Hola! Un relato muy bonito y dinámico, gracias por compartirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. eh !!! Yo también saque fotos de esa escultura, pero cuando lo hice ( hace 4 años) estaba en un parque pequeñito cerca de " Arsenal", me gustó tanto Venecia que regresaría mil veces, aunque la idealizarla dudo que la pueda ver con los mismos ojos. Tu historia es perfecta para describir el estado de ánimo del visitante de esta única ciudad que a todos nos pertenece. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, a mí me fascinó porque no conocía a su autora. Yo regresaría una y otra vez, pero me temo que mis ojos detectan más deterioros cada vez.

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Un texto con muy buena reflexión, me ha gustado mucho
    bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase. Es sin grandes pretensiones :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Tu relato me transporta, bellísimo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Como siempre, genial tu relato. ¡Qué bueno el paraguas!!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un final más que romántico, ¿a que sí?

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  40. Esos momentos tan venecianos, los vividos, no van a pique, al menos mientras que quede memoria, o un texto tan bello como el que nos has regalado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que lo dices, es verdad, no muere, ni morirá, mientrasr haya quien gozó intensamente en Vencia, y lo recuerde.

      Un abrazo

      Eliminar
  41. Un gesto pequeño en si pero con una gran repercusión.. y cuando llega en el momento oportuno vale su peso en oro. Qué bien relatas y nos introduces en la situación. Gracias por compartir y participar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hay gestos, pequeños, que marcan la diferencia. Muchas gracais.

      Un abrazo

      Eliminar
  42. Albada todavía tengo pendiente visitar la ciudad de Venecia...Como tú muy bien indicas la ciudad se está hundiendo, todos los tesoros arquitectónicos quedarán sepultados, y llegará a convertirse con el trascurrir de los siglos, en una nueva Atlántida.

    Sobre tu relato no tengo mucho más que decir de lo que los demás ya han dicho.
    Gracias por regalarnos tus bellas letras adornadas con un fondo de teatro tan especial.
    Un abrazo. 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar mágico, sin duda. Creo que tenemos las técnicas para impedir que se hunda, en Holanda son expertos en ganar terreno al mar, pero igual falta el interés.

      Gracias a ti por tu lectura. Un abrazo grande

      Eliminar
  43. Hola mi amiga, Venecia debe de ser
    una maravilla,yo felicito tus relatos,
    llevas la magia en cada uno de ellos.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Eres un encanto.

      Por un domingo genial, Siby

      Eliminar
  44. es dificil que te den una palabra y hagas un relato con ella, me ha fascinado

    ResponderEliminar
  45. Un relato muy hermoso y romàntico, tanto como la ciudad de los canales. Incluso viendo la dura realidad, haces suspirar. Con tus palabras es fácil transportarse allí y tener al gran Belmondo cediendote un paraguas bajo la tormenta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hiciera suspirar. Es muy romántico eso de suspirar, como hacían en aquel puente de camino al cadalso.

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  46. bueno, estaba bien lo de con un marido, jeje, diferente sin duda a lo que normalmente pensamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, mi amiga sigue convencida que se casará y celebrará en Venecia :-)

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.