domingo, 8 de julio de 2012

Desencuentro en el amor

Tomado de internet
Luis estaba tan enamorado, que encargó, para ese primer aniversario, una romántica cena. El maître dispuso una pulsera en la servilleta destinada a Joana y una vecina quedó encargada de alfombrar el pasillo de su piso con cinco bolsas de pétalos de rosas.

Ella había tenido un día horrible. Se maquilló con desgana tras entregarle un envoltotio con un llavero duplo que encargó el día anterior y un beso apasionado, improvisado y amplio. Su plan era llamar a un restaurante chino y compartir un jacuzzi.



Cuando, con cara de cansancio y bostezos disimulados la pulsea cayó en su falda, sonrió.  Sobrevoló las copas y un bouquet central y le besó levemente en los labios. 

No quiso postre por no entretenerse más y cuestionó entretanto el precio de pulsera y cena, con un tono más agudo del que hubiera deseado.
El, que había callado su dolor de pies, inició una defensa presupuestaria que derivó en acritud y salieron del restaurante alejados, callados y sin sonrisa alguna que compartir.

El taxi recorrió  esas manzanas del Ensanche con un silencio interior que podía cortarse y justo a la puerta de su casa Luis recordó la alfombra que les esperaba. 

Abrió la puerta , sin ceder el paso y atravesó el pasillo. Ella intentó recomponer el afecto, la complicidad y el escote de su blusa de seda, pero él ya cerraba la puerta del baño, con cerrojo, para ponerse el pijama. 


Esperaba el cine de las sábanas blancas y que el reloj acabara de cerrar ese estúpido día de desencuentros. Pero su amor y su romanticismo permanecían intactos. 

10 comentarios:

  1. Una historia que es más frecuente de lo que dicen las películas, sin duda. Los días malos aparecen cuando les apetece y cuando te toca te toca y aquí no hay más. Mucha paciencia y saber perdonar que, para mí , es lo más difícil. No sabemos si esta pareja lo ha hecho y por ello su amor y romanticismo siguen intactos a pesar del tiempo. O, porque el amor y el romanticismo no lo han usado y por ello permanecen intactos.
    He disfrutado con esta historia y también me ha hecho pensar. Dos cosas en una. Gracias por el regalo Albada y aprovecho para despedirme que estaré de vacaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que habían usado y disfrutado del romanticismo. El parece planear un encuentro romántico de forma íntegra, y hasta al irse a dormir sabe su amor intacto.
      Ella también los es, pero su plan sugiere más sensualidad, por el jacuzzi, y parece percatarse, al regreso a casa, del romanticimso de él.
      Gracias por tu lectura y felices vacaciones. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Es interesante comprobar la diferencia entre esta historia leída al completo y su "amputada" versión de Relatarium, pues la interpretación es bastante diferente. Percibo más optimista la historia reducida ya que el lector puede pensar en un final "feliz". Sin embargo se aprecia un cierto "poso amargo" en la versión íntegra, de cansancio, de un amor con fecha de caducidad. En cualquier caso, la historia está muy bien escrita y tratada y que cada lector saque las conclusiones que le transmita el relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Groucho por tu lectura. Quise remarcara que ambos planes tenían romanticismo y amor. l de ella quizá más barato pero más sensual. El de él claramente romántico. El desencuentro es transitorio, pues ella recompone la sonrisa al percatarse de su escasa sintonía hacia el romanticismo de él,
      Amor intacto.

      Un abrazo y por favor no dejes de hacer fácil la visita a tu blog. Ya sabes que me encanta.

      Eliminar
  3. Escribis muy lindo.Me gustan mucho tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias RECOMENZAR. Los desencuentros desde el más profundo amor se disipan pronto. Ambos lo tienen a raudales. El más romántico en su manifestación y ella más sensual y presupuestaria.

      Ambos encuentran el equilibrio cediendo y esa es la clave de mantener vivo un amor. Siempre que no sea siempre el mismo el que ceda, claro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Se disfruta y da mucho de que pensar mientras. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura. Da que pensar, porque esa escena puede suceder mil veces. Suele ser ella la que exhibe más romanticismo en las relaciones, pero si ambos no ceden alguna vez, la relaci´n se va a pique. El amor se ha regar cada día para que florezca y luzca a largo plazo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Entiendo a ella y entiendo a el. El problema de los desencuentros radica en la sociedad, en lo estipulado. Si esta pareja de enamorados, que lo están, viviesen aislados en una isla desierta, bastaría con sus miradas para llenarse el uno al otro.
    Un besote encontrado o desencontrado, pero con un sencillo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que enteneder los dos lados. El romanticismo suele acompañar la relaciones de pareja. Y en este caso quise que él tuviera más visible esa faceta, ya que suele suele ser a la inversa.

      Pero esta pareja tiene un amor más allá de los detalles externos, según parece. Y para ese tipo de amor, los detalles cuentan, pero mucho menos que la intensidad del afecto y el respeto.

      Un abrazo desde mi ribera a tu ribera.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.