sábado, 19 de agosto de 2017

Esa pelirroja

Óleo de Modesto Trigo

La vio entrando en una corsetería Era la vecina del quinto. Imaginó sus curvas entre satén y blondas, en un vestidor con espejos a ambos lados. Podía ver los ligueros sobre su piel blanca, en un incisivo contraste con un negro azabache.

La pelirroja de sus sueños se deleitaba ante su propia imagen, en posturas que ensalzaban su pecho y realzaban sus ancas. Sintió el aroma denso y floral que la envolvía, y que tantas veces le hicieron soñar en el ascensor. Al momento notó cómo su corazón se aceleraba, sintió la sangre bombeando con fuerza a sus piernas, el rubor bajo su ombligo y la dilatación en sus pupilas.


El golpe contra la mesilla de noche hizo caer la lámpara de tulipa roja, el despertador con radio y la última revista del Play-boy, donde una pelirroja seguía sonriendo, provocativa, a alguien que no era él.

15 comentarios:

  1. Él no tenía tan claro no ser el destinatario de esa sonrisa provocativa.
    Versión femenina de "No desearás al vecino del quinto".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Es que hay quien cree que a quien mira el o la modelo es a él o ella. Tal cual.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Que envidia de sueños aunque el despertar sea lamentable...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los sueños sueños son. Hay sueños más divertidos que algunas realidades, eso seguro

      Un beso

      Eliminar
  3. Qué buen relato con ese final inesperado, querida Albada, con esas descripciones sentidas que tan bien haces, cuando se imagina a alguien que despierta las pasiones, es un bombear la sangre de pies a cabeza, y el ritmo del corazón y las pupilas se altera... todo... todo se altera... hasta despertar de un sueño, pero mientras se ha palpado como si fuera realidad.

    En verdad es un placer siempre leerte, desde cualquier tipo de prosa o relatos.

    ¡Excelente! te aplaudo fuerte.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me divertí imaginando. La imaginación y la mente son asombrosas. Los experimentos demuestran que la erección se prudente igual con la realidad que con estímulos visuales, por ejemplo o con la simple imaginación. De eso los adolescentes darían amplio testimonio :-)

      Un beso María

      Eliminar
  4. Ensoñaciones vívidas; pasatiempo común del solitario.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sueños muy vívidos. Es curioso que sean tan sentidos que uno se despierte sudando, o cayendo de la cama.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡No se vale! ¿Cómo es querida Albada que me llevas por los senderos de ensoñación,y de pronto, me dejas caer precisamente cuando yo esperaba un guiño seductor de la pelirroja? Estupenda historia para quienes nos dejamos para llevar cándidamente por tus palabras.

    Un renovado abrazo desde la distancia azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la gracia del texto, claro. Y me alegro que te dejaras llevar por las palabras. Esa vecina tal vez sea tan real como ahora en su sueño, pero no lo sabremos.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy bueno tu relato. Es divertidisimo. Al pobre hombre sólo le queda recordar eso de "... y los sueños, sueños son", y a otra cosa, mariposa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese refrán de la mariposa hacía tiempo que no lo escuchaba, y casa perfectamente con el verso de la vida es sueño.

      Gracias por tu lectura. Un abrazo

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Un despertar que no quita el goce de un sueño imposible.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.