miércoles, 25 de julio de 2018

Hormiga de cartón y luz


Todos se reían de ella cuando decía tener pánico a las hormigas. Era la burla de sus amigas y de sus hermanas, hasta que les llevó al rincón del patio de la central nuclear de Vandellós II. Sólo ella se quedó ante Gertrudis, nombre que le había dado, mientras las demás huían.

22 comentarios:

  1. Por eso no hay que reirse de nadie.
    Un abrazo en la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso decía la niña. El miedo a los insectos es algo que no se puede controlar, por mucho que objetivamente se entienda que por tamaño, no hay razón para el miedo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Pobre Gertrudis, cuanta incomprensión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobreta. Ella tan ufana y tranquila, y las niñas con miedo.

      Un beso

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Esas niñas crueles que huyan como cobardes. Hay que ser mala gente para burlarse de los miedos ajenos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Perdoname pero me resulta muy difícil escribir a alguien que no se quien es.....No hay foto solo letras No me siento comoda perdoname
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila. Que no haya una foto mía viene de los inicios del blog, cuando no me parecía importante para escribir. En algunos textos he acompañado fotos mías, pero igual sí que un día cambio la foto de la hoja por la de mi rostro.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Como para echarle agua al hormiguero de Gertrudis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no molestar a un hormiguero tan enorme. Por otro lado, al ser de cartón, sería le final d elos finales para las hormigas amigas de Gertrudis

      Un abrazo

      Eliminar
  6. La amiga de Gertrudis que está en la foto está bien bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto es de una exposición de gente innovadora, cuyo producto son cartones troquelados, que acaban dando lugar a animales tridimensionales. Me hizo gracia en particular esta hormiga, así mostrada sobre un árbol del recinto.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Cuando hay que ponerle nombre ya es para preocuparse. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerle nombre era, seguramente, la manera de perderle el miedo. Los miedos, si se domestican, se van endo. ;-)

      Un abrazote

      Eliminar
  8. Muy buno. Enseña a no reirse de los demas.

    mariarosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que uno debería saber qué hay detrás de los miedos ajenos. Es fácil reírse de ellos, pero casi todos tienen un oscuro motivo detrás.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. La magia imprevisible de la radiactividad...
    Je...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en los peces de tres ojos de los Simpsons. Suerte que estos bichos son de cartón :-)

      Un beso

      Eliminar
  10. No hay peor acoso que la burla hacia alguien, se deben respetar los miedos y emociobes, todos los sentimos, somos humanos.

    Un placer leerte hermosa amiga.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cada uno tiene sus miedos. En un vuelo, un tipo que solía beber para intentar dormir su aerofobia, se puso pero malo de verdad. Había quien se burlaba, pero sólo le pobre hombre sabía de su pavor. Era pánico y lo pasaba fatal. Por suerte dos azafatas le ayudaron, pero me veía abortando el deseque.

      Burlarse es de necios. Un beso, dulce María

      Eliminar
  11. Nada del otro mundo, típica hormiga que se puede ver también paseando por chernobil jeje
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi un reportaje. Peces grandes y con alteraciones en los ojos. No sé si las hormigas habían tomado un rumbo evolutivo similar, pero por si acaso no iré. Los insectos no me producen ya miedo, pero una alteración en el pulso creo que me seguirán provocando

      Un abrazo, Julio

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.