lunes, 15 de octubre de 2018

Varon Dandy


 
Tomado de Google

Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. Mateo 18.6

Lo espeluznante había quedado tatuado en su pituitaria. El aroma a Varon Dandy, tan usual hace décadas, aún le hacía revivir las noches en la cama, entre otras veinte, en la oscuridad del internado. No le había costado explicarle a su tutor sus miedos, su angustia, su hacerse el dormido, esperando que el padre Lucas se cansase, respirase hondo gimiendo bajito y se alejara luego, cerrando tras de sí la puerta del dormitorio. El padre Mateo achacó a su imaginación esos tocamientos nocturnos. Le quiso tranquilizar con el argumento de que los sueños son extraños.  Su padre sospechó de las prisas de dejar el colegio de la congregación, y accedió a sacarle, dejando inconclusa su educación secundaria.

Con los años, siendo un mecánico bien valorado en un taller de la Barceloneta, seguía sin entender que todo ese terror en tantos niños estuviera amparado por aquellos que preconizan la castidad, y que en teoría detestan el pecado de la carne. Seguía sin entender ese silencio y la ocultación de una situación que, lejos de ser puntual, ahora comprendía que no era nada extraña. Los evangelios son claros.  Autores y encubridores deberían ser juzgados y castigados. Tal vez la Iglesia se había convertido en un refugio para tendencias pervertidas, encontrando en su seno el filón para dar rienda suelta a sus demenciales tendencias.

Entregó las llaves del Audi a don Genaro, el anciano que usaba esa colonia, y que cada vez que aparecía por el taller le hacía temblar las piernas. Luego se sirvió un café, de la máquina, mientras veía alejarse el coche blanco por la calle Ginebra.

28 comentarios:

  1. Acabo de terminar de escribir un microrrelato, con un tema similar.
    Lo publicaré más adelante.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema peliagudo. He optado por una visión muy personal, desde la mirada de un protagonista que no se sintió ni escuchado ni protegido. Imagino que puede abordarse por otras facetas. Me encantará leerlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Con mucha sencillez dejas en tus letras un tema muy delicado y de actualidad, por desgracia. Ningún niño merece nada de esto.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elegí una colonia, emblemática, para no ahondar en nada en concreto. Está de actualidad y seguirá mientras la Iglesia siga empeñándose en no llevar a juicio a esos pedófilos. Quiero pensar que hoy ne día ingresan menos tarados en busca de refugio a sus tendencias.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  3. A veces un algo como ese perfume nos trae malos momentos y no me refiero solo a tocamientos. Las inclinaciones de los que abusan no son de estar bién de la cabeza. Muchas personas con inclinaciones retorcidas viven amargados y eso lo pagan muchos inocentes.

    Un saludo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció que un recuerdo asociado a un aroma, era una manera muy suave de que la voz del niño, ya hombre, siguiera viva, porque esos niños quedan marcados en muchas ocasiones, sobre todo por la incomprensión.

      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  4. La iglesia católica debería ser disuelta.
    No puede ser que una organización en la que sus integrantes han abusado y violado a cientos de miles de niños siga existiendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa en las inmatriculaciones actualmente. Piensa en que Franco paseaba bajo palio, en que los obispos se permiten escribir sobre el matrimonio, siendo célibes, y en tal cantidad de ejemplos de tejemanejes con el poder, que valorando mucho a los misioneros y a esos curas de cercanía, que son seres humanos excelentes, el mundo de las sotanas me parece negro y con una bragueta muy larga (la sotana típica).

      Un beso y feliz noche

      Eliminar
  5. Claro, los aromas son evocativos, más cuando están asociados a experiencias que marcan. Y la que expones es una realidad oculta por tanto tiempo que hoy ve la luz, amparada por una religión que falta a sus propios principios y vulnera a niños haciéndoles creer además de que ellos tienen la culpa de inducirlos a cometer tales actos. Repudiable.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El abuso al menor es, hasta los ateos, un pecado en le concepto no sólo legal, sino moral. Por eso sorprende y ofende tanto. Los creyentes no tienen la culpa de que la Iglesia haya consentido y ocultado tales abusos, pero imagino que cuando han sido sus hijos los niños afectados, se han sentido fatal.

      Es un tema que ojalá quede en los anales de la Iglesia, como la inquisición. Un abrazo

      Eliminar
  6. Es un tema duro, no importa quien comete el delito, sacerdote, entrenador, el tío materno, incluso el padre. Y no parece que haya un final como tampoco lo hay para las violaciones a mujeres. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuestiones de abuso sí cuenta quien lo hace, pues el efecto es peor si quien abusa tiene una posición de autoridad u otra posición que ha hecho que la persona damnificada deposite su confianza en ella, quedando más vulnerable. Yo sí vislumbro un final, tal vez lejano, pero posible. A lo mejor abusos nunca deja de haber, pero abusos totalmente amparados por una institución, sí puede dejar de haberlos.

      Eliminar
    2. Coincido con Silvia. El abuso no desaparecerá. De hecho se descubren redes de paidofilia, por parte de la policía, casi que cada mes, lo que hace sospechar del número de enfermos que hay. Es una aberración, lo mismo da quién la cometa. Yo lo conocí una familia donde el abuelo ya había tocada a la hija siendo niña, y luego, con la nieta de siete años pretendía iniciar nuevos abusos. La justicia se echó encima, como es natural. Lo malo es que un sacerdote no es moralmente lo mismo que un familiar o un entrenador. Por eso resulta más chocante y sobre todo, condenable.

      Un tema feo. Una locura para una institución que ha de ser moralmente intachable. Abrazo grande a ambas

      Eliminar
  7. Tan malnacidos los pederastas como quienes miraban para otro lado o les cambiaban de destino en vez de denunciarlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo primero que muchos pensamos. Pero entre quienes miraban para otro lado hay mamás, papás, abuelos, tíos, incapaces de procesar lo que estaba pasando. La dominación es verdaderamente exitosa cuando ha hecho que el otro pierda la capacidad de pensar algo que lo saque de la posición de "dominado". La negación y la represión no siempre son conscientes, muchas veces son mecanismos de defensa inconscientes que hacen que alguien no vea lo que tiene enfrente, no oiga lo que le están diciendo. Obviamente no hablo de quienes protegen abusadores para mantener un sistema que les beneficia o para beneficiarse directamente.

      Eliminar
    2. Pienso en la mente del niño, qué puede esperar después de la vida cuando no le creen, o lo que es peor, le hacen sospechar que quien tiene un problema es él. Ha habido la ley del silencio y la impunidad, como una mafia. Como mucho trasladaban al enfermo, a otro lugar, con niños a su cargo igualmente. Eso es ser cómplice. Muy triste y sucio todo esto por tantas décadas. Una lacra.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Bonito relato sobre una cuestión horrenda. Creo que el rechazo al abuso de menores es de las pocas cosas que unen a una gran mayoría. Quedan como locos o monstruos quienes se atreven a decir que los niños incitan el abuso y no es para menos. Yo no creo que deba dejar de existir una religión, pero sí creo que la institución "Iglesia Católica" está tan pero tan manchada que sin verdaderas muestras de contrición (como llevar a la justicia a quienes se sepa o se sospeche que han abusado de menores) no les va quedar "capital moral".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OPino como tú. Este asunto, por tantos años acallado, con tantos niños afectados, seguro se está cobrando el precio en esa falta de vocaciones, en esas misas cada vez con menos gente joven en sus bancos. Por mucha labor de misioneros y buenos, excelentes cristianos que conserve, la sombra de la impunidad y complicidad convierten a la Iglesia católica es una institución con poca credibilidad moral. Nueno, los palacetes para los obispos tampoco hablan de los votos de obediencia debida que juran cuando se hacen sacerdotes, pues hablan de fe, obediencia y pobreza. En fin, una institución discutible.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Al margen de la dureza del relato, basado, sin duda, en hechos reales de todo deleznables, es curioso cómo el olfato hace rememorar momentos que significaron, para bien o para mal, un punto de inflexión en nuetra vida. Ese olor a colonia de épocas pasadas se trae al portagonista el recuerdo de aquellas noches de miedo y repulsión.
    Excelente relato sobre algo que, por desgracia, sigue estando vigente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El olfato es un sentido que no mengua, o poco, con la edad, lo que da pie a que haya episodios de ia vida que puedan evocarse por un aroma. Es un tema muy duro y quise tratarlo con exquisito cuidado. Me alegro que te haya gustado. El coche alejándose también era una imagen que pretendía apelar a otro sentido, el de la vista, claro.

      Gracias. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  10. Hola guapa , en está ocasión elegiste un tema muy candente y actual .
    Yo me pregunto ¿Que pasaria sí las paredes de algunos comventos hablaran , y que dirian ? El varón Dandy es una clasica que no pasa de moda , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los seminarios hablaran, nos explicarían de pasadizos en primer lugar, mucha sveces. Pero de pasiones que lejos de esa paredes, escandalizarían a los católicos. Los conventos me sugieren más paz, más silencio, menos quebranto. Pero no lo se´, claro.

      Un abrazote Flor. Feliz domingo

      Eliminar
  11. Un crudo relato... Qué tristeza de niños...

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tocamientos en la infancia son una lacra. Lo malo es que los hagan quienes les han de proteger. Y que haya sido tan extendido hace pensar que se sabía y se callaba. La impunidad es lo que favorece que repitan.

      Un abrazote

      Eliminar
  12. La iglesia se ha prestado para todo, hasta para sacar con identidades falsas a los nazis. la doble moral en tu relato conmueve, hace reflexionar y también hace que se nos "crispen" las manos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Produce escalofríos, en verdad. Aquí y en Argentina se refugiaron los nazis que huían de los aliados, y pudo ser por la complicidad de políticos de ambos países y la la Iglesia que proporcionaba certificados de nacimiento falsos. Con otros temas también ha tenido una doble moral. Las tres religiones monoteístas han hecho mucho daño, mucho. Pero a los niños creo que sólo la católica ha dejado impunes los delitos hacia los niños

      Un abrazo grande, desde este lado del mapa de los afectos

      Eliminar
  13. Cuantas vidas destrozadas, de niños que han perdido sus referentes, tanto de auto estima como de identidadsexual. Una vergüenza que todavía estemos permitiendo esa sociedad hipócrita como institución.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una empresa, un consorcio, creo. Lo hemos permitido durante décadas y eran desenlaces anunciados. La sociedad ha evolucionado y eso de cerrar los ojos por nuestra parte y eso de tapar los delitos por parte de la Iglesia tenía que acabar. Si tiene tendencias extrañas, que hagan su vida, pero no pagados por nosotros, ni en seminarios o parroquias, centros escolares o similares con hábitos vestidos, caramba con esta mafia

      Un beso, Alfred

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.