sábado, 23 de septiembre de 2017

Tras la reja de los tiempos

Imagen de Cristina García Rodero
Siguiendo una iniciativa de https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/09/22/viernes-creativo-escribe-una-historia-205/

María Constanza quiso bajar su escalera. De uno en uno los peldaños. De sus silencios en la casa. Y de sus comentarios jocosos en la taberna. Dejarse seducir por sus laderas, para llegar hasta la sima de su alma, y para quedarse dormida en la enredadera de sus caderas.

Pasaron los años, y cual libélula en la orilla de su paisaje lunar de canela, fue picoteando sonrisas, pocas para ella. Fue señalando con el dedo, lo que deseaba y lo que tenía. Lo que anhelaba y lo que perdía. Con cada calendario caducado repasaba lo que la vida le iba quitando

Hoy, María de la Constanza, ahíta de soñares rotos y de blancas canas, espectadora del alba, sigue mirando a la calle, donde su hombre añorado, sentado en una silla de enea, disfruta de una vida que ella no supo darse.  Aunque sea contemplando la vida pasar.


8 comentarios:

  1. Me conmueven.
    Los dos.
    Ella y él.

    El relato es muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Los tiempos, los viejos tiempos, con sus costumbres, dejando tal vez a Pepe en la cuneta igualmente, viendo la vida pasar, y a ella encajonada entre las paredes de su hogar.

    Gracias Toro, un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  3. A veces, es tan sencillo como cerrar ese portón de la ventana que nos mantiene lejos de la calle…, y salir por esa puerta que nos conduce a la vida…

    Muy hermoso texto… y muy buena la fotografía.

    Vengo del blog de María, tras su interesante iniciativa de la entrevista… Ha sido un placer leerte, Albada.

    Bsoss y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por este blog. Era una fotografía tan buena, por dejarnos una pregunta o miles en la mirada, que se me hizo imposible no hacer un pots. Bueno, dos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Qué bien has sabido titular y captar lo que tiene de perturbador la imagen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda, esa España profunda sigue cargada de imágenes perturbadoras.

    Cracias, Macondo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Parece una imagen imposible de ver hoy en día, en nuestra sociedad...espero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Quiero creer que es imposible en estos tiempos y en esta sociedad. Quizá por Afganistán, salvando las diferencias, sí sea concebible todavía pero, en cualquier momento y lugar es, una imagen que perturba

    Un beso

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.