miércoles, 19 de diciembre de 2018

El nacimiento para un Jueves

Me uno a una iniciativa juevera de la trastienda del pecado referida al nacimiento de Jesús.


Día 1. Me siento extraña. Nadie me ha tocado, ni siquiera mi fiel amante y marido, José, y sin embargo he soñado que estoy embarazada. No sé cómo se lo tomará, ni sé cómo decírselo

Día 2. Mi madre adivina mi estado. Sabe que soy una mujer de ley, honrada y virginal. He charlado con José. Le he dicho: Mira José, un ángel se me apareció y me dijo, textualmente “El Espíritu Santo vendrá sobre ti. Por eso, el santo Niño que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios”. Yo no salía de mi asombro, hasta que añadió: “Nada es imposible para Dios”.

Día 3. José y yo, como pareja tenemos que ir a censarnos, ya que pertenecemos a la casa del rey David, y las leyes indican que el empadronamiento del nuevo ser (el registro civil de hoy) debe hacerse en Belén, según el decreto de la ley romana. José, como buen ciudadano, ha decidido que emprenderemos el viaje, 115 kilómetros. Me negaría, porque no me apetece ponerme en viaje, pero con lo bien que se ha tomado la noticia del embarazo, cualquiera le lleva la contra. A viajar toca. 

Día 230. Estoy harta. Los pies me duelen una barbaridad y el peso de mi abdomen me está matando. El burro que monto es incómodo y huele mal. José, caballeroso, va caminando, y este desierto no es para pies de carpintero, así que está cansado también.  

Día 235. No hay hospedaje en Nazaret. Pues no sé cómo vamos a pasar esta noche fría. Me parece que tendremos que dormir en cualquier establo.

Día 1 del nuevo estado para María. El bebé ha nacido sano. Escucho canciones de pastores que se acercan. No sé si estaré alucinando,  el parto ha sido largo y estoy tan agotada que no sé si hasta veo un cometa en el cielo. Capaz que algún noble o rey lo siga hasta llegar a este establo y acaben inventando una religión, con este embarazo tan extraño. Qué tonterías digo. Será la subida de la leche, que me está poniendo enferma, y deliro. O tal vez el poco de vino que me dio José para atenuar los dolores de parto.

José intentó acompañar lo mejor que supo a  una mujer especial, que daba luz a un niño, que no era suyo, pero al que llamaría hijo, para siempre

39 comentarios:

  1. Bonito el relato que nos dejas de ese nacimiento "tan especial"
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que fue muy especial, pero yo me imaginé en la piel de la mujer y no le vi la gracia :-)

      Un abrazo y feliz noche, Rafael

      Eliminar
  2. José siempre me pareció digno de admiración, y de mucha compasión también. Tragarse el cuento del ángel requiere de mucho, mucho amor.

    Me gustó tu reconstrucción de los hechos!!!

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre de admirar donde los haya. Y se extrañaban de un post mío donde el hombre no comentaba la piel mestiza del bebé que tenía su mujer.

      Un santo varón, sin duda. Un abrazo

      Eliminar
  3. Se te ocurren unas cosas más raras. ¿Estás bien?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy estupendamente, Macondo. Me puse a pensar en qué sentía María y me dejé llevar :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Amiga , has hecho un texto la mar de majo , no solo lo has relatado sino que con un sentido del humor que me ha sacado más de una sonrisa ajjaja ..unos buenos diálogos para una obra de teatro..
    Un besote y feliz velada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me vino al pelo ponerme en la piel de esa mujer. Y cómo decirle al esposo, en un matrimonio no consumado, y de ahí ya me puse a seguir el hilo :-)

      Un abrazo grande y por una noche feliz

      Eliminar
  5. Bueno, aceptamos pulpo como animal de compañía...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que puede ser un animal de compañía, el pulpo, digo, que hay quien lleva una estampa de Jesús en el monedero, y a mi me parece bien

      Un beso, Toro

      Eliminar
  6. Que relato más original, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se habla del estupor de María, pero imagino, que además siendo virgen, sería una situación de verdad embarazosa :-)

      Un abrazo y por unas felices fiestas

      Eliminar
  7. Escueta forma de explicar un hecho, inventado o no, que todavía arrasa con el entendimiento de una buena parte de especie humana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue vigente, esa actitud hacia el Nacimiento, por parte de los cristianos, de verdad es de gran alcance

      Un beso.

      Eliminar
    2. Sin ánimo de molestar a nadie ni ser irreverente, me he acordado de... saben aquel que diu...Está María tendiendo la colada en el patio y en esto viene un colom y se posa en la higuera y va José y diu...¡María padentro!
      Un beso.

      Eliminar
    3. jajaja, me ha encantado tu manera de explicar chistes, del gran cómico nuestro. No era una paloma, Alfred, yo quise ponerlo en forma de sueño, auqnue no dudo que haya ángeles bienintencionados para dar noticias de tal índole :-)

      Un beso, de nuevo, y por un jueves bonito de verdad.

      Eliminar
  8. Muy bien escrito y sobre todo original manera de presentar el nacimiento de Jesús. Parece que te has puesto en la piel de María. Felicidades y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado. Me dejé llevar pero la idea era ponermem en le lugarde María, llena de gracias, seguro

      Un abrazo grande y feliz jueves

      Eliminar
  9. Nos lo contaron así...
    Te pusiste en la piel de una madre.
    N
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me era muy atractivo eso de ponerme en su piel. ;.)

      Un abrazo y por unas fiestas de amor y felicidad

      Eliminar
  10. Que genialidad de relato. Me a encantado la forma que lo has ido documentando con todos los elementos, circunstancias. Que me has hecho imaginarla montada en ese burro mal oliente y embarazada!!! Pobrecilla de Maria!
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre mujer. Ser tan y tan buena la llevó a ser la madre de Dios, así que estaría contenta :-)

      Un abrazo grande, y por un jueves bonito

      Eliminar
  11. Yo creo que ese acontecimiento debe haber tenido mucho más de terrenal que divino, más allá de quién era ese niño. Y te imaginas si María hubiera tenido un diario o una red social donde contar su día a día? Otra sería la historia.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quise hacerlo largo. Pero habría sido interesante de verdad y los prejuicios de la gente, que darían por padre a José, y éste no había tocado a su mujer, en fin, cosas de la religión.

      Un abrazo grande y feliz jueves

      Eliminar
  12. Ese nacimiento, da toda clase de posibilidades para imaginar un relato.
    Mejor no ponerse razonable, que las fechas no son pertinentes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no pensar, tienes razón. La ciencia y la religión casi nunca combinan bien.

      Un abrazo grande y por un jueves precioso, aquí soleado

      Eliminar
  13. Debió ser así, al menos es para pensarlo. Pobre José... hizo lo que pudo y María tampoco se quedó atrás, embarazada sin varón, el misterio más grande en el que está basado el catolicismo.
    Buff, tienes razón, mejor no pensar, la fé mueve montañas.
    Muy bonito relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos misterios metafísicos que nunca llegaríamos a entender. La mujer ahí con ese panorama, pero la suerte es que José era un santo, pero de verdad :-)

      Un abrazo grande y feliz noche, Airblue

      Eliminar
  14. Buena forma de ponerte en la piel de esa mujer que aceptó jugar el papel que le tocó aún sin comprenderlo del todo. Un gusto leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo aceptó de buen grado, a pesar de la extraña forma de su embarazo, y seguro que fue una madre maravillosa.

      Un abrazo y feliz viernes prenavideño

      Eliminar
  15. Hermosa historia un enfoque distinto que todos pasan de largo , lo que paso y sintio la madre del niño. Tu relato es tan humano que contrasta con todo este carnival de arbolitos , Papanoeles y ciervos te felicito, Un abrazo y Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era tentador ponerse en la piel de esa mujer que acabó pasando a la historia. Tuvo que ser un trauma eso de saberse embarazada de manera tan extraña. casi nadie piensa en esos momentos, o en el viaje a lomos de burro, pero quise mirar a la Navidad de esa manera

      Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo y feliz día prenavideño

      Eliminar
  16. Genial esta versión de la historia de la anunciación y del nacimiento de Jesús que nos han contado. De hecho esta me gusta más, es más original e incluso mas creible, dentro de lo que cabe, jeje.
    Siempre me ha gustado la Historia Sagrada, independientemente de su credibilidad, pero esta versión se me antoja más real, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra que te haya gustado este el punto de vista de una mujer envuelta en un suceso tan extraño.

      Parece que nadie piensa en ella, tan venerada luego, a toro pasado, cundo al principio debería estar anonadada. Un abrazo y por una noche pre navideña llena de buenas sensaciones

      Eliminar
  17. Original y con un toque de humor, me gustó
    Un beso, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Es muy prosaico, pero lo veo posible :-)

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  18. Me gustó mucho este enfoque a modo de diario y desde la perspectiva de María sobre la historia-siempre-contada.
    Espero que pases unas felices fiestas, Alabada.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que haya gustado. El modo diario lo uso muy poco, pero aquí me pereció tentador.

      Muchas gracias. Un abrazo y que tengas unas fiestas navideñas llenas de deseos cumplidos. Feliz Navidad

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.