domingo, 9 de diciembre de 2018

En los sueños





Imagen de Google

A pesar que quiero asentarme sobre el suelo firme, e intento no frecuentar el vacío, aunque  me empeño en no ceder a la dulce tentación de volar, he vuelto a caer en la trampa que cada noche me tiende ese extraño sueño. Ese en el que aunque abro los brazos no te alcanzo, ese donde a pesar de que brinco alto, no salto lo suficiente para estar a tu altura, ese sueño insidioso en el que aunque grito no me oyes. Sudando, abro los brazos, grito  semidormido, y, por más que lo intento, no soy capaz de lograr el equilibrio perfecto entre locura y serenidad, ese que me daría alguna oportunidad de encontrarte, aquí o en los sueños.

Todo me inspira y empuja, ya en la calle, a buscarte en cada torso de tu altura, en cada pelo de tu estilo, en cada modo de andar a tu manera. A buscar a esa mujer que no quiero dar por perdida,  para no sentirme abocado a vagar por la realidad. En ella, hace ya demasiado tiempo que no tenía que soñar contigo, porque estabas a mi lado y juntos éramos el mejor equipo posible, porque a pesar de tener gustos diferentes e incluso aunque nos habíamos distanciado a veces, éramos un mundo, éramos sólo  tú y yo. Ahora vives en mis sueños, para acompañar mi realidad de soledades, de añoranzas, de vacíos. Tu nombre en ellos es como una campana de un pueblo abandonado, y que ya no resuena en los ecos de mi alma.

Alguna vez, en duermevela, me pregunto si exististe, y en esos momentos me atacan, con saña, las dudas más íntimas. Aunque te inventase, necesito volver a sentirte conmigo. Vuelve, mujer de luna, vuelve y abre, nuevamente,  la puerta de mi locura.

12 comentarios:

  1. Hay en este texto imágenes que me resultan familiares. Esos recuerdos que a fuerza de alejarse en el tiempo difuminan sus límites entre realidad y fantasía.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos recuerdos son inventados, o magnificados. La mente es capaz de crear, hasta detalles inverosímiles, una realidad a la que apegarse

      Un abrazo y gracias Alis. Feliz lunes

      Eliminar
  2. Es algo habitual en los sueños que recuerdo.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la suerte de no tener pesadillas casi nunca. Sueño casi siempre en coas cotidianas, pero a veces tengo sueños de una belleza plástica que o sé de dónde sale.

      Un abarzo grande y por un lunes bonito, Rafael

      Eliminar
  3. Por desgracia no recuerdo mis sueños (los de dormir) asi que supongo que potencio muchísimo mas los otros (los de estar despierta) para equilibrar la balanza.
    Un gusto leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es un amanera de soñar más previsible y menos accidentada. Quien pierde
      quien ama, imagino que inventa recuerdos para paliar el dolor.

      Un abrazo y gracias por tu lectura. Feliz lunes

      Eliminar
  4. Quiero sentarme... todo me inspira y empuja... vuelve mujer de luna con tus escritos a meterte cada vez más en mi corazón coraza.
    Bello, así de simple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos recuerdos inventados, qué de favor hacen cuando la soledad aprieta la garganta. tal vez conociera a una mujer de luna con palabras en cascada, penetrando en le corazón. O la inventó :-)

      Me legro te gustase. Un abrazo virtual de piel viva. Desde este lado del océano de fonemas

      Eliminar
  5. Al final se construyen recuerdos acorde a nuestros gustos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente es tan poderosa, que puede crear realidades, así, en solitario.

      Un beso y feliz miércoles, Alfred

      Eliminar
  6. Me recordó un verso del poeta Robert Desnos: "Tanto soñé contigo, que pierdes tu realidad".
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es esa la idea. En parte. Ignoro si la voz del hombre miente al recordar una realidad o no.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.