martes, 19 de febrero de 2019

Guiso con almendro


Luis puso en adobo las promesas que se hizo a los quince, con una pizca de guiños a Mafalda y un buen pellizco de Cortázar. Tenía que dejarlo reposar por siete horas, así que fue al bar de los suspiros, no por suspirar, que ya no era tiempo, sino porque el reloj de los tiempos   le dejase recuperar el aliento, tras el adiós de Laura, con su cintura de amanecer y su túnel de caricias en el delta de sus pesadillas.

Conoció a una mujer, poquita cosa, que enamoraba al aire  de las noches perdidas. Salieron juntos del local. Luego, una alcantarilla se tragó las llaves de ella. Luis no tenía intención alguna, pero la hora era intempestiva y acabó por ofrecerle, mojitos aparate, dormir en su casa. Le preparó el sofá y ella se quedó dormida al poco rato,  mientras un perro del vecindario quiso poner voz a la luna, irreverente, que iluminaba el rostro de la desconocida, tapada con una mantita a cuadros.

Por la mañana temprano, hizo un sofrito con ajo y hierbabuena. Cuando el aroma le indicó el momento de añadir las verduras, las depositó con cuidado, removiéndolo todo con una espátula de madera de chopo, bañada en luz de luna.  Dispuso entonces, en la sartén, los pedazos de promesas. Estaban radiantes, rojas y salvajemente húmedas por el adobo nocturno. Con el guiso tapado y el aroma a primavera en la nariz, se quedó sentado en la silla plegable de la cocina, con los oídos abiertos a esa música de chup-chup imbricado a los recuerdos de las comidas de su infanciaApagó el fuego y se dirigió a la sala. La vio dormir profundamente, con el hombro derecho al aire, la comisura de los labios entreabierta y un respirar profundo y un tanto sonoro. Será la resaca, se dijo.

Quería despertarla raudo, para que ambos pudieran almorzar un desayuno de ensueño, bajo la sombra del almendro huérfano del patio, pero al verla tan tranquila, y tan plácidamente dormida, se quedó mirando sin más su pelo, y sus labios. Sin poder saber qué aromas y suspiros nocturnos le decoraban los sueños, se acercó, y puso su cara sobre la de ella. Volvió a calzarse su mochila de anhelos y deseos escondidos y escurridizos bajo el pupitre, como antaño. Reincidente, inmune a la frustración, volvía a soñar, sin saber por qué.

Ella se despertó. Se miraron a los ojos, hasta verse reflejados en la pupila del otro, sin dejar de sonreír, y sin pronunciar palabra alguna. Él le ayudó a acomodarse en el sofá. Ella sabía que la noche anterior había perdido las llaves de su casa, pero nada parecía importante en la mañana de ese domingo de invierno. Se recorrieron, con las yemas de los dedos, el pecho y el abdomen, mientras iniciaban lentos movimientos de cintura en una terca búsqueda de comodidad. Ambos, simplemente, se dejaron llevar por el aroma del guiso, y por el regusto de la madrugada. Se retuvieron las piernas, y como en un baile de disfraces, pero sin máscaras, pudieron galopar al ritmo de sus latidos, precipitándose en un mar de agua salada, donde, tal vez, volver a naufragar. 

Entre rítmicas muertes, el perro del vecindario tuvo a bien sacarles de ese océano de  pasión sin tinta china, dejando que la calle, con su ruidos dominicales penetraran en la sala, mientras la placa de inducción dejaba sedimentados los azares de la vida, a cocción lenta, una vez más.




35 comentarios:

  1. Nos has dejado una bonita historia de amor al dente ..solo hace falta esperar .
    ABrazos de martes muakk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que hay que esperar. No hay buen guiso sin el tiempo mínimo de reparación de corazones.

      Un abrazo grande, Campirela

      Eliminar
  2. Bellisimo, en el grado más superlativo. Has cocinado un guiso exquisito al que dos comensales nunca ahítos repetirán plato. Un abrazo artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que repetirán, en otros escenarios, porque un sofá parece un pelín incómodo, pero si los aromas de la cocina son sinceros, y lo parecen, seguro que habrá nuevas madrugadas cargadas de abrazos.

      Gracias, Ester. Un abrazo y feliz martes, con aromas a guiso casero

      Eliminar
  3. Con ese adobo de poesía con el salpimentado regusto de la belleza, has ideado una entrada perfecta, sensual, exquisita.
    Eres un señuelo para los que pretendemos saber escribir.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mirada se ha ido gestando ella solita, porque empezó con la idea de dos seres en busca de vendajes y acabó como un guiso de aromas a hogar.

      Muchas gracias. Me encantaría escribir bien, pero de momento, simplemente escribo, con mayor o menor acierto. Un abrazo grande, Juan L.

      Eliminar
  4. Un bonito relato con los "almendros en flor"...
    Un abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que están de regalarse los sentidos. La luna, ayer llena, la foto es de antesdeayer, junto a un almendro, me dio la coartada perfecta.

      Gracias. Un abrazo y por un martes plenilunado, y azul como ninguno

      Eliminar
  5. Has puesto en el fogón un hermoso guiso y como guinda esos almendros en flor.
    Excelente y sensual relato.
    Feliz día Albada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado. la foto sirvió para ubicar un hipotético desayuno bajo su sombra. Esos patios de unifamiliares, con árboles solitarios, me sirvieron de maravilla.

      Un beso, carmen, y feliz día

      Eliminar
  6. No hay nada como una buena cocción lenta, muy lenta. Contemplando almendros en flor, incluso cogiendo una flor para aderezos personales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda las buenas cosas requieren tiempo y mirada primaveral, como así he usado la foto. Esas florecillas, blancas e impolutas, podría ser aliño de versos y besos, claro que sí, hasta de alguna ensalada :-)

      Un beso y feliz martes, con luna que nos derrita el corazón

      Eliminar
  7. muy bonito relato, con metáforas culinarias para el amor. igual que en la cocina, en el amor la prisa no es buena consejera. las cosas buenas llegan a fuego lento.
    los almendros en flor me recuerdan al parque 'quinta de los molinos' de madrid, que lo visité el año pasado y me gustó mucho.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa parque en concreto no lo conozco, pero es bello a morir el paisaje cercano a Borges del Camp, de donde sale mucho fruto seco para la casa Borges. Gracias por tu mirada culinaria y lectora.

      Un beso y por una tarde de luna y almendros en flor.

      Eliminar
  8. Maravilloso. Una delicia de relato que abraza los sentidos. Una “delicatessen” de sensibilidad, sensualidad y metáforas magníficamente condimentadas…

    Un placer, querida amiga. Me ha encantado.

    Abrazo grande, y feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Ginebra. La cocina y la vida tienen mucho en común

      Un abrazo y por una noche con luna y versos que llevarse a la boca

      Eliminar
  9. Qué bonito lo has contado. ¡Precioso!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Macondo.

      Me alegro te gustase. Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  10. Nunca un guiso me pareció tan romántico y poético como este que has preparado. Muy bueno.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustase. Le pongo alas a las palabras, creando, o eso pretendo, atmósferas de amables guisos.

      Un abrazo grande y por una noche con aromas a buenos condimentos, Dulce

      Eliminar
  11. El romanticismo lo llevas puesto en vena eh...
    Otro relato buenísimo.
    Te felicito.

    Bon Apetit!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo inoculo por la mañas, y hale, a reverberar romanticismo :-)

      Un beso, Toro. Hoy la luna está que se sale

      Eliminar
  12. Que lindo relato, maravilloso amor y cocina es una delicia para los sentidos. Abrazos feliz semana querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado, Gladys. Los encuentros son barajas sin abrir, y, en ocasiones, el azar otorga atmósferas tan favorables que llegan a cuajar.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  13. Esta receta es increíble. Me ha encantado tu relato, un delicado menú para una mañana de domingo.
    Te felicito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El menú es muy barato, lo que lo hace asequible, porque la promesas, o los anhelos, todos seguimos teniéndolos cerca.

      Me alegra te haya gustado la comida intangible. Un abrazo

      Eliminar
  14. Me atrevo a decir que en este bello ejemplo de prosa poética están implícitos un hablante lírico, una actitud lírica, algunos objetos arco iris y un delicado tema de esos que, si bien no tarda en conocerse, es porque el ingrediente más importante sabe ser al principio renuente en el galanteo, se entrega al rojo vivo del amor.

    Vaya un abrazo y te encuentre donde más se te afloran los sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ingrediente principal es intangible, pero se llega a poner en adobo, así que, tal vez, el lirismo lo produce la atmósfera que se acopla al deseo previo de un hombre que intenta olvidar a una mujer.

      Vuelve el abrazo, desde este lado del mar, azul y de plenilunio hoy

      Eliminar
  15. Precioso ese guiso de amor cocinado a fuego lento. Con esos ingredientes tan poéticos y sublimes no es de extrañar que su degustación resultara tan placentera.
    Una pequeña joya para leer y releer.
    Un abrazo de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura. Los ingredientes principales, las promesas en este caso, son esos que no por intangibles son menos decisivos para un buen plato.

      Un abrazo y por un miércoles con guisos y guiños de amor.

      Eliminar
  16. A veces me sucede que una buena comida tiene el sabor de un beso...será que como demasiado.

    Me gusta mucho como escribes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay platos golosos, a mí me pasa con el arroz con leche, será por el aroma a canela en rama, por la consistencia entre gelatina y líquido, o por los recuerdos de la placidez que entraña el sabor intensamente dulce, que es casi un relax post-orgasmo.

      Muchas gracias, Buscador. Un abrazo grande y por un viernes de comidas saciantes, y versos, con besos en los paréntesis.

      Eliminar
  17. Erotismo a flor de piel y sensualidad...

    Interesante lo de las llaves. Muy buena metáfora.

    Me ha encantado
    Enhorabuena
    Un besito
    Ana

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.