miércoles, 20 de febrero de 2019

Si es jueves, esto es París

Imagen de Google

Siguiendo una iniciativa de Diario del último bufón

Horacio sujeta a Lucía por la mano, como otras veces, mientras vagan por las calles que recorrían hacía sí mismos. El pequeño Rocadamour se había quedado al fin dormido. Llevaba días  dormido, pero Lucía no había entendido que era un sueño excesivo.

Entran en la casa de su amigo,  mientras la luna se asomaba por encima de la torre Eiffel. El edificio, situado en la Plaza Saint-Germain Le Pres, es  donde se reúne el Club de la serpiente, y, como mil veces antes, van a mirar los dos cepillos de dientes enfrentados en ese vaso azul de las quimeras.

Horacio señala su reloj de pulsera, con la esfera partida en dos, un semicírculo para el más acá, y otro para el más allá.  Se dirige al espejo para decir «Asumido que a mí no me regalaron un reloj por mi cumpleaños, sino que yo fui el regalo para un reloj, quiero cruzar al otro lado del espejo, por dar vida a esos sueños que dejé en Buenos Aires y los que fabriqué para aquí”.

Lucía, con las mejillas sonrosadas por el esfuerzo de subir los diez pisos andando, recuerda los sonidos de algunas noches, y mirando a Horacio, a través de su figura en el espejo dice: “Pero por mucho que añores, Horacio, yo estoy aquí, en París, contigo, y mientras en esas noches, abrazados, murmura el surtidor de nuestro baño, alimentando nuestro sueños, sucede todo lo que  no nos atrevemos a vivir de día, pero de día estoy a tu lado”

Horacio señala los cepillos de dientes, uno rojo, y el otro azul. “Somos como estos cepillos, Lucía, estrecha e inevitablemente ligados por la corta  distancia que les dicta el vaso que comparten, nos miramos fijamente, como ellos, pero no podemos fundirnos en uno solo ”

Empieza a sonar una pieza de jazz, donde el querido cronopio de Luis Armstrong emite un flujo de música improvisada y de ritmo melodioso. La pareja deja de mirar hacia adelante y se enfrentan las miradas. “Nosotros tenemos brazos, -dice Luía-, no somos como los cepillos de dientes, que no pueden abrazarse”

Horacio la abraza, bajo la luz de una torpe bombilla huérfana de ese cuarto de baño de medio pelo de la buhardilla. “Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja». Capítulo 7, de Rayuela

Lucía. - Ahora, que me has dibujado la sonrisa, llámame La Maga, Horacio, déjame que sea el fantasma que toda la vida te persiga, aquí o allá, para que podamos encontrarnos en el paraíso de la rayuela que adorna el patio interior de este edifico, que ha sido la jaula de nuestras pesadillas.

Han pasado unos días. El portero ha llamado a una ambulancia.  Edith Piaff llora “la vie en rose” por la escalera,  que huele a col y a croissant recién hecho. Nadie sabe quién saltó primero por la angosta ventana de la buhardilla. Sólo dos figuras quedaron inertes sobre la tiza blanca de un paraíso perdido, imposible de alcanzar a saltitos. Ni aquí, ni allá.

Mis disculpas por la longitud del texto, pero no supe acortarlo.

56 comentarios:

  1. los cepillos de dientes se han usado a menudo como símbolo de vida compartida. me he acordado de la canción 'she's gone' de hall & oates, en la que dicen "one less toothbrush hanging in the stand".
    la torre eiffel es un símbolo de parís, aunque es relativamente moderna. igual que ocurre con el big ben de londres.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos un cepillo de dientes, que un día dejará lugar, o vacío, en un vaso del lavabo. De hecho, como Cortázar escribió hace cincuenta años su libro icónico, y ahora que hace treinta y cinco años de su muerte, es un homenaje a su libro, siglo XX, por completo.

      Un abrazo y por un miércoles sin malos desenlaces

      Eliminar
  2. Situados en tiempo y lugar, los cepillos nos dicen que esa unión no fue posible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo, cualquier lectura de Rayuela nos dice que su unión fue imposible, es verdad, como si siguieran por toda la eternidad con la distancia obligada del vaso.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  3. No tenías que acortar el relato, así está perfecto aunque tenga ese triste desenlace, pero lo has relatado con esa suavidad característica en ti. Me recordó una noticia reciente, una pareja de ancianos pactó su muerte.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era imposible tallarlo más, la verdad. Sin la ubicación de los personajes el texto, posible, sería otro texto, y no el que quería escribir.

      Un beso, Dulce y por una tarde de luna y lecturas laberínticas, o mejor, rectilíneas :-)

      Eliminar
  4. Como en la mayoría de tus entradas esta de hoy, se alimenta del "realismo Mágico" y así debe ser al hablar de Rayuela y conmemorar a Cortázar.
    Pero después de lo escrito, el titulo debería ser "Siempre nos queda Buenos Aires".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente tienes razón con el título sugerido. Sería lo correcto, pero dando por sentado el orden en que puede leerse, o digamos mejor, hacerse con la novela, puede que siempre nos quede París.

      Un abrazo y por un jueves con canciones en el aire que nos recuerden lugares bonitos

      Eliminar
  5. Me gusta como ha quedado y, es cierto, que me recuerda al estilo de Cortázar que hace poco he leído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era todo un estilo, insuperable, de construir realidades paralelas. La casa tomada, que releí hace unos días, te deja construyendo un realidad que el lector hace a su modo

      Un abrazo y por un día bonito

      Eliminar
  6. El París de ese tiempo era mucho más bonito que el de ahora.
    O a mí me lo parece.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. Casi todas las grandes ciudades tienen los colores del turismo impregnado la mirada, cosa que antes no sucedía.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Qué bonito lo has dibujado, querida amiga. Hermoso homenaje; sensibilidad a la vez que real. Un triste desenlace aun cuando, con la tinta de tu pluma, es realmente bello.

    Un placer leerte en esta noche que se respira “París” 😍

    Un abrazo grande 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ginebra. Quise poner una entrada que sugiriera la atmósfera de un parte de un libro y me alegra te haya gustado

      Un abrazo y por un jueves con magia en la mirada

      Eliminar
  8. Ha quedado perfecto, rozando a Cortázar pero original. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, rozar roza. Su estilo es imposible de emular, pero me divertí escribiendo

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  9. Amiga mía, como es característico en Julio, tu relato pasa de lo cotidiano a la ironía porque cabe la esperanza como opción, lo mismo que en Rayuela.
    París, sí París, símbolo de tantas cosas y de lo banal. Dos corazones que se fundieron en una misma historia de desangrarse dos corazas corazones (Benedetti, tal vez), para terminar encerrados por en un laberinto de marcado con tiza blanco sobre el asfalto.

    Feliz y creativo jueves. Chao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las celdas de la tiza en el suelo, compartimentos que pueden ser ascendentes o descendentes, acaban por ser laberintos de un viaje hacia ninguna parte

      Un abrazo desde este lado del mar, o quizás desde este lado del Sena

      Eliminar
  10. Hace nada he terminado de leer un libro que me ha gustado mucho. He entrado en tu blog y me ha encantado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho. Tengo por releer unos cuentos suyos, con un una odisea mortal en el acto de ponerse un jersey de cuello alto. O la vomitadora de conejitos. Era un crack.

      Un abrazo, Buscador

      Eliminar
  11. Me gusto , es cierto que hay amores que por mucho que se adoren no podrán estar juntos por alguna razón , pero siempre estarán unidos por ese amor imposible ..el final trágico pero tal vez para ellos era la solución de pasar su eternidad juntos.
    Un abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay amores que no pueden ser, aunque son. Es verdad. El tiempo que los destruye es el mismo que los deja flotando en el aire, sin acabar de morir nunca

      Un abrazo y por un día de amores correspondidos y eternos

      Eliminar
  12. Hola, qué pena. En mi comentario anterior quise decir que ...tu relato pasa de lo cotidiano a la ironía porque NO cabe la esperanza...
    Mi disculpa, dedos traviesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Titivillus, el geniecillo de las erratas, que, siempre travieso, nos puso su esperanza en el laberinto de los amores imposibles. :-)

      Un abrazo parisino, desde este lado del charco trampantojo

      Eliminar
  13. Muy bueno, Albada y no me pareció largo. A los que nos gusta Cortázar y escribimos, en algún momento coqueteamos con Horacio Oliveira. Tengo un texto en el que hago alusión a ese personaje maravilloso.
    Bien insertada esa frase de amor a la Maga.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que un escritor que no escribe, un estudiante que no estudia, un vividor que se desangra viviendo para pensar en morir luego, es un personaje tentador. Sin duda

      Gracias Mirella. Un abrazo grande en este jueves de canciones prohibidas

      Eliminar
  14. Solo puedo decir que el texto me ha encantado, un calificativo este muy usado cuando se quiere quedar bien y no se sabe muy bien qué decir, pero es que no encuentro otro calificativo. Soy muy malo en esto. ¿Un texto especial? Pues también. ¿Fuera de lo común? Pues sí. Adivino que se trata de un pequeño homenaje a Cortazar y a su obra Rayuela, pero como no he leído ni a este autor ni, por lo tanto, esta obra, no puedo juzgar hasta donde llega tu "reto".
    Así pues, insisto: me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me permito recomendarte unos cuentos breves, online.
      http://guialiteraria.blogspot.com/2013/08/cuentos-julio-cortazar-online.html
      La casa tomada te encantará, pero como bien bien, en la acepción de quedarse encantado, subyugado por su narrativa. Por supuesto, mi texto, diminuto, es nada de nada si se compara con su estilo.

      Muchas gracias, Josep Mº. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  15. Así es el amor, hay amores que matan, hay amores que se cansan y se desatan, y hay Amores para toda la vida. Me encanta París, pero el de ahora, como que no.He leido por encima en cima, y he disfrutado.
    Un beso Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te hayas disfrutado. Mi recuerdo de París es de hace como de los noventa, así que no sé si quiero volver, por no romper la magia que me deparó.

      Un abrazo grande, Carmen

      Eliminar
  16. Ya me han entrado ganas de releer a Cortázar... Muy buen relato, Albada.
    ¡París, una bella ciudad!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cansa. Hay autores que permiten relecturas una y otra vez. Cortázar, y Gabo, son de ellos, por supuesto.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  17. Tu relato es maravilloso y toma estas palabras en toda su profunda extensión.
    Desde que empecé a leer intuía que le ibas a hacer un homenaje a Cortázar y a su Rayuela.
    Te ha quedado tannn bonito y con un ritmo tan adecuado para lo que contabas, que me he quedado con ganas de más.
    Sólo me queda felicitarte y felicitarme yo por tenerte como compañera en mi blog.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Hay títulos, Rayuela o Cien años de soledad, de Gabo, que deberían ser de obligada lectura por el abanico insaciable, inagotable, de su narrativa, sus universos inventados, sus personajes rotundos.

      Me alegro te haya gustado, y gracias por tu amistad. Un abrazo y por una tarde de recuerdos de canciones y de ratos imborrables.

      Eliminar
  18. Los protagonistas se dejaron llevaron llevar por ese otro mundo alejado del real y no lo supieron distinguir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perderse en los laberintos de los mundos paralelos es lo que tiene, que es muy fácil dejarse llevar por el ritmo de las esquinas, siempre cambiantes.

      Un abrazo y feliz tarde de jueves

      Eliminar

  19. Hola Albada,
    La vida es un carrusel repleto de contrariedades e ironías: siempre pasa lo que no esperas y esperas lo que nunca pasa, en especial en el tema del amor. Que pena que tus singulares protagonistas no pudieron realizar ese amor tan deseado. Muy bien planteado.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es ese tren, cuyo trayecto va haciendo de estación en estación. Es verdad. Pensamos que perderemos un tren importante, y tal vez nos aguarda un trayecto mucho mejor. Los singulares protagonistas, de Rayuela, no pueden amar más que a trompicones, entre nieblas de realidad, por eso es tan difícil que lleguen a un final feliz. Pero tal vez la gracia esté en el durante , y no en el final, quién sabe.

      Un abrazo y feliz tarde, soleada por aquí

      Eliminar
  20. Me digusto la forma en que Horacio se portó con Lucia, La Maga. Se merecio la condena de que ella se convirtiera para Horacio, en un fantasma inalcanzable, intangible.
    Le veo sentido a tu relato. Tiene un final trágico, pero con mas sentido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que permite tantas lecturas, que prevalece ese amor aturullado de ella y el excesivamente reflexivo de él. El castigo para Horacio está bien justificado, tal vez eso del karma.

      Me alegra te haya gustado. Por supuesto es más un homenaje a París y esos protagonistas tan duros como tiernos, que no urdir un relato de la actualidad, porque la canción sugerida como atmósfera parisina era en pasado. Un abrazo

      Eliminar
  21. Tengo pendiente de leer Rayuela y ahora más que nunca. Me ha entantado tu relato, tu descripción de Paris y la nostalgia de Buenos Aires, con final triste pero bello. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que no te atrape, sis es así, mejor aparcarlo para otro día. Su estructura no es la habitual, pero acaba pro atraparte, seguro.

      Los finales tristes son más habituales de lo que los cuentos parecen prometer. Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  22. Has hecho muy bien en no acortarlo. A mi parecer no le sobra ni una palabra.
    Es angustiante, trágico, poético...
    La rayuela le da un toque muy triste, singular, "ni aquí ni allá".
    Me ha encantado, es un inmejorable regalo a Cortázar y a los que lo disfrutamos
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado, si bien es difícil de entender si no se ha leído Rayuela, que sí, es una imagen poética que utilizo porque el objetivo del juego es llegar al cielo.

      Un abrazo y por un viernes de mil lecturas

      Eliminar
  23. He sentido el París de Cortázar en tu historia, bien ambientado por el tema que nos convoca. No lo he sentido largo, para nada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado. París era un opción para el tema musical que fue un hito, y creí de justicia meter a Coartçazr en esa idea de ciudad, caótica y tan centrada, según se mire. Hoy hace años de la muerte de Machado en Collioure, no sé si me animaré a atacar esa figura final de unos tiempos de guerra española. Ya veremos

      Un abrazo grande y feliz viernes

      Eliminar
  24. ¿Largo? Te puedo asegurar que para nada. A mi me sabe a poco. Me ha quedado ese regusto de sin sabor y, al tiempo, de amor... nos has envuelto en ese algo tan de Cortázar.
    Recuerdo ese texto sobre el reloj, de algo tan tonto y al tiempo muy complicado por su mecanismo, nos revela todo un misterio...
    Tus palabras me han abrigado de un modo que no imaginas.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. El reloj, siempre en función de cómo consideramos al tiempo, es un instrumento que nos puede esclavizar, por eso la importancia de vivir en el presente.

      Muchas gracias. Un abrazo y por un sábado con instantes eternos

      Eliminar
  25. En tu relato queda evidenciado el hecho de que los libros al igual que las peliculas,pueden tener miles de finales...el lector u observador es el que decide...besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los finales son posibles. La imagen de la rayuela pintada en un patio interior era demasiado tentadora para no usarla para ambos.

      Un abrazo y por un día cargado de finales felices

      Eliminar
  26. ¡¡Ayyy Cortázar!! Pues creo que, aunque no lo parezca, es una gran historia de amor la que cuentas, es la historia en sí lo que interesa (a mí por lo menos) y la que te va atrapando. Muy buena. Gracias por participar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran tratado de amor, en mi opinión, y de la efímera y siem pemper compleja vida.

      Muchas gracias. Rayuela te atrapa o te repele, asíq ue siempre aconsejo los cuentos cortos para entrar en calor, https://peru21.pe/espectaculos/julio-cortazar-diez-cuentos-breves-144711, por ejemplo.

      Un abrazo y un placer haber participado. A ver si coincidimos en esta atmósfera de blogueros, tan virtual como concreta. Feliz domingo

      Eliminar
  27. La longitud del texto es la que tiene que ser, por mi no hace falta que te disculpes, es la que necesitaste para contar la historia que creaste. Y esa historia la comprendo, aunque no haya leído Rayuela, pero sí muchos cuentos de Cortázar, aunque la historia del suicidio en pareja me lleva a Osumu Dazai, un cuentista japonés al que estoy leyendo ahora, obsesionado con ello.
    Un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema que en Japón tiene unas connotaciones diferentes. Aquí usé el suicidio de la pareja, ficción mp por supuesto, como imagen alegórica de un cielo tras un laberinto de esquinas cambiantes.

      Muchas gracias y a a disfrutar de Dazi. Un abrazo

      Eliminar
  28. Sólo nos parece largo aquello que nos resulta tedioso. Aquella que nos atrapa se siente corto, pasa en un soplo y nos deja con ganas de más. Eso ocurre con tu historia, algo triste y con un trágico final, tal vez el único final posible, que nos sumerge de lleno en el universo literario del autor al que rindes merecido homenaje. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La extensión era imposible de acortar, porque sin ese niño muerto entre sabios con los cerebros en las nubes y nadie con los pies en el suelo, todo cobraría otra dimensión, menos trágica, sin duda.

      Me alegro que te haya gustado. Un abrazo y feliz semana

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.