domingo, 17 de marzo de 2019

Encadenado con Alfred 9

Tomado de Google

P. - Ay qué cosa más linda, repetía el jazz de Ipanema, entre los aromas de un té negro con chocolate, mientras yo buscaba la quinta caja de kleenex, con los ojos llorosos de gripe mal pescada, entre charcos de un mar de peces de colores.

A. - Con la garganta, enrojecida y cerrada por la inflamación, contemplando la mesa escogida con meses de antelación, seis meses de paga invertidos, y ahí estaba él, chupando caramelos de dos en dos, para intentar poder decirle todo lo que llevaba preparado para el momento cumbre.

P.- Mientras ella miraba las entradas de Jordi Saval con la sana intención de chutarse tres quilos de couldinas, con media caja de aspirinas, dos grageas de golosinas y un puñado de fe, para acompañarle a escuchar la pieza de un amigo de Madrid

A.- Cuando pasadas las nueve, recibió  un mensajito de esos llenos de muñequitos, diciéndole, que no estaba en condiciones de asistir a la cena, ¡La cena de su vida!. Pensó él, se reservaba para un concierto, el mundo se le cayó a los pies y le hizo daño, hasta recordar su invitación.

P.- Porque era de Enero, para un recital de Abril, bajo la luna de terciopelo de un manto de estrellas, para gozar con un contrabajo que andaba encendido, y un piano que agitaba sus teclas con sabor a mandarina en flor. Pero las toses estaban de arrebato y los estornudos en oferta

A.- Recuperado del susto inicial, y esperando que para el siguiente día del concierto, los cuchillos de su garganta se hubieran rendido a los embates de la bencidamina, se ocupó en cenar un atún de primera, contemplando un feroz tiburón que le sonreía muchísimo-

P.- Y es que, antes, había visto un osito de peluche olvidado sobre una silla y había creído que era un pez espada, por el termómetro que tenía cercano. El cacharro, que ya no lleva mercurio, marcaba las doce de una Cenicienta, por perder el zapato, ante lo difícil de acudir a la cita.


A. - Con la vista hipnotizada por el tiburón, apenas apreciaba cómo un osito saltarin, con termómetro incluido, se aproximaba silenciosamente hacía su mesa, con zapatillos de charol blanco y pajarita de colores, hasta que fue tarde y tuvo que darle conversación, para mayor diversión.

P. - Del oso y del tiburón, quienes acabaron por tener jaqueca de la verborrea que la fiebre le produjo, a expensas de una banda de jazz a media tarde entre pañuelos y aspirinas, con sabor a medicina de reír por no llorar. ;.)


26 comentarios:

  1. Que texto más bonito , la pena era ese catarro que hacía mella para no poder asistir al evento ..aunque entre tanto tiburón y ositos no sé lo que podría haber pasado ajja.
    Están muy bien estos relatos a dos .. así que hoy las gracias por compartirlo van para los dos .
    Un fuerte abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran improvisaciones sin más, pero nos divertíamos, y creo que se nota. Mucahs gracias, Campirela.

      Un abrazo y feliz domingo, sin resfriados.

      Eliminar
  2. Muy bien traído el encadenado. Merecida reedición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, he ido rescatando, poco a poco, algunos de los más divertidos, pero seguiré buscando, porque sé que teníamos más por ahí. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Como siempre, magistral este relato a dos manos y dos grandes sensibilidades.
    Felicitaciones para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran divertimentos, en horas cercanas a la de irse a dormir. Me alegro te haya gustado, Alfred es el mejor bailarín que se pueda imaginar

      Un abrazo y la gratitud de ambos. Juan L.

      Eliminar
  4. Bonito trabajo con ese punto de humor.
    Un abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado, el punto de humor, de absurdo, siempre es un punto a favor, sobre todo, si se está jugando.

      Un abrazo y gracias de parte de ambos

      Eliminar
  5. Qué bueno! Me ha parecido muy original y divertido, y, como siempre, encadenado de maravilla.
    Y cómo he sentido lo del catarro! Acabo de pasar una amigdalitis, ufss… 😪

    Un placer, y felicidades a ambos.

    Abrazos y feliz día 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era Alfred el que estaba resfriado, según supe luego, y fuimos metiendo paces por lado y resfriado por otro, pero nos lo pasmaos bien, jugando.

      Que te hayas mejorado del todo. Un abrazo y gracias de parte de Alfred y mía

      Eliminar
  6. os ha quedado genial. estas épocas de temperaturas indefinidas son muy propicias para coger todo tipo de catarros. aunque yo gracias a eso conocí a mi actual médica de cabecera, que es muy especial.
    tengo un recopilatorio de la cantante brasileña astrud gilberto en el que viene la famosa 'garota de ipanema'. supongo que ha tenido muchas versiones.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la versión de Lisa Ono es muy buena, pero hay muchas otras interesantes. Los refriados son banales, ya lo sabemos, pero si sirven para conocer al médico de cabecera y ese profesional es interesante, pues mucho mejor, porque eso de gastar kleenex y nada más es un perder el tiempo para poca cosa. :-)

      Un abrazo y feliz tarde dominical

      Eliminar
  7. Hola Albada,
    Que encantador y ternura te texto as escrito, muy original con esas lindas pinceladas de humor y catarro.
    Abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eran ratos de divertimento y poco más, pero, y a pesar de un resfriado, nos divertíamos.

      Me alegro te haya gustado. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  8. Catarros que cambian el curso de la historia, con música y termómetro para el director.
    :)))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una orquesta de tiburones y ositos, siguiendo la batuta-termómetro de una chica de Ipanema, quien estornudando, cambiaba el ritmo de la Cantata BWV198. :-)

      Un beso, Alfred, estoy encontrando encadenados de haikús, vamos, que por jugar, que no fuera. Buena noche

      Eliminar
  9. Una creativa improvisación, plena de libertad para crear esta historia.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre libres y con las musas que teníamos en ese momento. ;-)

      Un abrazo y feliz semana, Dulce

      Eliminar
  10. Jajaja, os retroalimentáis muy bien, lo hacéis genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La complicidad, que con el tiempo y el conocimiento del otro, estaba casi garantizada. :-)

      Un beso

      Eliminar
  11. Me ha encantado, y con ese toque de humor, sois geniales chic@s.

    Mis felicitaciones.

    Mil besitos que os lleguen y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues han llegado, sanos y salvos. Ahora le pasaré tus besitos a Alfred :-)

      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  12. 🙂 que bien os sale esto!!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Íbamos tomando el ritmo, según el otro, y con esa libertad hacia el compañero, íbamos hilando.

      Un abrazo y gracias, de parte de ambos

      Eliminar
  13. ¡Qué delirio!, jajajaja
    A veces me pregunto cómo surgen estos juegos de palabras e imagino variables muy divertidas.

    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que Alfred estaba resfriado y me lo había dicho, mientras yo miraba un restaurante bajo el mar. cada uno en su casa y con sus cosas, acabamos hilando delirios.

      Un abrazo y feliz lunes

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.