miércoles, 20 de marzo de 2019

Juegos prohibidos

Tomado de Google

Cuando Eva le invitó a jugar juegos prohibidos, sin más reglas que las del deseo, voló con ella hasta los límites de la noche. Cruzaron juntos, tomados de la mano, la valla de las pasiones, hacia territorios ignotos y misteriosos. Al despuntar el día, él tropezó con la llamada de su mujer, por desearle buenos días, junto a la voz de trapo de su hijo Raúl. El día del padre lo había pasado fuera de Madrid, con las excusas profesionales de rigor. El invierno le había regalado el gozo y la inquietud de una pasión apenas buscada. 

Una vez franqueada esa barrera de la realidad, y a trompicones, caminando sobre el filo de la navaja y en la frontera entre el delirio y la realidad, entendió que no había manera posible de obviar el miedo a perder. Se hizo consciente de la imposibilidad de compaginar ambas vidas. Asumió la caída como una forma más de seguir avanzando, aunque fuera hacia el fondo de un abismo pegajoso y absurdo. 

Con un beso de alquitrán intentó pedir perdón  Pidió disculpas a la última Luna de invierno, como si su débil fulgor fuera capaz de ayudar a deshacer los mil nudos que se habían entretejido entre la sombra de Eva y su aliento. Eva sintió que se desprendía de su presencia, que se desentendía de toda responsabilidad en esa historia de amor y fuego, con la misma facilidad con la que se había quitado el abrigo durante tantas noches de locura invernal.

Dolida y enfadada, con la mano en el picaporte que cerraría esa puerta, Eva le miró a los ojos
- Me estás pidiendo que dé por roto el hilo que  hilvana mi sombra a tu aliento, y tu aliento al mío. ¿Lo has roto tú por tu parte?
- Ójala pudiera decirte que sí.

Antes de tomar el AVE le vieron pasear por la playa. Elevó las solapas de su abrigo una vez más, pero  Barcelona, en su primer día de primavera, era el lugar más frío y desolado de la tierra

34 comentarios:

  1. La "otra", esa que tan mala prensa tiene, aunque también pueda enamorarse. Su sombra se ha ido diluyendo en esa arena de la playa barcelonesa, donde los pasos son la fría realidad de un amor que pudo haber sido y no fué.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La otra, que creyó que era posible, aunque improbable. No sé si se ha dado bastante antes, porque imagino que ahora no tendría sentido, con el divorcio. Lo malo es que este hombre, parece que se llegó a enamorar, por la razón que fuera, y se encuentra perdido, en las arenas de la playa.

      Un abrazo y feliz miércoles, Juan L.

      Eliminar
  2. Al final "la otra" se queda con un "ojalá pudiera decirte que sí", que pretende ser considerado pero resulta absolutamente egoísta. El hijo parece decisivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho está dejando la puerta abierta a segundas oportunidades, y tal vez la ama, pero claro, tal vez hubiera pensado antes en su realidad familiar,

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Al final lallamada del hijo le impide iniciar el viaje la locura de un amor que promete ser "Fou"
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin esa vocecilla, tal vez hubiera resbalado por el tobogçan de la locura, sin poder dar marcha atrás.

      Tal vez un dia te cuente en qué me he basado para este post. Un beso

      Eliminar
  4. Todo juego tiene su costo finalmente, relatas con un tono muy poético y creo te faltó la palabra "día" de primavera al final.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una relación poética de hecho, tal vez de las mejoras locuras de amor que he conocido, pero era imposible. La pasión de disfrazó de trampas para no perder la razón. Gracias, he rectificado, faltaba el día, por supuesto

      Un abrazo, Dulce y por una tarde pasional

      Eliminar
  5. los juegos, mejor para cuando ambas partes están libres como el viento. si te casas y tienes hijos, pues actúa en consecuencia o haberlo pensado mejor. otros nos quejamos de estar solteros y sin descendencia.
    con todas estas movidas, luego su hijo raúl estará desmotivado para estudiar, pero le echarán la culpa a su profesor particular.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo del niño no se puede saber, tal vez siguió en un afamilia sin amor pero funcional y acabó el número uno de la Selectividad :-)

      No se puede jugar si no se es libre, porque alguien saldrá dañado, herido, muerto de amor tal vez.

      Eliminar
  6. La historia eterna contada por ti, me parece más tierna y menos cruel.
    Eva no me da ninguna pena.
    Amores prohibidos nunca permitidos.
    Besos.💙💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad superó ala ficción, pero, hasta donde sé, fue muy poética. Ella sçi era libre, pero él no, y no escondía su condición. Ella tiró mucho, demasiado, y él no pudo seguirle, a pesar de estar enamorado como un colegial. En su caso es que eso del primer amor no había llegado a su vida hasta ese momento.

      Hay juegos a los que no podemos apuntarnos. Un abrazo

      Eliminar

  7. Elegir siempre implica perder algo, y también es la prueba de nuestra libertad. No ejercerla, no hacernos cargo de ella, puede implicar la pérdida de todo.
    Eso desde lo racional. El final me dejó un sabor a desgarro del alma que dolió.
    Barcelona parece un buen lugar para vivir una ilusión.

    Muy bueno el relato

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay lastres que impiden volar, aunque se encuentre el mejor compañero de juego. No sé si ella consiguió olvidarle, pero él no la olvidó jamás. Estoy segura que jamás se permitirá volver a amar, y quedó desgarrado, muerto, casi literalmente, de amor. hay vidas que tienen esos sinsabores y esos gozos, cara y cruz del amor y la razón.

      Un abrazo y feliz tarde, Alis, por los amores sin pecado

      Eliminar
  8. Es una bonita metáfora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lamento que la lectura sea algo así como No puedes jugar, pero es la realidad. No se pueden crear expectativas que en el fondo ya sabes que no podrás cumplir. Aquí la pena es que era una historia rotunda de amor. tarde, mal, a contra corriente...pero de amor.

      Un abrazo y feliz tarde, rafael. Por lso amores valientes, por las personas sinceras, por la locura de amar

      Eliminar
  9. Qué bonito tu relato, a veces el corazón no entiende de razones, aunque el que juega con fuego termina quemándose.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón puede mandar mucho, A pesar de que la razón nos diga que algo no puede ser, él nos lleva en otra dirección. No obstante hay juegos que ocmo dices, por tentadores que sean, es mejor dejar de lado.

      UN beso, dulce María y feliz jueves

      Eliminar
  10. Es que cuando hace frío en el corazón... no hay abrigo para eso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESe frío no hay quien lo consiga calentar con abrigos y mants, qué verdad

      Un beso

      Eliminar
  11. Con un beso de alquitrán intentó pedir perdón.
    Que bonito esto. (puede que lo use para mi vida personal).
    :) besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecía la manera de dotar a ese beso final de una densidad y amargura. La vida a veces tiene bromas crueles.

      Un abrazo y gracias por tu lectura. Feliz jueves

      Eliminar
  12. Cuando el amor se cruza, o es deseo, o novedad, dificil de catalogar pero imposible de frenar, puede que si decimos que si el encantamiento pierde fuerza. Desde tu mirada se ve diferente a como siempre nos lo han contado. Abrazos (ayer en mi blog se hablo mucho de ti ya que publique tus versos blancos y enamoraron)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cuando se pones en la piel de los protagonistas, en este caso nada fácil, te das cuanta que desde fuera las cosas se ven muy lógicas, pero dentro no lo son.

      Lo acabo de ver. Muchas gracias, Ester. Sobre la blancura, no hay voz que sobre. Por un jueves de colores, primaveral, alegre y juguetón.

      Eliminar
  13. El egoísmo de él es absoluto , como suele ocurrir los juegos del deseo al final solo son eso..cuando pasa ese fervor viene la realidad y su realidad era su mujer e hijo ..
    Un buen texto .
    Abrazos y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son ciénagas donde puedes caer en arenas movedizas y perderte, y perderles. LO mejor es no entrar en el juego, porque puedes quemarte, sin duda

      Un abrazo y feliz jueves, Campirela

      Eliminar
  14. ¿Qué amor es el de verdad?
    Qué buen relato, Albada.
    Te felicito, besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de verdad, inamovible y rotundo puede ajarse, deslucirse, diluirse, así que no se sabe cuál es de verdad para ese hombre. No obstante, si aceptas jugar a un juego de amor, es porque el que aún tienes no está sano, creo

      Un abrazo y feliz jueves, con amores reales, si es posible

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Dilemas desgarradores, por otro lado.

      Un beso y feliz jueves

      Eliminar
  16. Pudo ser y no fue. Si esa voz no hubiese escuchado, tal vez, solo tal vez otra seria la historia......Saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hijos tiran mucho, y es lógico que sea así. Hipotecar tu relación con ese ser es tan duro, que se renuncia a a veces a la mejor historia de amor por conservar al hijo cerca. No sé si ese es otro error. Seguramente lo es.

      Un abrazo y feliz jueves, Sandra

      Eliminar
  17. Con permiso,introduzco esta frase:
    Hay que ser infiel, pero nunca desleal. – Gabriel García Márquez

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser el matiz diferenciador entre desleal, más grave, y simple infidelidad, que puede ser un asunto nimio, sí señor.

      Un abrazo, desde este lado del mar, Guillermo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.