viernes, 29 de marzo de 2019

Sueño en el museo

Tomado de Internet

las dos Giocondas


Ahora, recuperada la lozanía del primer lienzo, las dos Giocondas luchaban por su espacio. La joven, recién expuesta, le decía a la  mayor:
- ¿No estás cansada de sonreír en el Louvre? ¿por qué no nos retiramos  al Prado?.
La mayor contestó
- ¿Al Prado? quía, yo prefiero el mar.

Para no ceder entre París y Madrid, el consejero de El Prado propuso que ambas imágenes fueran expuestas en L´Hermitage durante tres meses. La joven, en la nueva ubicación,  se quejaba de la inmensidad nocturna del museo, y la mayor de las corrientes de aire del pasillo. Para colmo, apagaban por la noche el transformador de la luz de emergencia, porque los flases de los japoneses calentaban sobremanera los cristales que las protegían. A las dos semanas,  ambas estaban hasta el gorro de miradas, de flashes, de gente y de estar tan quietecitas.

Querían poder ver otras dependencias, otras paredes, a otras personas, así que decidieron escapar al sótano de los restauradores. Pasaron por las salas de Egipto. Se detuvieron ante lo ignoto, jamás habían oído hablar de tales maravillas,  y envidiaron el estado de conservación de algunas momias, así que, siguiendo con la idea de visitar a sus restauradores, prestas, siguieron su paseo, con el mármol fresco en sus pies desnudos y la esperanza de encontrar alguna momia o lienzo por reparar ellas mismas.  Era medianoche, y llevaban siglos sin coger un pincel, ni una aguja, ni nada de nada, sólo sonriendo a un tal da Vinci, un pintor muy bueno, pero aburrido, y a su pupilo . Querían buscar a la Venus de otro florentino, por compartir experiencias.

Los ropajes les pesaban en exceso, así que se quedaron en enaguas, llegando donde los restauradores tenían. en sus anaqueles. filas inmensas de pigmentos, pinceles, lupas e hilos de diversos materiales.

En el suelo se apilaban bastidores sin lienzos, y rollos de telas pintadas escondían las maravillas que había que restaurar. Entre los restauradores estaba Cinzia Pasquali, quien ganó el concurso internacional para la restauración de una pieza prestada por la Galeria, Uffizi y que se había deteriorado.

De pronto un profundo perfume inundó la sala y advirtieron que una sombra se acercaba entre aroma de incienso y pachulí. Ambas se escondieron tras un Adonis sin manos, y ante su asombro, apareció en la dintel de la puerta, muy cansado, el David de Miguel Ángel, quien había hecho el camino a pie, desde Florencia.

- Un poco cabezón- dijo la joven. La mayor no la oía, aunque también pensaba en proporciones, y su mirada estaba fija en otra zona.

Se dirigieron a la zona de trabajo de Cinzia y describieron la Venus de Botticelli, como una pelirroja un poco descocada, algo entrada en carnes y con cabello del todo imposible de dominar. Ellas tenían bien presente la postura forzada que tuvieron que mantener como modelos de Leonardo y no pudieron evitar una cierta envidia. Le sugirieron reparar un poco por aquí y otro por allá, un tinte, un buen maquillaje, en fin, mejorar el aspecto. Mientras la mayor orientaba los cambios, David seducía a la joven, quien llevaba demasiado tiempo sin un hombre de piedra cerca. Y entre bromas y veras, se animaron a hacer tonterías por los rincones, ante la mayor, quien les acabó dejando en paz, porque ella también había sido más joven.

El vigilante diurno, al llegar al pasillo de las Giocondas sufrió un desmayo. Los cristales y los bastidores estaban en el suelo pero sin lienzos. Pulsó la alarma. Se congregaron otros vigilantes armados, se cerraron las puertas y con la policía, inspeccionando el sótano, exclamaron en aleluyas nerviosas al ver los dos cuadros y un David en un rincón.

48 comentarios:

  1. Muy bueno. A fin de cuentas las obras de arte se merecen poder campar a sus anchas y disfrutar hasta la eternidad de alguna que otra escapada nocturna. Nosostros, en cambio, tenemos que contentarnos con decir aquello de "a vivir que son dos días"
    Me ha encantado tu imaginación y originalidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "discóbolo" ni te digo lo que piensa de su postura por toda la eternidad. Nosotros tenemos el privilegio de ver estáticos a esos seres que inspiraron obras que inspiran vida.

      Me alegra te gustase. Un abrazo Josep Mº

      Eliminar
  2. Un paseo nocturno de lo más merecido. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merecido, qué horror tantos siglos ahí sonriendo con una mirada que no entendemos. Pero ahora, con el paseo, se entiende mejor, creo :-)

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  3. El Prado, El Louvre, La galería Uffizi, un paseo por obras de arte reconocidas con un final muy literario y erotico.
    Y una imaginación, que ya has demostrado en otras entradas.
    ¿Para cuando algo más largo y definitivo?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo al Discóbolo muy disgustado, la verdad, porque su posado fue largo y anda con agujetas, esperando que una Gioconda, no importa cuál, le haga disfrutar de travesuras en cualquier rincón de un museo cualquiera. Tiene preferencias, sin embargo, pero ya veremos si le dejo salir en otro post. :-)

      Hay que levantar las alfombras de los museos. No sé si sabría, pero tengo a Groucho Marx, mi marxista preferid, llamando a mi puerta hace semanas. Un abrazo grande y feliz finde

      Eliminar
  4. Magnífico relato. Inspirador.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te digo, tengo cola de esculturas para jugar :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Yo todavía dudo que esté sonriendo, la verdad.
    Y bueno, todos nos merecemos un libre albedrío de tanto en tanto, ¿no crees? Aunque pesen las vestiduras.
    Un beso enorme y buen finde :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos nos merecemos poder jugar y hacer travesuras. Es verdad. Esas obras de arte, ahí, tan quietas me dan como penita

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  6. sería divertido imaginar que en los museos, por la noche, cobran vida los personajes de los cuadros. y cuando encienden las luces por la mañana, todos vuelven a sus puestos. puede haber hasta historias de amor pictóricas. a la gioconda, novios no le faltarían...
    abraazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho he suprimido muchas imágenes que iba teniendo al escribir. Con los museos me pasa como con las mercancías de los supermercados, mes es fácil imaginar aventuras nocturnas, sin el foco de las personas sobre ellas :-)

      Un abrazo y feliz fin de semana, con arte, si es posible

      Eliminar
  7. Bien hecho. Una bonita escapada más que merecida.
    Muy buen y original relato, querida amiga.

    Abrazo grande, y feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escapada nocturna merecida, ya lo creo, pobretas ellas tan quietas.

      Gracias, Ginebra. Un abrazo grande y por un finde sensacional

      Eliminar
  8. Alarde de imaginación y sentido del humor. Supongo que tendrás cola. Ojalá la aproveches, para nuestro deleite.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginaba muchas aventuras con más protagonistas, bodegones incluídos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Un relato muy original. De mano de tus letras me he imaginado ese paseo bien bien merecido.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un posible paseo. El Louvre tiene tantas obras que da para imaginar muchas aventuras

      Un abrazo grande, y buen finde

      Eliminar
  10. Del arte también se puede escribir, (y bien), como en tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, del arte y de las grandes obras, se puede y se debe escribir.

      Un abrazo y por un finde cargado de arte, Rafael.

      Eliminar
  11. Jajajjaaa, un poco cabezón eh, jajajjajaajajaja

    Gracias por tu imaginación y tu excelente humor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las proporciones, si le miras las manos a ese David, no sé yo..

      Gracias por tu lectura, Toro. Un beso y feliz finde

      Eliminar
  12. Hay que poner humor como ponemos sal a diario, la vida es como un fogón, según eches así saldrá de bueno o menos bueno, mira que me gusta la gioconda.
    Feliz fin de semana.
    Un beso Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la sal de ia vida, el sentido del humor, a mí no me cabe duda.

      Un abrazo y por un sábado bonito y reparador

      Eliminar
  13. Muy bueno y una gran imaginación, me ha gustado :))
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. No es más que un divertimento, pero mira, sonreía al escribir.

      Un abrazo y feliz fin de semana, Carmela

      Eliminar
  14. Jajajajaja, qué bueno tu relato!!

    Menudas fiestas deben armarse en los museos cuando se apagan las luces...

    La Vénus de Botticelli ¿entrada en carnes? No sé si las Giocondas saldrían victoriosas de sus propios juicios si se quitasen la ropa. (Sí, lo digo de picada, soy más del criterio estético de Rubens).

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eran ganas de cotillear de las pobres Giocondas, aburridas ellas.

      Me alegro que te haya gustado, Alis. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  15. No sé cuando fue, pero no debe hacer mucho publique sobre las dos Gioconda otra vez sobre cuadros famosos saliendo de marcha y es que la pintura da para mucho, lo mío solo fue un conato de entradas comparadas con la tuya, Has extendido la cultura con maestría y la has hecho cercana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES un tema apasionante. En este caso ponía el link, de hace años, y que me daba la opción de jugar con la posibilidad de que estuvieran juntas.

      Un abrazo, y sí, el arte pictórico es todo un universo posible. Felzi finde

      Eliminar
  16. Tenía la sensibilidad para admirar y todo ello le condujo a buscar aquella sonrisa que ningún pintor pudo expresar. Estaba perdido donde encontrarla. Se pasaba miles de horas buscando un su interior la sonrisa de Mona lisa porque sin duda, acertaba con las pinceladas de su corazón y la busqueda de aquel enigma...Ella vivía sin duda mezclada entre la colmena de gentes que pueblan las aceras.

    A cada labio, una expresión sin acierto. A veces se cansaba enormemente por encontrarla pero aquello se convirtió en un hobby pues sabría que llegado el momento, aquella respuesta tantas veces buscada, sería tan real como la Mona lisa.

    Lo sábados eran visita exclusiva al museo. El guarda ya lo conocía y le permitía licencias que para un visitante eran motivo de expulsión...aquella sonrisa existía en realidad; se decía una y otra vez embargado en su mente a cada detalle; a cada certeza que le daba la Gioconda...

    Ya se hacía viejo y con canas; casi rendido a la espera. Auqella tarde salía pronto del museo y había cola para entrar antes de que cerraran.

    Pero en la cola había una mujer; una mujer que le acertó con un brinco en el corazón y supo que era ella sin duda alguna. El sabía que aquella sonrisa duraría sólo un instante y que él mismo era el testigo de una Gioconda viviente. No había error. Era ella. Se acercó a la cola de visitantes atropelladaente para tocarla; para guardar el tacto de lo eterno pero ella gritó como una loca cuando una mano la tomaron de sus pechos y la otra quiso rozarle los labios. El gritaba enloquecido: ¡¡La encontré, La encontré!! porque aquel enigma de su corazón ya no era enigma sino la razón a tanta búsqueda a aquellos años perdidos...


    Cuantas veces perdemos la cabeza cuando el sentimiento puede con la razón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu historia. Enamorarse de la sonrisa de la Monalisa al extremo de buscarla en la faz de otra mujer para hacerla suya.

      Me ha encantado ese acercamiento, torpe y lunático del tipo, muy cómico. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  17. Muy creativo relato y artístico sin duda, podrían contarnos el secreto de esa sonrisa.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente el discípulo copiaba hasta las correcciones de Leonardo, así que, si de verdad hablaran entre ellas, podríamos saber qué esconde esa sonrisa, y tal sería algo banal. La sonrisa de quien sabe que Leonardo se abrochaba mal el traje y dejaba ver una lorza, por ejemplo :-). Prosaica razón donde las haya

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  18. Una noche en el museo, que divertido para las Giocondas, sin duda que la pasaron de maravilla....me encanto el relato.....saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una noche en la que algunas piezas cobran vida. Puestos a imaginar, todo era posible, por supuesto.

      Me alegro te gustase. Un abrazo y feliz finde, Sandra

      Eliminar
  19. Ah, las Giocondas, siempre tan curiosas y revoltosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellas, tan revoltosas, ya lo creo, tan calladas y quietas, con su vida interior que no llama la atención.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  20. Cualquiera se fía de las obras de arte cuando les da por juntarse a dos o mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se juntan, las obras de arte son inquietas y se hacen cómplices, para nuestro disfrute casi siempre

      Un abrazo y por una tarde bonita

      Eliminar
  21. Noche de fiesta, noche de parrandeo. 🙂 Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo. Los pobres llevaban siglos sin moverse. Aprovecharon la ocasión :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Hay que ver lo que hace el arte jajajaj ..me gusto la manera que has tenido de relatar un episodio que de ser cierto es lo más ..Muy bueno .
    Feliz noche de sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No sabemos qué pasa en los museos cuando están cerrados. Imagina la de opciones que podemos imaginar si presuponemos la capacidad de estar vivos a esos retratos y esculturas. Sería l amonda

      Un abrazo y feliz domingo, Campirela

      Eliminar
  23. Jajaja muy bueno, me han parecido de lo más graciosas estas Giocondas y sobre todo el humor del relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobretas, cansadas de estarse quietas ahí posando. Cuando coinciden, no pueden evitar hacer algo juntas :-)

      Un abrazo, Conxita, feliz lunes

      Eliminar
  24. Entrada con mucho arte.
    ¡Feliz Abril!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha sgracias, Manuel.

      Por un abril cargadito de arte, ya que de política estará lleno, sin duda. :-)

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.