lunes, 22 de abril de 2019

Cambios, grandes o pequeños


Se sentaron y pidieron los dos combinados de siempre. Bebieron en silencio, mirándose. Al terminar sus copas, como de costumbre, empezaron a hablar casi en susurros. Aunque todo parecía igual, aquella noche, había algo intangible pero diferente. Elena se había puesto un sujetador con relleno y su cruce de piernas en el taburete era un poco más provocador que otras veces. Cansada de comentar las películas , siendo la quinta vez que se encontraban, había llegado a introducir leves cambios en su rutina, para ver si por fin cambiaba algo, y dejaba de ser lo de siempre. 

Luis parecía no darse cuenta, y seguía mirándola, tan neutro como las otras veces, colando palabras vacías, que ahora ya era evidente que no bastaban. Si cuando la conoció le atrajo tanto, no acababa de entender por qué estaba yendo tan despacio. Su estrategia de conquista era la consabida, penetrar en su corazón a través de las palabras, pero esta vez, sus palabras sonaban, pero no traspasaban el muro que, no sabía muy bien por qué,  crecía poco a poco entre ellos. Había llegado el momento de decidirse. O bien seguía con la llama encendida, que ella mantenía, o daba por terminada la conquista con una excusa. En ese instante Elena miró la lámpara de lágrimas del Dry Martini y su pelo negro reflejó un maremoto de promesas. En ese momento Luis lo supo: Una extraña intuición le avisó de que o espabilaba, o la perdería. 

Tras tragar toda la saliva que pudo, se acercó más a Elena y acercó sus labios a los suyos, que no opusieron resistencia. Luis era el tipo serio que ella estaba esperando desde su primer novio de la facultad, y con sus ojos verdes en la tez morena le había encandilado. Quería perderse en ellos.  Él, con su continuo deambular por el lado correcto del sendero, había  encontrado la certeza de saber quién era, en la mirada dulce de esa mujer, quien tenía fe por los dos. Luis la tomó del hombro y salieron al frío de la noche, para iniciar su singular huida del hielo, por un particular camino hacia ningún lugar y hacia todos los lugares que en la imaginación puedan caber a un tiempo.

Derribaron los muros hechos de dudas y desencuentros, y dejaron que aquella noche se formase un oasis privado, con un beso. Ambos se encargaron de impedir que nada ni nadie pudiera resquebrajar jamás su particularidad.


47 comentarios:

  1. Vienen a los recuerdos momentos parecidos antes de cruzar ese paso y derribar unos muros similares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos primeros encuentros en los que no está claro hacia dónde van las relaciones

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  2. el lenguaje corporal es fundamental en esas situaciones. el cruce de piernas que mencionas es un buen ejemplo.
    hay estrategias de conquista más rápidas o más lentas. si estás muy enamorada, las del segundo tipo te pueden causar un poco de impaciencia, pero todo llega a su debido tiempo.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lenguaje corporal yo creo que es la clave para saber qué siente el otro o hasta dónde se quiere llegar.

      La sprisas no son buenas, casi nunca. Un abrazo, Chema

      Eliminar
  3. Tantas veces solo basta atreverse sin temores para encontrar lo que queremos.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudad, la naturalidad y la espontaneidad deberían ser bastante, sin estrategias previas

      Un abrazo y feliz día, Dulce

      Eliminar
  4. Muy buena descripción de esos momentos de duda y deseo que se sienten cuando el amor llama a tu puerta.
    Hace muchiiiisimos años, pero tu entrada me ha hecho recordar haber vivido ese momento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo, interesante y estresante a la vez. Por excederse, o por no llegar. Suele ser así.

      Me alegro te haya recordado esas mariposas extrañas. Un abrazo y feliz jueves

      Eliminar
  5. Las dudas nos han dejado sin historia alguna vez, me gusta la provocación de ella que toma la iniciativa. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que acaba siendo la mujer quien elige, aunque suele ser el hombre quien sale de caza. Bueno, eso ha cambiado mucho. Sin embargo no cambia que el lenguaje de los gestos orienta mucho.

      Un abrazo y feliz jueves, sin dudas

      Eliminar
  6. Que mal se pasa cuando estamos con esas dudas e incertidumbre de saber si de verdad esa relación tiene futuro o es simplemente una amistad sin rumbo ..
    Me gusto mucho el planteamiento , a veces hay que provocar la situación y ver que de verdad hay en todo ello.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La amistad es de hecho un tesoro, posible entre hombre y mujer, y de ello estoy cada vez más convencida, pero el tiempo de dudas es extraño.

      Un abrazo grande y feliz día, Campirela

      Eliminar
  7. Elena "la timadora", eh... jajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no sé si Elena quiere timar o simplemente avanzar hacia una intimidad romántica, pero acepto :-)

      Un beso

      Eliminar
  8. Siempre llega ese momento de la decisión... y el resultado salta a la vista.
    Me ha encantado leerte, bonita.

    Mil besitos que te lleguen y feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaba por quedar claro, eso seguro, para bien o para mal, para retirarse o avanzar.

      Un abrazo grande y por un jueves feliz y sin dudas

      Eliminar
  9. Qué bueno que derribaran los muros de las dudas.

    Me ha encantado tu manera de narrarlo y la imagen me encanta.

    Besos enormes y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los muros de las dudas se van erigiendo y a veces ni se sabe cómo o por qué, pero mejor derribarlos, siempre

      Un abrazote y por un día de certezas, dulce María

      Eliminar
  10. Era el momento justo. Que bonita historia, me encanto, Saludos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ni antes ni después, ser certero a la paarq ue Cupido :-)

      Un abrazo, Sandra y por un día bonito

      Eliminar
  11. Una relación que parece anclada en las dudas por un lado y en la esperanza por otro. La indecisión en un momento crucial pueda dar al traste con un futuro prometedor. Afortunadamente Luis acabó por tomar la iniciativa. Desde ese instante, el relato, hasta entonces en clave de suspense, se transforma en poesía. Muy bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La indecisión a veces hace que se dejen pasar trenes cuya meta tal vez era la mejor. Luego, tomada la decisión, puede haber errado o acertado, pero al menos sabe que lo intentó

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Resumiendo:
    Bebieron en silencio ante el muro infranqueable.
    El chico tragó saliva y la chica aceptó el beso en el frío de la noche.
    El muro cayó y llegaron a un oasis privado.
    Saludos desde Alcalá de Henares, cuna de Cervantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un resumen perfecto. Alcalá de henares me vio en Semana santa de hace un año. No recordaba bien tantas cigüeñas, ni esa bella y antigua Universidad, ni la calle de los judíos. Disfruté una barbaridad

      Un abrazo y feliz tarde, con primavera en la voz

      Eliminar
    2. El verano pasado pasé por Reus donde participé en los Campeonatos de España Máster de natación.
      Dejo entrada en mi blog deportivo de aquellos campeonatos.
      https://diariodeentrenador.blogspot.com/2018/07/nadando-en-reus.html

      Eliminar
    3. Pues ya sabes, si vuelves, que aquí tienes una amiga, Manuel. Tu blog deportivo me pareció muy logrado, sin bobadas. Enhorabuena por tus logros.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Lo que hace un oportuno buen cruce de piernas ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hace el lenguaje corporal, es verdad. Incluido el cruce de piernas de infarto. Y perdona, recordé Instinto básico :-)

      Un beso, Alfred

      Eliminar
    2. Ese ya es de antología :))))
      Un beso.

      Eliminar
  14. Uno de los dos tiene que dar el paso cuando algo o alguien nos interesa, muchas veces por timidez y otras por cobardía dejamos escapar corazones que merecen la pena.
    Muy bien descrita la historia con final feliz.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre uno de los dos ha de dar el paso, si no, el tema queda en un remanso impreciso. LO que va cambiando es que sea uno u otro, antes sólo podía ser el chico

      Gracias y por un día feliz. Un abrazo

      Eliminar
  15. Qué bien has narrado ese instante de sentimientos y pensamientos cruzados. A veces es difícil romper esos muros, pero, cuando son derribados, todo fluye, todo brota como maravilloso preámbulo de lo que está por llegar…

    Me ha encantado leerte en esta madrugada, querida amiga. Un verdadero placer.
    Un abrazo enorme 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que te haya gustado, porque el tema es aparentemente muy banal.

      Un abrazo, dulce Ginebra, y por un día sin dudas, cuajado de bellas certezas

      Eliminar
  16. Esos muros... ese oasis...
    Encantadora historia, Albada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alego te gustase. El oasis así concebido, se traslada a cualquier lugar y no pesa. Tampoco ata.

      Gracias. Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  17. Nada tan difícil como una conquista mutua. Solo basta mirarse a los ojos y descubrir su singular brillo. Lo demás es lo mejor...

    Saludos y abrazos desde siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué baile de miradas, de gestos, de posturas...qué sinfonía de sonrisas y guiños a los común. No recordamos lo bonito e incierto que es

      Un abrazo grande, desde este lado del mar

      Eliminar
  18. Postdata:
    por seguir con los consabidos problemas blogueros, ahotra estoy en:

    microbrevedades.blogspot.com

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para allá voy, Guillermo, porque comentaba tus posts y parecía que se volatibizaban :-)

      Un abrazo, otro, que nunca pesan, ni sobran

      Eliminar
  19. Gracias mi linda amiga por estar siempre por mi rincón de tristezas. Saludos y abrazo desde lejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus poemas, fechados algunos hace bastantes años, tienen un deje de tristeza, de desamor y a la vez de necesidad de sentir. Destilan humanidad, como rocío en la mañana

      Una abrazo y feliz tarde de viernes. Por un fin de semana gozoso y soleado, también en el corazón

      Eliminar
  20. Me gusta la manera en como escribes, creo que ya te lo había dicho... por que haces que me traslade a la historia de una manera muy particular... te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí es un retrato de una indecisión que se decide :-), pero me alegra que te haya gustado. Es un estilo tan propio, porque en verdad es como hablo. Gracias

      Un abrazo y de nuevo gracias, Susy. Feliz finde

      Eliminar
  21. Menos mal que se atrevieron porque grandes historias se han perdido por no atreverse.
    Me alegra que tuviera un final feliz para ambos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no siempre ocurre que se acierte en tomar las decisiones.

      Un abrazo y feliz noche, sin duda alguna

      Eliminar
  22. Los miedos, que se disfrazan de dudas, nos dificultan ver las señales. No hay nada como seguir el instinto, sabio, porque las oportunidades como llegan se van. Hay que tomarlas al vuelo.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las inseguridades, qué guerra dan. Hay oportunidades que pasan una vez, y no hay que dejar pasar el tren, que tal vez no vuelva.

      Un abrazo grande y feliz martes, Alis

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.