viernes, 5 de abril de 2019

Mi ceguera

Imagen de Aguirrefotox

Mi historia no es interesante. En el barrio donde vivo todos creen que soy ciego. Ha ido pasando el tiempo y no he conseguido convencer a la gente de que no es así, se empeñan en ayudarme, a pesar de que no necesito ayuda.

Esa disposición me molesta, sobre todo cuando quiero cruzar la calle, y me pone nervioso. Me agarran por el codo y pretenden acompañarme en mi trayectoria. Llevo el bastón blanco, es verdad, pero eso no presupone que sea ciego. Han llegado a poner monedas en mi vaso de un café con leche de cartón del Mcdonals, sí, como lo oyen, bueno, si no tiene problemas de audición.  Una tontería, pero que me ofendió. Un día me había sentado en un banco, con el vaso vacío a un lado y al otro mi bastçon. Cuando escuché el tintineo me apresuré a quejarme. "Señor, perdone, pero no soy ciego, ni necesito limosna", le dije. La voz de un hombre joven me sorprendió. " Venga, no tenga tanto orgullo, y acepte la ayuda, cacho maleducado", respondió. Me levanté y me fui, por supuesto

Ahora el tema se ha agravado un poco. Para evitar que me consideren loco, o maleducado, fui a la asociación de vecinos y pedí a los presentes que me enseñaran algún objeto, de uno en uno, con el objetivo de que comprendieran que yo podía ver lo que ponían ante mí.


Por supuesto, yo  iba nombrando. Un  lápiz, un periódico, una  tarjeta de autobús. Mi sorpresa fue que los presentes, no más de unos doce vecinos, comenzaron con unos oh,  y unos ah, cada vez que decía el objeto. De hecho redoblaron las muestras de cariño hacia mí, y la admiración hacia mi persona. No aceptaban mi verdad y empecé a ser considerado ciego, y además, clarividente. No se me ocurren más estrategias para demostrar que puedo ver. Tan sólo un chaval cree en mí, y cada tarde me acompaña a ver el atardecer, en un banco de la playa. Yo no consigo darme cuenta del momento mágico de la puesta de sol, pero lo reconozco, sin problemas,  a través de las yemas de mis dedos, sobre el rostro del niño.


  


52 comentarios:

  1. Que preciosidad de historia, la negación de la realidad, la clarividencia desde el corazón, la alegría de ser como todos y la felicidad de encontrar un niño comprensivo. Y dicho así estropeo tu relato, rompiendo el encanto que tiene, la ocasión de leerlo con la mirada cerrada y el alma de par en par. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contenta, sí, porque si bien es un juego o disparate, ha salido como quería. Y no siempre lo consigo.

      Un abrazo y gracias, Ester. Por un viernes, con lluvia por aquí hace un rato, bonito

      Eliminar
  2. Un brillante relato, circular y emotivo, donde la realidad y la ficción juegan con el lector, prendido en una manera brillante de expòner la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado, porque cierro un círculo, es verdad, intencionado, lógicamente.

      Un abrazo grande y feliz viernes, Juan L.

      Eliminar
  3. Es un relato que me ha provocado ternura.
    te felicito, Albada, gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, pretendía un texto con ternura final ante una negación de la ceguera

      Gracias, un abrazo y felzi tarde

      Eliminar
  4. Al final se rompe el suspense con toda la ternura que encierra.
    Un abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se rompen las expectativas, creo, o era la intención. Hay que saber mirar más allá de la mirada de la vista

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  5. Lo has relatado de una forma tan real, que casi lo he dudado. Qué hermoso saber aceptar la realidad y ver con los ojos del corazón.
    Un abrazo lluvioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aceptar la realidad o conformarse es una opción, la mejor, pero seguir soñando tal vez sea una salida

      Un abrazo y por un atarde de mirada abierta a los sentidos, a los latidos.

      Eliminar
  6. Magnifico relato, muy bien narrado y desarrollada la idea que expones, no ver no siempre supone el no sentir o percibir, como hemos hablado en mi blog en algún poema, se puede ser ciego aún pudiendo ver sin apreciar. Te felicito por el relato.

    Un beso dulce y dulce fin de semana Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha siso un ejercicio de elegir qué escenas valían la pena. Porque es verdad, tras la mirada hay un universo entero de sensaciones, sentires, pulsiones.

      Un abrazo y por una tarde mágica y especial, Dulce

      Eliminar
  7. Intrigante, sorprendente, con sentido del humor, tierno... Te ha salido redondo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias, Macondo. Me alegra te haya llegado, te haya gustado

      Un abrazo

      Eliminar
  8. WoW! Me ha encantado. Realidades, verdades, a todos nos cuesta verlas nítidas.
    Pero el corazón no se equivoca 🙂 precioso! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te gustase, la realidad, a veces nos deja con el aire en los pulmones, y hay que dejar que salga, como aquí

      Un abrazo y por una tarde bonita

      Eliminar
  9. No es ciego de corazón y eso a él le basta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Muy tierno y es que las cosas no siempre son como se ven, también se trata de sentirlas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver y sentir no es lo mismo. Hay que saber escuchar y ver con el corazón.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  11. Me gusta mucho tu manera de escribir...
    Lo disfruto *le da un sorbo a su café
    Saludos y bonito fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que un texto cortito acompañe un buen café, o un té, claro que sí.

      Por un finde, con frío aquí, bonito y plácido. Un abrazo

      Eliminar
  12. una de las fases del duelo es la negación. quedarse ciego por un accidente o lo que sea debe de ser muy duro. el que es ciego de nacimiento, quizá ni siquiera sepa lo que significa 'ver'.
    tu relato es muy bonito, especialmente el final.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La negación como mecanismo de defensa. Qué potente es el cerebro, sin duda.

      Un abrazo y feliz sábado, Chema

      Eliminar
  13. El sentido de la vista para mi es el peor de los que podemos carecer ..pero mucho peor es el que su corazón lo cierra y no lo quiere abrir ese si es ciego del todo ..una pena .
    Muy lindo y el final me gustó .
    Abrazos y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es quizá lo que más miedo me daría, me sentiría absolutamente vulnerable. Me alegra te haya gustado, Campirela.

      Un abrazo y por un sábado con la mirada abierta y el corazón vivo.

      Eliminar
  14. Wow es demasiado profundo y increíble.

    http://geeky-freeky.blogspot.com
    http://seempiternal.blogspot.com
    http://hallelujahohjesus.blogspot.com

    ERES ADMIRABLE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bea. Activa ne tus blogs, me gusta,

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  15. Impecable. De lo mejor que he leído, mi estimada Albada.
    tu relato nos demuestra que "Todos vivimos bajo el mismo cielo, pero ninguno tiene el mismo horizonte".
    Un abrazo inconmensurable desde Colombia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Guillermo, viniendo de tí, es un gran halado. Exacto, bajo un mismo cielo, qué de horizontes podemos ver, o sentir, o inventar.

      Un abrazote y feliz día

      Eliminar
  16. Magnifico relato. Un ciego positivo. Ellos pueden ver lo que nosotros no.....me encanto, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás lo que ellos ven difiere de lo que vemos nosotros, quizás lo inventan, lo construyen. Es ese sentido, la vista, que más terror me daría perder.

      Un abrazo, Sandra, y pòr un día cargado de vistas preciosas.

      Eliminar
  17. Caramba, me has dejado pasmado. ¡Qué relato más original y bien narrado! Y con su dosis justa de humor. Nunca había oído hablar de un individuo tan especial: vidente de día y ciego de noche, jeje. Desde luego, las cosas no siempre son lo que parecen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Muchas cosas no son lo que parecen, la actitud es muy importante. Me alero te hay gustado, Josep Mº, yo disfruto escribiendo. Imaginoq ue s enota :-)

      UN abrazo y por un finde espectacular

      Eliminar
  18. Más allá de la ceguera física ocular está la ceguera colectiva de la sugestión. Pasa mucho. Tiempos de toda clase de cegueras. No obstante, es un tema aterrador. ¿Aportarán más luz los niños? Eso creíamos antes. Ahora los niños están abducidos por las nuevas técnicas y las malas educaciones de los mayores. Un texto preciso el tuyo, intrigante hasta las yemas de los dedos en el rostro del niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LOs niños creo que siguen teniendo su mirada abierta y limpia, pero es verdad que los adultos, con tanto cachivache y pantalitas les estamos sin infancia. Una lástima, porque ese niño del texto, pronto se cansará, y nuestro personaje se quedará sin " ver" el atardecer

      Un abrazo y por un sábado soleado, al menos en el corazón.

      Eliminar
  19. ¡¡¡¡Muy bueno el relato!!!!

    Deberíamos hacer más caso a los ojos del corazón, aunque a veces cuesta distinguir qué vemos con los ojos y qué con el corazón.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón al final es quien gobierna con mayor claridad, la razón la hemos de tener en cuenta, pero es lo que sentimos los que nos define

      Un abrazo y por un finde sensacional

      Eliminar
  20. Hola!
    No conocía tu blog, ya tienes nueva seguidora!. Me ha encantado tu relato.
    Me quedo por aquí leyéndote
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Es un lugar muy sencillo, como ves.

      Un abrazo y por un finde bonito

      Eliminar
  21. Magnífico relato. Lleva implícito, además, hermosos mensajes. La aceptación de saberse y vivir(se). Así como ver a través de los sentidos, y de las emociones que se reflejan en la piel y en los gestos. Esa mirada que muchas veces no utilizamos y que tanto nos transmite…

    Un placer, querida amiga.

    Abrazo grande, y muy feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pretendí abordar la ceguera de un amanera diferente, y es que no valoramos lo que tenemos, hasta que lo perdemos, por supuesto. La mirada desde el corazón es muy válida, y no suele equivocarse

      Un barazo y por un finde hermoso, con sol en el corazón

      Eliminar
  22. Hola, Albada. Tu relato me ha encantado. La historia, el personaje, el tono... Te felicito.

    Seguiré leyendo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Ángeles. Por supuesto, pasa cuando quieras.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. La ternura de quien quiere ver con el corazón, es cierto

      Un abrazo Julio David

      Eliminar
  24. Tantos videntes que en realidad son ciegos de corazón y un invidente capaz de ver más allá.... un relato precioso Albada,
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos videntes que se aprovechan de los crédulos, y algún invidente que en verdad puede ver mucho más allá.

      Gracias por comentar. Un abrazo y feliz domingo, con sol, al menos en el corazón.

      Eliminar
  25. ¡Qué ternura de relato!
    No hay mayor ciego que el que no quiere ver. A tu personaje le rodean muchos "ciegos" que no quieren ver.

    Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES verdad, el verdadero ciego es quien no sabe ver con el corazón. Me alegro te haya gusta el texto, Galilea

      Un abrazo y por un martes bonito

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.