jueves, 16 de mayo de 2019

Despiste por jueves

Tomado de Internet, Sukot.com
Siguiendo una iniciativa de desgranando momentos, un despiste.

El mando a distancia funcionó perfectamente, y su utilitario cupo, con dos maniobras, en el lugar que le correspondía. Que no era el mismo que había usado la señorita de la inmobiliaria. Abrió la puerta que daba a la planta subterránea de su casa, cuya apertura no requería llave, y tomó el ascensor, hasta ponerse ante la puerta del primero primera. Laura estaba contenta, y con sus dos juegos de llaves, metió la correcta en la cerradura, pero no giraba. Luego probó la del otro juego, y entraba perfectamente, pero no giraba tampoco.

Una señora, de otro primero primera, volvía del mercado y el dolor de las rodillas le estaba matando. Sentada en la cama se aplicó una crema de esas para el dolor que huelen fuerte, y se subía los pantys cuando escuchó un sonido en su puerta. Recordó que habían dicho que había robos por la zona y se afanó en subir la cinturilla de las medias, pero el sonido insistía. No había duda, alguien estaba intentando entrar en su casa. Sofía pensó en buscar el teléfono de la guardia municipal

Laura, asombrada y molesta se percató del felpudo, tras tres intentos frustrados por entrar en su nuevo piso. Este era semicircular y el de su nuevo piso era rectangular. Qué despiste, estaba en un primero primera, pero de otro número de la calle. Ese garaje tan enorme daba a cuatro números, con sus correspondientes puertas de acceso, todas sin llave. Sigilosamente bajó hasta la calle y salió, para entrar luego en su número.

Sofía escuchaba tras la puerta, sin atreverse a mirar por la mirilla, y puso el cerrojo ese de la cadena de seguridad. Cuando se atrevió a mirar por la mirilla, el rellano estaba vacío, pero el temblor de piernas le recordó lo  vulnerable y torpe que se estaba volviendo. Se colocó la falda, y tuvo se sentarse a tomar un vaso de agua.

Laura oyó decir que la policía había estado rondando por su edificio el día anterior, pero supo enseguida que la llamada había sido por su despiste. No había habido ningún intento de robo, pero mejor no decir nada, cuanto menos a la señora del otro primero primera.

86 comentarios:

  1. Hay tanto miedo que nadie creería que fue un despiste.
    Casi me despisto yo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay miedo en la mujer que está adentro del piso, en efecto. Cosas de la edad :-)

      Un beso

      Eliminar
  2. Yo soy muy comprensivo con los despistes, porque soy muy despistado. Si a eso le unimos que no tengo sentido de la orientación —ni poco ni mucho— con más motivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, perderse, no sé si se puede perder uno como me pierdo yo. Eso sí, me pierdo por lugares de los que acabo por saber más o menos qué tan lejos llegué, que no mi destino :-)

      Un abrazo y por los despistes, señal de inteligencia, dicen

      Eliminar
  3. Esos pequeños despistes que no sabemos las repercusiones que pueden tener.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay cuyas repercusiones son enorme. Mira, un metro circular, el de Madrid, si lo tomas al revés, puedes perder un avión de la manera más tonta :-)

      Un beso

      Eliminar
  4. Yo creo que todos tenemos algo de despistados, y con los años más, y cierto es que un pequeño despiste puede acarrearnos un gran daño, físico y moral.
    Un placer leerte Albada. Mi felicitación siempre amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos despistes, como le digo a Alfred, que son sonados. Otros, como ir ala terminal del aeropuerto equivocada por haber mirado en regreso y no la ida, también pueden hacernos pasar un mal rato, pero la mayoría son banales. Lo de dejarse la cafetera en el fuego, por ejemplo, no es tan banal :-)

      gracias., Carmen. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  5. Desde luego aún siendo un despiste creo que mejor así fue precavida , es más normal de lo que creemos eso de confundirnos de piso y pensar que estamos en el nuestro ..Me gusto tu relato .
    Un beso fuerte y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confundirse de piso puede dar un susto de muerte al que vive allí, pero ojalá todos los despistes fueran así de banales, menos para Sofía,q ue aún se recupera del susto :-)

      Un abrazo y feliz tarde, Campirela

      Eliminar
  6. El problema de las masificaciones. Una de las cosas que más me impresionó en los años 60- 70, fue cuando visité por vez primera el pueblo valenciano de mi mujer.
    !!!Nadie cerraba las puertas de sus casas!!!
    Ahora ya no es así, pero que pena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena pero necesario. La inseguridad, sin obsesionarse, hay que tenerla en cuenta. Pobre Sofía. No sé yo si cambiará el cerrojo

      Un abrazo

      Eliminar
  7. A veces, los pequeños despistes pueden provocar grandes males, jeje.
    Un compañero de trabajo entró en el montacargas de la empresa sin percatarse de que no estaba donde debía y se precipitó por el hueco del ascensor. Por fortuna sobrevivió a la caída pero el pobre quedó muy maltrecho. Pero ahí hubo una confluencia de sucesos: su desspiste, por no mirar dónde entraba, y el fallo técnico de que se abriera la puerta del montacargas sin que estuviera en ese piso.
    Así que las protagonistas de tu historia pueden estar contentas, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del montacargas fue en verdad grave. Eso es un despiste de lso gordos. Que se haya recuperado. Mis protagonistas salieron ilesas, eso sí, la señora Sofía sigue contando de una vez que intentaron entrar a robar a su casa, y que llamó a la policía :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  8. Lo que para unos es un despiste inocente, para otros puede ser una paranoia total!
    Al menos Laura se podía disculpar con Sofía, más que nada para tranquilizarla aclarándole el error.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que se disculpó, pasado unos días, quién sabe si en algún mercado cercano :-)

      Un abrazo y por una tarde perfecta

      Eliminar
  9. ¡Qué angustia para la pobre Sofía!
    Menos mal que no se enredó en las pantys,
    se cayó y rompió la cadera, que bien hubiera podido
    pasar.

    Besos, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, entre las prisas, el miedo y las pantys, seguro que evitar una caída ya era dar gracias a Dios.

      Besos, Myriam. Feliz tarde

      Eliminar
  10. Sin darnos cuenta, casi todos incurrimos en despistes parecidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son frecuentes. Tomar un paraguas por otro, por ejemplo, también es frecuente y banal. Ojalá todos sean así de incruentos

      Un abrazo y feliz tarde, Rafael

      Eliminar
  11. si le llega a pasar a mi madre, con lo miedosa que es...
    a mí un par de veces me ha ocurrido ir a casa de un alumno, que se me vaya el santo al cielo caminando y me pase varios portales. y me diga "pero a dónde voy yo??".
    dicen que si sacas las llaves de tu casa por error en un sitio que no es tu casa, significa que en ese lugar te sientes como en casa...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensar en nuestras cosas, andar ensimismado tiene muchos posibles despistes por traernos. Pues no sabía ese dicho de la llave ne puerta ajena, pero igual sí que el inconsciente nos traiciona y no sabemos por qué

      Un abrazo y feliz tarde, Chema

      Eliminar
  12. Un relato muy divertido..¿quién no ha tenido un despiste de esos o parecido? A todos los pasa. A mi me ocurre a menudo, que no sé donde pongo las cosas y luego me vuelvo loca buscándolas. ¡En fin, así somos!
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aprendí a poner cada cosa en un sitio, porque me despistaba siempre, con llaves y gafas de leer. Son desistes banales que te hacen perder mucho tiempo.

      Somos así, ya lo creo. Yo, despistada :-) Un abrazo

      Eliminar
  13. Eso ya puede pasar, si los edificios se parecen mucho te puedes despistar, y en este caso podía ser lógico. Ahora un poco histérica la del piso, pensar que le podían robar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El despiste era posible por haber entrado con la vendedor, desde el parquing y que en verdad los cuatro inmuebles seguro que son iguales, pero la mujer era mayor, de ahí su miedo.

      Un abrazo y feliz tarde, Carmen

      Eliminar
  14. ¡Uff! Despiste, despiste, pero es que ahora todo parece tan igual.
    Buen relato, Albada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los inmuebles se parecen, y las puertas también, así que más de un despiste es posible. Imagina, vives en el quinto y por error te bajas del ascensor en el cuarto, pues no sé si reconocerás TU puerta :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  15. Me estaba imaginando a la mujer, con los pantys a medio subir y saliendo a la calle, pero le has dado un buen giro al relato. Me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea era que la mujer se tropezase y abriera la puerta para encontrarse a una Laura despistada, pero me pareció cruel. Pobre Sofía, aún anda recordando el susto :-)

      Un abrazo y feliz tarde. Me alegro te gustase

      Eliminar
  16. Eso ocurre cuando hay portales con el mismo diseño. A mí me pasó alguna vez cuando vivían mis padres, siempre entraba al portal que no era, subía en el ascensor y no llegaba a meter la llave de milagro.
    Despistes los tenemos todos y con prisas más.
    Buen final de tu historia.
    💙💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas entradas de edificios son idénticas, así que un día, de casualidad nos entra y gira la llave y nos encontramos en una casa que no conocemos :-)

      Despistes, sin más. Un abrazo y por un día bonito

      Eliminar
  17. Madre mía… Menudo susto para la pobre mujer. A mí me da algo 😵
    A veces estas cosas suceden hasta con los coches; sin darte cuenta y pensando en vete a saber qué, de repente te encuentras intentando abrir otra puerta.

    Muy bueno, querida amiga. Siempre un placer leerte.
    Abrazo grande, y feliz día 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los coches ahora pasa menos porque con la llave haces que sus luces se enciendan, y suerte con eso, porque hay estacionamientos enormes donde no encontraríamos el nuestro ni de broma. Como me pasaba menudo :-)

      un abrazo y feliz día, aquí con lluvia

      Eliminar
  18. Una cadena de situaciones, un despiste que lleva a un susto y a la acción de la policía, cosas que pasan realmente. Buen relato Albada.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser más que real. Lo que se vive tras la puerta, en este caso el miedo de Sofía, nada tiene que ver con lo que pasa la otro lado de la misma

      Gracias, Dulce. Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  19. Ingeniosa descripción de algo que nos ha podido pasar a todos, bien como "víctimas" o bien como despistados. ¡Cuántas veces me han robado el coche de un garaje sin habérmelo robado! Y lo de tratar de abrir otro coche pensando que era el mío también me ha pasado. Mundo de actos mecánicos y reflejos este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, Yo fui al encargado de un parquing, porque no había manera de encontrar el mío, y claro, quería dejar constancia de un robo. La planta era otra, pero no recuerdo haber dado tantas vueltas a una planta de aparcamiento en mi vida, si bien era una planta equivocada. ¿No podían pintarlas con colores diferentes?, me pregunté.

      Sí, somos animales de costumbres, y despistados. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  20. Me sentí identificada con Laura, me ocurrió lo mismo, bajé en otro piso y lo que me volvió a la realidad fue ver la diferencia del felpudo.
    ¡Besotes,Albada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya te digo, suerte que los felpudos nos orientan :-). El de la puerta de arriba mío tiene un Bienvenidos con perros, así que si equivoco de felpudo, es que subí a un piso por encima :-)

      Un abarco y por un viernes con despistes inofensivos. Feliz finde

      Eliminar
  21. Un despiste que ha ocasionado malestar a una vecina, yo desde que tengo en el edificio extranjeros cuantas veces he tenido de salir a decir que no es aquí, ya sé me vas a decir qué valor tengo, pero si no salgo me pueden estropear la cerradura metiendo llaves que no van y aun así son insistentes.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien. Con eso de los pisos turísticos debe ser un rollo, porque las llaves van de turista en turista y es muy fácil equivocarse. Paciencia, o carteles grandes, para despistados y miopes

      Un abrazo y por un finde de lujo

      Eliminar
  22. Un despiste que podría haber acabado mal... si es que vamos como locos. Una vez me empeñé en abrir un coche que no era el mío, pero igual, yo venga a darle al mando y este que no abría hasta que llegó su dueña y le dio, jajaja, entonces vi que el mío estaba unos cuantos más atrás.

    Mil besitos, preciosa y feliz día ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora con los mandos es más difícil equivocarse, pero yo, en un renault cinco que no era mío, me empeñé en meter la llave y quería entrar en él. Eran de igual color, por supuesto, pero sólo al ver una carpeta en el asiento dle copiloto desistí. Pero me costó darme por vencida, no creas :-)

      Un abrazo y por un día bonito, Auroratris

      Eliminar
  23. jajaa, me has hecho recordar un suceso real que me ocurrió estando en mi anterior casa, antigua y sin cerradura de seguridad (sólo dos de las comunes) cuando una tarde-casi noche siento el inconfundible ruido de una llave intentando abrir la puerta cuando ya todos estábamos en casa! decidida, me dirijo a la hoja de vidrio a modo de mirilla que tenía aquella pesada puerta de hierro, preparada para enfrentar a un ladrón, y en cambio, me encuentro con un pobre e indefenso viejo (vecino de la misma calle) creyendo que se trataba de su propia casa. El pobre estaba ya muy perdido y de veras se había confundido. jeje
    Buen relato que nos dejas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veamos que, despiste o senectud, esas cosas pasan. Cuando se desorientan es un apena. Porque ahora hay muchos pisos iguales, pero siguen existiendo casas muy personales y más que despistarse, se confunden.

      Un abrazo y por un día sin despistes, o con los justos e inofensivos

      Eliminar
  24. Cada día nos despistamos más.
    ¡Cómo están las cabezas!
    Érase un hombre a un despiste pegado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso el tema era increíble con los bolígrafos. Los dejaba, y tomaba otros, de cualquier sitio. Sabía en cada despacho dónde guardaban los bolis y luego los usaba y dejaba. Perdía le mío, fuera como fuera, siempre. Recuerdo uno que me costó dejar olvidado, pero sólo uno. Que acabé perdiendo claro

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  25. Pues a mí me pasó algo parecido... Jajaja pero no lo voy a contar ...😜 Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son despistes banales, pero mejor correr a veces un tupido velo :-)

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  26. Uff, genial, me ha encantado! Mantiene un ritmo vibrante!
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustase, es una nadería, pero es ver qué fácil es despistarse

      Un abrazo y feliz viernes, con lluvia de momento por aquí

      Eliminar

  27. Ropa lavada y planchada
    Olor a suavizante
    Jabón dermatológico
    Huelo a limpio

    Todo es vapor espeso
    No puedo ver con claridad

    Cojo la toalla
    Seco cada gota de mi cuerpo
    A ciegas me visto pues no distingo...

    Tengo trabajo para los calzoncillos
    Parecen que son más estrechos
    No son mis calzoncillos ni la humedad

    Son las bragas de mi hermana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj. Yo me puse las bragas al revés, lo de delante atrás, y cuando me sentía rara pensé, algo pasa que no estoy cómoda. No, era difícil sentirse cómoda. :-) Un despiste tonto. O ponerme calcetines desparejados, que previamente había doblado mal, no falla :-)

      Un abrazo y por poemas de ropa y aromas, de tallas y despistes.

      Eliminar
  28. llego muy tarde pero a tiempo, ya te han dado todas las opiniones y aplausos, me ha encantado el ritmo del relato, ha sido estupendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra te gustase el ritmo, porque claro, se dan las dos circunstanciarais a la vez, y explicarlo parece un poco difícil, peor no lo es

      Un abrazo grande y feliz viernes, Ester

      Eliminar
  29. Pues menos mal que no logró entrar, faltaba que matara de un susto a la anciana!!!

    Buen fin de semana bonita, un besote! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la pobre Sofía a punto estuvo de hasta caerse por esos sonidos que la pillaron con las medias pantys bajadas. Es ficción, pero podría haber sido, perfectamente

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  30. Seguro que a mi me pasa como a Laura, más de una vez he intentado abrir un coche que no era mio. Muy bien escrito, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos. Mis despistes, que suelen ser banales, son muy constantes. Tal vez con la edad van disminuyendo, pero son legendarios :-)

      Un abrazo y felzi finde

      Eliminar
  31. ¿Qué es primero primera?

    Con la situación actual que se vive, de todo se piensa mal, no que haya sido un despiste.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos mal, por sistema, por prejuicios. Tal vez porque en las ciudades eso de la vecindad impide dejar las puertas abiertas, y no como en los pueblos.

      Un abrazo y por un finde bonito

      Eliminar
  32. Es algo así como dice el proverbio alemán:Los ojos se fían de ellos mismos, las orejas se fían de los demás.
    Bienvenida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, de los que dicen que los robos cada vez en mayor cantidad, que con datos igual no es así, nos hacen ser precavidos, en exceso

      Un abrazo, Guillermo, desde este lado del mar

      Eliminar
  33. Suelen pasar cosas así. Bonito texto amiga. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasan cosas así a menudo, es verdad. Con los coches antes era un disloque. Pero vamos prestando una atención tan dispersa, que los despistes son muy comunes

      Un abrazo y feliz finde, Sandra

      Eliminar
  34. Continuar escribiendo
    ¡Hola! Pasaba por aquí en esta ocasión y no he podido resistirme a dejarte mi huella, pues vergüenza me da lo despistada que puedo llegar a ser. Sin recurrir demasiado a la memoria, que es otro de mis puntos débiles, pues resulta que había concertado cita con mi osteópata para el miércoles siguiente, pero incomprensiblemente y ya al salir del local, me dije a mi misma: «te toca volver el jueves que viene». En fin ya te puedes imaginar porque así actué y no quiero ni acordarme de cuando le llamé ese jueves para excusarme de que tenía un compromiso y no iba a poder ir...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa idea preconcebida. El próximo jueves miércoles, que se mete en la cabeza y luego uno, pasados los días, dice..pero si era, con certeza, el viernes :-)

      Nada mejor que una agenda, me temo. Un abrazo y gracias, Estrella, por pasar

      Eliminar
  35. A punto estuvo de ocurrirme eso que relatas, lo de equivocarme de planta. Lo evitó una perrita de nombre Linda que a pesar de no pasar por casa desde hacía un año, sí que se detuvo en la puerta correcta reclamando mi atención.
    Muchas gracias por sumarte a mi convocatoria literaria.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigó mío, es que los perros usan más que la memoria visual, la olfativa, pero son gajes de que todos los pisos se parezcan tanto

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  36. Lamento que Sofía no haya mirado por la mirilla y se la hubiera encontrado a Laura. Quien sabe, tal vez de ese equívoco hubiera nacido una amistad del barrio.
    Muy divertido tu aporte alaba dos; me ancantó! Me dieron ternura los personajes!
    Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien pudiera ser, porque las grandes amistadas pueden venir de enormes casualidades, o despistes, o de haberse perdido

      Por una tarde sin sobresaltos ni despistes. Feliz finde

      Eliminar
  37. Vamos siempre deprisa, como si el tiempo se esfumara, y apenas apreciamos las cosas de alrededor, que parece andamos todos medio despistadillos, y suele pasar.

    Me ha encantado tu relato juevero.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos volando, como aviones sin control, y no nos percatamos de muchos detalles. Siempre con prisa, muchas veces sin razón.

      Un abrazo grande, María y por un domingo sin prisas, sabiendo degustar los momentos

      Eliminar
  38. ¡Qué despiste! Y estando sola y con una gran imaginación, las cosas pueden acabar mal, al menos, le quedó una buena anécdota qué contar.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un despiste que produce una situación de miedo. Las cosas banales pueden dar lugar a momentos de disconfort. Es así.

      Un abrazo y feliz domingo, Roxana

      Eliminar
  39. Ese despiste y otros parecidos nos suceden a la mayoría producidos por las prisas, el que esté libre de despistes que tire la primera piedra jejeje.
    Besos y feliz domingo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES verdad. Son frecuentes. Lo que hemos de desear es que sean inofensivos ;-)

      Un abrazo y por un día bonito.

      Eliminar
  40. He disfrutado este despiste. Me sucede con frecuencia cuando me presentan una persona.

    Saludos afectuosos mientras conozco este maravilloso vecindario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que disfrutaras del despiste. En mi caso ocurre que me dicen el nombre, y cuando vuelvo a cruzarme, la cara sí me suena, pero soy incapaz de recordar el nombre :-)

      Un abrazo y voy a pasear por tu barrio. Feliz martes, con despistes :-)

      Eliminar
  41. Llego tardísimo! Pero siempre es buena hora para decirte que me gustó la entrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde, Mari Carmen. Si te ha gustado, llegas a tiempo de agradecerte tu visita

      Un abrazo y feliz tarde, sin despistes

      Eliminar
  42. Ah!... Qué bueno tu relato! El despiste de una despertando miedos en las otras. Y es que en los tiempos que corren... como para fiarse.
    Me ha gustado mucho. Aplausos👏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que se vea que un despiste banal puede desencadenar un miedo no sospechado. Pero no es exactamente ficción

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  43. Yo estuve una vez un buen rato intentando abrir la puerta de casa, sin éxito. Hasta que por fin me di cuenta de que aún estaba en el cuarto piso y me faltaba uno para llegar a casa. No sé dónde tenía la cabeza.

    Qué lástima de esos tiempos en que acudiríamos a ayudar a quien llama a la puerta en lugar de pensar que viene a dañarnos...

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que todas las plantas se parecen. Qué pena que lo primero a pensar sea que son ladrones. Lo de dejar las puertas abiertas pasó a la historia, por desgracia.

      Un abrazo grande y feliz jueves, Alis, sin despistes, o bueno, despistes divertidos

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.