domingo, 7 de julio de 2019

Esa última cena

Imagen de Aquí, vale la pena leerlo
Tenía ganas de volver allí, porque la última vez que estuve en Milán no daba abasto a interiorizar tanta escultura, pintura, rincón, palacio e iglesia. Un poco menos agobiante que Florencia, pero también  con un exhaustivo recorrido por el renacimiento. Esta vez me hice con la entrada, que como sabemos, es de veinticinco personas por vez,  y está muy solicitada. La famosa última cena, que Leonardo realizó entre 1494-8, fue pintada a la entrada al refectorio de la congregación. Como podía darse con el genio, pintó la escena "al seco", temple y óleo sobre el yeso, directamente, y no “al fresco”, cosas suyas. Tal vez tuvo láminas metálicas de oro y plata, como testimonio de la voluntad del artista, pero el tiempo dejó claro que el deterioro empezaría pronto.  La restauración más reciente ha sido en 1999 donde varios métodos científicos han intentado restaurar lo posible, eliminando las pinturas aplicadas para restaurar el fresco.

Sí, he ido a visitar “La última cena", que no está pintada en la noche, sino que representa triadas de apóstoles a ambos lados de un Jesús nada laureado, y sin cáliz. Solito, qué solo se le ve. Claro, con alevosía y premeditación, imagino. Todos los apóstoles y él mismo dan la espalda a unas ventanas en las que se ve un paisaje de atardecer. Hombre, es grande, con un ancho de hasta ocho metros y de altura de unos cuatro. Impresionar, impresiona, más por lo que se ha dicho de esa obra magna y las posibles curiosidades despertadas tras el best-seller, me parece. Pero es verdad que no soy nada entendida.

Había cenado muy pronto, y no sé cómo, me dormí, tras un banco. Dejé que una cabezadita me tomara de la mano y sobre las nueve me desperté súbitamente. No he creído nada del libro de Dan Brown y sus teorías heréticas, pero teniendo la oportunidad de gritar y que me sacaran, la dejé pasar. Mandé un wasap a mi marido, avisando que no me esperase, y cuando hube constatado que los monjes se habían retirado, me puse a mirar con detenimiento. No soy alta, o sea, que las cervicales se me han quedado tibias, pero bueno, al regresar a Barcelona ya iré a la osteópata, me dije.


Súbitamente apareció un duendecillo, de debajo del mantel. Sin más.
-"Jajaja, salía riendo y bailando. Qué imaginación tenéis los del siglo veintiuno. - dijo-. Que si María Magdalena, ay pobre María, confundida con un San Juan tan tierno. O esos rasgos amenazantes tan elocuentes de un san Pedro, quien sería pilar de esa escuela de pensamiento y religión futura.  Jajaja, esa ausencia del cáliz, ay si superarías que Leonardo contempló pintarlo  y decidió que no, que no  quería hacer una representación de las misas y su trasmutación de pan y vino. Y qué me dices de las manos, qué señalan y qué no. ..

-"Lo que hablan son las manos, eso sí, -le dije-. Opino, como Goethe, que sólo un italiano podía pintar manos tan expresivas, tan charlatanas. Él sabía que sólo un alma caliente  podía pintar un cuadro como éste, pero dime ¿porqué las triadas?

- "Hija, qué incultura, me respondió, jugueteando con el nudo del mantel, - Mira la Primavera, de Boticelli, y en muchos otros cuadros de la época. Las figuras se entienden mejor si las agrupamos de tres en tres. Al lado derecho de Cristo están Juan, Judas y Pedro, fíjate, no se precisa de física cuántica para entenderlo".  Me molestó un poco, la verdad

- Me sorprende que me hables del fresco y no de lo que has visto en estos..¿quinientos años?. Creí que la pintura me diría más cosas, pero no. Me las estás diciendo tu, pero no me explicas los avatares de su preservación.

- " Pues yo creí que sabías usar internet, querida. Ahora te dejo, me voy a dar una vuelta por el lugar. Hago rondas diarias, ¿sabes?, mírate algo de esta obra, pero con la mente abierta, y si quieres, vuelves y charlamos. Pero no hables de mi presencia bajo las faldillas, es nuestro secreto. dijo haciendo el signo de silencio con su boca. Shhh, desapareció, raudo, tras una puerta, que yo encontré cerrada.

Grité, me dejaron salir, y dejé atrás la iglesia. Y al duendecillo jocoso que vaya usted a saber cuántas cosas nos podría explicar. De la historia del lugar, sin duda alguna, pero también de ese Leonardo adulto. Les dejo, tengo prisa,  tengo cita con la osteópata.  

36 comentarios:

  1. Ajjjajj qué buen relato! Me encanta la imaginación que tienes,como recreas bajo tu óptica, temas que a veces no dan para desatar nuestra fantasía. Sin embargo tú,lo bordas!
    me encanta!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier motivo es bueno para urdir una pequeña trama, pero gracias.

      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  2. que vaya bien la visita con la osteópata. si es que analizar mucho los cuadros propicia malas posturas. ;)
    analizando el cuadro, uno se pregunta qué se decían los apóstoles unos a otros. es paradójico que precisamente judas estuviera con juan y pedro, que eran dos de los apóstoles más cercanos a jesús. posiblemente en algún momento comentaron "este judas tiene algo que no me inspira confianza".
    estupendo relato que me ha hecho pensar. abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que habría dado por saber qué se decían, es verdad. Y sí parece extraño que un Judas estuviera ahí, tan cerca, pero a saber qué dea tenía Leonardo en la cabeza.

      Un abrazo y por una semana bonita

      Eliminar
  3. Pues sí que te lo has pasado bien con el cuadro, ya sea por el blog al que nos remites, bien porque te resulte interesante. Si te digo la verdad no es cuadro que en la distancia -lo de estudiar historia del Arte- yo haya apreciado mucho. Es tan inmenso que las fotografías nunca me han parecido que dieran suficiente valoración. Al margen de las teorías conspiratorias, o las intenciones ocultas, o el libro del autor ese de best sellers, hay que tener en cuenta que los pintores, si han querido, siempre se han reservado cartas secretas, dobles intenciones, críticas veladas, ensañamientos y disidencias varias, de orden ideológico, moral o estético. De este cuadro me gustaría saber más cosas, y no tanto las supuestamente secretas, pero para ello tendría que verlo en directo. La organización de la escena es formidable, con una disposición e los personajes bastante irreal (todos están en el mismo lado ¡!) al modo selfie, diríamos hoy, pero eso mismo permite al autor promover una discusión entre ellos. La perspectiva aérea está afianzada, no sé si por ello querría disponer así la mesa el pintor, pero en fin ha pasado a la historia, sobre todo del catolicismo, que siempre suele representar ese pasaje evangélico de esa guisa. Da la impresión de que el Cristo está, como dices, solito por lo que le viene encima, y que los otros están disfrutando de la cena y de la bebida, sin duda, la agitación de manos, la prolongación de los cuerpos les muestra agitados, no sé si preocupados, ¿por que se les va el jefe, para entendernos? De cualquier modo te ha sugerido un relato con uno de tus habituales golpes de humor, ingenioso y con ese duendecillo final que guarda las esencias esotéricas, oníricas o religiosas que, con frecuencia, suele ser lo mismo. Salud y nocturnidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, las intenciones del pintor tienen un peso enorme en cada obra. No era sólo pintar, sino transmitir la idea del autor, que aquí, en esa soledad, creo que es la base principal. Los estudios previos de la figura de Jesús sí que parecen estar ubicados y a mí ne particular me gusta el esbozo y también el pintado luego en ese fresco de ubicación imposible. Cuçantas cosas podría decir el duendecillo que hubiera permanecido bajo la mesa, ¿verdad?, pero es un aidea ficticia, claro, que quise poner como guardián de la obra. Con nulos resultados, porque no encontré mayor documentación del proceso.

      Me alegra que te haya llevado un poco de la curiosidad que a mí me causan muchos cuadros. Un abrazo y gracias por tan exhaustivo comentario.

      Eliminar
  4. Yo volvería, a ver si te dice más cosas sobre Leonardo. Si lo haces nos cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, me comprometo a ello :-)

      Un abrazo y buena semana

      Eliminar
  5. Me ha encantado la forma tan original de revisitar el cuadro por medio de una conversación. Se cree que Judas realmente era uno de los apóstoles más allegados a Jesús y que lo delató cuando ya no pudo más. Él quería un salvador con espada y poder, no lo había entendido.
    Sí, lo de Dan Brown es de juzgado de guardia. Escribe muy bien, pero documentándose es bastante inútil y provoca vergüenza ajena. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Judas parece contradictorio, es verdad y tal vez sólo él, supo por qué le traicionó. Tal vez por celos, de Pedro, o de Magdalena. Tal vez, como sugieres, por una visión del nuevo dogma mucho más belicosa. Sea como sea, el cuadro es magnífico.

      Un abrazo y por una semana bonita

      Eliminar
  6. Un bonito relato el que nos dejas, felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustase. Ese duendecillo podía haber sido más explícito y hablador :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Está claro que imaginación tienes y vuelves a reglarnos un relato lúdico para un hecho histórico. Quién sabrá cuánto realmente puso oculto con intención Leonardo? yo creo que mucho, porque los artistas de mente inquieta son así, siempre buscan darle algo más a sus obras.

    Un beso dulce y dulce semana para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. n cuatro años puede que haya intenciones y dobles mensajes, sin llegar a los extremos del best seller. El nudo por ejemplo, que puede que sólo sea su firma, digamos, o algo más.

      Un abrazo y feliz día,Dulce

      Eliminar
  8. Qué distinto es ver una obra de arte a solas o acompañados por alguien que la conozca. Se convierte en una obra totalmente diferente.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto por completo. Ver un cuadro, plantarte ante él, ahí solamente, o que nos lo expliquen, el qué, el cómo, en qué circunstancia se hizo, convierte a cualquier cuadro en una historia increíble y viva.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  9. Que relato mas bonito y divertido. Ese duendecillo sabe mucho sobre la polémica ultima cena de Leonardo..... Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería genial que existiera, y nos contase cosas, anécdotas de su ejecución, de Leonardo, de los materiales, de las intenciones, y desde luego,de la conservación porque tan cerca de la cocina y el comedor, ya era para pensar que el lugar tendría grasas.

      Un abrazo, Sandra, y feliz día

      Eliminar
  10. Ese duendecillo es tu alter ego?
    Igual sí eh... y a lo mejor no lo sabes.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes qué pasa? que tengo una curiosidad casi insaciable. Detrás de cada cosa que me interesa me encanta rebusca en la historia que oculta.

      Ese es mi duendecillo, la musa de muchos textos, se llama curiosidad, espero que ella no mate al gato que habita en mí :-). Un beso

      Eliminar
  11. Que bien tener un duendecillo simpático y a punto para desentrañar secretos. ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nda, Alfred, no volveré, creo. Me doy un margen, y tal en el Hermitage me ataque la curiosidad esa que me mueve, pero de momento, que duerma el duendecillo, así, agazapado bajo las faldilla de un un mantel famoso, y ajado :-)

      Un beso y buen lunes

      Eliminar
  12. Que buena entrada nos has dejado y que buen cuadro lleno de misterio y secretos , todo en él nos da claves para interpretarlo de muchas maneras , todo depende de los ojos quien lo mire ..Sin duda tu duendecillo te dijo muchas cosas ...todas ellas por descubrir ..Un abrazo amiga y gracias por compartir tan bella entrada . Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El duendecillo, que parece así como onírico y fantasioso, lo malo es que existe, Campirela. Se deja ver muy pocas veces, es verdad, pero hay que mirar que no esté dentro de caad uno de nosotros, planteándonos dudas, sugiriendo reflexiones ante esa pieza :-)

      Un abrazo y por un lunes con duendes y musas haciendo corro a tu alrededor.

      Eliminar
  13. Qué bueno, me ha gustado ese duendecillo que tanto nos ha hecho disfrutar. Me encanta que me expliquen curiosidades de esas obras que tanto vemos y me has hecho pensar en todas esas hipótesis que algunos tanto gustan de hacer y si los autores hablaran a saber qué nos dirían con tantas explicaciones que nos montamos.
    Un entretenido relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, imaginamos hipótesis, que tal vez no corresponden. El autor de uma obra, puede que necesite plasmar parte de su visión del mundo, como puede que únicamente sea resultado de un deseo estético y nada más.

      Un abrazo y por un martes bonito

      Eliminar
  14. Muchas de las especulaciones que se tejen sobre este fresco impresionante son exageradas y poco creíbles. Algunas las conocía, pero esa del pequeño en los brazos de Judas me dio risa.
    Con ese material tejiste una trama muy simpática y bien contada, con ese matiz de ironía que sabés usar a la perfección.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tanto argumento y búsqueda de mensajes ocultos, se ha sobredimensionado una obra que, en efecto, es impresionante, pero tal vez no es más que plasmar la última cena, sin más. La genialidad, sin embargo, sí es evidente

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  15. Muy buen relato, Albada, bien narrado, y con gran imaginación, ainsss ese duendecillo jajaja.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado, María. Ese duendecillo sería luego un gran comentarista de la obra, pero a mí poco me dijo :-)

      Un abrazo grande, dulce María

      Eliminar
  16. Aldaba,
    Me fascina esa narrativa fresca y detallada que haces.

    Esa mezcla de lo ficticio y lo real.

    Molto bravissimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias. Sería divertido que caad obra tuviera un geniecillo que nos dijera los intríngulis de la pieza, pero a falta de ellos, lo imaginé :-)ç

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  17. Tendré que ir a Milñan para admitar personalmente esta magnífica obra que tanto ha dado que hablar. A ver si tengo la suerte de encontrarme con el duendecillo y me cuenta más cosas.
    Un relato simpático y original.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya verás, es un poco tímido, y hace su ronda se noche, pero no lo dudes, es un personajillo adorable, un pelín ácido. :-)

      Milán te fascinará, seguro. No esperes Florencia, eso no, pero te subyuga también. Un abrazo grande

      Eliminar
  18. Te lo he dicho infinidad de veces Albada, tienes una facilidad para hacer relatos y darle ese toque tuyo, que es como vivirlo en persona... confieso que de arte y historia soy un nulo a la izquierda, sin embargo con tus letras, me inspiras a querer siempre más.
    Me ha encantado.
    Besos muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. EScribir es un poco ponerse en la piel del otro, hasta del lector. Suelo usar la primera persona, en parte, por eso.

      Un abrazo grande, Evan. Feliz día

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.