miércoles, 10 de julio de 2019

Calor que nos derrite, en jueves


Siguiendo una iniciativa de Molí del Canyer, les paso mi aportación sobre el Calor para este jueves 11 de Julio, mañana :-). Es que no estaré libre.

Sabía que era mala idea, que Egipto no es  para el verano, pero el precio era irrisorio, las ganas de volver muchas, y es que Abu Simbel me había fascinado, y no quería renunciar a pasear de nuevo ante los colosos, y asombrarme con la conservación de los interiores, magníficos. Ese Ramses II y Nefertari, qué maravilla. Ella muy adelantada a su tiempo, una preciosidad de templos. Recomendable, sin duda.



El bus tenía que recogernos en el hotel, a las veinte treinta. Clara, mi compañera de viaje, ni familiar ni amiga, había caído víctima de las diarreas  del viajero, así que me aseguré de que no le faltase agua y medicación y llamé a la habitación de las dos colombianas de la excursión, Marita y Eloisa. En recepción las tres hispanoparlantes esperamos al resto del grupo, brasileñas, en total diez mujeres. Dios me perdone, pero desde lejos la escena parecía un harén alrededor de ”Jhony”, el  guía egipcio.

El chofer llegó sudando, empapado El guía y él discutían, en árabe, así que no entendíamos, pero era evidente que el primero quería hacer su trabajo de llevarnos, y el segundo parecía señalar demasiado al autobús. Con los hiyabs colocados como sabíamos,  y siguiendo las instrucciones del guía, quien aconsejó mojarlos antes, fuimos saliendo. Los cuarenta y dos grados eran como una losa sobre mis articulaciones. Previsible, pero no esperábamos la sensación de las zapatillas pegadas al asfalto. Reverberaba algo como un espejismo. Cada paso era como pisar un chicle El autobús rojo parecía arder ante nuestros ojos. Con el aire acondicionado, en pocos minutos nos dejó en la explanada de la entrada.

Dios, no podíamos prestar atención, por más agua envasada que íbamos tomando. Los interiores nos dieron un respiro, muy leve,  pero el aforo para el espectáculo era sobre piedra, al aire libre, claro. Nos  fuimos al bar. Imaginen nueve mujeres occidentales, las brasileñas con sus curvas. Para los locales éramos todo un espectáculo, mucho mejor que el que nos iban a mostrar. Apuramos  el tiempo por ver si sería más soportable lo de sentarse, al hacerse de noche, pero mucho más no era. Los cocodrilos no se atrevían a sacar la nariz, y si había lagartijas, que no lo sé, yo no vi ninguna.

Lo que más me llenó el alma ese día, mucho más que las imágenes, un poco infantiloides proyectadas sobre los inmensos templos, fue que Clara estaba mejor, y que la piscina enorme del hotel nos acogió, nuevamente, remojando las seseras, derretidas, tras un día de calor. Se habían superado los cuarenta y cinco. La locura absoluta para el cuerpo humano, porque las neuronas recalentadas se hacen sordas, y lerdas.


70 comentarios:

  1. Desde luego una buena odisea ..Siempre he querido ir a Egipto pero lo vamos posponiendo por todo lo que le rodea de inseguridad , pero quien sabe si algún día nos decidimos , para mi sería un sueño cumplido ver esas pirámides y sobre todo navegar por el Nilo ..A parte de darte esta pequeña charla ..me aprecio ideal tu texto y experiencia para este reto del jueves ..el calor para viajar es un enemigo no disfrutas todo lo que puedes , te aplana y te cansa .. Gracias por tus letras . Ub abrazo y feliz día muakisss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho me pasó en Mayo, del año pasado, pero venía a cuento, porque el calor que pasé fue de órdago. Un solo día, menos mal, pero para recordar lo traidor que es el calor

      Un abrazo y tarde bonita, Campirela

      Eliminar
  2. Un viaje bonito que nos presentas con tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito, mucho, de verdad. Era uno de mis sueños desde muy pequeña, y pudo llevarlo a cabo. El calor, de un día, eso sí, me hizo pensar en cómo se apañaban para trabajar.

      Un abrazo y gracias por comentar, Rafael

      Eliminar
  3. No parece una excursión de lo más deseable, mejor tener un buen recuerdo que una realidad que lo estropee.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he repetido, pero lo haré. Seguro. El calor, de un día solamente me dejó muy claro que no se puede ir en verano, es de suicidas o masoquistas :-)

      Un beso, Alfred, te veo pronto

      Eliminar
  4. Clara con diarrea viajera en
    Abu Simbel.
    Las neuronas recalentadas.
    Otro trago de agua.
    Recuerdos de Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara se recuperó con unas pastilas el El Cairo, los fortasec de aquí no hacen nada con las bacterias de allí. El recuerdo es mezcla de Mayo del año pasado y de un día horrible de calor. Me consoló que días atrás había habido una tormenta de arena.

      Un abrazo, Manuel. Tarde sin calor, si es posible, y sin tormentas.

      Eliminar
  5. Una odisea mas para guardar entre las neuronas, dicen que quien no se arriesga no vive, un buen relato con final feliz y piscina reparadora. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La piscina, sería plural, era una maravilla, pero el viaje fue en Mayo pasado. Los finales felices son los mejores. Regresar a casa es también una sensación estupenda

      Un abrazo, Ester. Disfruta, que es gratis :-)

      Eliminar
  6. A Egipto hay que ir en invierno. Mi hija fue en agosto y casi se queda sin marido y yo sin yerno.
    Final refrescante de tu relato.
    Un abazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que hasta abril más o menos se puede. Luego creo que es temeridad. Me alegro que no pasara de un susto, pero el calor hace pasar bien malos ratos.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  7. Desde luego fué un viaje inolvidable a pesar de lo mal que se puso tu amiga... más que disfrutar vosotras de ese viaje, fueron los egiptos los que disfrutaron de esas mujeres con sus curvas jajajaja..
    Me ha encantado Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas. Una de ellas, rubia teñida, y que en España llamaríamos talla extra-extra grande, iba a comprar cosas, para su tienda de Natal, creo que era su ciudad. Se sabía guapa, de cara lo era, y claro quería regatear por comprar más de un artículo. No, no puedes imaginarte lo que era ir cerca de ella.

      Suerte que Jhony era muy profesional, muy enamorado de su esposa, y ya tras veinte años de hacer de guías, entendía bien la ropa etc de las mujeres hispanoparlantes. Un abrazo y tarde bonita, sin calores

      Eliminar
  8. en la zona donde se encuentran las pirámides de egipto, mucha sombra no hay precisamente. me pregunto cómo pudieron construirlas, porque hace cinco mil años el calor sería el mismo. esos fenómenos atmosféricos/astronómicos varían poco en unos milenios arriba o abajo.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, eso exactamente me preguntaba en todos lados, Luxor, Pirámides Gisa etc. No comprendo cómo podían estar picando piedras, la verdad, en las condiciones de climatología, si bien el Nilo era mucho más caudaloso. La logística sólo para dar de comer a tantos obreros, esclavos o asalariados, se me hace imposible de imaginar. Y qué obras, por Dios. Ahora ves en qué condiciones de insalubridad se mueven, y qué poco gusto en las edificaciones y no entiendes el retroceso de esa civilización.

      Bueno, por los lugares mágicos, y que el calor nos sea leve y llevadero. Un abrazo

      Eliminar
  9. Tela marinera ese calor, sólo de pensarlo me derrito yo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El claro es que nos deja KO, hasta imaginarlo :-)

      UN abrazo y por un día bonito

      Eliminar
  10. Al final se olvidan los calores y se queda uno con lo mejor que los mismos le han permitodo ver.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, imagino que llegado un punto, te acostumbras, pero es muy incómodo

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  11. Abu Simbel... sin duda, fue el templo que mas me gustó.
    Lo que no me gustó tanto fue el madrugón que nos tuvimos que pegar para ir a visitarlo.
    A las 4 de la mañana... para no pasar tanto calor, también rondaban los 45 grados cuando fui.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los madrugones tal vez es la única manera de no asfixiarse, y de ver los lugares con menos gente :-). No recuerdos tantos días de madrugar en mi vida mayores a esos

      Un abrazo y por el calor llevadero

      Eliminar
  12. Nuestra sed de aventura, a veces nos hace pasar por situaciones e incomodidades, que al fin y al cabo, que no hacen más que acrecentar nuestra sed de recorrer el mundo. ¡Todo sea por la aventura de viajar! Hay que disfrutar a lo máximo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay incomodidades relativas que compensan, con creces, lo que nos espera en algunos lugares.

      Un abrazo y por viajar, ventana a otras gentes, modos y paisajes.

      Eliminar
  13. Prefiero ir a la cárcel o una pelea con diez quinquis...
    Madre mía qué horror!!!

    ResponderEliminar
  14. Albada! No soporto el calor,y leyéndote parecía sentir las gotas de sudor resbalando por mi cuerpo! Qué experiencia!!!
    Un beso fresquito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has imaginado el calor, es que describí medio bien :-). Yo prefiero el frío, siempre, porque puedo ponerme alguna pieza de ropa más, pero el calor te deja indefensos de ropa

      Un abrazo y por temperaturas amables

      Eliminar
  15. Con lo poco que me gusta el calor...este relato me ha acabado de derretir del todo, uffff.

    Besos:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me sienta fatal. El verna tiene, sin embargo, cosas buenas, como las playas, si no están masificadas :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  16. Uff, duele de sólo leerlo. Refréscate. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, sí, tras una jornada de calor, lo mejor es refrescarse. Lo malo son las noches de bochorno, pero bueno.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Odio el calor y ahora lo estoy experimentando al mil por ciento, sufro.. jajaja abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el calor que superar o roza la temperatura del cuerpo, es difícil de llevar.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  18. El calor que estamos sufriendo no se aguanta. No hay forma humana de dormir en condiciones.
    Esas gotas las he sufrido yo misma.
    En fin un buen chapuzón lo arregla todo.
    Saludos 🌅

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España estamos con calores que son bastante extremos, así que no me imagino viajar por esos lares ahora

      Un abrazo y día bonito, con piscina, ducha o aire acondicionado

      Eliminar
  19. Es cierto. Estuve en ese bello y especial lugar en un septiembre y casi me muero de calor, recuerdo que con cada respiración quemaba mis pulmones...Pero no me arrepiento...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que la temperatura sería como en Mayo, y sí calor hace. Yo tuve suerte, mucha, porque solo me tocó un día que llegara a los cuarenta, pero suficiente

      Un abrazo y por un día amable

      Eliminar
  20. Es que allí sí que debe de hacer calor, aunque con el cambio climático en cualquier momento cae nieve en cualquier sitio. Entretenido relato y caluroso por supuesto :)

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La latitud, es lo que tiene. Por si acaso, este verano he buscado irme muy al norte :-)

      Me alegro te gustase. Un abrazo y día bonito para ti, Dulce

      Eliminar
  21. Solo con leer esta entrada unas gotas de sudor virtual recorrían mi cuerpo, jajaja.
    Y es que el calor es uno de mis peores enemigos y no me imagino soportando ese ardiente clima en Egipto. Eso y la inseguridad siempre me ha echado para atrás cuando he penado en un viaje a ese país.
    En cuanto al calor, recuerdo mi reciente viaje a México y concretamente la visita a Tulum. A pesar de estar protegidos por una sombrilla que muy amablemente nos cedió, a mi mujer y a mí, el guía, notaba como unas cascadas de sudor recorrían mi espalda. Hasta la ropa interior quedó empapada.
    Cierto es que cuando estás admirando alguna obra espectacular, como las pirámides mayas en nuestro caso, uno se inhibe un poco y por un instante de las inclemencias meteorológicas, pero el sol ardiente ya se encarga de devolverte a la dura realidad, jeje.
    Has descrito de tal modo y con tal sentido del humor vuestras peripecias, que me has hecho pasar un rato muy agradable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El calor de Cancún o Acapulco son también de aquí te espero, en estos casos por la humedad, que hacen que el bochorno se instante en la piel. Uno se plantea cómo trabajaban con esas temperaturas y no puede imaginarse, la verdad.

      Me alegra que te haya gustado. Que el calor hoy sea suave. Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  22. Hay viajes que acaban en una auténtica odisea. Ahora lo recuerdas con cariño pero en aquel momento parece un castigo.

    Como siempre un placer leerte.

    Mil besitos con cariño y feliz día ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las anécdotas viajeras cuando se viven son casi ácidas, pero luego se endulzan, es verdad

      Gracias. Un abrazo grande

      Eliminar
  23. Llevo muy mal el calor e imagino lo poco agradable que es hacer una excursión en esas condiciones, por más hermoso que sea el lugar.
    Afortunadamente hubo después una buena refrescada en la pileta.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajar con lluvia intensa y con calor extremo es de lo menos apetecible, sin duda, pero aun así creo que vale la pena.

      Las piscinas, que´bendiciones más agradables. Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  24. Muy buena la localización del relato, porque si hay un lugar donde las temperaturas son tremendas es en Egipto y cualquier cosa se puede esperar cuando los cuerpos están sometidas a estas temperaturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar cálido, pero el Sahara, que es inmenso, no quiero ni imaginarlo

      Un abrazo y bonito díaa

      Eliminar
  25. Gracias por tu visita y aportacion.

    Me ha encantado tu entrda
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Hay que ser valientes (o improvisadas) para animarse a Egipto en verano!!jeje. Suerte que lograron sobrevivir jeje. Un abrazo. P.d creo que donde dice cliché debería decir chicle jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, acabo de corregir. Le decía a Alfred que no sé qué me pasa con las teclas, nos estamos discutiendo mucho últimamente, yo intento escribir bien y esas se rebelan :-)

      Sí, sobrevivimos y bien, para repetir, en invierno :-) Un abrazo

      Eliminar
  27. Pues es curioso, pero el visualizarte sumergiéndote en la piscina, después de lo pasado, me ha terminado dejando una sensación placentera. Porque ese baño recompone el cuerpo maltratado por el calor.
    Besos y, la próxima vez que vayas que sea en enero, ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue el remate, pero antes, no te lo pierdas, una de las chicas hizo un mal gesto, por bajar del escalón-asiento, y el chofer paró en una farmacia para comprar unas vendas. La piscina resultó un remate espectacular

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  28. Yo de toda tu aventura me quedo con el baño en la piscina. No se si soy yo que me pongo limitaciones pero siempre he dicho que soy más de turismo de naturaleza y no de piedras. Magnifico relato, gracias por participar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El turismo de paisajes es, para mí, la guinda, incluso tras ver algún monumento, pero hay algunos, como las pirámides, allí, en medio de la nada, digamos, que atraen mucho.

      Gracias a ti. Un abrazo y por un día bonito y sin calor

      Eliminar
  29. Es un lugar que promete, con mucho calor, pero si te preparas bien, se sobrelleva. te deseo que disfrutes mucho y llevate varios abanicos por si hay extravíos que no te pille "dewsarmada".

    Un estupendo relato que me encantó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llevo abanico siempre, y algo alivia, no creas.

      Un abrazo y por un viernes con encanto

      Eliminar
  30. No se me ocurre nada tan interesante como para soportar esas condiciones. Soy muy gallega para eso. ;)

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con esas temperaturas, tal vez a mí tampoco. Bueno tal vez, volcanes :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  31. El calor, o la calor, dicen algunos. Como sea...

    ¿Eras tú la que murmurando en mi oreja, con calor me fuiste creando?

    Un abrazo desde Buga donde la temperatura sube, sube...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si calro es grande, no importa el género, amigo :-) Con el calor del susurro en la oreja, se crean grandes cosas, así que mejor no menospreciar la voz baja.

      Un abrazo grande, desde una España con calores. Este año la primera ola de calor en Europa ha sido en Junio. Este cambio climático anda juguetón.

      Eliminar
  32. Que gran relato! una descripción fina y rica en detalles agobiantes que son para el desmayo de solo leerlos. He sentido el agobio y calor desmesurado, y eso que en este momento tengo frio, ya que en Argentina es invierno. Mi suspiro acompañó esa imagen de alivio en la pileta de noche.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me dicen que está haciendo frío en Buenos Aires, lo que es normal. La piscina nocturna es el mejor recurso de alivio para ela calor, seguro.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  33. Y yo que me esperaba con tanto harén una pasión egipcia...El relato es hiperrealista...simplemente por el tema de diarreas, que he oído de casos. Si te gusta el tema egipcio -no de la cultura antigua egipcia- lee a Naguib Mahfuz. Hay muchos libros, y muy bonitos, publicados en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. No me imagino pasión mayor que con una piscina o el aire a tope. El amor en el verano está ene aire, en la ropa ligera etc. Bueno, o me he convertido en muy cómoda, o la pasión turca pasaría por mantener temperaturas de habitación llevaderas :-)

      Un abrazo y finde bonito

      Eliminar
  34. Un viaje inolvidable sin duda. Mejor para esos lugares es el invierno. Me encanto el texto amiga. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, hay países que sólo son para el invierno. En verano mejor ir al otro hemisferio, o muy al norte, Siberia ha de estar precioso estos días

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.