jueves, 4 de julio de 2019

Cines en penumbra, en jueves

Imagen de Aquí

Siguiendo una iniciativa de Juan Carlos, les paso mi aportación para este jueves 4 de Julio, sobre cines de barrio

Los años setenta aún goteaban censuras descaradas y rollos de celuloide que de vez en cuando ardían, produciendo unos efectos, en la pantalla, de oquedad chamuscada, que silbaban desde el gallinero, con patadas en el suelo incluso, lo que hacía retumbar todo el cine-teatro

El patio de butacas también era oscuro, lo que daba pie a toqueteos varios, besos en penumbra y tal vez promesas de amor eterno. Elena y Luis se sentaban siempre en las últimas filas, para dar cuenta de sus artificios hormonales. Unos artificios discretos, pues Elena seguía yendo al colegio de monjas de la Asunción y aún comulgaba con las directrices de los padres y de los ejercicios espirituales. Ese domingo, al lado de su novio, palabra que ella había acariciado en sueños, tocó con el tacón algo que creyó que era otro zapato, y asustada se lo dijo a Luis, quien notó lo mismo, e imaginó escenas prohibidas. 

Elena no paraba de tirar su pie hacia atrás, pero con cautela. La película iba desarrollándose sin que ella tuviera ni idea de cómo iba el argumento. Tampoco las manos de Luis dejaban mucho margen, porque, tal vez enardecido por lo que suponía que sucedía detrás, deslizaba una y otra vez su mano izquierda por los botones de la rebeca de ella, buscando promesas que imaginaba. Elena estaba en posición de sí, pero no, porque se había dejado besar y eso le bastaba. Tenía pavor a mayores urgencias, aunque en ocasiones, sí las sentía. También sentía curiosidad por saber qué ocultaba ese pantalón, que a ratos parecía que crecía, y eso le asustaba. 

La película acabó y encendieron las luces. Todos salieron, algunos recomponiendo sus ropas. La señora de la limpieza, poco más tarde, encontraba el cadáver de una joven, vestida con falda escocesa y un jersey azul, que resultó ser Marisa, de quien dijeron había sido violada. Un calcetín en la boca y la poca atención de los espectadores cercanos había bastado para que la mala prensa del local hiciera que cerrase a los pocos meses, dejándonos sin cine.  
  

68 comentarios:

  1. Pasas de uno escarceos a la violación y es que los cines dan para mucho y tu pluma e imaginación dan para una novela. Un abrazo que ya encienden las luces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He creado una atmósfera, evocada en parte por mi propia experiencia. Nunca sabré del todo lo que sucedía en las filas de atrás, porque era demasiado pequeña, pero por qué no, un acelerón de más, una urgencia que tapar con un calcetín en la boca ante la negativa y algún golpe en la nuca, no premeditado.

      Estuvimos sin cine tres meses, por cierto :-). Un abrazote, Ester

      Eliminar
  2. Una evocadora escena de cine de barrio, con altramuces y pipas en cucuruchos hechos cn hohas de periódicos, parejas tocándose lo justo que la moral de la época permitía, situadas todas ajenas a la peícula en la fila de los mancos. Pero con una tragedia bien actual de contrapunto. Has puesto como las dos caras de una sesión doble.
    Un beso y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La atmósfera es exactamente esa, que sí recuerdo. La fila de los mancos, que expresión tan en desuso, por lo obsoleto.La violación, por supuesto, no la veo muy plausible, pero no imposible. El cine de mi pueblo, ciudad de infancia, estuvo tres meses cerrado, y me ha dado por imaginar que no fuera la causa un asesinato que pasó desapercibido. La ficción. Gracias Alfred

      Un beso y tarde de cine

      Eliminar
  3. Desde luego algo escabroso pero sin duda posible de darse ..me has recordado los cines de esa época finales de los setenta y principios de los ochenta donde había muchas ocultas bajo las luces del cine ..sorprendente final .
    Un abrazo amiga desde luego el cine da para más que visualizar pelis ..feliz jueves .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran cines con olor a pipas de girasol, palomitas y sudor. En ellos he visto una Blancanieves, preciosa. Pero el batiburrillo de aromas se queda en la pituitaria.

      El cine da para imaginar guiones, no te quepa duda. :-). Un abrazo

      Eliminar
  4. el final no esperaba! es un poco de película de terror. una película desarrollada en el interior de un cine. lo podríamos llamar meta-cine?
    cuando advertían que una película inmoral, bastaba para que todo el mundo quisiera verla. siempre nos atrae lo prohibido...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo donde acaba mi texto empieza otra película, la labor de la policía, previa identificación de la víctima, el informe forense, los amigos de la joven etc. No quería hacer más largo este texto, pero como poder, cabe pensar que Luis, el novio de mi protagonista, aunque claro, el desarrollo de la idea implica muchas palabras más.

      Un abrazo y por una tarde de sesión continua de ratos amables

      Eliminar
  5. Admiro tu creatividad e imaginación para hacer relatos, nos llevas por una línea de registro y acto seguido das un giro abismal creando un final grande y elocuente.

    Me ha gustado mucho.

    Mil besitos con cariño y feliz día ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que una tarde de cine, con arrumacos, poco interés tiene :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  6. Vas camino Agatha Christie o Alfred Hitchcock. Y los dos eran geniales.
    Abrazo de película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, no creo. Pero muchas gracias.

      Un abrazo y feliz tarde, con bellas historias de amor, sin censuras

      Eliminar
  7. Hola guapa , es un buen misterio .... Llamaremos a Colombo o a Hércules poirot , para que averigüen que es lo que sucedió , muy entretenido tu relato , feliz tarde cariño besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que necesitamos un detective tipo Colombo, porque en esas fechas, con su aspecto, podría confundirse con la poli de "la secreta" :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  8. Un vuelco total al final, casi tal como una película, habían cines así donde al amparo de la oscuridad de las salas sucedían muchas cosas ajenas a la exhibición.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La oscuridad de madre de muchas cosas secretas, heréticas, herméticas y quién sabe si del propio miedo :-), o de actos delictivos

      Un abrazo y feliz tarde, Dulce

      Eliminar
  9. Esas penumvras daban para todo. Espeluznante e inesperado final.

    Asusta lesa indefensión por estar cada uno a su bola yen lo suyo...

    Besos, Albada

    ResponderEliminar
  10. Asusta esa indefensión, digo.

    (Mi móvil se volvió idiota por un golpe de calor, perdón) 🙏

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnología de estos cacharros :-). Se entendía. La indefensión es una sensación de desasosiego tremenda.

      Por los cines seguros, con luces y controles que no permitan cosas malas, porque no considero malos los escarceos. Un abrazo

      Eliminar
  11. Se empieza a leer con el desenfado que inspira un cine de barrio y los relajados relatos de otros participante, preparas el ambiente en consecuencia a lo esperado y ZAS, nos cambias la sonrisa bobalicona y complaciente de los toqueteos adolescentes por la crispación de una violación y un asesinato. Inesperadamente, para que sea un sorprendente y verdadero relato de terror.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macondo, es que esos escarceos en sí, de una época, dan para poca ficción y trama. Me complace sujetar las palabras, para darles libertad y giro al final.

      Un abrazo garnde

      Eliminar
  12. Siempre oí hablar de los magreos en el cine. Jamás que sucediera algo tan terrible. Pero ahora al leerte y con la experiencia de haber leído y escuchado tantos abusos silenciados, es absolutamente creíble.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En frío parece pura ficción, pero imagina, en esos años, que una chica se niega a seguir la fiebre del otro, que éste se obceca, pierde el oremus y por sus narices quiere más. Claro que un golpe en la nuca, sin intención, puede desembocar en asesinato, pero claro, vamos a dejarlo en ficción. :-)

      Un abrazo y tarde de cine

      Eliminar
  13. Jo... anda que Terremoto Crazy a tu lado parece un monaguillo...

    Vaya final.

    Boquiabierto me voy.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Chica no mata, ¿Eh?, jajaja :-), toca con el pie, ya ves qué inocente

      Un beso, para Crazy otro, pero si pincha, mejor no :-), que se afeite con navaja, un día en el que no tiemble, por eso :-)

      Eliminar
    2. Al pobre Toro lo has dejado anonadado, por no decir otra cosa.

      Eliminar
    3. No, Toro sabe que su Crazy está muy sereno, se afeita cada día, estoy segura :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Es precioso como recreas los ambientes,como sabes llevarnos por tu relato,de la mano,sin empujar,dejando que las palabras nos conduzcan adonde tú quieres llegar.
    Me encanta!
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son textos cortos, que permiten esas licencias. Claro, que si no, sería una trama de dos novietes en la fila de los mancos, que decía Alfred. Imagino que acababan con dolor en partes nobles, por cierto :-)

      Un abarzo y por una tarde de buenas tramas, y grandes versos en la boca

      Eliminar
  15. Impresionante final, en medio de la "calentura" reinante, lo que el pie de Elena tocaba, oculto bajo su asiento, era el the end de una película real.
    ¡Muy bueno, Albada!
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era otra peli, previa, de una pasión con final inesperado, seguramente por accidente, inexperiencia, mala suerte, pero era sesión continua, acababa una trama, y empezaba otra, claro. Tras los novietes empezaba otra, de novela negra, con un detective a punto de jubilarse y una teniente, la primera de España, con necesidad de dar con el autor del crimen, frente a polis que no querían aceptar su mando. :-)

      Gracias, Mirella. Un abrazo

      Eliminar
  16. Macabro suceso en el cine. Lo que para unos era el entusiasmo del descubrir(se) para Marisa fue un terrible final.

    Muy bueno tu relato

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pobre Marisa, compañera del cole de monjas, para ella sí que había salido en pantalla el The End definitivo.

      Gracias, Alis. Un abrazo grande

      Eliminar
  17. Que buen relato con un final macabro. No dudo que algo así haya pasado en algún cine.....Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que es pura ficción. Pero la penumbra da mucho juego. No sólo de pegar chicle en las butacas, o en el pelo de las chicas de platea, tirados desde el gallinero. Juegos de tacto y de puertas que se abren. O se cierran.

      Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  18. Buenooo, lo tuyo es cine negro que exigiría a continuación otra película sobre la indagación del crimen. Cuando relatabas la primera parte, vamos casi todo el relato, era como si se reprodujera el mismo film vivido en su tiempo por mí y mis amigos. Pero el desenlace, caray, que no me repongo aún del desenlace. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eras adolescente en esa época, espero que te haya hecho recordar situaciones, aromas, tal vez. El desenlace no es imposible, no creas.

      me alegro te haya gustado. Un abrazo y feliz tarde de viernes, por un finde de argumentos interesantes

      Eliminar
  19. Recuerdo perfectamente esos cines de barrio y las parejas que, aprovechando la oscuridad, se entregaban a sus escarceos amorosos sin prestar atención a lo que ocurría en la pantalla. Por fortuna, nunca supe del hallazgo de un cadáver, jeje.
    Me encanta tu originalidad y la forma de plasmarla en forma de relato, un relato "costumbrista" cuyo macabro final nos pilla de sorpresa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Costumbrista, sí, porque la época era el final de un ciclo, que tal está volviendo, de moral y censura a lo que UNOS creen que no debe permitirse. Las rebecas, con sus botones, las manos, hábiles aun inexpertas, los ejercicios espirituales...son el escenario, junto a las pantallas que ardían.

      El final es la guinda y un final que daría inicio a la segunda sesión de esta sesión continua que es la literatura. De bajo voltaje, en mi caso, pero quiero ir mejorando. Un abrazo grande, Josep Mª

      Eliminar
  20. La película acabó y encendieron las luces.
    La chica salió corriendo al colegio de monjas.
    Dios nos pille confesados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, la chica siguió la senda de sus instintos. :-). Lo de ser misionera en China y cuidar negritos no era su estilo :-), pero eran tiempo, no te quepa duda, Manuel

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  21. Ese macabro final que le has dado a tu relato es para una obra de cine negro, me gusta tu manera de enfocar tus relatos, porque cuando empiezo a leerte no es el final que me imagino y tu consigues llevarnos con sorpresa hasta el punto final.
    Besos muchos y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un puntito de viraje siempre ve bueno, creo. Montañas rusas tal vez son excesivas, pero un poquito, por qué no, me digo. Me alegro te haya gustado.

      Un abrazo y por una tarde con cine de barrio en la mirada, y pelis de amor e intriga, tal vez las mejores :-) Buen finde

      Eliminar
  22. Me dejó boquiabierta el relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que se te pase:-). Son textos, poco más. Por una tarde de cine

      Un abrazo grande, Amapola Azzul. Vi una azul hace poco, por cierto, me encandiló.

      Eliminar
  23. ¡Qué escalofriante! No me esperaba para nada ese final, puf. Del calentón que llevaban los protagonistas, a descubrir un cadáver hiela la sangre.
    Me gustó mucho que fuera diferente ;)
    Un besazo, Alabada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sería para helar la sangre y los ánimos, es verdad. Claro, es una ficción venida a la mente.

      me alegro te gustara el giro. Un abrazo y tarde de lujo

      Eliminar
  24. Me ha hecho recordar incluso la relativa clandestinidad en que nos movíamos para todo lo que no estaba bien visto. He conocido cines en que como eras menor no te dejaban entrar aunque te habían vendido la entrada, y cuando había empezado la película, o una de las dos, porque eran sesiones dobles, te hacían subir a un gallinero caso secreto, porque el dinero no te lo devolvían, qué va, y nosotros queríamos ver la película o tocar y ser tocados, si se trataba de eso, y es curioso porque no podías asomarte a una barandilla que había, para que desde abajo el público del patio de butacas no te viera. Claro, que te saltabas la indicación. El lugar, bastante cutre. Y como esa anécdota había unas cuantas. O tempora, o mores.

    NB. Claro que es posible el final que planteas, no lo discuto, simplemente que me ha cogido desprevenido (anótate un tanto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lujo la memoria, esas anécdotas de tardes dominicales, de infancia y pantalones cortos, chicles, novedosos, y pipas de girasol y altramuces. Me encanta que te haya gustado y llevado a esas tardes memorables.

      Un abrazo y por una tarde de lujo y estrellas de celuloide

      Eliminar
  25. Que buen final!
    Nunca me lo imaginé, es maravilloso como me llevaste para otro lado y de golpe, una muerta.
    Y en esas condiciones...
    Me gustó mucho.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en esos giros doy un poco de acción, inesperada, en un atmósfera que parecía casi de idilio de pubertad.

      Un abrazo, Dana, y tarde bonita

      Eliminar
  26. Relato impactante, digno para el célebre Colombo...con cadáver incluido...

    Me has dejado pasmdita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que imaginar a un detective, un poco menos estrafalario pero igual de eficaz :-)

      Gracias. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  27. awesome article..
    thanks for sharing and have a nice day

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado la entrada y la forma de relatar las viviencias de cine de barrio. Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Me alegra que te gustase. Es ficción, pero el ambiente era real.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Me gusta mucho la evocación de los dias de cine de sala grande, y al final, mama mia! que giro!, se encienden las luces y empieza otra historia, de detectives tal vez!
    Beso y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Cuando se encienden las luces, en la realidad también era otra pequeña historia la que ase abría, Por haber visto la peli, por la compañía, por el tiempo, caluroso o no de la calle..

      Un abrazo y buen domingo

      Eliminar
  31. ¡Sorprendente!
    Y es que la desventaja de los cines de antes era que quedaba completamente oscuro, lo que no sucede en la actualidad.
    Muy buen relato, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una penumbra intensa, cierto. Claro, en ella cabían muchas cosas. La idea es que la gran pantalla, decíamos, nos permitiera vivir la trama. Con las pantallas de hoy en día, casi hay un inmersión :-)

      Un abrazo grande y buen día

      Eliminar
  32. Horrible, no sé si es ficción o realidad, porque es creíble, que esa oscuridad no solo fuera cómplice de parejas, sino también de malhechores.
    Buena historia, con un final que no esperamos.
    Besos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran tiempos, otra época,sin duda. Por cines sin sorpresas, o con ellas.

      Un abrazo

      Eliminar
  33. Hola Mary, acertada nostalgia de las salas de cine. En Buga algunas cerraron para darle paso a los centros o salas de oración. A propósito, cuando era menor de edad, a mis primos y a mí nos daban para ir a cine siempre y cuando fuéramos primero a misa y contarle a nuestra abuela cuál era el mensaje del evangelio.

    Gracias por la nostalgia en prosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si era la condición, tu abuela así se aseguraba que fueráis a misa :-). Buena estrategia de la señora. En todas partes han cerrado cines porque ya no eran rentables. Si puedes mira un tema de Serrat https://www.youtube.com/watch?v=awNcCYSjbr4, ques eguro conoces. Qué canto a un cine con solera que acabó derrumbado en la acera

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  34. Una violación dentro de un cine! vaya! no era difícil suponer que después de semejante suceso esa sala de cine corría riesgo de cerrar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Jaja me río de puro nervioso, porque el giro que le diste a la historia fue brutal. Nos tenías sumergidos en una atmosfera erótica y de pronto ¡paf! prenden la luz y aparece un cadaver jaja
    Un abrazo, estimada.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.