sábado, 5 de octubre de 2019

La playa de los sueños III

Imagen de Aguirrfotox


Este otoño me ha pasado algo muy curioso. Me ha rescatado del mar una mujer, en una playa de las Islas de las mujeres, frente  a Cancún. Ya decía yo que llevaba muchos días a la deriva, viendo cruceros que intentaba seguir por si llegaba a alguna isla del Egeo, pero parece que una corriente me ha llevado al Atlántico, vaya usted a saber por qué leyes físicas que ignoro. Entretanto me vi inmersa en una bolsa enorme de basura, donde he estado unos días. No entiendo cómo somos tan guarros. Junto a mí había botellas de pulque y de ron, de tequila, de lejía o de agua. He conseguido salir y seguir flotando pero no sé si lo soñé o una tortuga chocó con la madeja de basura, lo cierto es que de nuevo me veía a la deriva y acabé llegando a una playa.  

Sí, la playa parecía casi virgen, y me dio por pensar que nadie podría socorrerme. Volvería la marea y me regresaría al océano, pero no. Una mujer pensativa, con pamela rosa y un fular azul se fijó en mí. Me ha destapado, buscando un mensaje, estoy segura, y viendo que mi aspecto era de persona, diminuta, pero persona, ha vuelto a poner el tapón de corcho. Mi voz era acorde a mi tamaño, quiero pensar, porque no me ha escuchado cuando le pedía que me sacara de allí. Desde el océano la he visto sentarse en el  tronco de una palmera derrumbada y mirar hacia donde yo estaba. Parecía sonreír.

Hoy me encontré con un perro, en una lateral de la playa de Cancún. Me ha sujetado por el cuello de  la botella y pensé que me dejaría a los pies de alguien, pero ha golpeado la botella contra una roca y he salido, volviendo a mi tamaño normal. El pobre can estuvo un rato reponiéndose del susto. Desgreñado, y para mí que con .garrapatas, temblaba cuando he echado una mano adelante, por agradecer su gesto.

He llamado a mi casa, donde nadie me esperaba ya, y tengo reservado un vuelo para mañana. El veterinario  ha encontrado bien al chucho, que llamo Robinson, y le ha vacunado y confeccionado su "pasaporte canino". Me alojo en un hotel que acepta mascotas y, limpio ya, Robinson ha resultado un perro mezclado de mediano tamaño, con mirada inteligente y donaire en sus patas. Tiene cinco años, según han calculado por los dientes y sé que él sabrá ofrecerme lo que necesito. Mi mejor versión.      

65 comentarios:

  1. Va a ser verdad eso de que el perro es el mejor amigo del hombre.
    Gracias al perro ha recuperado la libertad.

    Eso sí... que no se vuelva a dormir en la playa eh!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja.. Habrá que decirle que no se duerma en playa alguna, por supuesto. El perro puede ser el amigo perfecto, eso sí, no habla, lo cual a veces es una ventaja :-)

      Un beso, Toro.

      Un beso

      Eliminar
  2. ¿Tu mejor versión? ese es el mejor final posible para tu historia, tu eres una buena escritora con la imaginación bullendo siempre, esa es una buena versión. Buen fin de semana haciendo lo que quieras menos meterte en una capsula. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción, Ester. Mi mejor versión tal vez esté por llegar, pero no creo que a través de un perro, :-), sino siguiendo mi vida, mis escritos y la personas que he tenido la suerte de tener al lado.

      Un abrazo, y feliz finde

      Eliminar
  3. Los perros con su intuición parecen saber bien lo que necesitan las personas .

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son animales especiales. Tuve una diecisiete años y su pérdida fue enorme, pero la mejor versión de mí misma no será un perro quien la saque de mí. ;-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Antes de comentar, he leído las dos anteriores entradas de esta serie y he llagado a la conclusión de Ester. Tu imaginación no tiene límites y el dominio de la escritura, tampoco te es desconocido.
    Brillante y poético.
    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Hay islas que requieren Robinsones que las descubran, pero no es mi caso, por supuesto. Soy muy sociable, a veces pienso que demasiado :-).

      Un abrazo y gracias, Juan L.

      Eliminar
  5. Me hizo recordar al Robinson de las lecturas juveniles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela que por mucho que se versione, tiene ese hálito especial para los adolescentes.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Estupendo , otro mensaje en la botella donde tuvo un final feliz ..muy bien contando además de dejar expresado toda la basura que podemos echar al mar ..
    Me gusta leerte estos textos tan lindo .,
    Un fuerte abrazo !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer veía que tal vez hay la máquina que limpie esas balsas inmensas de desechos. Pues muchas gracias, Campirela. Son textos oníricos y salen como salen. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola, que bonito escribes, la parte de la basura es muy triste, definitivamente somos una especie muy peligrosa. Saludos y bonito fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo somos, no hay especie que destruya su hábitat. Es un contrasentido. Espero que sepamos revertir ese proceso de destrucción.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Conclusión: Robinson apellidado Crusoe sería muy poco robinsón, estaría globalizado por las marcas, las mercancías ...y las basuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos. Se ha globalizado todo tanto, que un Robinson como tal, además de imposible, en dos días sería una marca, seguro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Al final un perro resultó ser el liberador y como si de un genio se tratara le concedió el deseo de una mejor vida. Ambos ganaron, fue final para una travesía.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final triste, tal vez, porque la mascota, por muy inteligente que sea, no creo que pueda ofrecer lo que otro ser humano. Eso sí, son compañeros fieles a morir.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Aunque hay mascotas que ofrecen más que algunos seres humanos.

      Eliminar
    3. Hay peros que valen más, mucho más que algunas personas. Por supuesto, hay perros que ni acompañan ni nada. “Mientras más conozco al hombre más quiero a mi perro”, Lord Byron dixit, y hombre, prefiero a los humanos, pero comienzo a ser muy selectiva :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Robinson descubre a Viernes y Viernes a Robinson. Final feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi que el perro es ese Viernes compañero necesario.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. :) Que lindo relato... el perro contento y yo también. Beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al perro le tocó la lotería, seguro. Todavía debe andar por ahí más feliz que un caramelo a la puerta de un colegio :-)

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  12. vaya, un espíritu había sido encerrado en la botella! tuvo suerte de llegar a la orilla de una playa, porque los movimientos del mar pueden contrarrestarse entre sí y hacer que la botella vague en medio del mar durante años.
    ese perro que rescató al protagonista del relato, será su amigo para siempre.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No habrá fidelidad mayor, porque se liberan mutuamente, la una de su cárcel, y el otro de su perra vida.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué bonita y curiosa historia :)
    Nunca se sabe de dónde o de quién puede provenir la ayuda que necesitamos, y sin duda la gratitud es una de las mejores cualidades que tenemos, los humanos y los animales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gratitud es una virtud que deberíamos tener siempre. Y es verdad, nunca se sabe de dónde vendrá la ayuda.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ensoñador, y con final feliz. Me ha gustado mucho, eres muy original escribiendo y tu imaginación nos invita a crear la magia que necesitamos. Gracias, bonita.

    Mil besitos con cariño y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu lectura y compañía. El reto era imaginar qué hace una botella en el mar, o puede hacer.

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  15. La mejor versión está por llegar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se puede mejorar. Por ello seguimos aprendiendo siempre.

      Un beso.

      Eliminar
  16. Que linda imaginación bulle en tu cabeza :))
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si imaginación o necesidad de buscar alegorías. Quién sabe.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  17. Imaginación,originalidad y poder de abstracción no te falta a la hora de escribir. Me he visto metida en una botella balanceándome en el mar y enredada entre algas. Gracias al perro...
    Abrazos pluma de oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la intención. Verse así, mecida pero llevada por el azar de las olas. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Jajaja bien por el perro, la ayuda llega cuando menos la esperas.
    Muy imaginativo relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La puerta se abre cuando menos lo espera uno, y gracias a vaya a saber quién :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Me ha gustado el surrealismo de tu alucinado relato

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco onírico sí que es. Nadie sabe si hay botellas con mensaje que no de llegarán a leerse jamás.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Un muy buen relato como protagonista el perro y ese toque tan especial con el que respiran tus letras, la imagen acompaña mucho tus letras, mis felicitaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El protagonista es el perro, sin duda, de hecho es quien saca de la botella a quien estaba encerrado en ella. Pienso en autistas de manera especial, la verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. O sea, que para recuperar nuestro tamaño normal basta con salir de la "botella" en la que permanecemos encerrados. Deberíamos andar siempre con algo que nos la permita romper por dentro.

    El final feliz es muy bueno

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nos hace sentir que nos está estrecha, es que la botella ya no es de nuestra talla, sea de lo que sea que hablemos. En las relaciones ocurre mucho, seamos conscientes o no.

      Un abrazo y por la libertad de movimientos, sin corsé alguno.

      Eliminar
  22. Albada, eres genial, mágica, sigo sonriendo al leerte. Me quedo fascinada porque esa botella a llegado hasta las playas de Cancun y precisamente a Isla Mujeres donde estaba yo pensativa frente al mar como siempre, vi la botella y corrí a tomarla entre mis manos que temblaban porque un mensaje yo esperaba encontrar, pero al destaparla no vi mensaje y volví a cerrarla, algo en mi cambio después de eso, no había mensaje pero me dio alegría y sonreí y sonrío todavía............Gracias por esa botella llena de vida que me dio la dicha de sentir alegría.....al leerte. Isla Mujeres es muy bella y me da pena que hallas descubierto lo de la basura, aun somos irresponsables aunque se tomen medidas para eso. Las playas de Cancun son las mas hermosas de estos rumbos pero están azotadas por unas algas llamadas sargazo, aun así, en Isla Mujeres no hay y ahí estoy yo. Albada, en serio que estoy feliz y sonriendo y mas por ese perro que te llevas desde Cancun, :=) Te mando un fuerte abrazo amiga, y bueno, tengo mucho que decir pero ya me exedi..... No voy a olvidar a esa botella........... Y me quedo pensando si no seras adivina porque estoy en Isla Mujeres Cancun y la botella llego hasta mi :=)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me alegro por el perro, claro que si. Saludos amiga.

      Eliminar
    2. Me haces sonreir. Dijiste, en otro post, que ojalá la botella llegase a México, pero al optar por Veracruz, Cancún o las Islas, elegí la última opción, me parecía mucho más poético y adecuado para mi botella inventada. Que esté allí, precisamente, y que hayas una encontrado una botell vacía es puro azar. Pero qué casualidad, ¿verdad?.

      Me alegro que esté allí, sin algas, y seguro que sin basura. La imagen de una isla de basura me llamó la atención el otro día, porque flota en el Atlántico, mucho más la norte, creí entender, así que no iba por los mejicanos :-). Un abrazo y disfruta de esas olas, que llevan aroma a salitre y a aventuras imposibles.

      Eliminar
    3. Albada, y como no disfrutar de este mar maravilloso y seductor si te vuelvo a leer y sonrío.... Sabes que soy muy emocional, y si, estoy aqui y lo voy a gozar intensamente, me haces feliz, yo creo en las casualidades. Inventada pero real para mi. Hoy soy feliz de leerte amiga, gracias, mil gracias por este detalle hermoso. Te mando otro abrazo con aroma a salitre.

      Eliminar
    4. Pues es una satisfacción que este post te haya traído tanta alegría en unos días de disfrute. Qué bien. Una maravilla, Sandra.

      Por ese mar que nos separa, pero nos une con un texto.

      Eliminar
  23. ¡Qué preciosidad... qué derroche de imaginación!

    La mujer de la pamela rosa se ve que andaba a lo suyo y no se entretuvo en liberarte. Era más cómodo desentenderse devolviéndote al mar y que fuera otro quien te encontrase. Hubo suerte y el perro, quizá inconscientemente facilitó tu escapatoria. Eso sí, se ganó una amiga para siempre y él lo será para ti. Los encuentros fortuitos, a veces, cambian vidas.

    ¡Me ha encantado! Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la señora con pamela ni se percató. El perro no podría ser consciente de que´contenía, si mensaje o personita, pero su curiosidad pudo más. Los perros son lso seres más leales, más files y más intuitivos paar con os humanos, así que no resultó mal salvador.

      Un abrazo, Galilea

      Eliminar
  24. Mary... solo quiero decirte que tú eres la mejor versión de cuanto escribes; o, cuanto escribes es la mejor versión de ti.
    Un abrazo grande hasta ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. Hay quien necesita que le rescate de su isla para ser quien es, yo he tenido la suerte de no ser isla, y seguramente escribir ha contribuido a ello.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  25. Hola guapa , la verdad es que es muy bonito y con final feliz , felicidades amiga
    eres una experta en lo tocante a relatos me en encantan de verdad , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Final feliz para sujeto y perro, que siempre es un final deseable tras los caminos largos.

      Un abrazo, Pilar

      Eliminar
  26. Un relato encantador, de principio a fin, pero sobre todo cuando he comprendido la naturaleza del narrador. Si fuera un sueño, podríamos intentar descifrar el simbolismo que contiene. Yo me quedo con la bondad, aunque involuntaria, del can, el mejor amigo del hombre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La esencia de la botella puede ser el narrador. Y sí, el perro tiene una capacidad de empatía y lealtad tremenda. Puede que bonda también.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Tienes magia en esos pensamientos y creatividad, me gusta mucho.. un abrazo grande

    ResponderEliminar
  28. Soy la botella con mensaje mas sola del mundo pues también nací de la soledad de una mujer que estaba sola por buscar compañía, y nadie la encontró...Ahora viajo dentro del vientre de un tiburón. Aquí todo es oscuro acompañada de restos de animales y cosas que fué buscando allá donde no encuentro mi norte. Escucho sus visceras y su corazón...no sé dónde iré a parar...


    Ya he pasado al intestino. Pronto seré expulsada y veré al final la luz del dia con mi mensaje desolador.


    He sentido algo que me ha conmovido. Un arpón atravesó la piel aspera del tiburón. Un cuchillo ha rajado su vientre dejándonos libres infinidad de cosas que fué tragando en su ir y venir por el mundo marino. Un pescador me ha cogido entre el asco y la curiosidad. Mi botella es de color verde y todos esos hombres tienen el mismo color través del vidrio. Me ha agitado pero no me ha abierto; quizá sea analfabeto. Me ha depositado para luego más tarde después quizá.


    El mar está agitado. Una ola cruza el barco de babor a estribor y me ha devuelto al mar cuando creía estar a salvo. Vuelvo a flotar en medio de este océano, en medio de la nada; tal y como el corazón de aquella mujer se sintió en el vacío de la existencia. El sol ahora me quema.


    Se ve un barco a lo lejos que se acerca lentamente. Es un crucero y un tipo esta tirando al plato. Alguien me señala con el dedo y aquel tipo, hace un tiro certero...Me deshago en infinidad de particulas y peces pequeños me devoran buscando comida. Las palabras se diluyen. Nadie sabrá de nadie ni por qué. Aquella mujer se desvaneció en el olvido muerta de todos y nadie la echó de menos porque realmente, era la mujer más sola del mundo en un apartamento de N.Y.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa botella tenía suerte hasta que se le acaba :-). Si era la esencia de una mujer-isla, realmente estaba sola y ya habitaba el olvido.

      Un abrazo, Buscador

      Eliminar
  29. Amoroso Robinson que rescató a la genio de la botella.
    Ahora serán amigos por siempre.

    Besos, Albada

    ResponderEliminar
  30. Paso a dejarte un abrazo con mis letras y mi saludo. Que tengas un lindo dia amiga.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.