lunes, 21 de octubre de 2019

Michogato

La imagen es de Gatos de Tejada


Es casi medianoche en la  ciudad de Barcelona. La metrópolis cambia de apariencia y de  vestido, con un halo de misterio bajo las farolas del barrio Gótico, entre sus callejones a media luz y la luna asomada por los rincones y las aceras, porque la ciudad pasa a ser de otros actores, cuando los hombres duermen y las presuras se aquietan. Los borrachos salen de los bares de los fracasos, los bohemios aletean sus sueños rotos, los amantes se embelesan en los portales y los gatos salen a hacer su ronda nocturna.

Michogato tiene casa, ahora lo sé, pero le dejaban abierta la gatera improvisada y él era libre sobre el asfalto. Sus ojos amarillos, su pelaje negro, su cola en alto y sus andares de dueño me hacen reconocer que tiene clase. Salía a patrullar por la ciudad, a su hora, y a su aire. Se habrá desorientado persiguiendo algún ratoncillo, o cortejando algún maullido de gata en celo.

El golpe contra la acera me asustó, en un momento en que regaba los geranios medio mustios de mi balcón, de un piso primero de un barrio cercano al centro. Bajé a buscar al minino que lloraba, herido y habiendo gastado una vida de sus gatunas vidas. Tras la visita a un centro veterinario abierto todo el día, le subí a mi piso, donde acabó por acomodarse en un cesto de ropa limpia. Se mostraba torpe y tímido al principio, pero poco después comenzó a mostrar su temperamento altivo y su orgullo felino, capaz de no comer si no lo daba lo que les gustaba, qué curioso, la latita más cara del supermercado: mousse de salmón con gambitas, pena que yo no pueda tener su menú. 

Vi su foto en un cristal. Una pareja buscaba a Michogato, al que llamaban Lucas. La foto no engañaba a mi sincero afecto por el minino. Ya está en su casa, con sus humanos mascotas. Ellos contentos, y yo he acabado por traerme a casa a un jovencito de un centro de acogida gatuna.  Le llamo Michogato también, y no entiende de cascabeles, pero persigue un puntero de luz, con el ahínco de ser un adulto rey de la selva de mi casa. Bueno, de su casa.

50 comentarios:

  1. Michogato tuvo toda la suerte del mundo.
    Cuando todo iba mal apareció un hada mágica y lo salvó.
    Y ese gato jovencito más suerte aún.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la suerte, ya lo creo. Tiene mascotas humanas que le adoran :-)

      Un beso

      Eliminar
  2. Una historia viviente , verídica y real, suerte la del michogato, ojala y todos corrieran la misma suerte.
    Besos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo una buena suerte loca, de hecho. Es ficción, pero está basado en hechos reales.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Que bueno que una pérdida gatuna, llorada por otros, te haya llevado a adoptar a tu nuevo inquilino. A veces, una historia triste se acaba convirtiendo en un hallazgo feliz.
    Una historia que merece ser contada y de la que he disfrutado por cómo la cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción, Tuve a Lego, abandonado por su madre por una infección en los ojos y en el intestino, y salió adelante. Hoy por hoy lo tiene un hijo mío. Esta historia de Michogato es de otra fuente menos personal, pero sí, qué suerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Un alma compasiva se apiada de un gato y eso le lleva a adoptar otro. Buena correlación de acción reacción ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acción, reacción. Pero yo he quedado un poco harta de mascotas, No olvido a Tart, y no la olvidaré. Ni a alego, que sigo viendo, pero de momento, sin mascotas :-) en mi casa.

      Un beso, Alfred...porque un potus no es una mascota, Creo :-)

      Eliminar
    2. Depende como le hables y la música que le pongas. Te aconsejo que no le grites y evites tenerlo entre corrientes de aire.
      ;) Un beso.

      Eliminar
    3. Pobre potus. El mío digo. Es un superviviente nato. Un día hace el hatillo y se larga :-)

      Un beso

      Eliminar
  5. Una linda historia donde ambas partes de hacen compañía , me ha gustado al concepto que has dado de él se fue con sus mascotas humanas ..es total .
    Y no solo eso sino que al final salvaste un lindo gatito para formar parte de ti.
    Precioso y tierno .
    Bella semana y un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos sus juguetes, sus inquilinos consentidos, a veces alguien que les da calor y comida. Son felinos. :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  6. Un bonita historia en la que todos gana, veamos: Michogato curado y alimentado, sus propietarios que lo recuperan, otro michogato cachorro que consigue una casita y la protagonista que tiene compañia y alguien a quien darle afecto. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos ganas, sin duda. Hasta el pequeño Micogato ganaba en esta historia.

      Un abrazo, Ester

      Eliminar
  7. Historia feliz con final feliz.
    Solo queda que la protagonista no acostumbres a tu Michogato, a menús de 3 estrellas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que ella le daba pienso. Sin más. Dos días no comería, pero el tercero sí, seguro. :-)

      Por los Michogatos grandes y los pequeñajos, que nos dan alegrías y disgustos a partes iguales. Un abrazo

      Eliminar
  8. Jjajajajaj... Espero , que los dueños del gato Michigato ,te pagaran la estancia de pijotero felino , que pasa que no se puede comer una lata de atún o una sardina o qué
    si es lo que yo digo , algunos gatos viven mejor que las personas , te deseo una feliz tarde besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. No sé yo si pagarían a quien recatase a su gato. Imagino que no, pero qué paladar tiene algunos gatos. Una compañera mía de trabajo compraba esas latitas su gato, y yo alucinaba.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  9. Que bonita historia, adoro a los gatos. tan suyos pero no por eso menos cariñosos y leales.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo les admiro, porque quieren fans :-), pero con una perra que nos llenó de lealtad hasta extremos inconcebibles, no repetiré con otro Lego, un gato que sigue siendo adorable y muu suyo :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  10. Me encantan los gatos, tienen algo especial que se seduce.
    Disfruté de la historia del Michogato, me alegró que volviera a su primer hogar y que a la protagonista ese vacío le despertara el interés de tener uno propio.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene una elegancia y cierto desapego que siempre atrae. Qué bien que hayas disfrutado de un cuentito suave, de angora en su conjunto.

      Un abrazo, MIrella

      Eliminar
  11. Todos salís ganando en esta historia. Lucas vuelve con esos dueños que lo han hecho como es, los dueños recuperan su consentido minino perdido, un jovencito sin vicios adquiridos encuentra una casa normal donde va a ser muy feliz, y tú vas a disfrutar de su compañía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucas, si es el nombre del minino que imaginé perdido, estará felzi en su casa de siempre, seguro.

      Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  12. Bonita historia y con moraleja, así que estupenda entrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la moraleja es que ayudar siempre vale la pena. Por los felinos caprichosos, fríos pero la vez cariñosos cundo quieren.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Bonita la historia de "Michogato" que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evoca una historia que conocí. Muchas gracias.

      Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  14. Preciosa historia con final feliz. No hay duda que así nos verán ellos a nosotros, y aun así, tienen el don de crear un bonito vínculo por ambas partes.
    Me ha encantado, querida amiga. Los adoro, de hecho, en mi familia y aunque en distintos hogares, ya son tres gatos los que nos acompañan.

    Siempre un placer leerte.
    Abrazo grande, y feliz semana 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son animalitos tiernos a pesar sel desapego que manifiesta y lo caraduras que son, Pero eso les da encanto.

      Un abrazo, Ginebra

      Eliminar
  15. Que hermosa historia, y qué suerte tuvo Michogato de que lo recogieras, y qué suerte tuvo el nuevo Michogato de que le adoptaras...o es al revés jajaja.
    Hermosa historia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es al revés siempre. Puede que ellos nos adopten y nos creemos haber sido nosotros quienes tomamos la decisión :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Michogato apareció en la vida de la protagonista para darle una oportunidad al joven...

    Mi gato también se llama Lucas. Y sería feliz si de perderse se encontrase a alguien tan sensible y amable como para cuidarlo y devolverlo

    Hermoso texto

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía yo que Lucas es un buen nombre para un gato. ESpero que no se pierda por entre las azoteas y tejados. Si lo hace, que encuentre a la mujer, u hombre, de mi historia.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Con agilidad patrulla la manzana más oscura...Camina erguido y sigiloso; con la sensibilidad a cualquier novedad y siempre alerta con uñas afiladas...Hace dos manzanas ha regañado con un perro callejero que tuerto lo dejó. Salieron corriendo cada uno por su lado y un poco más adelante, se limpió las uñas con la lengua.


    Ahora está mas tranquilo pero alerta. De lejos se escucha como llorar a un recién nacido que resulta ser otro gato en celo. Camina sin perder el paso con almohadillas en las patas...Un tipo borracho vomita en una esquina Dios sabe qué y de una ventana vuelan papeles para ensuciar más la calle. El sigue alerta, nadie lo escucha hasta llegar al canto de aquel gato en celo.


    El lomo se le levanta como el arco de Robin Hood y las fauces brillan con la luz de una farola. Se lanzan a vida o muerte; la muerte ya le espera porque su contrincante lo deja ciego a pesar de los reflejos; ya es gato viejo ante uno joven. Se retira gritando; mahullando gritos de dolor que algún vecino escucha y poco a poco, la luz del día lo descubre al descubierto y con visión de oscuridad. Pasan los días ciego de todo menos de hambre, hasta que de hambre y soledad, muere...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Describes muy bien al gato adulto que busca aventuras. Son curiosos pro naturaleza, y algunos son peleanos. Por ese gato cielo que ha vivido lo suficiente como para morir sabio de vida, brindo por él.

      Un abrazo, Buscador

      Eliminar
  18. En el pueblo tenemos unos cuantos gatos, es curioso observarlos; se aprende mucho...
    Estupendo relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un espectáculo gratis de primer orden. Miran sigilosos y de pronto saltan. Qué habrá visto, se pregunta uno. Una mosca tal vez. Un reflejo huido, pudiera ser. Es muy divertido y nos enseña, ya lo creo. Sin curiosidad la vida sería muy plana y sosa.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Dime Mary: ¿Te gustan los mininos? Por aquí rondan y ronronean y entre ellos, yo.
    Excelente relato.
    Una muestra de mi cariño: Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando más años cumplo, más me parezco also gatos, curiosamente. Mi curiosidad, mi sensibilidad pero con desapego...igual fui un gato en otra vida. Y ha he agotados tres vidas, así que igual sí que me gustan :-)

      Un abrazo, para los felinos libres de tu calle, uno gatuno.

      Eliminar
  20. Que bonito Albada, que acto mas tierno auxiliar a un Micho gato y enamorarse de el. A mi me paso algo así, y aqui tengo a un gato viejo y esquelético al cual después de un año de rescatarlo de una golpiza que casi le saca un ojo y le tumbo dientes no puedo hacer que engorde, y me enamore de el y me lo quede. Gracias amiga por este relato hermoso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amiga tiene uno también rescatado de una golpiza. Fijate, le avisó de que algo estaba mal entre unas cajas, y era un escorpión, así que hay favor recíproco y lealtad a muerte. Que tu viejo y esquelético gato acabe sus días como está, cuidado y atendido, y no recordando la crueldad de algunos hombres.

      Un abrazo, Sandra

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Por la forma en cómo termina el relato me acordé del micro "Comadreja en casa", de Jordi Cebrián. Dos textos hermanados con diez años de diferencia.
    http://cienpalabras.blogspot.com/2009/05/comadreja-en-casa.html
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues voy a leerlo y te digo. Que´honor, Julia David. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Jeje... muy bien matizado... "de SU casa". Doy fe. Yo también vivo en casa de una reina.

    Precioso relato. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, esa reinas felinas son divas. Quieren admiradores, y sirvientes, para sus necesidades. Sí, también dan mimos, vale...algunas veces se dignan a darlos : :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Albada: el subtítulo de tu blog está tan bien elegido. No puedo leeros todos los días, pero cuando me pongo, va cada uno de tus textos en un descanso. Este del gato me ha encantado. Qué bien descrita está la ciudad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que el objetivo de entretenimiento pequeño, minúsculo en los quehaceres sea lo que te traiga a mi rincón.

      La ciudad de noche es otro escenario. La noche que yo amo es un lugar mágico. Un abrazo.

      Eliminar
  24. Es maravillosa tu manera de contar... Me encantan las mascotas y en especial los gatos. Vivo con uno que es divino y muy lindo.

    Felicitaciones por tus letras
    Te seguiré leyendo
    Abrazos a montones
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una narrativa que sale así, a vuela pluma. Ojalá tuviera más técnica para expresar mejor lo que quiero, pero me alegra que te haya gustado, Ana.

      Un abrazo y gracias, si decides ir pasando por este rinconcillo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.