martes, 1 de octubre de 2019

Hatillo de primavera en flor.





Una noche me atrapó, sin luna ni sábana que me protegiera, y me dejó insomne, con la clara voluntad de regresar a mi mente instantes ya olvidados, caricias de otros tiempos, aromas de un pasado. Recopilé los versos que te hiciera,  los textos en penumbra que tu oscuridad susurraba en mi oído, el fular que me regalaste y los besos que pudimos cosechar.  Hice un hatillo. Quería quemarlo en una pira redentora, pero el fuego podía hipnotizar mis deseos de olvidar, de evaporar-te,  de borrar de mi vida la dicha de haberte amado, así que me conformé con hacer un nudo al pañuelo grande y depositarlo en la oscuridad del armario empotrado de mi dormitorio.

Tengo una fuga de agua en el lavabo. El técnico del seguro insistía ayer en que despejara el armario, de norte a sur de mis trastos, de este a oeste de mis cajas de zapatos. Esos que no sé si me podré volver a poner.  Esta noche he soñado contigo, se han escapado los besos  que nos dimos y los que quedaron congelados. Tus manos de azucena, con esos dedos de pianista a media voz,  volaban a mi cintura y a mi cuello, para luego martillear una teclas inexistentes sobre mi almohada. He escuchado el son que nos hiciera reír una tarde, mientras caminábamos, tomados de la mano, por la Avenida de los sueños. Ahí me he despertado y me he asomado al armario. 

El hatillo está abierto. Mientras buscaba el número de teléfono del técnico del seguro, para rogarle que viniera deprisa, porque la humedad del pasillo ha crecido de manera exponencial, he escuchado tus pasos y olido tu after shave. Me he derrumbado contra la pared, sonriendo, sonriéndote, una vez más. El sol llegaba tarde, se había retrasado con mi sueño, pero llegaba iluminando las ventanas del pasado, así que le he dejado preso con la persiana bajada hasta el final. He roto en mil pedazos los versos, dejándolos en el cubo de papel y cartón por reciclar. El fular yace en el suelo del lavabo, y luego irá al contenedor de ropa para pobres. Los besos no los encuentro, pero estarán por ahí, con las caricias de un ayer que no puede regresar. La primavera pasó, me digo, cuando el timbre de la puerta me indica que el técnico puede que arregle el desperfecto y todo vuelva a la normalidad.

Inspirado en Sandra, aunque no sé por qué.    

38 comentarios:

  1. Desde luego amiga te salio una belleza de texto , no solo es tierno y amoroso , sino con ese toque de nostalgia de amores que ya pasaron pero sin embargo siguen en nuestro recuero tan presentes como si estuvieran con nosotros .
    Gracias por escribirlo porque me ha sabido muy bien y desde luego has captado a la perfección los poemas de nuestra Sandra siempre repletos de amor ..
    Un buen día y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando los amores matan, es que luego no mueren, dicen. Ese amor que llena y vacía pero nos saca lo mejor, son los que permanecen, y con Sandra me parece que es un tema recurrente.

      Un abrazo, Campirela

      Eliminar
  2. Maravilloso texto, y van...
    No se puede decir de una manera más poética y perfecta los recuerdos de un amor que ya no es.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que todo puede tener su punto alegórico, creo. Estos amores que nunca acaban por acabar son muy curiosos.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  3. Enamorada de la primavera y gozando con este bello texto.
    Nada es perdurable.
    Hermos imagen Albada.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haces bien.Lap primavera, real o alegórica, es la mejor estación, pero pasa, como algunos trenes del destino.

      Gracias. Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Creo que el técnico del seguro hizo su trabajo y ella bajó la basura, dejando el pasado atrás, pero sólo ella lo sabe :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Abrir la puerta al técnico, y, a un nuevo comienzo en el que dejar atrás esas cosas que quedaron pendiendo del tiempo y que no nos dejan avanzar…

    Bello y poético, mi querida amiga. A mí me atraparon tus letras…

    Abrazo grande, y feliz tarde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado lastar, casi siempre, y no deberíamos ser así de apegados a lo bueno que hubo, pero nos cuesta cerrar las puertas, y las ventanas, a la nostalgia.

      Un abrazo grandote, Ginebra. Por una tarde sin bultos en los armarios

      Eliminar
  6. Qué bien contado. Me ha encantado (una vez más).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy lindo relato, la primavera es hermosa... aunque, el otoño es perfecto para mi, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES que la sensación primaveral es tan bonita...pero le otoño tiene colores indescriptibles.

      Por un bonito otoño para ti. Un abrazo

      Eliminar
  8. El hstillo de primavera parece que se deshizo, suele ocurrir en los sueños. Haz otro más actual,más de otoño y a ver qué pasa.
    Un escrito que engancha.👏👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESe hatillo primaveral se deshizo, dejando que su contenido bailase al so de los sueños. El de un otoño lo imagino diferente, es verdad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Debería haber un técnico también para aquellos sentimientos que se instalan y crean esos estados de melancolía o tristeza.

    Un beso dulce y dulce mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existen técnicos para desatascar las cañerías de los amores enquistados, es verdad, creo que si existe se llama tiempo.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  10. Maravilloso escrito. Qué difícil desprenderse cuando el corazón lo tiene todo atrapado dentro. Me encanta como hilas en tus textos los sentimientos y los hechos cotidianos. Los unos y los otros... nos llevan y nos traen. Nos levantan y, a veces, nos hunden sin más...

    Muchos aplausos, Alba.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los sublime y poético convive con lo cotidiano y prosaico, no creas :-)

      Un abrazo y gracias, Galilea

      Eliminar
  11. Te inspira de lujo y lo escribes de lujo también.
    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, TRo, se lo diré al técnico del seguro :-)

      Un beso

      Eliminar
  12. Algunos desperfectos pueden arreglarlos los técnicos, otros, sin embargo, no responden a soluciones técnicas. Quemar los recuerdos en un ritual puede ayudar, es la intención de olvidar manifestándose.

    Melancólico texto. Me gustó mucho leerlo en este día de lluvia

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quemar los recuerdos es una forma de conjugar al olvido. Por eso se queman las fotos, creo.

      Un abrazo y feliz día, Alis.

      Eliminar
  13. Disfruto a cada detalle este pequeño regalo que nos haces y por más que lo pienso, creo que tu creatividad es inagotable. Yo ahora estoy bastante cansado por mi trabajo y lo que me espera mañana...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Pues a descansar, que la vida laboral te pille siempre con fuerzas para tirarla adelante.

      Un abrazo, Buscador.

      Eliminar
  14. Hermoso texto, Albada, entre realidad, recuerdos y sueños.

    Es bueno deshacerse de todo lo que pesa o que hoy nos es superfluo.
    Se gana en ligereza, en liviandad.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES muy bueno deshacerse de lo que nos pesa y ya no sirve, es verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Me encantan tus relatos Albada,son como caricias, son momentos de absoluta paz.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que sientas eso al leer estos textos tan cortitos. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Los besos no los encuentro, pero estarán por ahí, con las caricias de un ayer que no puede regresar.
    M a r a v i l l o s o.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cosas se esconden, luego aparecen, o debajo de algo, o en cajones confundidos o en el corazón cuando de nuevo se abre, creo.

      Gracias, Laura. Un abrazo grande

      Eliminar
  17. Hola amiga, que bello texto. No se que decir, me veo ahí entre tus versos, leyendo los míos. Has visto en mi lo que casi nadie a querido o sabido ver...... Que te inspirara este nostálgico y bello texto es para mi un honor amiga. Mi alma y yo te damos las gracias......... Cuando dices: Que no sabes porque, me deja pensando............ Gracias de nuevo amiga, mil gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo que no sé por qué porque no era con precisión tu madera de poeta, sino tal vez el recurrente tema de un amor pasado que nos dejó más vivas de los que estábamos, y eso es un sentimiento bastante universal.

      Muchas gracias, sandra, por tu latir, siempre. Un abrazo grande

      Eliminar
    2. Gracias a ti por tu sentir tan bello que aun estoy emocionada y agradecida. Quizá nadie entenderá mi sentir por los amores pasados teniendo amor presente... Gracias amiga.

      Eliminar
    3. Nadie debe entender lo inexistente. Porque cada aventura del corazón es barajar de nuevo. No hay comparaciones, ni quita entrega y valoración al presente porque se valore lo pasado. En mi opinión hay personas que nos dieron mucho, pero mucho, y no quita que alguien pueda volver a darnos tesoros para el alma.

      Un abrazo, nuevamente, Sandra, y por un día perfecto.

      Eliminar
  18. Limpieza necesaria de besos marchitos, recuerdos despistados y abrazos perdidos. Buena ocasión para reconducirse por la senda de lo posible y lo probable en los menesteres en que uno se reconoce.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cajones y armarios, mejor ventilarlos de vez en cuando, si no, las telarañas nos confunden la visión

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.