jueves, 26 de diciembre de 2019

Lucecillas en mi mar.

Imagen de Aguirrefotox, nacimiento de arena de La Pineda

Salí a la calle, tras la cena familiar de nochebuena. No quise apurar los minutos, ni dejar que las añoranzas se subieran a mis hombros. Esa zona estaba engalanada por árboles con cintas de luces, diminutas, que convertían la plaza que cobija al nacimiento marino, en  un escenario irreal. Esas figuras son efímeras. Están hechas con arena, pero este año, entre pulpos y un Jesús submarinista, parecía una pista de sueños por arrancar a andar. Tropecé con una acera, no por exceso de copas, y sonreí, como un borracho. Un artificio de luz y de ilusiones visuales me hizo sentir una sirena varada ante unas breves llamas danzarinas vegetales   a mi alcance.

Cerré el puño sobre una de las luces, sintiendo el pálido calor que atravesaba la carne de mi palma de la mano. Luego, al abrir los dedos, la luz, progresivamente blanca y azulada, se fue apagando sobre la mano abierta.  Esa corta e intensa vida de cada punto de luz, me produjo la sensación de estar en un hábitat marino ajeno, donde árboles y yo éramos los únicos habitantes de la noche. Sin dejar de ser consciente de la realidad, me dejé llevar por el embrujo de esa sensación a medida. Llegué a sentir que las baldosas respiraban burbujas de luz, ascendentes, pequeñas y plateadas, como el de un fondo de acuario a mi escala. Imaginé  la vívida experiencia de ser anfibia,  sin aletas ni branquias, y noté la sal en el dorso de mis manos, y el olor a salitre en el aire. La iluminación estará programada, seguro, y cuando, de forma súbita,  todas las luces de la noche navideña se apagaron, barrunté la sensación de ingravidez y me sentí desnuda pero gozosa,  ante la ausencia de esos luminosos latidos de un prodigio que mi mente fabricó, hasta llegar a cubrir mi piel de un polvo plateado que brillaba, como las escamas de un pez.

Me he despertado con salitre en mi piel, que la ducha arreglará en un periquete, pero, sin poder afirmarlo, creo que soñé con vivir bajo el mar.

En la noche pude recordar un post de hace años, que he recuperado y adaptado, y que titulé, en su momento, como luces de mar

62 comentarios:

  1. Buenos días!! dos textos preciosos, dos sentires mágicos. esos ¿sueños? nos dejan ademas de salitre en la piel alas en en el pensamiento. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginar estar en una pecera, pero no encerrado, claro, ha de ser una maravilla siempre. Los sueños sueños son, pero entretanto, qué sensaciones, ¿verdad?.

      Un abrazo y feliz día, Ester

      Eliminar
  2. Vivir bajo el mar...
    Qué paz debe haber ahí...

    Buena adaptación.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y silencio, Toro, y silencio, con sensaciones de luz, la del sol en el medio acuático. Un apasada, seguro.

      Un beso, marino, claro :-).

      Eliminar
  3. las tierras de israel y palestina tienen salida al mar, por lo que no sería raro que jesús se hubiera zambullido en algún momento en las aguas. aparte de caminar sobre ellas.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda pudo pasar que en esa época, algunos personajes históricos y/o religiosos pudieran bañarse en sus aguas, pero me quedo con este mar pequeño, cuna de la civilización y sus vivencias actuales, que tienen luces y enormes sombras.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  4. Un bonito Belén donde como bien dice Chema todod tiene su lógica por algo tan bien se dice que el hombre viene del mar ...algo de verdad habrá ..Un post refrescante por todo hasta por su forma de contarlo .
    Abrazos amiga y feliz jueves llenos de emociones .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La temática de este año es curiosa, pero menos que la que recuerdo, galáctica y que era chocante a más no `poder. Aquí los animales clásicos, haciendo submarinismo eran imaginativos.

      Me alegra que hayas sentido refrescante este post, porque las burbujas del cava son, parcialmente, ese paraíso marino que atrapamos en la copa. ;.)., Un abrazo

      Eliminar
  5. Esa sensación ingrávida y de silencio... Y de envoltura... Precioso tu post, Albada.

    Mil besitos y feliz día ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he hecho submarinismo. Y estoy segura que disfrutaría una barbaridad, porque lo poco que he nadado en inmersión, ese silencio abrumador y precioso me encanta, así como ver cómo se mueven las algas.

      Una abrazo grande y noche feliz.

      Eliminar
  6. Intensas sensaciones tras una cena típica. A veces, en estos días de navidad y año nuevo se filtran todo tipo de recuerdos, sensaciones, emociones y sentimientos.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sensaciones sobre todo. En mi caso no hay nochebuena igual a otra, y así ha de ser. Todas ellas evocan recuerdos infantiles pèro desde la adultez, cada año conlleva nuevas experiencias de mi gente.

      Un abrazo grande y por una noche con sueños plateados

      Eliminar
  7. Hermoso. Para experimentar esa sensación ya hay hoteles que te permiten dormir en una habitación burbuja. Así poder vivir tu sueño.
    Felicidades 🥂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vamos a mirar por internet. He visto unos con habitaciones como de iglú transparente, para ver auroras boreales. Bueno, aquí en Tarragona para mirar cielo, pero iré buscando :-)

      Un abrazo y felices fiestas

      Eliminar
  8. Debieron de ser unos momentos preciosos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El mundo del silencio, con luz propia para ver, lo poco que los sentidos no aprecian.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay sentidos, cinco, que no llegan a experimentar lo que yo quería describir, pero espero haberme acercado. :-)

      Un beso.

      Eliminar
  10. Luces que iluminan y propician la magia de soñar todo un mundo para disfrutar.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que con pocos elementos, un poco de imaginación y un estar despierto en los sentidos, hay universo precioso para imaginar o sentir.

      Un abrazo, Dulce, y feliz noche

      Eliminar
  11. Vivir bajo el mar y cubierta de escamas. Una sirena real que además sueña en un mundo marino pleno de belleza, pero que no puede olvidar el beillo de las estrellas.
    Precioso relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un matiz de noche posible, de noche inventada, que bien pudiera ser esbozo de lo que se puede sentir, si uno quiere, claro.

      Bajo las estrellas, con, o sin luces de artificio y navidad, podemos idear un universo de sensaciones. Estoy segura. Un abrazo, Juan L.

      Eliminar
  12. Precioso texto, me gusta como vas diciendo las cosas y explicando tus sensaciones...
    Es un placer leerte.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Voy escribiendo, como que a vuelapluma, en este caso adaptando una tercera persona a una primera, coincidiendo con ver el atardecer en una playa contigua a la de Salou. La temática me pareció tentadora, eso sí.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  13. Ohh ha sido como sumergirme en el agua,sentir la luz traspasando la superficie, sentirme engullida por el silencio...
    Qué placer tan grande leerte!
    Tienes el don de saber narrar con acierto las sensaciones que nosotros hacemos nuestras al leerte!
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me halagas, pero si en verdad me hubiera encontrado en la noche cerrada en ese lugar, ya verías que era muy fácil :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  14. Qué sueños tan bonitos, gracias por acercarnos a ellos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He soñado situaciones preciosas, como estar en una lluvia que caía desde ambos lados, además de arriba. Esto no lo he soñado, sino imaginado, pero tal vez se parece mucho.

      Un abrazo y por un día lleno de sensaciones gratas.

      Eliminar
  15. Bajo el mar...¡Qué sensaciones se experimentarías si pudiéramos vivir allí!Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo envidio a los submarinistas, ya ves. Creo que sin vivir bajo el agua, están el medio lo suficiente como para sentirse un pez :-)

      Un abrazo, Rita

      Eliminar
  16. Qué bonita creación de sueños y sensaciones. Te has impregnado del olor del mar, de su salitre.
    Un relato precioso.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado. Sí, este año el nacimiento, por cierto, con ejecución que diría floja, daba la oportunidad de imaginar.

      UN abrazo

      Eliminar
  17. Momentos únicos, mágicos, que perduran en el recuerdo. Bello leerte amiga. Saludos y abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son momentos mágicos, aun siendo imaginados, y así intenté expresar la sensación.

      Desde una orilla de mar, un abrazo grande, Sandra

      Eliminar
  18. Instantes que envuelven en un estado real lleno de magia, unos momentos que quedan en la retina de la mirada, los que tenemos el mar cerquita sentimos el influjo que tiene y la inspiración que nos crea. Mis felicitaciones por los dos textos una coincidencia sin duda.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Instantes posibles, sobre todo si tienes el mar al alcance y te ponen un nacimiento tan marino. Imaginar es, en parte, estar.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  19. Siempre es un placer leer tus relatos y compartir sueños tan bonitos. El mar y tu imaginación nos traen entradas preciosas.
    Luces azules y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te haga imaginar, porque es fruto de mi imaginación, si bien los temas marinos siempre son inspiradores, así que mérito, poquito :-).

      Un abrazo y feliz sábado.

      Eliminar
  20. Será la magia de la Navidad que hace los sueños realidad. De ahí el salitre en la piel. Preciosa narración.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura. La magia hace que el salitre, junto con los reflejos de las lucecitas, hace que cobren vida un escenario, posible.

      Un abrazo y porque las luces azules y blancas sigan iluminando la noche, aun cuando las apaguen.

      Eliminar
  21. Un texto muy etéreo me ha parecido. Bello.


    Un abrazo fuerte.


    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Malque. Estos textos, casi oníricos, pueden ser etéreos y de fácil identificación.

      Un abrazo grande y por un sábado de ensueño y de bellos sueños.

      Eliminar
  22. Esa magia queda grabada en nuestra piel, el mar siempre es fruto de inspiración querida Campirela, vivir en el fondo del mar sería maravilloso, me ha encantado este texto, mi felicitación siempre por tu buen hacer.
    ¡FELIZ AÑO NUEVO, AMIGA!
    Que este año te traiga todo lo que te haga feliz.
    Un abrazo con mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia del mar se impregna en la piel, es verdad. Poquita cosa basta paar hacer volar la imaginación y sentirse sirena, o pez payaso :-)

      Un abrazo y por una salida de año estupenda. Felzi sábado, Carmen

      Eliminar
  23. Muy bonito Albada, me quedo con esa luz dentro de la mano cerrada, te la robo para iluminar el nuevo año. Gracias por el descubrimiento de tu blog. Nos seguimos leyendo. Un abrazo y te deseo doce años de razones para ilusiones y sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quédatela, era mágica :-). Seguro nos trae instantes precioso en el año que está por entrar,

      Nos leemos, seguro. Un abrazo y feliz salida de año.

      Eliminar
  24. En estos días de euforia y de esperanza, no es difícil vivir sensaciones inimaginables en los días en que la rutina nos tiene atrapados. La combinaciçon de luz y sal marina puede tener efectos milagrosos, je,je.
    Un abrazo y felices fiestas, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, entre el mar, la oscuridad cerca de las olas y los momentos familiares gozosos, no es difícil encontrar experiencias y sensaciones oníricas y luminosas.

      Un abrazo grande, Jospe Mº

      Eliminar
  25. Bonito relato lleno de poesía. Me ha e4ncantadfo.
    En el blog de josefa hay una entrada nueva que me gustaria que comentaras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La he visto, creo que es vuestro tío el autor y es de una hechura impecable. La buena poesía siempre está viva, y siempre nos hace latir. Gracias por compartir.

      Un abrazo y por unas fiestas en familia, con salud y felicidad.

      Eliminar
  26. Es un texto encantador, y el título nuevo me gusta mucho :)
    Un abrazo, y que tengas muchos ensueños más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Es una ensoñación, como bien dices, que bien pudiera ser exacta y fiel a la realidad.

      Por muchos ratos mágicos, de nos saber si estás dormida o despierta. Un abrazo y feliz salida de año

      Eliminar
  27. eres unica en tus letras grandiosa y con magia

    ResponderEliminar
  28. Y además, del mar venimos, del océano viene la sagrada vida, lindas letras alucinadas.

    Paz, risas y armonía en 2020 y siempre

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DEl mar venimos, por eso su cadencia, su sonido arrullador nos calma, nos centra, nos alimenta. Porque nos ofrece el refugio de un hábitat primigenio, o del claustro materno, quién sabe.

      Porque la Paz, la salud y la alegría no nos dejen en esta salida de año y nos reciba el próximo con abrazos y caricias, de mar también. Un abrazo, Isaac

      Eliminar
  29. Lo cotidiano en sí mismo es ya maravilloso. Yo no hago más que leerlo de ti.

    Que la felicidad cubra tu corazón. que te falten muchos textos por escribir y que la salud te acompañen en cada nuevo impulso para hacerlo con inspiración.

    Un abrazo grandioso y gracias por todo lo que tú y yo sabemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cotidiano, en estas fechas de adornos, nos hace mágicos a ratos, construyendo escenarios absurdos pero bellos, y esa es la gracia de cada día.

      Que las musas te rodeen, con su aliento, para que el año que pronto entrará por la puerta, llegue cargado de magníficos textos y éxitos . Que la amistad que nos une siga siendo así de plácida y provechosa. Uno grande hoy desde cerca del mar.

      Eliminar
  30. Me acordé del microrrelato "El Mar" de Eduardo Galeano:

    “Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.

    Viajaron al sur.

    Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.

    Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.

    Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre: "¡Ayúdame a mirar!”.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente aprender a mirar el mar es el regalo perfecto, el que no se agota ni caduca. Sabio el padre en su viaje la sur. No recuerdo haber leído este texto, pero el fragmento es muy válido. Mirar al cielo es una asignatura también deseable y que diría de obligado cumplimiento, pero cuanto más niños son los ojos, mejor aprenden a mirar.

      Un abrazo y por el mar, con sus quimeras, sus tesoros, su paz.

      Eliminar
  31. Me encanta la sensación de irrealidad o surrealidad que transmite tu texto. Me invita a quedarme en él

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quédate en él, Alis, que ese fondo de mar imposible nos acompañe, nos serene, nos cobije en este año nuevo.

      Un abrazo grande

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.