viernes, 10 de enero de 2020

Perros sin amo

Imagen de La Vanguardia

Fuimos tres perros perdidos que nos habíamos reunido para hacer menos sola la soledad. La gente creía que vagábamos de allá para acá, sin rumbo fijo, pero no era así. Nos movíamos  por zonas, conociendo las rutinas y costumbres de quienes vivían en cada lugar. Estábamos al caso de los horarios de la gente. Por ejemplo, sabíamos que el madrugador del sastre de la esquina era un tipo que nos miraba con desprecio y miedo a partes iguales, así que no le  molestábamos. Sobre las nueve o un poco antes, salían a la calle muchas mujeres con niños y carritos de bebés, así que estábamos quietecitos, por no asustar a nadie. Los niños con mochila tendían a acercarse para acariciarnos, pero sus madres montaban un espectáculo tal que desistimos pronto de acercarnos a sus manitas curiosas.

La dependienta de la panadería no sé si nos esperaba o siempre era casualidad, pero nos ofrecía, dejando en el suelo, sobre un papel de diario, unos mendrugos de pan casi cada día. La dueña sin embargo, oronda y con una bata verde con flores era una antipática. La habíamos visto sacar de paseo a un dálmata ufano y cursi, que siempre hacía como que estaba por discutir con nosotros, pero luego era un gallina, Cobarde como ninguno, si le enfrentábamos, metía el rabo entre sus patas como un chihuahua.

Nos gustaba ver a una joven que siempre iba tarde a donde quiera que fuese, que ahora sé que es una oficina del centro. La acompañábamos hasta la parada, viendo cómo se acababa de abrochar el abrigo, o una rebeca blanca en verano. Subía al bus corriendo, y la veíamos luego acomodarse donde pudiese. Cuando regresaba, sobre las siete, nos miraba y hacía ademanes cariñosos mientras, algunas veces, nos ofrecía restos de bocadillo que le sobraría, imaginábamos.

Mis dos amigos desaparecieron, tal vez un coche de policía tuvo algo que ver. Empecé a esperar a la chica del bus. La seguía hasta su casa, tranquilo, alegre y modoso, sin molestarla. Un día de marzo llovía a cántaros, pero aun empapado, no quise dejar de seguirla. Me dejó entrar en el portal de su casa por primera vez, y subimos por las escaleras hasta una puerta. Yo no hice gesto alguno de entrar. Me senté sin dar muestras de nerviosismo. Me hizo entrar y me secó con una toalla que olía estupendamente. 

Somos felices, yo al menos mucho más que viviendo con la incertidumbre de qué comer. Ella me explica sus sueños de amor no correspondido. No sé si entiendo lo que me dice, pero estoy a su lado, dejando que el tiempo cure sus heridas.

Pensando en Amapola Azzul, no sé por qué. 

54 comentarios:

  1. en el pueblo donde veraneo hay muchos gatos por los jardines. pero me da la sensación de que los perros llevan peor el no tener un hogar, quizá por su naturaleza más sociable...
    los perros hacen mucha compañía, incluso hay quien los tiene con fines terapéuticos. sin duda, es el mejor amigo del hombre.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que entender que los gatos no son tan sociables, van más a su aire y sí, tal vez quieran casa, pero no un amo.

      Los perros son terapéuticos, cada día lo tengo más claro.

      Eliminar
  2. Pero qué detalle más bonito. Es pura ternura y toda esperanza.... Almas que se encuentran y, un alma es un alma tenga la apariencia que tenga.

    Os felicito a ambas y sí sé porqué.

    Mil besitos con cariño ❤️❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un alma perruna es un pañuelo, un tacto, una compañía. Es lo que nso dan va mucho más allá de un animal que nos reciba.

      Un abrazo y por una noche plácida.

      Eliminar
  3. Buena disquisición sobre la relación perruna/humana.
    Y buen detalle para Amapola.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ejercicio pequeño, de lo que puede ser la salvación de dos seres. Entre comillas lo de la salvación, claro.

      Un beso

      Eliminar
  4. Amiga vaya texto más lindo no has dejado y el final que decir que ha encantado .muy bonito ese pensamiento
    Abrazos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los perros entienden de tiempo, a su manera, pero creo que sí. Por ejemplo, para reencontrarse con sus amos no existe el tiempo :-)

      Un abrazo y por una noche mágica, y con luna

      Eliminar
  5. Me ha encantado, Albada. Bella historia, tan íntima y personal. ¿Quién ha ayudado realmente a quién?
    Una bellísima historia, de verdad.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese ayudan mutuamente, que es la gracia. Hay momentos en los que una compañía perruna es de verdad la terapia perfecta. Quién sabe si única

      Un abrazo y por las noches con luna y mascota

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Son enormes compañeros, con terapia a base de silencio y lametones, o con sentarse a tu lado. Y estar.

      Un abrazo y porque el tiempo cure las heridas de los corazones rotos. Todos.

      Eliminar
  7. Si estos perros hablaran, nos enteraríamos de historias brutales y no necesariamente con finales felices, como fue este caso. Es cuando pienso que las hembras deberían ser esterilizadas gratis por todos los veterinarios, para evitar que nazca tanto perro en el desamparo absoluto.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por completo de acuerdo. Aquí perros sueltos ya hay pocos, pero gatos hay un montón. Cuando se les esterilizan y regresan a la zona donde los capturan, los gatos, va bien, y debería hacerse siempre, en felinos y canes.

      Por los perros, esterilizados, que nos acompañen con la misma tenacidad siempre. Un abrazo

      Eliminar
  8. Qué regalo tan bonito le has hecho.
    Es un relato muy tierno, y precioso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería regalar ternura y fidelidad. Nada mejor que un perro adoptado de la calle.

      Un beso, Toro

      Eliminar
  9. Bonito relato que me recordó una novela que leí hace unos meses y cuyos protagonistas eran, también, unos perros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son seres especiales, como radares de sentimientos y de dolores. Son así de nobles. Son así de buena gente.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Tiernísimo relato amiga, y ese final genial, precioso relato lleno de ternura, un detallazo. Mi felicitación por este relato
    Soy entera de los animales, tengo dos perritos y son mi debilidad cuando compruebo que me entienden todo y que siempre están ahí.
    Feliz tarde Albada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes qué tanto nos dan. Los gatos acompañan mucho, pero los perros se entregan, están ahí siempre, sin mayores contrapartidas.

      Un abrazo y por los perros, lazarillos de vida tantas veces.

      Eliminar
  11. Que bonito! El relato y el regalo. :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustase, Laura-. Me gustan los perros, y claro, siempre son fieles y nobles.

      Un abrazo y por una noche feliz

      Eliminar
  12. Eso de saber ponerse en el papel de los protagonistas lo haces como nadie, independientemente de tu habilidad con la pluma/teclado. Parece que hayas sido perro alguna vez. El guiño a Amapola, bonito e inesperado. Me ha encantado todo. Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El guiño estaba claro. Cuando el alma duele, nada mejor que llevarse a casa a un peludo, mejor abandonado, que nos reconcilie con los seres humanos. Creo que ella necesita un amigo silenciosos, una hoja de papel con lametones.

      Un abrazo y noche con luna perfecta

      Eliminar
  13. Mucha ternura en este bello relato que nos habla de como el amor entre un ser humano y un animal, puede ser real y correspondido.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un pero siempre es correspondido, lo que sirve de contrapunto para desengaños de amor, y dolores físicos.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  14. Ohh qué cosa más bonita! Y es verdad! "Se parece a Amapola azul"! Qué buena idea Albada... me gustó muchísimo!
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te gustara. En España hay muchos más gatos sueltos sin amos que perros, pero los hay, y quise dar una oportunidad a uno de ellos y a una mujer :-).

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  15. Curiosa aproximación a los animales, apéndices antropoides. Te recomiendo vivamente, a ti y a quien pase por aquí, la lectura de la preciosa novela El coloquio de los perros, de Cervantes. Aguda crítica de costumbres de andar por casa de los vecinos de la ciudad, protagonizada por un diálogo entre Cipión y Berganza, dos perros. Adjunto enlace, aunque a mí me gusta leer las novelas en libro.

    http://miguelde.cervantes.com/pdf/El%20coloquio%20de%20los%20perros.pdf

    Guau, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo leí hace mucho tiempo y me encantó. No pensés en Cervantes al escribir, peo me gustaría haberlo hecho. Los diálogos entre peros han de ser estupendos de escuchar :-)

      Un abrazo y por un sábado feliz

      Eliminar
  16. Es un relato amable y acordarte de Amapola es afecto puesto en letras. Me ha dado que pensar que tres perros son muchos y uno solo es compañia, la joven nunca hubiera adoptado a los tres perros ¿buscamos la moraleja? Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la moraleja está, tal vez, en que tres son multitud :-), hasta con mascotas redentoras.

      Un abrazo y día bonito

      Eliminar
  17. Muy bonito regalo y lleno de ternura reflejada en esos perros que saben agradecer y brindar su cariño.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Son seres especiales, de eso no me cabe duda.

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  18. ¡Qué cuento más bonito! En primer lugar me encantan los perros y muchas veces he pensado qué nos dirían si ellos pudieran hablar. La verdad es que se enteran de todo. Tengo uno en casa y no sabes cómo conoce todos nuestros hábitos y movimientos. Nos tiene superestudiados a cada uno de los que vivimos en la casa. Son animales muy listos, a veces te miran de una manera que parecen humanos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te miran siempre con sinceridad, lo que se agradece. Dan, sin saberlo, la compañía perfecta a cambio de muy poco. Aquí se está dando mucho lo de mujeres sin pareja, que eligen un perro de compañía, por compañía :-)

      Un abrazo, Rita

      Eliminar
  19. ¡Qué bonito, Albada! Encuentro mucha ternura en este texto, como en otros en los que has dado voz a los perros.
    Precioso regalo para Amapola Azzul

    Un beso a cada una

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que siempre pienso en la voz de la perrita que tuvimos. Rescatada de la perrera tras haberla abandonado en un contenedor de basura. Casi que es lógico que les dote de dulzura :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Un emotivo relato y un lindo regalo para nuestra Amapola.
    La compañía de una mascota es importante y vital para algunas personas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En autismo y en la vejez, en las plantas de hospital infantil, en toda partes han demostrado ser terapéuticos. Los perros son el regalo para el hombre más valioso, amén del aire, claro :-)

      Un abrazo y finde bonito

      Eliminar
  21. Mari, hola. Comenzaste muy activa este 2020. Por eso me estoy poniendo al día contigo.

    Sobre el texto pienso que tu personaje y sus amigos nos estaban acostumbrados a tomar decisiones porque nadie les daba la oportunidad de hacerlo, hasta que apareció ella.
    Una muy bonita historia.
    Saludos a ti y a todos tus seguidores lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaban acostumbrados a ser protagonistas de sus vidas, y eso pasa en muchos humanos. Aquí, perro y mujer se conceden esa capacidad. Y les va bien. Tal ve otra moraleja es que más vale perro cariñoso que hombre (o mujer) inalcanzables.

      Un abrazo grande, y sí las musas son siempre caprichosas :-)

      Eliminar
  22. Hermoso relato y bello regalo.
    Lo leo una y otra vez y me gusta cada vez más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustara. La oportunidad de ser el timonel de nuestra vida, a veces pasa por tener un perro que nos guíe. :-)

      Un abrazo y feliz dís.

      Eliminar
  23. Me encantó tu relato en primera persona perruna... Muy bien escrito

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustara. Los perros son tan sabios...y los humanos a veces demasiado necios, añado :-)

      Un abrazo, Isaac

      Eliminar
  24. Tierno y precioso texto regalo para Amapola, siempre habrá alguien que nos de amor..... Saludos amiga. Me encanto el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo hay quien nos dará amor, es que seremos nosotros quienes sepamos a quién entregar nuestro corazón, creo.

      Un abrazo y sábado estupendo

      Eliminar
  25. Emocionante tu relato:

    Un final feliz para unas vidas muy complicadas. Ser perro Callejero abandonado tiene que ser terrible.

    Te dejo un abrazo
    y no enhorabuena
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado. Son vidas de abandonados, que necesitan sentirse cobijados, sentir que pueden seguir adelante, y es que la soledad puede ser muy dura. Para algunas personas lo es.

      Gracias, Ana. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  26. Hola Alba , que relato tan bonito y tierno le haces a nuestra amiga
    en común Amapola , estoy segura de que le gustara , tienes un don especial a la hora de hacer relatos de esta clase , ya que describes muy bien el pensamiento de una mascota abandonada o callejera , besos preciosa mía , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me pongo en la piel de los perros con facilidad :-). No me cuesta nada, seguramente porque tener a una perrita desde cachorrita de un mes , abandonada, a sus diecisiete abriles seniles, me ha enseñado a entender un poco su mentalidad. :-)

      Un abrazo y feliz miércoles

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.