jueves, 16 de enero de 2020

Comicidad en jueves

Imagen del blog de Dorotea

Siguiendo una iniciativa de Dorotea, ahora sí, de comicidad :-), esta es mi aportación.

Lisboa era  una ciudad que quería visitar, desde siempre, sobre todo por revivir algunos escenarios de Pessoa y Saramago. Y sí, allí que fuimos. Todo muy bien. Con ganas de atravesar el Tajo e ir  al otro lado del río, al barrio de Barreiro. El río es mucho más ancho de lo que creía. Recomiendo ir, además. Una ciudad muy plácida, aunque ojo, que el tranvía 28 baja, pero no sube :-).
Cogimos el metro y llegamos a la estación de ferry, creímos. Siendo la sonoridad de la palabra "Muelle" tan similar, no dudamos en acercarnos a una  taquilla, de tren. Sin inmutarnos en exceso, miramos los destinos anunciados en una pantalla y elegimos.

El viajecito a Cascais fue tan inesperado como grato, salvo a la hora de comer.  Resultó ser un pueblo pescador lindísimo, donde pasear era muy apetecible y donde comimos.  Hombre, me dije, dónde encontrar mejor sitio para comer sardinas, imaginando el espeto y todo. En mi vida había tenido delante una sardina ni tan grande, ni tan llena de escamas, ni con tantas tripas. Avisados de no comer, o pagar, lo que crees que te ponen de pica pica para esperar los platos, acabé comiendo y disfrutando de  los tres platillos que había en la mesa cuando nos sentamos.  Aún ando escupiendo escamas, alguna vez J


62 comentarios:

  1. Jaja soy la primera, yujiiii!! hay compañera, picarona, que yo si que he estado en Lisboa, y las sardinas estan para "chupar", son tan blanditas. Es cierto, eso sí, grandeeees y gooordaas, como para atragantarse de gusto; la preparan con huevos... picados. Ayyy, que está muy bien ese pica y pica y Cascais. Lo del tranvía, una pasada, y sin marcha atrás. Feliz jueves!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tan grandes es que me causaron pavor, la verdad. Bueno, con otro tranvía, cuyo número no recuerdo, llegamos más o menos la mismo sitio :-), qué vistas, por cierto.

      Por las sardinas, grandes para ti y pequeñas para mí ;). Un abrazo

      Eliminar
  2. Me hizo sonreír ese final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en su momento poquito, todo se ha de decir :-)

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  3. Me has recordado que no conozco Portugal. Imperdonable, lo sé.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decían que era un chollo de precios, que no es diría yo, pero tiene rincones, postres y un calor humano excelente.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  4. Esas escamas peregrinas que se quedan enganchadas por el paladar...que pesadas son ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, pero es que son grandes, así que no pude más que quitar la piel, las tripas alejarlas y lo que comí, estaba bueno :-)

      Un beso

      Eliminar
  5. en un viaje a galicia (que tiene cierto parentesco con portugal), mi madre pidió sardinas en un restaurante, y le trajeron unos sardinones enormes. se lo dijo al camarero, y él le explicó: "mujer, tendría que haber pedido xoubas! lo que aquí llamamos sardinas es esto!".
    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah pues quién sabe. Igual el nombre era engañoso para mí. He visto truchas mucho más chocas, eso seguro.

      Un abrazo y tarde bonita

      Eliminar
  6. De esas sardinas no conozco, pero por lo que cuentas parece que son enormes y dejan su huella :)

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo que aquí las pesquen también, pero es que me intimidan oye.

      Un abrazo y noche tranquila

      Eliminar
  7. Doy fe que el pueblo de Cascais, es muy lindo , pero las sardinas con tripas ajjajajja dios no me extraña que al día de hoy sigas escupiendo escamas ajjajaja..
    Bueno seguro que el trayecto en tren fue estupendo ..
    Gracias por ese paseo tan lindo ..
    Feliz tarde ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una monada, la verdad. El trayecto, muy corto, no creo que más de quince minutos, muy chulo también. Al día siguiente, sabiendo la estación, nos fuimos a Sintra, pero sí, acabamos tomando el ferry :-)

      Un abrazo y tarde bonita

      Eliminar
  8. Portugal está en mis lista :-) pero ya sé que algunas cosas no podrán ser. Nada de sardinas :-)
    Al final, aún así, mereció la pena muy mucho ese viaje.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabe nunca, curiosamente la vida es un tango curioso, pero si ouedes, te acercas :-)

      Sí, la verdad, me encantó el corcho, la cerámica... muy lindo viaje

      Eliminar
  9. Jajaja, las escamas cuesta eliminarlas mas que las espinas, pero el resto ha resultado muy agradable, incluso el "baja pero no sube" algo que ninguno olvida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que era mejor que subiera, digo yo :-).

      Por las sardinas, de tamaño regular. Un abrazo

      Eliminar
  10. Jajajaja he estado en Lisboa que es una ciudad me fascina, pero más que sardinas, me la he pasado comiendo pulpo a la vinagreta, que me encanta. Creo que hasta me salieron por las orejas jaja.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vuelvo, lo pido, seguro. A mí el pulpo a feira me encanta, así que seguro que en vinagreta también.

      Un abrazo y por una noche con recuerdos de buenos viajes, o de guisos :-)

      Eliminar
  11. Ya se sabe, en Portugal hay que comer bacalao y las sardinas dejarlas para el Mediterráneo del este y del sur de España.
    Las que se pescan en Castellón, son inmejorables y no digamos los "espetos" de Málaga.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tenía la idea de Málaga, amigo, y me engañé :-)

      Por las sardinas del Mediterráneo pues. Un abrazo

      Eliminar
  12. Yo la pasaría muy mal porque no me gusta para nada el pescado, de ningún tipo... y menos si hay que escupir escamas y espinas... jajaja!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay pescados de sabor muy bueno. A mí las sardinas, pequeñas, sin tripa ni cabeza, ni escamas, me encantan. Son gustos.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Hoy viajes donde viajes hay que ir desactivando minas en las cartas de los restaurantes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se pasan, es verdad. Al final hay que ir a un Mcdonalds, que al menos la ensalada es la misma :-)

      Un beso, Toro

      Eliminar
  14. Son cosas que pasan cuando vas a sitios por primera vez, que te crees que las comidas son más o menos como las que conocemos, pero... no. Me ocurrió a mi en Suiza que pedimos para comer un pescado a la plancha aliñado con tomate. Y me ponen dos tomates semi-asados en el horno, sin sal y un pescado desmenuzado que no se sabía ni lo que era :(

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga mía, es que en Suiza, para pescado de mar...mucha experiencia no tendrán . Viajar es bueno por mil cosas, por la gastronomía también.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Pues mira me apuntare a lo de Lisboa, con lo cerca que lo tengo, imperdonable no haber ido, por cierto tendré en cuenta lo de las sardinas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedes, no lo dejes. La gente es como españoles con valium de cinco mg., muy tranquilos y educados, limpios además. Un país pequeño, que fue grande, y que mantiene costumbres y clima parecidos a los nuestros. Vale panea.

      Un abrazo y pro lo viajes y las anécdotas que se pueden explicar con una sonrisa

      Eliminar
  16. Tengo ganas de conocer Lisboa...¡Fíjate, tan cerca como está y todavía no he ido!Lo voy a apuntar en la agenda como una prioridad.Y lo de las escamas me pasó a mí una vez, en un restaurante que se las daba de bueno...¡En fin, cosas que pasan! Ahora me hace reír. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo dejes. Son viajes baratos y la ciudad de Lisboa vale la pena. Las escamas es que se adhieren, y parece que no quieren ir ni para arriba ni para abajo. Pero yo, en las sardinas, las quito.

      Un abrazo, Rita

      Eliminar
  17. Pasé años y años escuchando hablar maravillas de la luz de Lisboa. Yo, que soy tan nocturna, pensaba que no podía ser para tanto, que mis amigos eran exagerados... hasta que fui. Es la única ciudad en la que me volví "diurna" y comprobé que su luz no sólo es mágica, sino también sanadora.

    Me despistó el final, de hecho creí que había quedado cortado el texto... hasta que lo entendí. Me reí.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luz llama la atención, ya lo creo, y esa sensación de mar que es río. Si suen aun fado por el aire, ya es como un sueño.

      Un abrazo y por la sonrisas, Alis

      Eliminar
  18. Lisboa, la prefiero en invierno...los tranvías, los trenes... son un auténtico caos...
    😊 Suerte que me gusta caminar.
    Besos sin espinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ciudad para caminar. Lo malo es que hay subiditas de órdago. Estuve en febrero, pero no hacía frío, y la verdad es que no sentí agobio ninguno.

      Por las escapadas que nos dejan buenas imágenes en la retina. Un abrazo

      Eliminar
  19. Ay ay ay! qué bueno! Muy divertido, entretenido y ágil relato!
    Me gustó mucho leerlo!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Lo de vernos en un andén, o muelle, de tren fue una sorpresa, pero salió bien el día.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Menos mal que no soy de pescado... pero voy a Portugal, sí o sí, me ha encantado lo que has contado, y lo del tranvía que baja pero no sube, apuntado!!

    Mil besitos, preciosa y feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin negar que tengas platos estupendos, y postres de lujo, lo de pescado o carne pronto se tendrá que cambiar. Cada día hay más veganos. Sí, el tranvía mítico ya no sube :-)

      Un abrazo y finde estupendo

      Eliminar
  21. Fuimos a Marruecos, el país del nunca jamás y los sueños oníricos...Uno se siente musulman cuando al amanecer se escucha llamar para rezar en la mezquita o paseas por callejones llenos de puestos que van a ninguna parte. La comida y sus especias, el té o las vistas del atardecer donde ella y yo nos besábamos como si fuera la primera vez...

    Aquel día un exquisito perfume a carne asada nios llevó a un restaurante donde otros turistas se hacían selfies con los camareros. La comida fué abundante y para el postre nos ofrecieron frutos secos o desecados. Nos recomendaron las nueces que según nos contaba el camarero, eran las nueces más selectas y grandes del mundo...Eran baratas y nos pedimos una fuente de nueces con miel, para beber, té rojo.

    Era verdad. Las nueces estaban exquisitas mezcladas con miel y los comensales de al lado también pidieron nueces con miel...La cosa es que tuve una urgencia para ir al aseo y para ir al aseo había que pasar delante de la cocina. Mi sorpresa fué mayuscula cuando un viejo casi desdentado abría nueces con la boca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno ese final. Creí que harías alusión a la higiene más bien pobre, peo el viejo, que imaginé sentado ante una fuente de nueces, es brutal.

      Un abrazo y finde bonito

      Eliminar
  22. No hay cosa que me dé más asco que encontrarme una escama en el pescado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que me inquieta, siempre. Imagino que espinas y escamas eran esa obsesión de las comidas de bebés que vigilada tanto, que soy muy extricta con ambas coas.

      Un abrazo y viernes bonito

      Eliminar
  23. Hola Albada, pues no se si sabreis, que en las escamas del pescado hay una gran riqueza, las escamas es puro colágeno, si en vez de tirarlas, las cocemos, y luego filtramos, obtenemos el mejor colágeno que podemos tomar, para nuestras articulaciones...Yo soy del pescado azul, y no de piscifactoría... la carne ni la pruebo de siempre, mi madre me parió así, que le vamos hacer.
    Feliz día Albada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una fuente de colágeno excelente, como dices, Manipularlas es lo que me pone nerviosa. Ahora me volví tan cómoda que compro el pescado en bolsas, del congelador del supermercado. Cada vez pienso más en los residuos, y esas bolsas, gruesas, me preocupan en su eliminación, así que ya veremos si vuelvo al fresco

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  24. Sin duda un lugar muy bonito donde pasear y llenarse de bellos momentos, lastima que estoy muy lejos..... A mi no me gustan las sardinas. Un gusto leerte. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la gente cruza el charco, siempre pensando en París y Roma, :-), hay que pensar en Lisboa. También. Porque vale la pena.

      Un abrazo y por un día con sonrisas

      Eliminar
  25. En Lisboa se puede comer rico y a precio asequible si se busca fuera de lo más turistizado. A mí siempre me gusta en casas de comida donde van trabajadores, y las hay en zonas céntricas, todo es buscarlas simplemente mirando. El mejor arroz meloso de mi vida lo he comido en casa UMA, Rua de Sapateiros. Escribí una serie de estas mías en 2016 que empieza por

    https://laantorchadekraus.blogspot.com/2016/10/sim-e-nao.html

    y si te interesa sigue en octubre, noviembre y diciembre.

    https://laantorchadekraus.blogspot.com/2016/12/rua-dos-sapateiros.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi lugares así como explicas, en Lisboa. Es una ciudad preciosa, que me encantó, y a la que volveré, seguro, Pue sme paso por tus post :-)

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  26. Alguna vez me pasó algo similar en otro sitio, con pejerreyes y mil espinas 😁😁 un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tanto las espinas o las escamas, como esperalas o no, sin hablar del las tripas :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  27. A Lisboa todavía no he ido, o casi sí ahora después de haber leído tu relato... Sardinas malagueñas en espeto he comido en muchas ocasiones ya que vivo en Torremolinos. Una vez nos dieron plato tras plato sin cobrar (hace tiempo de esto) pq había turistas que viéndonos festejar se pidieron lo mismo. Vaya hartazgo de sardinas. Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese día me habría apuntado a sardinas en espeto :-). Es una ciudad preciosas, pero dicen que Portugal tiene ciudades igual de lindas, así que hay que ir.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Qué bonito tu viaje a Portugal.

    Lo poco que conozco de Portugal me encantó. Visité Oporto.

    Jajaja. Me ha hecho reír el episodio de las sardinas...

    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dicen que es preciosa. Creo que el ambiente tranquilo, ese estar sin agobios ni prisas, es bueno para cualquiera.

      Esas sardinas, qué normes :-). Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  29. Es cierto que estamos muy cerca de Portugal, pero a la vez muy lejos y pasa eso, que términos que aquí tienen un sentido allí lo tienen muy diferente.
    Estuvimos en Évora riéndonos a carcajadas con el camarero que nos trajo una garrafa de vino y cuando a él le dio un ataque de risa escucharnos pedir huevos revueltos.
    Pero tu experiencia es más heavy.
    Abr
    Abrazos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La garrafa era también espectacular. Hay que ir. Nos volvemos locos tomando aviones por ir a las chimbambas y Portugal está cerca.

      Un abrazo y feliz noche, Juan Carlos

      Eliminar
  30. Justo cuando ya habia publicado he leido unos cuantos posts,me han recordado, una aventua de risa que nos ocurrió ne POtugal el años 1977. Ja que esto AQUI TE DEJO MI URL.
    htt:/msalaportagmail.comblogspot.com..es. Gracias amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me paso a leer, cómo no.

      Un abrazo y noche con fados

      Eliminar
  31. No he estado en Lisboa, pero me estan entrando unas ganas...besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue sno lo pienses mucho, es una capital preciosa y pequeña.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.