domingo, 19 de enero de 2020

Fuegos reales.

Imagen de El Periódico


Vemos todo muy lejano. Los incendios australianos, la subida posible de los mares, el deshielo del Ártico o la ferocidad de los eventos meteorológicos habituales nos parecen ajenos a nosotros. Un día hacía calor, por lo que salí en la mañana, como muchas otras, con Bruno, mi viejo perdiguero sordo, pensando en qué día más extraño se me antojaba, porque no había sonidos de pájaro alguno, ni el corretear de algún animalejo despistado que otras veces me hicieran sonreír. Decidí descansar un poco. Me suelo sentar en un pino, viejo y grande. Mi cantimplora me regaló agua fresca y bebí un poco, ofreciendo a Bruno en el cuenco de mi mano, como siempre. En ese silencio sepulcral  levanté los ojos hacía las copas de los árboles y sentí un escalofrío. Bruno estaba inquieto, gruñía en voz baja. Tal vez un saltamontes, me dije.  El cielo  empezó a ponerse gris y el calor iba subiendo a una velocidad infernal. El olor acre de un fuego lejano invadía el ambiente. El perro quería que regresáramos, estaba claro, pero el camino de regreso estaba en llamas. Me asusté bastante.

Llamé a urgencias, a pesar de que la cobertura era pobre. Creo que apenas me escucharon decir dónde, más o menos, me encontraba. Seguía con mi espalda apoyada en el viejo pino,  mientras mis manos temblaban y el perro daba vueltas arriba y abajo, ladrando al aire. El fuego,  que creí lejano, se había acercado deprisa, tal vez por el viento que soplaba, y que me hubo parecido reconfortante  cuando salí de casa. Sopesé subir a una  loma, pero una voz. interior, o del árbol, me convenció de permanecer allí. Bruno hacía el gesto de huir pero se quedaba a mi lado, ladrando. Un color dorado iba tiñendo el escenario,  con un crepitar de ramitas abatidas por el fuego que constituían unos ruiditos como de  roedores locos. 

Apenas podía respirar, y sin soler hacer eso de rezar, pedí al destino  que alguien llegase a rescatarme de ese espectáculo hipnótico pero dantesco. Escuché las sirenas. Luego, unos chorros de agua se extendían ante mi vista, creando diversos arco iris en el aire. Por último no sé si perdí el conocimiento. Me hallaron acunada a los pies de mi pino viejo, con el perro avisando de mi ubicación. Me incorporé y miré a mi alrededor. El perro estaba inquieto pero feliz. No supimos determinar si mis ojos lloraban por el humo, o por la tristeza de ver que, a pesar de que mi pino se había salvado, la montaña había quedado silenciosa, humeante, vacía y desolada. Abatidos, llegamos a casa. Nuestro árbol nos esperaría cuando, con el tiempo, el paisaje se recuperase. Había sobrevivido,  por esta vez. 

48 comentarios:

  1. Tu relato me llevó a una situación parecida en la sierra de Gredos, hace unos años. Fue una experiencia muy dura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es agobiante. Duro. Y por desgracia, muy real en Australia del este hasta hace unos días.

      Un abrazo y porque sepamos rectificar

      Eliminar
  2. Qué dolor. No puedo imaginar cómo será ver el fuego de cerca, si sólo verlos en imágenes me causa una pena y un miedo enormes.

    Me ha gustado mucho, y me ha impresionado, la forma en que has descrito el sonido del fuego, y las imágenes que has creado con los colores.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He imaginado y agarrado escenas de la realidad. La imágenes de koalas eran para llorar.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  3. Amo la naturaleza... Me ha emocionado mucho tu relato, no es solo dantesco el hecho de ver desaparecer bajo las llamas algo tan bello, también el hecho de ser protagonista y el temor de ser pasto del fuego. Lo dicho... Me has emocionado mucho.

    Mil besitos y feliz día, bonita ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cambios que hemos de hacer no sólo e mentalizarnos los ciudadanos, ni quitar el impuesto la sol en España, es buscar fuentes de energía renovables, y reciclar.

      Porque sepamos rectificar. Un abrazo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegro que te gustara. Un escenario cada vez más común.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. No siempre será así, de momento tu estupendo relato acaba más o menos bien, el bosque se ha quemado tu pino no.
    Un beso-

    ResponderEliminar
  6. Los incendios de Australia son otro síntoma más de lo que se acerca.
    Tu relato es muy bueno... me he puesto nervioso solo imaginando lo que describes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una tragedia anunciada. Y lo que veremos. Gracias, Toro.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Lo peor de todos esos acontecimientos en que no solo la naturaleza sufre, también las personas que pierden sus hogares y vidas muchas veces.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los koalas nos dejaron la cara exacta de esos fuegos cada vez más comunes. Una pena

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  8. No sé qué debe sentirse en momentos así, pues no me he visto y espero no verme en la tesitura, pero la impotencia que se siente cuando lo que alrededor se quema, te juro que es desgarradora.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un desastre, necesitamos repoblar planta y más plantas, y dejar de echar al aire tanta basura, y a los mares.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  9. Tremenda la angustia que desprende el relato... ¡tan real! Qué tristeza...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez más real. Nos perdemos en cosa que creemos lejana, pero en realidad el cambio climático es un hecho.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  10. Tremendo texto.
    Aún colea en mi mente el último incendio en mi isla, donde se quemó una superficie casi como la de la ciudad de Barcelona, donde tuvieron que traer hidroaviones de la península,y que yo vi durante cuatro días pasar cada 15 minutos a recargar agua en el mar.
    Tremendo, y lamentablemente cada vez más frecuente. Es estremecedor presenciarlo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro es un recuerdo espeluznante. Las imágenes de Amazonas hace unos meses y hasta hace poco de Australia, no se si sirvieron para mentalizarnos del cambio climático, pero creo que sí.

      Un abrazo, Luna

      Eliminar
  11. Es una angustia horrible ver que todo alrededor se quema y te ves impotente , ves como las llamas alcanzan lugares que tardarán años en volver a estar verdes ..
    Sin duda has hecho un texto donde tendremos que tenerlo en cuenta y ver las consecuencias que esto traerá en un futuro no muy lejano..
    Abrazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo veremos, en España la deforestación ha dejado zonas casi desérticas. Y sin masa forestal lo tenemos fatal.

      Un abrazo y porque reaccionemos.

      Eliminar
  12. Que el hombre sea el culpable de la mayoría de los incendios es algo que no puedo entender.
    Como podemos destruir tanta belleza...
    En fin, me alegro que tu árbol se salvara, no todo fue tan malo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, porque tras el fuego vienen o los pastos, o el negocio de la calificación del terreno (En Galicia es un clásico). Pirómanos ha habido toda la vida, pero cada día más son provocados por intereses económicos, o como ahora, por el clima.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  13. Tremendo. Escalofriante. Si no cambiamos veremos lo de Australia más cerca.

    Todos estamos en peligro.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No somos conscientes de que o actuamos pronto, y habla de los gobiernos, o la situación será irreversible.

      Un abrazo y día bonito

      Eliminar
  14. Los incendios forestales son un recuerdo de infancia (bueno, ojalá sólo fueran un recuerdo). Pero sí tengo grabada la imagen de todos en el pueblo organizándose para que ese fuego que se apoderaba de la sierra no llegara a las casas. Me cuesta entender que tras haber pasado tantos años no sólo no haya mejorado, sino que cada año es peor. No damos tiempo a la Tierra a regenerarse y lo acabaremos pagando caro.

    Pienso en las personas, animales y hectáreas de bosques que no han podido escapar a las llamas y me estremezco.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez es peor, eso es seguro. En California el fuego dejó sin hogar a mucha gente, ni te hablo del desastre para la vegetación y la fauna. Los pirómanos ahora son pocos.

      Un abrazo y porque sepamos revertir la situación, pero el cambio climático ya está aquí. Por mucho que dijera un primo de Aznar, o de Rajoy, que no recuerdo, que no. Un abrazo

      Eliminar
  15. Un relato hermoso de la vida real, incendios ahora en Australia, las imágenes que veo de ella me hacen llorar, incendios por el mundo, y los que faltan...... Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que faltan. Y la inundaciones que veremos, porque veíamos esas cosas lejanas pero cada vez está todo más a la vuelta de la esquina.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  16. Conclusión por mi parte: tal vez deberíamos pensar TODOS en salvar la colectividad de pinos, en ver la manera, en enfrentarnos al negacionismo de los idiotas y en procurar racionalidad en los recursos ambientales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese todos, es todos, cada uno a su nivel de acción. Los ciudadanos estamos mentalizados de reciclar, cada día más de volar menos etc, pero mientras los intereses del as petroleras sean, junto a los gobiernos, quienes sacan rendimiento de envenenar la atmósfera, vamos mal.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Emotivo relato.
    Poco a poco estamos destruyendo el planeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las últimas décadas hemos destrozado muchísimo. Lo malo es que no tenemos plan B.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Alegría por tu árbol que se salvó Albada, que gran impotencia la de estos días con los incendios de Australia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese árbol se salvó, ficción, pero el resto de la montaña se quedó destrozada, devastada.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Esto es solo el comienzo, horrible, ver a los animales correr sin saber dónde ir, horrible. Y cuanta impotencia sentimos al ver que no podemos ayudar.
    Feliz noche amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha siso un año tremendo, y empezamos este año con unas nevadas en Canadá que no son normales.

      Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  20. Qué bien lo has descrito,amiguca!!Parecía como estar viviéndolo de verdad!!Me ha gustado la forma que le has dado,casi o muy real
    Estamos pasando por un momento que si antes era futuro,ahora ya es presente y es que la Tierra está dolida,dañada..LLora y nosotros,qué hacemos?
    Debemos pensar con buen criterio que esto no es una fantasía .Que está ocurriendo y se nos olvida cuanto más si está lejos.
    Te felicito por el relato y tu solidaridad
    Besucos

    de poco a poco


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es presente. Estos días se baten récords de altura de olas en la costa española mediterránea. Ese presente que creíamos futuro lejano.

      Porque tengamos claro que no hay plan B, que o colaboramos todos, o no hay planeta habitable dignamente para nuestros nietos, Un abrazo

      Eliminar
  21. La visión de un campo o bosque asolado por las llaman nos llena de congoja e impotencia. El fuego se lo traga todo, no entiende de vida y muerte, de naturaleza y de cambio climático. Todo se lo lleva por delante. Somos nosotros quienes sí entendemos el valor de las cosas y de las vidas que peligran, y quienes debemos poner coto a tanta desgracia que, posiblemente, se habría podido evitar.
    En tu historia hay, afortunadamente, un final feliz. Así me quedo más tranquilo, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fuego se lo traga todo, y el mar, embravecido, como ahora vivimos en Catalunya. No sé si hay vuelta atrás, pero quiero pensar que sí. Si tenemos la tecnología para ir a Marte, mucho será que no la tengamos para reciclar nuestras basuras.

      Un barazo

      Eliminar
  22. Que situación tan asfixiante. Lo vemos todo muy lejano hasta que nos toca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es lejano. El accidente de tráfico, los monzones, los incendio...hast que nos toca de cerca. Pero hemos de ayudar al planeta a revertir la situación.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Es triste ver como el fuego lo destroza todo y como escapan los animales sin saber bien a donde, es como estar sujetos de pies y manos sin poder hacer nada para ayudarles.
    Terrible lo que está sucediendo y tu historia por lo menos tiene un final feliz.
    Un abrazo Albada.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los animales no entienden, su instinto les ayuda, pero llega un punto en que perecen, presa de las llamas. Los Koalas nos dejaron la retin a llena de imágenes espeluznantes

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Estremecedor relato muy bien narrado. Te iba leyendo y me llenaba de angustia, impotencia y asfixia.

    Besos, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he conseguido que nos pongamos en la piel, que era la intención. :-)

      Un abrazo, Myriam

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.