viernes, 28 de julio de 2017

Inmortalizados en burbuja de lluvia

Imagen de Raquel Rodriguez Suarez

Inspirado en  la propuesta de https://elbicnaranja.wordpress.com/

Paula y Luisito gozaban de la libertad de vestirse de lo que quisieran. Cerca de su casa pasaban los trenes que iban a cualquier lugar que la enciclopedia mostraba como ciudades, y que ellos no creían poder visitar jamás.

Tenían el permiso paterno para irse a dar una vuelta tras la siesta, y ellos llevaban semanas posando en la alameda del pueblo, poco concurrida a las cinco de la tarde.

Ese día aciago, en el que desaparecieron para no volverse a hallar, se habían colocado unos trapos, fingiendo ella ser un hada madrina bruja y él un arlequín loco, y como cada viernes, posaron para los viajeros. Consistía en quedarse quietos por un minuto, mirando al convoy. Luego volvían a casa. 

Al llegar la noche les echaron en falta. Y hasta siete días después les estuvieron buscando, con ahínco ,pero sin resultados. En los años sesenta los críos que desaparecían no armaban tanto revuelo en los medios de comunicación como ahora. Los padres, afligidos, acabaron por darles por muertos, entre sollozos y réquiems sin ataúdes para olvidar.


Desde entonces corre la voz, de que, desde el tren de Ourense a Monforte de Lemos, cuando llueve, si miras hacia poniente, ves burbujas irisadas. Todas ellas con Paula y Luisito viviendo en ellas. Inmortales en su pose frente al destino de un billete de tren. 

12 comentarios:

  1. Parece una leyenda, de los viejos lugares norteños. ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leyendas, urbanas o rurales, parten de imágenes que se fabrican en la mente, siempre desinhibida.

      Un beso

      Eliminar
  2. Qué preciosa historia has narrado, querida Albada, e imagino esas burbujas irisadas que cuando llueve desde el tren mirando hacia poniente se ven.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia, o leyenda, que bien pudiera ser. Los niños de la imagen producen un disconfort que parecen posando, así que tejí ese relato.

      Buen finde, dulce María, un beso

      Eliminar
    2. Es que la imagen también es muy bonita, se me olvidó decírtelo.

      Feliz fin de semana, preciosa.

      Muackssss!!!!!!!!!!!

      Eliminar
    3. A mí me produjo desasosiego, aún creyéndose bonita.

      Un beso

      Eliminar
  3. Qué chulo!!!

    Es un relato genial.
    Magnífico.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y que viajen en su burbuja, y sean libres.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajar en unas burbujas es un medio de transporte que jamás se me habría ocurrido, pero al ver la imagen, es una posibilidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Estas cosas de niños muertos me dan un poco de yuyu.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que muriesen, aunque desaparecieron. Y sí, un poco de yuyu siempre dan las historias de niños muertos.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.