domingo, 30 de julio de 2017

Vacaciones para olvidar


La huelga de metro me pilló a la ida, y las nuevas medidas de seguridad me pillaron a contrapié. Primero con los zapatos, que tanto me habían costado abrochar. Luego con el pitido del arco detector de metales, que provocó un cacheo por parte de una agente concienzuda, tal vez con tendencias lésbicas. 

En el avión todos sentimos las turbulencias, pero sólo yo derramé un café con leché, por llamarle de alguna forma, sobre su propio pantalón. La estancia bien, para qué decir mentiras, pero al cambio todo me parecía barato, así que compré cosillas de recuerdo. En cada lugar. La última noche hice  el equipaje de regreso. Me costó lo indecible cerrar la maleta roja.

En el check-in, la señorita insistió en que había de disminuir el peso. El de la maleta. Ya me parecía a mí que eso de costarme tanto moverla era porque pesaba más de veinte quilos, así que abrí y rebusqué entre los objetos pesados, para dejar atrás lo que no me era tan preciso. Quedó una colina informe a mis pies, entre suvenires y ropa.

El avión de mi vuelta venía a rebosar de españoles con bolsas. Ni siendo un crack con el tetris se podía acomodar tanto bulto. Mi maletín de mano acabó entre mis piernas. No hubo turbulencias pero el tipo de al lado, obeso y roncador, impidió que yo pudiera dar  ni una cabezada.

El Prat nos recibió con luces en las pistas y con una huelga de taxis. En mi caso, además, con una sed del demonio y un estado de nervios de aquí te espero. Tuve que entrar en un bar para beberme un botellín de agua. Digo yo que sería allí donde me dejé las llaves, pero al fin llegué, exhausta, a la puerta de casa.

Rebusqué a fondo en el bolso pero no contenía ni el rastro de unas llaves. Al fin tuve que llamar a Pablo, quien aún conservaba un juego. Precisamente tuvo que ser mi primera llamada al llegar. A mi ex marido. Se mostró atento y cargó con la maleta, pero al llegar al piso quedó claro que mi viaje no había hecho que se olvidara de mí. Me arrinconó sobre el mueble del recibidor, entre bromas sí, pero sin gracia alguna. Cuando se fue llevé el maletón al dormitorio y vi el desorden, los cajones abiertos y el joyero boca abajo, y entonces ya sí que hundí. Me metí vestida en la cama, entre lágrimas de rabia. Mañana miraría el comedor, donde no esperaba encontrar portátil ni consola, pero mañana ya sería otro día.

14 comentarios:

  1. Es que la harina de maiz pesa mucho.
    Qué bien lo has contado. Has conseguido estresarme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La harina de maíz sería. Imagino que pronto acudirá a los mossos a formalizar denuncia y llamará a la compañía del seguro del hogar.

      Es trepidante eso de volver de vacaciones y explicar esa aventura tan desventurada :-). Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué agobio... con lo bonito que era viajar cuando no era una tortura...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajar es bonito y además es una gran fuente de riqueza, porque se conocen otras maneras de vivir. Lo malo es que con la globalización, se ha hecho más difícil, que manada narices.

      Un beso

      Eliminar
    2. La globalización ha uniformado las ciudades... y la televisión por satélite ha acabado con todo lo auténtico.
      Chozas perdidas en África con parabólicas y los niños con la camiseta del Madrid o del Barça, latas de cocacola en el suelo y los indígenas con imitaciones de rolex.
      Sí, un gusto viajar...

      Eliminar
    3. Por razones que no vienen a cuento veo documentales de manera diaria y coincido contigo, los masais, por ejemplo, organizan sus danzas en función del turismo. Pero al final sólo cada uno elige qué es su viaje, porque los oídos, los ojos, los sentires son únicos. Soy muy de viajar, no importa qué cerca o lejos, porque sigo pensando que me enriquece, de manera independiente a la globalización.

      Lo que me aterra, pero de verdad me aterra, es que nadir haga el viaje mejor y más duro: viajar hacia sí mismo. Bueno, menos tú :-)

      Un beso

      Eliminar
    4. Otro ejemplo del nivelón humano vacacional:

      http://blogs.publico.es/strambotic/2017/08/zombis-piscina/

      Sin palabras.

      Eliminar
    5. Lo vi ayer. Es patético. Mejor..patático. Lo de los yayos cogiendo sitio en la playa no es invención. En Salou parece que es práctica habitual: que los mayores de la familia, madrugadores ellos, tomen lugar para el resto.

      También me choca siempre, por muy visto que esté, esos rebaños de turistas siguiendo un paraguas, letrero o similar. Pero se puede optar por no ser rebaño, sino aceptar la experiencia en lo que a uno le interesa y reporta.

      Un beso

      Eliminar
  3. Buf si es que para viajar hay que tener de verdad ganas, es que es un lío de maletas a veces, es un verdadero agobio, y no solo eso, el regreso es lo peor, todo a lavar, a colocar... a volver a recolocar.

    Besos enormes, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí esos inconvenientes de momento me compensan, peo claro, con tantas vicisitudes como esta señora, yo no viajaría mucho, la verdad :-)

      Un beso enorme, dulce María

      Eliminar
  4. Qué agobio! Por una salidita de ná, la qué se ha montado. ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Para una salida anual que hace pobreta, qué soponcio, sí.

      Un beso

      Eliminar
  5. Hola vengo a darte las gracias por tu fidelidad
    Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te leo con gusto. Espero disfrutes de pasarte por aquí.

      Un beso y feliz verano

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.