viernes, 21 de julio de 2017

Solo por primera vez

Siguiendo una iniciativa semanal; https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/21/viernes-creativo-escribe-una-historia-196/#comments

Imagen de Geir Mosed

No entiendo qué ha pasado. Eva ha compartido mi vida. Mi alcoba. Mis expectativas de futuro. He recorrido su  piel como un explorador sin prisas. Me he perdido entre sus lunares como entre laberintos de recorridos imposibles,  y creía haber llegado a las grutas de sus razonamientos y esperanzas. Creía haber atisbado los precipicios de sus miedos y anhelos. Pero no.

Cuando llegó anoche y, entre la ensalada y la tortilla puso a relatarme sus andanzas con Luis, su compañero de redacción, no podía entender de qué me hablaba. Era absurdo pensar que, mientras seguíamos embarcados en la planificación de mi estancia en la Universidad de Groninga, prevista para Agosto, ella estaba construyendo una relación ajena a mí, y en su propio centro de trabajo.

Lo que más me ha dolido es que insistiera en que pusiera en mi equipaje protección solar de 50 por si al final podía acompañarme la primera semana, porque, como dijo hace pocos días, sin ella se quema los hombros y la espalda con facilidad.

La miro dormida por última vez. Cierro las maletas y llamo a un taxi. Mañana, cuando ella se haya ido, empezaré a reconstruir mi vida. Solo, por primera vez.

10 comentarios:

  1. La chica iba de cara. Algún apaño tenía que buscarse mientras el otro estaba en Groninga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Universidad holandesa tiene convenios con España e intercambian alumnos de doctorado. Lo que no pueden imaginar, ni allí, ni aquí, es el precio que puede tener para parejas jóvenes.

      Como posibilidad, porque la imagen sugería lunares en la espalda de una mujer que se encoge para esconderse o para dormir :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Solo por primera vez, sin embargo todo puede ser para mejor a partir de entonces. Hay que intentarlo, hay que vivir, para saber.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la esperanza, que cada ventana que se cierra, permita una puerta que se abre. Este post es un dar la espalda para la mujer y para el narrador del texto.

      Un abrazo, Julio David

      Eliminar
  3. Hay que renacer una y otra vez.
    Las emociones y los sentimientos, mutan, mueren, desaparecen... y nosotros hemos de seguir viviendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, es un pasar por etapas, quién sabe si no por escenarios sucesivos hasta llegar a un último, es la aventura del vivir. La que no acaba hasta el último latido

      Un beso

      Eliminar
  4. No conocía esta iniciativa, y me ha parecido fabulosa tu aportación, querida Albada, con este microrelato que compartes.

    Quiero subrayar y hacer mención de una frase que me ha encantado que es esta: ***Me he perdido entre sus lunares como entre laberintos de recorridos imposibles***.

    Y la vida tiene un poco de todo, es un constante morir para volver a renacer, este es el camino en el que todo va de la mano, y a veces, todo se nos escapa.

    Un placer leerte.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. La vida suele deparar etapas que nos llevan a destinos y vivencias jamás pensados

      Es la gracia de vivir. Estar vivo. Un beso grande

      Eliminar
  5. Querida Albada, las relaciones de pareja son complejas. Dejan muchos lunares cuando no salimos avantes en ella. Sin embargo descubrirnos en una esbelta espalda tienen un impacto especial.Es como si nos invitaran a seguir explorando hasta descubrir el manantial principal.
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que son complejas. El relato era sobre una espalda con constelaciones lunares. Y sí nos invitaba a explorar, como buen explorador, qué podía haber detrás de la postura.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.