domingo, 26 de julio de 2020

Daños colaterales


Imagen de Escribe fino

Fatiha soñaba con que regresara un día en el que su vida no estuviera rodeada de guerra. No pudieron salir a tiempo de Alepo. No por falta de empeño, sino porque su familia estuvo esperando que su hijo menor se restableciera de una herida de metralla. Los meses habían pasado, y el constante sonido de helicópteros, drones avistados en el cielo, cazas lejanos y ruido de bombas era ya su día a día. El colegio quedaba atrás.  La mayoría de amigas estaban en campos de concentración griegos o turcos, si bien algunas habían llegado a Alemania, y hasta una de ellas se había instalado en Noruega.
Esa noche durmió mal, tal vez por la cena, cada vez más parca e indigesta. Su hermano chico, ya totalmente recuperado, dormía con ella. Algo sonámbulo solía llorar o pelearse en sueños, y más de una vez la despertaba, pero en esa ocasión cantaba, dormido, la bellísima canción de cuna que su madre usara para Tranquilizarles. Sonriendo, se durmió, abrazada al pequeño Mustafá. Soñó que los helicópteros en vez de bombas dejaban caer corazones, besos, abrazos, pan caliente y muñecas. No llegó a despertarla el estruendo de una bomba teledirigida, que hizo temblar las paredes que aún quedaban en pie.
Bajo los cascotes, una niña abrazada a su hermano, sonreía. Un fallo en la calibración había confundido las coordenadas. Fatiha y Mustafá engrosarían las listas de los daños colaterales.

70 comentarios:

  1. Ese abecedario entero, qué recorrido porele placer, amiga.
    No entiendo tu comentario..pero bueno gracias de todas maneras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Si te sientas en mi boca puedo hacerte el alfabeto." dices en tu post. Pues no sé, pero a horcajadas de una boca, el abecedario completo es placentero :-), en mi opinión. Sin daños colaterales, en general :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. buena idea, parece que la imagen sugiere entornos belicos
    una triste y cruda forma de hacerse mayor (en el mejor de los casos,si no te quedas por el camino)Sobre todo en estas situaciones la suerte es importante.
    abrazos y besos, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la suerte influye en los éxodos, en las huidas. Pero quien se queda, niños incluidos, sólo conocen la guerra, e imagino que sueñan con la paz.

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Entre tristeza, rabia, impotencia... es una mezcla de emociones las que me aparecen con tu relato que, pese a ello, me parece hermoso.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la cruda realidad, cuántas niñas no habrán quedado entre las ruinas y los cascotes, sin tener nada que ver en la guerra, ¿verdad?.Pero los niños sueñan bonito.

      Un abrazo enorme, y feliz tarde, Alis

      Eliminar
  4. ¡Ojalá fuera realidad ese sueño y los helicópteros lanzara corazones y besos en vez de bombas!
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rezaría poro ello, que manden besos, tranquilidad, comida...esperanza

      Por la paz, porque la sigan buscando quienes tienen en sus manos la opción. Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué bonitos sueños que no deberían nunca de acabar, corazones, besos, abrazos, pan caliente y muñecas cayendo desde los helicópteros.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería fabuloso, yo apostaría por ayudar a ese reparto desde el cielo. Por desgracia, salvo comida de la Cruz Roja, me temo que es una quimera.

      Un abrazo, dulce María.

      Eliminar
  6. Víctimas colaterales somos todos. Con lo fácil que sería poner a los generales en plan "gladiator" en esas plazas en desuso y que al menos sirvieran de triste espectáculo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, yo opto por enviarlos a ellos a la guerra. Siempre lo he pensado. Nada vale la pena de tanta muerte. Bueno, los fabricantes de armas pensarán diferente, claro.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Un relato cargado de verdad. La guerra es despiadada y quién mueve sus hilos, no les alcanzan los disparos...Es una locura que no tiene fin.

    Un beso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la locura justificada por comercio, o banderas, o religiones..en definitiva, una locura total, porque nada de eso vale la pena.

      Un abrazo, y por una tarde bonita para ti, amigo

      Eliminar
  8. ¡Qué pena! ¡Y pensar que esto está pasando de verdad, que no es un cuento ni un relato más!Me produce un hondo pesar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé una realidad más que posible, más que real. Por desgracia, la imagen me inspiró eso que escribí.

      Un abrazo, Rita.

      Eliminar
  9. Estupendo relato que por desgracia es una pura realidad y esperemos que esos sueños nos sorprendan de verdad. Genial como siempre, Albada.

    Un abrazo y feliz domingo, amiga !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería fantástico cambiar bombas por esperanzas, por sonrisas, por alimento...pero me temo que no.

      Un abrazo, y muchas gracias, Joaquin

      Eliminar
  10. Una situación terrible que has desarrollado con una exquisita ternura y sensibilidad, me ha gustado muchísimo leerte. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mente infantil hay una ternura, unos anhelos, que seguro que caben en las niñas de Siria, y en los niños, por supuesto

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz tarde, con paz, que valoramos poquito.

      Eliminar
  11. Así de horroroso y cruel y me temo que así de real en incontables ocasiones.
    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apostaría a que ha pasado, a que mi imaginación ha pensado en una situación real con pelos y señales. Ojalá sea una pura ficción, Toro.

      Un beso

      Eliminar
  12. Duele el relato. Hay errores, pero en materia bélica me cuesta creer en los fallos. Muchas veces los daños colaterales y producto de la equivocación se buscan. El mayor número de víctimas de una guerra efectuada por militares y paramilitares es de civiles. Matar civiles suele ser parte de la guerra psicológica y de presión sobre el enemigo. ¡Malditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde Guernica, es la población civil quien está más expuesto y no es justo. Por mi parte que no haya guerras, y si las hay, que sean los militares quienes soluciones sus problemas en un campo de batalla, pero no.

      Es una tragedia que se perpetúa ene los hombres, pero claro, mientras haya tantos intereses en la industria armamentística, lo tenemos crudo. Un abrazo

      Eliminar
  13. Que dureza y a la vez que tiernas palabras nos dejas. Me quedo con estos helicópteros que en vez de bombas ojala tiran corazones y todo lo que dices ..
    Abrazos linda, muy bueno para reflexionar y pensar que cuanta injusticia hay en este mundo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen de entrada genera simpatía, y con ello me quedo, pero la realidad es que llevan muerte y desamparo, desesperanza y dolor.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. sí, esas vidas arruinadas son lo que llaman pomposamente 'daños colaterales'. el sonido de los aviones de guerra y de las bombas cayendo se debe quedar grabado en la mente para siempre...
    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como los daños colaterales de las crisis, somos números, desde un despacho, los ciudadanos somos invisibles . Estos niños que no conocen la paz, no sé qué valores tendrán, ni qué futuro.

      Un abrazo, y feliz semana

      Eliminar
  15. Ni la misma guerra puede destruir los sueños de la inocencia. Mientras algunos los destruyen desde la comodidad de una silla.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, los niños juegan con balones improvisados y muñecas hechas con cualquier cosa, porque aún en la guerra, su imaginación quiere ser feliz.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  16. Que triste y tierno y...
    muchas sensaciones juntas al leerlo.
    Besitos y paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras escribía me llegaron variadas sensaciones, porque los migrantes forzosos son otro tema, pero los que se quedan, viven un sueño amputado, donde la inocencia de la niñez puede salvarles, mientras duermen.

      Un abrazo y por la paz, siempre

      Eliminar
  17. Relato crudo pero apegado a la realidad de muchas partes del mundo. Al menos Fatiha se fue con una sonrisa pintada en el rostro y viviendo un sueño del cual jamás despertará. Ahora estoy triste.

    Besos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la suerte, que el sueño de la nena, seglarmente la acompañó en su muerte absurda, ese sinsentido de cada muerte de guerra.

      Un abrazo, y gracias por comentar.

      Eliminar
  18. Un relato brutal y certero como esa bomba que causó esos daños colaterales irreparables.
    Tremendo,tierno,triste...
    Excelente como siempre Albada!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que et haya gustado. Es triste y real, y quise, por supuesto, dejar que la nena soñara bonito, con la inocencia de la infancia entre cascotes y destrucción.

      Un abrazo, Luna.

      Eliminar
  19. Precisamente ayer veía una película de esas donde minorías étnicas, sufren el rigor del territorio que comparten con estados más poderosos y expansionistas. El problema del filme se suscitaba en la persecución de los turcos a los armenios. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora hace un siglo, una persecución como otra, por motivos étnicos o religiosos, me parece brutal que sigamos con esas pamplinas para justificar una guerra. Bosnia, hace menos de treinta años, nos enseñó que no hay que ir tan lejos como territorios africanos para encontrar la guerra. Siempre absurda.

      Un abrazo, y por la paz, siempre.

      Eliminar
  20. Es desgarrador y lo has aderezado de tal manera que hasta el dolor se mitigue. Es horrible que niños en plena infancia tengan que sufrir y morir por culpa de unos locos. Te felicito por este relato, Albada.

    Mil besitos con cariño y feliz día ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños recuerdan, los niños sufren, aquende no se les tenga en cuenta nunca. Y lo que es peor, sueñan bonito, pero pueden morir en esos desacuerdos de adultos.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  21. Pensé que ese sueño iba a ser la antesala a algo esperanzador al despertar. Me equivoqué. Cuando se trata de la vida real, casi siempre me equivoco en adivinarla. Y este relato es muy real.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que realidad es insistente, es rotunda, Julio David, quise pensar que el sueño era parcialmente posible, pero es que no, no podía ser.

      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Un relato que nos recuerda la estupidez profunda de la guerra

    Gracias y Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, no hay muerte más absurda que morir en una guerra, mayores y adultos, pero sobre todo niños. Es una aberración del ser humano.

      Un abrazo, y sí, paz siempre.

      Eliminar
  23. a veces no pensamos en la suerte que tuvimos de no nacer en países en guerra constante... lindo relato que me hizo pensar eso... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, en la de España, ahora ya quedan cada vez menos niños de esa guerra, recuerdan el sonido de las bombas, en el caso de Madrid y Barcelona, por tres años. Mi madre madrileña, y mi suegra barcelonesa sabían lo que vale la paz, si bien aquí con ese excusa aguantaron cuarenta años de dictadura. En fin, la vida.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Qué triste, pero qué bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nostalgias de amiguitas y sueños de esperanza...pero la realidad es que la guerra amputa los sueños, los de los niños también.

      Muchas gracias, Macondo. Un abrazo

      Eliminar
  25. Un lindo sueño el de la niña pero que triste final...... No se porque tienen que morir niños inocentes....Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los niños sueñan muy dulce, en general, pero la realidad es amarga para muchos. Aquí por guerra, en otros lugares por hambre.

      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  26. Triste y cruel es esa situación que viven tantos y tanto y tantos...
    Un aire de dulzura, los dos hermanos abrazdos y sonriendo, aunque la cruel realidad fuera su muerte.
    Impresionante, Albada. Me ha encantado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tantos. Por hambre hay muchos niños que deben soñar con pan. Aquí era rescatar la ternura de la infancia, la pedida.

      Un abrazo, y por una martes bonito

      Eliminar
  27. Triste y por desgracia puede ser real. Conmueve tu relato y siempre bien escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste, porque en realidad, las guerras traen muerte, desesperanza, y sueños rotos.

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  28. Inchalllâh llovieran corazones y los gatillos, como decía la canción, fueran gatos pequeños. Al menos, murió con el sueños más bello y descansa en paz, tristemente ha sido así. Ni los primeros ni los últimos, y la culpa... no es de ellos.
    Un beso enorme, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá lloviera café en el campo, y gatillos de angora de los cazas. Pero la cruel realidad es que siembran destrucción. Demasiadas guerras. Y ninguna que pueda entender.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  29. Dentro de lo terrible está la belleza alucinante que tú has plasmado en tu relato.


    Ojalá los helicópteros lanzaran corazones,besos, abrazos, pan caliente y muñecas como dice tu relato...

    Escribes maravillosamente.

    He estado ausente porque hubo un incendio en mi casa a finales de mayo y todo se ha tornado muy complicado en mi vida. Ahora voy remontando.

    Un fuerte abrazo
    Y... enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nena sueña rico, por una vez, siente la dulzura sobre ellos, pero por supuesto, es un sueño.

      Por la rápida y toral recuperación tras el incendia, y que vayas tomando un día a día normal, dentro de este virus, que tanto daño ha hecho. Un abrazo

      Eliminar
  30. Los errores suelen pagarse caros, pero cuando un error causa tanto daño y dolor no hay castigo suficiente para quien lo comete. Daños colaterales, un eufemismo más para esconder el mal de la guerra.
    Quiero imaginarme que, en esta dramática historia, ambos, la niña y su hermano chico, murieron plácidamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son eufemismos, los daños siempre son concretos, aunque hayan no provocados directamente. Sí imaginé que la bomba caía de noche, durmiendo, ambos brazados.

      Un abrazo, Joseo Mª

      Eliminar
  31. Un relato doloroso, triste y certero. ¡Cuánto terror y victimas colaterales hay en una guerra despiada y sin sentido!.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que puede ser cierto de manera literal. Ojalá sea sólo mi imaginación.

      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  32. Me ha encantado tu relato. Has contado una historia tan real. Hay tantos daños colaterales en las guerras. Lástima que ese sueño, de tu protagonista, no se pueda cumplir.
    Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es real, si bien la imaginé e inventé. Son, somos, daños colaterales, en cada crisis, en cada guerra. La imaginación de los niños no pueden salvar a la humanidad, y es una pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  33. Tremendo... Y lo has contado tan bien.
    Muy buen relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la guerra es así de cruel. Ni los niños se salvan.

      Un abrazo, y feliz noche

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.