domingo, 5 de julio de 2020

La piedad

Imagen tomada de Bic naranja


Subí al metro, cuando aún no se había ordenado el uso de mascarilla en este medio de transporte. Tenía que ir a Correos, a trabajar las cuatro horas que mi contrato eventual me pautaba. Los periódicos, la radio y la tele seguían comunicando, de día en día, el número en aumento de muertos por este virus nuevo, caprichoso y cruel.  Los hospitales, al borde el colapso, eran evitados, incluso cuando los ciudadanos tenían síntomas preocupantes.
  

Era imposible no fijarse en ella, aguantando a ese hombre, seguramente su hijo, perdida en su dolor y la incógnita de dónde acudir. Nadie parecía darse cuenta de su desamparo. Me ofrecí a sujetar a ese cuerpo inerte, o a pedir ayuda. La mujer estaba ausente, en un universo lejano. Cuando contestaron por el aparato, queriendo saber por qué había pulsado el botón de auxilio, sólo se me ocurrió decir que nos había entrado en el vagón un virus enorme de indiferencia.  

Alexey Kondakov ha usado  el lienzo de LA Piedad de  William Bouguereau para su composición

Más post para Bic naranja

89 comentarios:

  1. Me parce genial como has introducido el tema del virus a partir de una imagen que nada tiene que ver con ello. Y dos veces (con el virus de la indiferencia). Y las dos acertada y certeramente. Y en un relato tan corto...
    Felicidades y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy corto, no sé por qué, cada vez los hago más cortos, ero aquí me permití ubicar al narrador yendo a Correos a trabajar. :-)

      Gracias. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  2. La desgracia de los demás nos afecta poco, cuando coge vuelo y aumenta exponencialmente, nos da miedo por el simple cálculo de posibilidades.
    Pero afectados por ese virus enorme que mencionas lo estamos siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo por completo. Nos importan los demás cuando hay historias del tanta envergadura como este confinamiento total y las víctimas de este virus. Es un virus, el de la indiferencia, que se contagia como la pólvora.

      Un beso

      Eliminar
  3. ¡Qué buena entrada! Cuántas "piedades" hay en el mundo y no nos inmutamos la verlo. Tu texto remueve conciencias.
    Un abrazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay imposible de cuantificar, millones de cuadros done la piedad podría ser una opción, y reciben indiferencia. Ta vez, como mucho, también oraciones.

      Un abrazo y gracias, Rita

      Eliminar
  4. Magnífico tu texto Albada. Un virus que siempre está ahí y ¿cuánta gente lo ignora?
    Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se contagia tan deprisa...en parte porque ayudar puede ser farragoso, robarte tiempo, pero a veces nos son indiferentes porque no nos toca esa situación.

      Un abrazo y muchas gracias, Carmela

      Eliminar
  5. ver a la gente apiñada y sin mascarillas, a este paso nos va a parecer tan chocante como cuando en una película antigua ves a gente fumando en sitios cerrados.
    en psicología hay una cosa que se llama 'efecto espectador', creo recordar. viene a ser que cuanta más gente hay en un lugar, más pasivos somos a la hora de ayudar a alguien que tenga algún problema.
    muy buen relato. abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese efecto es muy común. Si vemos, junto a muchos, algo o alguien a quien ayudar, pensamos "que sea otro quien eche una mano"

      Una situación muy frecuente, y es una pena. Un abrazo y bonita tarde

      Eliminar
  6. Muy hermoso, emotivo por la Pietá, pero muy triste porque es la realidad.
    A mayor número de problemas más nos pasan desapercibidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos como saturados, excepto cuando pasan cosas como este virus con el confinamiento, que sacó lo mejor de la vecindad.

      Un abrazo y vamos a por un tarde que nos llene

      Eliminar
  7. Estos días hay muchas Piedades anónimas que no subirán jamás a los altares de la Hipocresía.

    ResponderEliminar
  8. Qué buen paralelismo, Albada. Es un micro muy bueno y lleno de una realidad pasmosa. Me ha encantado.

    Mil besitos para ti y feliz día ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen era muy impactante, es una composición con un fragmento de La Pietá, en un contexto absurdo, pero me inspiró sobre la indiferencia.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  9. Cuando una persona se impresiona, abre camino a la inspiración. Sin embargo, no siempre sucede que nos salga una obra maestra pero hoy, el milagro ha sucedido...

    Dos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me ha impresionado ha sido la composición la fotografía. Y la verdad es que me hizo pensar en cuánta indiferencia nos rodea.

      Muchas gracias, Buscador. Un abrazo

      Eliminar
  10. A mí me parece que uno de los peores virus es el de la indeferencia, cuando te ignoran, cuando pareces invisible, y más cuando la desgracia te acecha es cuando poca gente se anima a ser solidaria. Cuánta maldad hay en la vida. Fíjate hoy este micro tuyo me duele.

    Besos enormes, mi querida Albada, y feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es que te vuelves invisible, como dices, y esa desgracia es sólo tuya. Por desgracia se ve muy a menudo, pero ahora, con esta pandemia, ha habido y hay situaciones horribles que a nadie parecen importar.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  11. Estupenda imagen que has hecho de ella un magnífico relato, desde luego si el virus que nos acecha es mortal la indiferencia de las personas no se queda atrás.
    Feliz tarde, me ha gustado leerte.
    Abrazotes fresquitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La indiferencia mata, no lo dudes, tal vez menos que este virus, pero recuerdo los suicidios por hipotecas, por ejemplo, y miles de situaciones espeluznantes.

      Un abrazo y me alegro que te gustara

      Eliminar
  12. Sin duda ese es un virus instalado en la sociedad desde hace mucho, por ello preferimos disfrutar del verano que cuidarnos. Muy buen relato.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no hay más que ver algunas imágenes de playas. Una indiferencia que aterra.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  13. La imagen es impresionante y tu comentario a su altura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto me llegó la imagen, que busqué al autor, y a la obra que lo inspiró. Y ha sido interesante.

      Muchas gracias. Un abrazo, Macondo.

      Eliminar
  14. Hola pasaba saludar!!!!
    Te cuento que abrí un blog de haikùs y voy a dejar los otros puesto que no me da el tiempo para todos.
    Espero verlos allì, un beso enorme y un abrazo.
    PD: ESTE ES MI ÚLTIMO Y ÚNICO BLOG DE AQUÌ EN MÁS. TE SIGO CON ESTE NUEVO PERFIL.

    ResponderEliminar
  15. sólo se me ocurrió decir que nos había entrado en el vagón un virus enorme de indiferencia.
    No hay mejor motivo (y respuesta) que esa. Caeremos todos enfermos, de una cosa o de otra.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante la impotencia, el tipo dijo lo que le salió del alama, y es que estamos muy rodeados de ese virus de la indiferencia.

      Un abrazo, Laura y que no nos alcance ni virus ni indiferencia, nunca.

      Eliminar
  16. Una entrada muy linda con el pícaro estilo que te caracteriza. Felicidades

    ResponderEliminar
  17. El virus de la indiferencia circulaba entre los humanos cuando recién nos llegaban las noticias de que en China la gente estaba infectándose y muriendo por coronavirus y nadie se preocupó. Nadie le tomó el peso.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El SIDA nos pilló indiferentes, porque no éramos homosexuales ni drogadictos, luego el ébola también nos dejó indiferentes, porque era cosa de negros, así que cuando los chinos construían hospitales un unos días, creímos que era cosas de los chinos, y seguimos indiferentes

      Un abrazo, Julio David

      Eliminar
  18. Sí, mal virus ése.
    Y mata igual.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mata lo mismo, o nos deja cicatrices para toda la vida. No se diferencian tanto.

      Un abrazo y feliz lunes

      Eliminar
  19. Absolutamente magnífico,demoledor...
    Albada me descubro ante tu talento!
    Mi abrazo admirado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luna. Me alegro que te gustara.

      Un abrazo y vamos a por un bonito día

      Eliminar
  20. Un virus que nos acecha a todos y a muchos no les importa... cada vez estoy más convencida que solidaridad escasea por todas partes!
    La imagen es impactante.
    Abrazos y buena semana tengas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvimos unos días siendo solidarios, con la vecindad sobre todo, pero todo se ha ido diluyendo.

      Un abrazo y a por una semana estupenda para ti

      Eliminar
  21. El silencio es una muestra palpable de indiferencia donde habita el dolor y el horror.
    Mis saludos dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, como Los indiferentes de Beltrol Brecht .

      Un abrazo viaja para ti.

      Eliminar
  22. El peor y más peligroso de todos los virus.

    Buenísimo el relato e impresionante la fotografía.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un bombón de imagen. Y sí, ese virus no lo arrinconamos con mascarillas.

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  23. la verdad causa mucha impresión la imagen... y si quiere dejar constancia de que la religión o Dios está ausente en los problemas lo logró... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ni Dios se libra de la indiferencia, creo que representa .

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  24. La imagen impacta, así tu texto. Un virus que seguirá presente.... Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el que no creo que haya vacuna, y es muy contagioso.

      Un abrazo, Sandra, y gracias.

      Eliminar
  25. Wowww Impresionante mi amiga,
    la imagen lo dice todo,
    cierto esa vacuna nunca llegara.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen me atrajo, y de qué manera.

      No hay vacuna contra la indiferencia, pero igual se consigue para el covi-19. Un abrazo

      Eliminar
  26. Hola Albada.. Que magnifica obra de arte has escogido, desgarradora y real para mostrarnos el sufrimiento de mucho, y la indiferencia de algunos..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. Proponían otras pero esta es que me impactó. Porque es así, una madre con un hijo agonizando y parecen números, nada más. No nos importa la gente, sino NUESTRA gente.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  27. Nossa a imagem é atual em nossos dias.

    ResponderEliminar
  28. Jo, qué bueno...
    Imagen y texto golpean duro, golpean de verdad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, era una reflexión en voz alta, de hecho.

      Un beso, y me alegro que te gustara

      Eliminar
  29. Un mal común antes del virus y seguramente después también.
    En tantos lugares.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La indiferencia daña, mucho, antes y después de cada crisis del primer mundo.

      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  30. Qué buen texto, Albada. Tan corto como potente. La imagen también es fantástica. No sé, creo que a veces yo también tengo ese virus cuando viajo en transporte público, por más que intento vacunarme contra la indiferencia. :(
    Un abrazo enorme y que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos que gestionar la ausencia de vacuna contra ella, porque si nos pusiéramos a hacer pedagogía, en playas y paseos, lo pasaríamos fata.

      Un abrazo enorme y por una tarde tranquila.

      Eliminar
  31. Guau! Alba, es una genialidad! Es un relato exquisito. Cómo has ido entrando en el tema, la imagen que hace una comparación casi mágica con tu escrito en una sincronía perfecta.
    Golpeas duro... muy duro y al mismo tiempo es de una sensibilidad y de una fragilidad aplastante.

    Mi más sincera enhorabuena!👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼😍😍😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi intención era sacudir conciencias, porque todos somos indiferentes con demasiada frecuencia.

      Muchas gracias, Galilea. Un abrazo grande

      Eliminar
  32. Una metáfora increíble, Albada. No puedo decirte más que magnífico.
    El dolor, la indiferencia... El no querer ver. La inconsciencia.
    Todo recogido en tu texto. Te aplaudo de veras.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay más ciego que le que no quiere ver, y es verdad. En esta y en todas las crisis.

      Un abrazo y por una noche estupenda para ti

      Eliminar
  33. También podría ser que cada uno está vencido por su propia tragedia, dramas, demasiado abatido para pensar en otros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser. Juzgar desde fuera es siempre fácil, pero habrá ocasiones en las que uno no pueda ayudar, ni ponerse en la piel de otro, porque demasiada carga es estar en su propia piel.

      Un abrazo

      Eliminar
  34. Al margen de la fábula que contiene, cuánta verdad encierran esas palabras. La indiferencia es una enfermedad crónica que no tiene cura. Si fuera mortal quizá cabría una pequeña esperanza de concienciación ciudadana.
    Una combinación fantástica de texto e imagen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy de acuerdo, si fuera mortal la evitaríamos, seguro, pero es un lacra, ciertamente.

      Muchas gracias, Josep Mª. Un abrazo

      Eliminar
  35. Ciekawa realia pokazanie w metrze jak jedzie kobieta i trzyma zmarłego syna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me alegro que lo encontrases interesante.

      Un abrazo

      Eliminar
  36. wow, el escrito es fuerte pero nada lejos de la realidad que ahora nos llena ... es increíble lo que estamos viviendo, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vemos, hoy la tele hablaba de fiestas normales. No sé, la indiferencia nos va a matar, si no los hace le virus, o el calor :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Texto e imagen me han impactado, cuanta razón tienes al hablar sobre el virus de la indiferencia Albada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un virus muy transversal, afecta a ricos y pobres. Y no tiene vacuna. Tal vez haber sufrido.

      Un abrazo

      Eliminar
  38. La imagen es impresionante, y la interpretación que has hecho tú de ella también. Me ha conmovido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es conmovedora, me golpeó la vista, y me hizo vibrar, no lo dudes.

      Muchas gracias, Ángeles. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  39. Magnífico tu relato. Así es el ser humano. Me has impresionado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos así, y no aprendemos. Es una pena pero la indiferencia nos cala hasta los huesos, y no reaccionamos ante la adversidad ajena.

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Buen relato de lo que acontece en la actualidad, la ignorancia de la gente por los demás evitando ver el sufrimiento ajeno

    Pero afortunadamente siempre hay alguien que sobresale demostrando su apoyo a los demás

    Gracias por compartirlo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguien, tal vez joven, como imaginé a este trabajador de Correos, que sí piensa en los demás, que sí tiene empatía. Ojalá no sean especie en vías de extinción.

      Un abrazo y muchas gracias

      Eliminar
  41. La foto intervenida con la efigie de la piedad, para una imagen surreal; pero que bien acoplada para tu cuento, desde esa perspectiva de la peste de la indiferencia. Un abrazo. Desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, me alegra que te gustara este post, la imagen era tan potente, que el texto se adaptó perfectamente inspirándose en ella.

      Un abrazo

      Eliminar
  42. Buff Albada Dos te felicito, entre tu texto y la imagen te quedas sin palabras. Muy buenos ambos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Conxita. La imagen era impactante de verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  43. ALBADA

    Conmueve tu relato, eriza la piel, y deja lamente en trance, inundada de espiritualidad.

    Bellisimo amiga, felicito calidamente tu presentación.

    Un besito cariñoso.

    LÚCAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito es de la imagen, no te quepa duda porque la indiferencia hacia el dolor ajeno es tan patente, es tan visible, que alguna vez hay que reflexionar sobre ella. Nos ha invadido.

      Un abrazo, Lúcas

      Eliminar
  44. Relato e ilustración inolvidables ! Y comparto el comentario de Lucas. "La indiferencia nos ha invadido" . No en todos los sitios. Un abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es todas partes, pero la indiferencia se contagia, y acaba por hacer enfermar.

      Gracias, Beatriz. Un abrazo

      Eliminar
  45. Alucinante, Albada. Un relato terriblemente real, como la vida misma.

    Cada día te superas más y más en estos relatos breves.

    Felicidades
    Un beso

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.