miércoles, 8 de julio de 2020

Camino a otra normalidad, en jueves

Imagen del blog, "De amores y relaciones"


Siguiendo la propuesta de Myriam, en su blog  De amores y relaciones esta es mi aportación. Que es una continuación de otro relato de jueves, Aventura imposible

Llegó Julio. Se reabrieron las fronteras, los aeropuertos dejaron ver pequeñas y tímidas colas para abordar los aviones, aunque todavía en cantidades ridículas. Decidí que no quería aplazar más mi viaje. Por suerte. me concedieron un aplazamiento del circuito contratado en enero, y que pude soñar por anticipado y allí me fui. Empezaba la temporada de lluvias, que dura unos seis meses, y que en parte condicionó algunas excursiones, pero, sobre todo, una sensación de sofoco en las tardes, y la humedad reinante, con sus mosquitos.

El paisaje soñado era exacto al que viví, salvo que el guía no se llamaba Rafel, sino Lope Otón Solís y tenía seis primaveras menos que yo. No hubo feeling desde Tortuguero, sino desde la primera noche, en San José. Tal vez es que las parejas iban a lo suyo, y las familias, que hay que ver cuántos papás quieren que sus hijos vivan todo, todo y todo hay por este mundo de Dios, pues ahí andaban, con sus tablets, buscando información de flora y fauna para sus retoños. Estábamos como dos náufragos, solos en la isla perdida.
  
En verdad era la única integrante del grupo de españoles que viajaba sola, y sus ojitos, tras dos Margaritas que me sentaron fenomenal, me resultaron tan atractivos como su labia. Había cursado Turismo, en la Universidad Central de San José, y estaba versado en la historia española y sus monumentos. No es que fuera lanzado, es que yo había aplacado mis temores y mis manías sobre mi físico y la cruel ley de la gravedad.

Sí, me dije, ahora que ya estoy en edad de merecer un descanso de complicadas complicaciones, de bajarme del romanticismo de ese matrimonio sin chispa, por qué no dejarme querer. Y vaya si sabía querer. En mi opinión, tenía cuerda para rato. De día ambos estábamos muy formales. Pero de noche, se presentaba en mi cuarto con detallitos y risas. Tontunas, nimiedades, como algunas flores que no había visto ni volveré a ver, o un bombón de maracuyá, cositas sin más, pero siempre pertrechado con esa sonrisa pícara bajo sus ojos de color miel diluida, que, con su cabello marrón, conformaban un conjunto llamativo. No es guapo, pero con un no sé qué que me gustó.

He regresado más delgada, tal vez un quilito de menos, sin alharacas de báscula, pero con una piel luminosa. Y tersa. Duermo muy bien. Chateamos cada noche de aquí, tarde de allá. Le he invitado a que venga en otoño. Quiero mostrarle la Sagrada Familia y el museo del Prado, que adora.  Lo que no sé es cómo le explicaré a mi marido que estaré unos días en Barcelona y otros en Madrid. Suerte que,  igualmente, no se animaría a viajar.

Más relatos en jueves

74 comentarios:

  1. No se como explicará sus futuros viajes, de igual manera creo que hacer turismo le ayuda a de dormir muy bien!!
    Linda aventura en ese viaje que se propuso sin proponerse mas que disfrutar.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada viaje es un camino que recorres, a veces pequeño, a veces poco importante, pero siempre te llevas una mirada diferente, un paisaje que no es tuyo.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  2. Hola Albada.. Sin duda viajar es abrir nuevos horizontes, nuevas aventuras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre te enseña algo, te aporta un algo.

      Un abrazo, Llorenç

      Eliminar
  3. Has iniciado un camino que quizás no tenga retorno jeje...que lo disfrutes!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, la narradora me parece que tiene muy diferenciado lo de viajar de lo que tiene en casa :-)

      Un abrazo y por un jueves bonito para ti.

      Eliminar
  4. El amor es la mejor de las medicinas, eso está claro, pero cuidado con las contraindicaciones :)

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo por completo. Jugar a dos bandas puede ser muy peligroso.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  5. Una maravillosa aventura la de viajar, y más si es a las ciudades de Madrid y Barcelona que son preciosas y mucho por ver.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en España tenemos tantas ciudades, rincones, y paisajes maravillosos que viajar fuera puede ser necedad.

      Un abrazote, María.

      Eliminar
  6. Que aventura más bonita, creo que se necesita ese juego en la vida es la chispa que nos mantiene con ilusión y la piel no veas que bien se nos pone jajajaj. Me ha encantado Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ilusión nos embellece, estoy segura, y qué mejor ilusión que un romance sin consecuencias, ¿no?

      Un abrazo y por un feliz jueves

      Eliminar
  7. MARAVILLOSO! Me dejas con una sonrisa en la boca,y esa complicidad con la protagonista del relato.
    Precioso! Pura vitamina para la piel!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la narradora regresa estupenda, porque el amor embellece siempre :-)

      Un abrazo, Luna

      Eliminar
  8. Otro de tus maravillosos relatos, no importa el tema siempre son geniales. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Ester, disfruto, y se nota :-)

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  9. Jajajaja me ha encantado el tono jocoso del que has imprimido el relato que, además de hacer disfrutar a tu protagonista con esos viajes, podría llamarse "Crónica de un divorcio anunciado". O habrá que mudar casa para qie la cornamenta le quepa al marido por pasivo y por pasiva y activa, ya que estamos. Todo un honor que hayas enganchado mi convocatoria a la anterior de MAG, dicho sea de paso. Y muchísimas gracias por haberte sumado a mi convocatoria. Beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está por ver. Imaginé una relación matrimonial consolidada y cierta libertad para que ella viaje, siendo que a él no le gusta, pero al ser ficción, quién sabe :-). Creo que los romances siempre son signo de que el matrimonio bien del todo no va.

      Gracias a vosotras, por proponer temas tan bonitos. Un abrazo

      Eliminar
  10. Grágeas de ilusión... es lo que tiene cuando se piensa que se vivió todo o demasiado. Escapadas... son como partidas de ajedrez. Me encantó, Albada, es un placer siempre leerte.

    Mil besitos y feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son grageas, comprimidos de ilusiones, sí señora. Si en este caso conllevaba una aventura erótica, pues mira, miel sobre hojuelas :-)

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  11. hace muchos años, me hice amigo de una señora que participaba en un foro de música. yo tenía 30 años y ella 44, la veía casi como a una segunda madre. dejó de chatear conmigo, sospecho que por celos (infundados) de su marido.
    lo mejor es estar soltero/a, me parece a mí...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mi narradora creo que solo disfruta de algo no buscado, pero algo de desapego ha tener, me imagino.

      La convivencia quema, por eso cada vez hay más parejas que viven cada uno en su casa. :-) Un abrazo

      Eliminar
  12. Bien podría ser real esta historia... esos viajes a Madrid y Barcelona se pueden alargar (tiene mucho para ver)
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe, en octubre, si llega Lope, tal vez haya de tomar alguna decisión que afecte a su matrimonio. :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  13. Primera parte un sueño dentro de la ficción.
    Segunda parte una realidad dentro de la ficción.
    Cuando venga a Barcelona vas a tener que sacar al personaje fuera de la ficción. Lo esperamos con entusiasmo.
    Me encanta el sutil tono eroticofesrivo.
    Felicitaciones y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo expresa perfectamente, realidad y ficción, a la narradora se le confunde, pero sí que en Barcelona tendría que ponerse ante el espejo de las decisiones.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  14. Albada, solo puedo decirte que se parece a un sueño que tuve hace muchos años..... Saludos amiga, me encanto leerte y recordar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sueños muy bonitos, tanto que casi sabe mal despertar.

      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  15. Como terapia este maravilloso camino, debería estar señalado y no soñado. Pero como sabemos para gustos...
    En resumen, una crónica muy bien hilada (como cada trabajo que realizas) y que da pie a vivirlo de verdad en su esencia, sin necesidad de pensar tanto...

    Abrazos y feliz jueves, Albada. Eres una genia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las terapias tienen múltiples caminos y vertientes, sin dudarlo. Todas, si funcionan, son válidas :-)

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar

  16. Bravo
    El sentido común solo es una serie de prejuicios adquiridos antes de los 18 años.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay las trabas, que nos incrustan en la adolescencia, qué daño hacen. Es cierto.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  17. Una cana al aire para recuperarse del confinamiento, con toda la pinta de convertirse en un largo un tratamiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las canas al aire pudieran ser terapéuticas, pero por supuesto, partiríamos de la base de que algo falla en la pareja. Tal vez soy muy clásica pero opino así, de momento :-)

      Un abrazo y feliz tarde, sin experimentos :-)

      Eliminar
  18. El marido es un privilegiado... debería gracias porque alguien se haga cargo de esa elementa, jajajajajaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no la imaginé mala persona, sino casada con alguien que odia viajar cuando a ella le encanta, no creas. Tal vez él ama la ópera y ella nunca le acompaña, quién sabe. :-)

      Un beso

      Eliminar
  19. Viajar te da mucho mundo y cultura y de vez en cuando alguna que otra sorpresa. He viajado tanto que ya me da pereza.
    Tu relato me encantó como siempre. En otoño ya se le ocurrirá algo a la protagonista, al fin y al cabo es mujer.
    Buena tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajar abre la mente, si bien es cansado y puede ser caro. Si el otoño confirm al allegada del tipo, ya sabrá ella qué hacer :-)

      Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  20. ¿Y un "spin off" sobre el marido, Albada? Porque igual él, mientras ella viaja, tiene sus propias ocupaciones y sus propios tratamientos para piel brillante... :D
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando hay avenencia, es bueno que cada quien cultive su hobby. Por supuesto, estaría por ver cómo, en esos hobby, pone ciertos límites, que deberían ser innatos. Pero imaginé que él es muy aficionado a la filatelia, y los sellos pueden depararle aventuras estupendas también.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Jajaj vaya!.. ¡Pero qué final! jaja no me lo esperaba, siempre es un gusto leerte
    te mando un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajar solo no implica vivir solo, y aquí queda patente :-)

      Un abrazo, Susy, y gracias.

      Eliminar
  22. Es lo que pasa cuando un alma viajera se une a alguien sin chispa, comprendo a tu protagonista y a sus curas para tener una piel luminosa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tratamientos de belleza, que creo que no deben tomarse, pero quién sabe, igual son la base para que el matrimonio llegue a las bodas de oro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Los cambios sutiles no siempre pasan inadvertidos, no vaya a ser que al final se decida acompañarte.
    Buen relato, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual él la compaña en otro futuro viaje, pudiera ser. Al ser ficción, todo es posible.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Experiencias como esta valen la pena disfrutarlas. Total, la vida solo son dos días y uno ya está a punto de terminar, ja,ja,ja.
    Cierto o inventado (mejor que sea cierto), lo has narrado de fábula.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es que son dos días. Por supuesto es ficción, pero reconozco que estar con una pareja que no disfrute viajando, o viendo museos, para mí sería un problema.

      Un abrazo y vamos a por un viernes estupendo.
      Un abarazo

      Eliminar
  25. Bonito relato de jueves.
    Te mando un saludo de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara.

      Un abrazo, Manuel, feliz finde

      Eliminar
  26. Dejarse querer adelgaza, estoy segura.
    Creo que empezaré la dieta el lunes, jaja

    Bonito y pícaro relato. Al marido sólo tiene que invitarlo a un viaje a Barcelona y Madrid con un plan muy aburrido. Es probable que él tenga también la costumbre de dejarse querer durante los viajes de su mujer. Y dirá que adelgazó porque comió peor...

    ;))

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejarse querer adelgaza, ya lo creo. Es una forma barata y afectiva, amén de efectiva, de perder peso y ganar besos :-)

      El marido seguramente aprovecha que ella viaja para ser feliz,a su manera, que puede ser del mismo tipo u otra :-). Un abrazo

      Eliminar
  27. ¡Y qué sino es rico viajar y olvidarse de los problemas! Pues que lo disfrute, me quedé intrigada, pasaré más seguido por acá. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno ella disfruta, viaja, que es lo que le gusta, y si no hace daño a nadie, que disfrute, ya lo creo .

      Pues suelen ser textos pequeños, a los que raramente les doy continuidad. Pásate y vas mirando :-). Un abrazo

      Eliminar
  28. No hay nada como tener un buen guía para moverse por territorios ajenos, en los que además la compañia familiar no deja de ser un engorro que obstaculiza el pleno disfrute de lo desconocido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños son muy bonitos Alfred, pero son muy pesados, la verdad. Un guía nos ayuda pero mucho y mucho, no hace falte que sea especial, sólo un buen guía turístico :-)

      Un beso

      Eliminar
  29. Enhorabuena por atreverte a disfrutar, a romper esquemas y moldes acacharrados. Quién pudiera... Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo hago, mi narradora sí, y que quede claro que no juzgo, ella pretende disfrutar sin hacer daño, y me parece muy bien, tal vez su marido sea una bellísima persona, pero odia viajar.

      Un abrazote, Dorotea.

      Eliminar
  30. Muy picantón diluido con unas gotitas de comedia jeje. Vijes, una sabe a dónde va, pero no lo que puede traer............
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al viajar uno conoce otros lugares y gentes. Es una acicate, pero lo que luego pase, es otra historia :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  31. Cuando los intereses no concuerdan en la pareja.... ¡Malo! Y en lo de los viajes... ¡Peor!
    Me hubiera gustado seguir leyendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ven discusiones de órdago a cuenta de viajar, ya lo creo.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  32. jajajajajajaja, bueno, habrá alguna manera sin duda..... jajajajjaa

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la mujer encontrará la manera, seguro :-)

      Un abrazo. Siempre paz, Isaac

      Eliminar
  33. A disfrutar, claro que sí!
    Un relato muy optimista y con mucho gracejo.

    "en edad de merecer un descanso" :D Qué bueno.

    Un abrazo y que disfrutes del finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa edad, en la de merecer menos bobadas, me identifico totalmente :-)

      Por un finde genial para ti. Un abrazo grande.

      Eliminar
  34. Muy buen final para esta histria de amor. Seguro que averiguará la manera de hacerlo. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, cuando una mujer se empeña en algo, encuentra la manera.

      Un abrazo, María José.

      Eliminar
  35. Bien aprovechado ese viaje, con esa relación intensa.
    Un abrazo-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay eternidades que duran poquito, pero de manera intensa :-)

      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  36. Dicen que viajar, y lo creo, abre la mente y nos hace ver la vida de otra manera. Sin duda alguna, aquí se cumple al 100%, y bueno, si no fue hasta Costa Rica, ¿para qué va a querer ir a Barcelona o a Madrid? nada, bombones de cocido madrileño o chupitos de crema catalana :-9)

    Un besote :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, bombones de cocido madrileño, para recordar Madrid si se viaja a Costa Rica :-)

      Un abrazo, y por una semana bonita para ti

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.