lunes, 13 de julio de 2020

Hacerse mayor

Imagen de Miles Johnson del blog Bic naranja

Odiaba las matemáticas, desde siempre, no había conseguido entenderlas. Su madre se había empeñado en que hiciera unos deberes imposibles, tres folios, nada menos, con ejercicios donde calcular áreas de círculos, triángulos, y varias figuras geométricas más. Por la tarde había mirado, desde la ventana a sus amigas, jugando en la playa. Esperó la inspiración para atacar los ejercicios, pero en vano. Sintió, casi literalmente, sus neuronas derritiéndose como una vela encendida.

La noche se coló de estraperlo por las persianas, sin que se percatara del tiempo que llevaba sentada. No podía evitarlo, recordaba el verano pasado, sin hincar los codos, tan libre como las palomas, siendo aún una niña. Pero ya había empezado el Instituto, por desgracia, y le habían insistido en que  ya era mayor.

Más relatos para Bic naranja



74 comentarios:

  1. Ser mayor implica obligaciones, a mas edad mas deberes. Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, se queda uno con las ventajas de crecer, pero resulta que la edad conlleva responsabilidades.

      Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  2. La libertad infantil perdida, inicio de la edad responsable. ¿Para qué?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre los trece años, para nada, porque muchas niñas a esa edad siguen jugando con muñecas :-)

      Un beso

      Eliminar
  3. El tiempo pasa tan rápido que el hacerse mayor es inevitable, pero siempre tendremos en nuestro rincón de la memoria ese niñ@ que todo llevamos dentro.
    Un abrazo y una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la memoria y en corazón. Yo la dejo volar, y creo que así alargaré la curiosidad y la sorpresa :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Cuanto más mayor más responsabilidades, así son las cosas.
    Un beso, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es una pena además, pero tomar las riendas de la vida es asumir responsabilidades, y decisiones.

      Un abrazo, y por un martes bonito

      Eliminar
  5. Cada etapa de la vida nos suma más responsabilidades y obligaciones, y nos deja menos tiempo de libertad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo libre, tiempo de jugar, sin ganar ni perder...qué de cosas perdemos...

      Un abrazo, Patricia.

      Eliminar
  6. Qué pena... a partir de ese momento cada vez hay menos magia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, se nos va la magia, la inocencia y la alegría esa de ser niño

      Un beso

      Eliminar
  7. Las matemáticas pueden ser todo un desafío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para algunas personas lo son, te lo podría jurar :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. yo en egb, bup y cou, afortunadamente nunca tuve que estudiar para septiembre, pero en la carrera no me libré ni un solo verano.
    en la escuela de industriales de la politécnica de madrid, había que estudiar unas asignaturas imposibles, y además la gente era de lo más aburrido y antipático que te puedas encontrar. y lo curioso es que se casan y tienen hijos... me pregunto cómo lo harán para practicar el noble arte de la procreación.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaj, esos profes...dónde encontrarían a las esposas ¿no?. hay materias que en verano se deben hacer muy cuesta arriba,seguro

      Un abrazo y por un día sensacional

      Eliminar
  9. Ah qué tristes son los deberes escolares, ni modo, es un mal necesario. Yo la pasé muy mal este ciclo enseñando desde casa, esperemos cosas mejores. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que ha sido una odisea hacer de profe con esta pandemia, agotador.

      Por los veranos sin tener que estudiar, ni hacer docencia :-)

      Eliminar
  10. Al final los años implican responsabilidades y cargas...para bien y para mal...un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio es para mal, estoy segura, perdemos libertad y frescura, y se nos empieza a evaluar nuestras actitudes.

      Un abrazo feliz día

      Eliminar
  11. Qué pena crecer... perder la inocencia de la infancia.
    Abazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es una pena, cuando veo chavales de trece o por ahí, me resultan muy tristes, porque están en tierra de nadie.

      Un abrazo y a disfrutar de un bonito martes

      Eliminar
  12. Hacerse mayor es una bendición, si se hacen las cosas como se deben hacer... La filosofía de la vida no se entendería con el paso de los años, quizás en vez de plantearse en jacer mayores, habría que pensar en saber adaptándose en cada época, sino como innovamos o avanzamos, estando paulatinamente en la novela rosa. No es así...
    El problema es que la sociedad nos encasilla como si fuéramos objetos perdidos o trastes, pero no hay como explicar a unos niños, a unos adolescentes a cualquier tipo de persona con ejemplos como hacían nuestros ancestros... En la vida sino espabilas, te espabilan... Por lo tanto hacerse mayor es ver que tu belleza externa, tiene arrugas mientras la la energía interior es más complaciente (por muchas responsabilidades que se tengan). Y sólo un apunte, saber que llevamos esa niña o niño dentro de nosotr@s es el arte de no tener prejuicios y ser libre (dentro de ese espacio que nos queda) La libertad global, solo existe en la tierra e los sueños...

    Abrazos y feliz lunes, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón, nos empeñamos en prepararles mal para la vida, protegiéndoles demasiado. A mí los adolescentes me dan pena, pero a al vez les admiro, porque tienen la fuerza y convicción de esa edad, y siempre pienso en que ojalá la vida no le obligue a bajarse del ten de los sueños.

      Un abrazo, y feliz martes, Joaquín

      Eliminar
  13. Pobrecilla. Aunque las suspendiera, dejarla así con algo ininteligible... qué menos que un poquito de ayuda. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginaba y me generaba ternura, es que lo estaría pasando fatal.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. La vida cambia y los deberes asoman conforme crecemos, ya más adultos con suerte se puede disfrutar el verano.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres, si hasta les llevamos todavía done queremos...luego ya podrán disfruta de nuevas libertades, pero la imaginé agobiada y triste.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  15. Te salió redondo !! Y qué ilustración!!Que te cunda la Inspiración !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen era impactante, y medio tristona. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. la pobre...es uno de los precios a pagar, el hacerse mayor. Y lidiar con contenidos en las escuelas e institutos que poco servirán en el futuro.
    Muy real y hermoso tu relato,tan sencillo y tan bien escrito.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa lejanía entre materias de estudio y vida de adulto me preocupa siempre, la verdad. Pobrecita, a ver si la dejan salir a la playa pronto :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Hola Albada.. Bueno aquí decimos "Qui dia passa any empeny" Cada dia, cada año es distinto en la vida del adolescente. Pero todo es experiencia y enseñanza..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mi suegra lo decía mucho, a medida que iba envejeciendo. Hay que ir pasando, de etapa en etapa, empujando la vida.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Como me suena...
    Yo nunca quise crecer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta los dieciséis no quise, luego me entraron prisas, y qué malas prisas.

      Un abrazo, Laura, y por un feliz martes

      Eliminar
  19. Verano y matemáticas... ¡cómo me suena!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un clásico veraniego, los deberes de recuperación :-), qué penita

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Cuanto más mayores, más intensa es la carga de responsabilidad que tienen sobre sus hombros.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo malo de crecer. Tengo una hermana que con cincuenta años o más, le decía a mi madre, ay mamá, me quedaría haciendo de hija una temporadita en tu casa :-).

      Un abrazo, y bonito martes te deseo

      Eliminar
  21. Y siempre habrá gente a su alrededor que se lo recuerde... Es como si crecer a saltos agigantados fuese una obligación.

    Me ha encantado tu relato, Albada.

    Mil besitos para tus sueños ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos crueles, si ya irán viendo que eso de crecer tiene trampa, pero les recordamos que ya son mayores, que ya no deben tal o cual cosa. Somos malos :-)

      Un abrazo y un día genial te deseo

      Eliminar
  22. -No quiero ir a la escuela a aprender cosas serias -le dijo con vehemencia-. No quiero ser mayor.
    (Peter Pan)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sabia frase de Peter Pan. La subscribiría, con la misma vehemencia, si pudiera tirar para atrás :-) En serio, mantengo viva a esa niña de once o doce años. La uso mucho, además.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¿No te llamas, por casualidad, Alicia?
      "Por último, imaginó cómo sería, en el futuro, esta pequeña hermana suya, cómo sería Alicia cuando se convirtiera en una mujer. Y pensó que Alicia conservaría, a lo largo de los años, el mismo corazón sencillo y entusiasta de su niñez, y que reuniría a su alrededor a otros chiquillos, y haría brillar los ojos de los pequeños al contarles un cuento extraño, quizás este mismo sueño del País de las Maravillas que había tenido años atrás; y que Alicia sentiría las pequeñas tristezas y se alegraría con los ingenuos goces de los chiquillos, recordando su propia infancia y los felices días del verano."
      (Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas)

      Eliminar
    3. jaja, pues no. Ignoro si estaba bajo la influencia de sustanciosas al escribir, pero Lewis en ese fragmento hace una declaración de intenciones que suscribo. No me imagines orate, no llamo la atención, pero me permito que salga la niña que nunca dejé que se escapara de mí :-). Un abrazo

      Eliminar
  23. A mayor edad, mas obligaciones... No me gustan las matemáticas, saludos y abrazo amiga. Lindo relato que me trae recuerdos antiguos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más obligaciones y responsabilidades, más duro que vivir en casa con los padres, ya lo creo

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Deberían avisar que ese cambio tiene secuelas...

    Muy buen relato. Y la imagen es muy buena!

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberían avisar, en efecto, te encuentras con un día se ve raro encuentran raro que quieras jugar sin más. Y da pena. :-)

      Un abrazo enorme, y por un feliz día para ti

      Eliminar
  25. A medida que crecemos, aumentan nuestras preocupaciones y deberes.
    Los niños siempre quieren crecer y cuando lo han hecho muchos se arrepienten, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, nos quedamos con la idea de poder hacer lo que queramos de mayores, cuando de mayores cada vez podemos hacer meno lo que queremos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Tanto suspirar por ser mayor y la verdad es que no tiene ninguna ventaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que hasta nos coartan la imaginación, y lo que es peor, la curiosidad :-)

      Porque la infancia, el paraíso perdido, estuviera siempre anidando en el corazón. Un abrazo

      Eliminar
  27. Quienes insisten en que uno ya es mayor son unos esaboríos, sin más :D Y tu relato -y la imagen- lo refleja muy bien y con sutileza, como la luz de una vela ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desaboríos de todo. Que dejen que anide la infancia, el paraíso perdido, en el corazón por siempre, hombre ya :-)

      Gracias, Ángeles. Un abrazo

      Eliminar
  28. Como si fuese un requisito, muchos viven confundidos en ese concepto de que hacerse mayor es hacerse aburrido. Yo no tengo ganas de cumplir esa prueba.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres de los míos, ser mayores para lo necesario, pero no todo el rato, ni pagando el precio que parece que hay que pagar.

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Esa etapa llega, y nos cae como un ladrillo, porque sentimos las alas rotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos confunden, y acabamos confundidos. La etapa de la adolescencia cada vez dura más, y les entiendo, quieren tirar para atrás bastantes ratos. Pues oye, que sigan siendo niños lo que se pueda.

      Un abrazo, y por un bonito día para ti
      Un abrzo

      Eliminar
  30. Nos sentimos un poco identificados.
    ¿Aprendimos a no repetir los errores de nadie o los seguimos cometiendo?
    Feliz verano.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los seguimos cometiendo. Nos dejamos colgar la etiqueta. Es médico, es soldador, tiene dos hijos, siempre veranea en la playa... Con lo poliédricos que somos, que pobreza tienen las etiquetas, ¿verdad?.

      Un abrazo

      Eliminar
  31. como se le pasó el tiempo a esta mujer! ja...

    ¿a quién le gustan las matemáticas? je... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa edad el tiempo de fin de curso no llega nunca, pero luego resulta que te has de vestir más formal de un día para otro :-). Las mates son siempre el hueso duro de roer :-)

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  32. ¡Hola, Albada!
    Te cuento que mi última hija tiene 12 años. Me cuesta un poco aceptar que ya es una pre-adolescente jijijiji. Sin embargo debo respetar su espacio y dejar que se haga grande. Me gustó tu post. Tierno y dulce.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les pedimos responsabilidad, les pedimos que se hagan serios, formales, pero siguen a horcajadas entre la infancia y la adolescencia, y hay que darles espacio, claro, y tiempo. A mí no me gusta que crezcan, la verdad pero así ha de ser. Disfruta mucho, con sus contradicciones, porque es un edad preciosa.

      Un abrazo y tranquila. Yo sobrevivirás a tres adolescencias, de varones, y mira, tiene sus ratos magníficos. Eso si, compra paciencia :-)

      Eliminar
  33. siempre se nos encasilla, sea la sociedad, los amigos o la familia, y un día, sin venir a cuento te dicen: has crecido ya no eres el niño que ayer si eras. Y tu mundo se viene abajo, por que te eres lo que te sientes, no lo que te dicen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres lo que sientes, qué verdad, lo de las etiquetas es nefasto, máxime cundo te la ponen de un día para otro. Con lo bonito que es ir cambiado. :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  34. De pequeños, no nos dejan ser niños. de grandes, nos dicen que somos ya muy mayores para muchas cosas.
    El tiempo de nunca jamás pareciera existir solo en los cuentos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es una pena, cuando querríamos montar en un columpio y no podemos, por vergüenza, me parece un atentado ala sensibilidad de cada quien.

      Por el tiempo que sentimos, no por la edad del carnet de identidad. Un abrazo.

      Eliminar
  35. Crecer y madurar tiene su precio. Cuesta dejar atrás una época en la que todo parecía más fácil.
    Muy bueno👏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que cuesta. La infancia es ese paraíso al que que queremos regresar siempre.

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  36. Un relato precioso. Hacerse mayor... y no poder con las responsabilidades es terrible. Hay que tener siempre un tiempo para el juego, la contemplación y la amistad...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que pierdes mucho, y nadie nos avisa. Es el paraíso perdido al que querremos regresar.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.