martes, 28 de julio de 2020

Laberinto, en jueves

Imagen de Aquí

Siguiendo la propuesta de Mag, sobre laberintos, mi aportación es la siguiente

Me despertó un ruidito, como de roedor diminuto, un cris-cris afanoso en un rincón del dormitorio. Pronto advertí que me hacía una señal para que le siguiera, y mi curiosidad pudo más que mi aprensión. Le seguí hasta un agujero, cercano al rincón, por donde entra la antena de la fibra. Para mi sorpresa, bajábamos por una cuesta oscura hasta llegar a cuatro bifurcaciones.  Allí él ha tomado la primera de la derecha. Iba a seguirle. Resultó ser un ratoncillo parlanchín, simpático, con una charla sobre todo y sobre nada encantadora, hasta que se puso a divagar sobre la muerte y la reencarnación, alegando cobijar el alma de una chica de Reus que desapareció en la playa de Salou hace treinta años, y que no encuentra reposo.

- De momento habita en este cuerpito saleroso, yo mismo, -dijo-, moviendo alegremente sus bigotes señalando su tórax.

Quise seguirle, pero una fuerza me arrastró hasta lo que creí el segundo camino por  la izquierda. Mientras yo avanzaba, su voz se iba haciendo más tenue y más lejana con cada paso, hasta que he llegado a un lugar, como una placita cuadrada, donde, aun agudizando mi oído, no le pude escuchar. Allí había tres cajas, diría de zapatos, por la medida.  En dos de ellas yacía un ratoncillo, estando vacía la tercera.

Quise huir de mi guía,  y del lugar. Caminé sobre mis pasos, pero cuanto más creía estar cerca de alguna salida, más perdida me sentía. Bajo esa casa de campo había un laberinto de túneles, y un cementerio extraño, pensé, qué pésima idea alquilarla todo julio.

Mi pulso se aceleraba por momentos, mis pupilas se dilataban buscando más luz en la oscuridad. Goterones de sudor caían desde mi pelo a mi cuello. No conseguía llegar a ninguna esquina que mi resultara familiar.   A punto de echarme a llorar, un cris-cris flojito me ha despertado nuevamente. El granizo caía sobre la terraza de mi piso, y me he quedado buscando la carita de un ratoncillo en un rincón, pero no, no estaba. Ni su charla, ni su alma ajena. De hecho, por no haber, no hay ningún agujero en mi dormitorio. Espero que tampoco ratoncillos salerosos.  


84 comentarios:

  1. Me ha encantado, Albada. Una maravilla el despliegue de tu imaginación. He paseado por esos pasillos y he llegado a escuchar el ruidito saleroso. Te felicito.

    Mil besitos con cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alucinada, pero a veces salen así, textos locos, de sueños imposibles :-)

      Un abrazo, y mucha gracias.

      Eliminar
  2. Sin duda ese ratón debes de encontrarlo, él tiene las claves de ese laberinto ..muy bonito el reto. Me encanto como lo dirigiste.
    Un besote grande y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que buscarlo, tanto si existe como si no, dí que sí :-)

      Un abrazo, y mucha gracias.

      Eliminar
  3. Solo fue un sueño, aunque el ratoncito era amistoso, o sería algún sueño premonitorio? puede ser, los laberintos tienen su simbolismo.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser premonitorio, y me acerque a un laberinto del que no sepa salir. Ojalá no :-)

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  4. A ver, niña...
    ¿No se te habrá caído ningún diente?
    Me encanta como driblas la realidad, te vas por fuera, y luego vuelves, habiendo "disfrutado" de un mágico cuento de terror.
    Bravo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los despertares son dos, en este caso, lo que permite salir la realidad, como dices, para regenerar al punto de partida. Como se me caiga un diente, lo tengo crudo, los de leche como que ni los recuerdo ya :-)

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  5. Que pena, con la compañía que llegan a hacer, al final les coges cariño, a pesar de las libertades que se suelen tomar. Aunque tienen esas cosas de liarte y llevarte por su terreno, que tiene muchas más posibilidades que nuestros caminos trillados, son los que mejor conocen las casas por dentro.
    Volverá, no te quepa la menor duda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí gracia no me hacen. Vi una rata, negra, pequeña, corriendo desde bajo un contenedor a otro. Los caminos de los sueños son muy curiosos, y quién sabe si nos hablan, aunque estemos sordos para ese lenguaje :-)

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  6. Ohh qué relato más bonito!
    me ha encantado Albada!
    Leerte,siempre es hacer un viaje a la belleza!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me tiro a las piscinas sin saber si hay agua :-)

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  7. Que historia más tierna, se le coge hasta cariño a ese imaginario ratoncito. Estupendo el ritmo del relato. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribiendo, le cogí cariño hasta yo :-). Me dan repelús, pero este lo pinté saleroso, aunque algo inquietante.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  8. Boa tarde Albada. Fiquei muito curioso e com vontade de entrar nesse labirinto. Nunca tive oportunidade de conhecer um.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son espacios inquietantes, Luiz, hay uno en Barcelona, al que he ido más de una vez, y casi siempre me altera :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. quién sabe si fue sueño o realidad... de todos modos, da gusto encontrar ratones que tengan tan buena conversación. ;)
    los laberintos deben tener como mínimo una salida, porque si has entrado también podrás salir. pero otra cosa es encontrarla...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese roedor era simpático, cuando lo imaginé, que no es sueño, como imaginas. Claro, si entraste podrás salir, pero hay instantes de agobio en ellos, ¿eh?

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  10. Qué imaginación tienes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no me abandone, me aferro a la infancia a través de ella.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  11. nunca me atrajeron los laberintos... si le sumamos ratones peor jaja...

    la foto me hizo recordar a la película El Resplandor de Kubrick... saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso no fue ni un sueño, pero reuniría a tres componentes inquietantes para mí:el laberinto, el roedor, y las almas sin descanso.

      Un abrazo, y sí, recuerda un poco.

      Eliminar
  12. ¿sueño o pesadilla?
    abrazo siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que pesadilla, pero no la soñé :-), la inventé.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Que alegría de granizo, un despertar maravilloso de una pesadilla no falta de imaginación. Feliz verano chica creativa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imaginé un cris-cris plausible, de granizo, y sí, vanos a disfrutar, nos lo debemos.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Un sueño al estilo del cuento de Alicia y el país de las maravillas, pero con ratoncillo en lugar de conejo, je,je.
    A partir de ahora, si oigo un cris-cris por la noche, no voy a hacerle caso. No quiero sorpresas extrañas, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo leí me sugería al conejito con su reloj implacable, pero mi ratoncillo era mucho más amable :-).

      Ratoncillo no, pero el otro día entró una cucaracha desde la terraza, y la verdad, ni pizca de gracia me hizo. Un abrazo

      Eliminar
  15. Albada, admiro profundamente no sólo tu modo de escribir, sino también tu imaginación. Me atrapas en cada relato, me paseas por multitud de emociones diferentes y siempre, siempre es un placer leerte.

    Temía, al descubrir que era un sueño, que me decepcionaría ese final por esperable. En absoluto, me encanta el cierre que le has dado. Y me encantó ese ratoncito. Me gustaría que fuera real, aunque me den asco, jaja.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me halagas. Mi estilo, si existe, es muy a su aire. Claro, la pesadilla, porque como alucinación era inviable, tenía que acabar. Qué mejor que con una sonrisa, ¿no? :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  16. Muchos quisieran escuchar y seguir esos cris-cris que los lleven por caminos inexplorados, que los saque, al fin, de la rutina. Se puede ir tras un ratoncillo. En mi caso, me quedo con una ratoncilla jeje

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca probé setas ni alucinógenos, pero quién sabe, seguir a un ratoncillo, o a un águila mejor, sería divertido un rato :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Un genial relato donde nos atrapas de principio a fin y con tu sello de identidad que eso es lo principal. Tienes una gran capacidad creativa.

    Abrazos y feliz miércoles !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. De hecho, laberintos de verdad conozco dos, y me inquietan, así que opté por meterlo en un sueño, porque me era más fácil.

      Un abrazo y de nuevo, gracias, Joaquín.

      Eliminar
  18. Pues para ser "un testo loco" me gusta como ha salido esa "locura", felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un texto loco, y un testo alocado del todo :-). Muchas gracias, Rafael.

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  19. ¡Menos mal que todo quedó en un sueño!A mí eso de meterme en un laberinto no creas que me gusta mucho...y menos después de leer tu relato. No vaya a ser que luego no pueda salir, je, je.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos que he podido investigar me han dejado de verdad inquieta, así que no creo que busque entrar en otro :-), pro si ha de ser, persiguiendo a ese ratoncillo imaginado .

      Un abrazo, y por una tarde bonita para ti

      Eliminar
  20. La mente es un laberinto y desde luego cuando dormimos mucho más.
    Buscar una interpretación valida es difícil.
    Espero que no le asusten los ratones, pueden reencarnarse en su habitación.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, la primer idea fue hablar del laberinto de algunas pasiones, o mentes, y me desbordaba el asunto. Lo del sueño me pareció fácil de acometer. Pues espero no encontrar un ratón en mi dormitorio, porque uno que vi en la calle, me dejó inquieta. :-). Me imagino insomne toooda la noche

      Un abrazo, y feliz tarde, para ti

      Eliminar
  21. Ya me caía simpático el ratoncillo charlatán.
    Espero que mas que pesadilla haya sido un momento de reír al despertar.
    Y sin ningún hueco en el dormitorio.

    Me gusto tu aporte.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo imaginé muy simpaticote. No, ni siquiera soñé, pero lo inventé para llegar aun laberinto subterráneo :-)

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  22. Mira que si nos reencarnamos en ratones!!!

    Ah no, que ya lo somos!!!

    ResponderEliminar
  23. A mí me dejas pasmada, qué maravilla de imaginación. Ojalá me despierte el granizo con este calor, te aseguro que salir de casa con mascarilla es el peor laberinto.
    🐁🐁🐀🐀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es incómodo. Hoy me he dejadlo la mascarilla, con este calor, y entre mí pensaba...pero qué rollo que nos ha llegado ¿no?. Un laberinto eso de volver a la normalidad, con tantos sintomáticos, que manda lereles, dicho sea de paso:-)

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Son misteriosos los sueños, a veces, algo que se nos escapa del día a día va y aterriza ahí, pero maximizando y corregido.
    Aquí es más pesadilla que sueño.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden ser muy curioso. Soñé con algo del trabajo, y con una persona en concreto, que no me interesa para nada :-). Pareciera pesadilla lo que inventé, es verdad.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  25. ¡Qué buen texto, Albada! Me ha gustado mucho como la voz narradora, convertida en ratona (o Lilliput femenina), se mueve por esos estrechos laberintos.

    Menos mal que todo quedó en una pesadilla.

    ¡Quė ingenioso tu relato! Te felicito. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, en un mundo onírico no hay alturas ni proporciones. Es la magia del soñar.

      Muchas gracias, Myriam. Un abrazo.

      Eliminar
  26. ¡Qué texto más alegre a pesar de todo! Me ha encantado. Volverte ratona, gusaneta, no sé muy bien qué pero desde luego, una noche de auténtica pesadilla, de esas que al despertar estás más cansado que si hubieras estado trabajando de sol a sol.

    Millones de gracias, Albada, por sumarte a esa laberíntica dinámica y darle esta forma tan curiosa.
    Agradecida de corazón.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias a ti por la propuesta, que tenía su interés y su dificultad. Me alegro que te gustara.

      Un abrazo grande, anfitriona.

      Eliminar
  27. Alucinante. Yo creo que el ratoncito es un símbolo de nosotros mismos.

    Me recuerda un poco a "Alicia en el País de las Maravillas"...

    Besos a montones y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos ratoncillos, que a veces queremos llevar a alguien a centros subterráneos de interés. Pero planteaba un sueño, poquito más.

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  28. Mucha imaginación bien llevada.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  29. Que bonito relato Albada, un ratoncito amistoso y ese laberinto del que no encontramos salida. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alucinación onírica, pero es que salió así :-)

      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  30. Wowww mi amiga, que tal laberinto, relatado bellamente,
    fascinante como lo hiciste.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué bien que te gustara, ese roedor simpático me resultaba fácil de imaginar :-)

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  31. Lindo ratoncillo, o malvado roedor.........muy imaginativo y bien escrito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simpático roedor, pero planteaba reencarnaciones inquietantes

      Un abrazo, Victor. Muchas gracias

      Eliminar
  32. Hola ALbada, ¡Qué historia la del ratoncillo! De primeras me fui, como Alicia, tras sus pasos por ese laberinto, pero esa niña desaparecida y reencarnada, me puso alerta, todo fue un sueño puf. Qué imaginación compañera. Feliz jueves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parecía ser una alucinación tipo Alicia, pero este ratoncillo era muy simpático. Cabía en un sueño, y así lo situé :-)

      Un abrazo, y muchas gracias, Emerencia.

      Eliminar
  33. Jeje Hola Albada! Celebro ti imaginación y tu encantó para narrar historias con tanta inventiva. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la imaginación es gratis, así que puedo tenerla sin problemas :-)

      Un abrazo, y gracias. Por un viernes bonito para ti.

      Eliminar
  34. Qué aportación más salerosa¡¡¡...admiro los que tenéis tanta y tan buena imaginación...creo que por un momento escuché el ruidito...jejeje...
    Un beso¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una opción, ya que odio los laberintos y en forma de sueño me era mucho más atrayente.

      Un abrazo, y de vedad, muchas gracias.

      Eliminar
  35. Es un relato precioso, vamos es que no le falta de nada a tu aventura con el ratoncito parlanchín. Me ha encantado, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El despertar con el ruidito descocido era la clave :-)

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  36. Siempre me sorprendes con tu imaginacion que bien se te dan los relatos.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la niña que guardé, que no dejé que madurara :-).

      Un abrazo, y por un finde sensacional para ti.

      Eliminar
  37. Como siempre, quedo estupefacta ante tus relatos!
    Me encantó Alba.
    Abracitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te haya gustado, siendo, como es, una pijadita :-)

      Un abrazo, y buen finde

      Eliminar
  38. Ah! Qué encantador relato. Muy bueno Alba👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  39. Muy bueno jeje jejejeje 😊 ingenioso como siempre...

    Besos al alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En forma de sueño, lo del laberinto podía asumirlo, porque no me gustan :-)

      Un abrazo y gracias, Paula

      Eliminar
  40. Me alegro de que no tenga agujeros en la habitación, aunque gracias a uno salió este relato tan estupendo. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene, pero si el precio fueran aventuras con roedor parlanchín, mira, igual no me importaba :-)

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  41. Un simpático e imaginativo relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  42. El ratoncito resultó simpático o simpática, siendo el alma de una chica, que no encuentra reposo. Pero no muy eficiente como guía de un laberinto subterráneo. Da sensación de que se distrajo por algo y se olvidó de seguir guiándote.
    Parece que la protagonista del relato tenía una inquietud, que se manifestó en el sueño.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que sería un ratoncillo hembra, pero vaya usted a saber. Con su verborrea se despistaba, seguro. Un Cicerone muy poco efectivo :-)

      Un abrazo y por un finde genial para ti.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.