viernes, 31 de julio de 2020

Pato de goma

Imagen de Bic naranja


Las cifras iban en aumento. Estábamos avisados, pero, como otras veces, confiamos en la suerte. Teníamos preparada la piscina para el fin de semana. La nevera cargada de colas frías, refrescos varios, ensaladilla rusa preparada y pistolas de agua a punto para disfrutar. Sería un principio de vacaciones sensacional, en familia, en la casita de la montaña. Íbamos a comenzar unas semanas de descanso más que merecido tras tanto confinamiento y tanta desescalada.

Mis hijos estaban locos porque vinieran sus primos y jugar juntos, y yo, para qué negarlo, encantada de que mi hermana se animase a venir todo el mes de agosto. Seguro que iba a ser un mes inolvidable, de complicidad de niños y de hermanas, y de recuerdos de otras vacaciones en nuestro pueblo natal. Cuando sonó el teléfono creí que era mi marido, avisando que salía de la oficina, pero no, era mi hermana Lola.

-¿No has escuchado la radio? Me ha preguntado. -Pues no, escuchaba un disco de Sabina.

No les dejan salir de su ciudad, otra vez, por los rebrotes. He mirado el pato de plástico, tan solo en la piscina y sin pensármelo dos veces me he tirado al agua haciendo una bomba. Mis hijos se han puesto a reír, pero con el agua yo he podido disimular mis lágrimas. En septiembre empiezo la quimio, si el virus de las narices no paraliza de nuevo la sanidad.    

58 comentarios:

  1. Algo durillo sí es. Pero muy necesario de poner y recordar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener en cuenta que esta crisis sanitaria ha dejado a muchos pacientes sin tratamientos, y no quiero imaginar cómo está quien esperaba una prótesis de cadera, o de rodilla, por ejemplo.

      Haciendo el tonto, relajando el cuidado, así nos va. Un beso

      Eliminar
  2. El pato fue el confidente silencioso de tu protagonista.
    Un abrazo especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el unicornio tendrá que aguantar ver muchas lágrimas, me temo. Un abrazo, y feliz sábado, Rafael.

      Eliminar
  3. Que bien has expresado en este corto lo que es una realidad.El final es duro pero esperemos que no lleguemos a eso. Y ese pato seguro que hizo las delicias de al menos el chapuzón de la protagonista aunque las lágrimas fueran ya derramando la cara.
    Un abrazo y muy bueno cielo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esperemos que no llegue, pero en Bolivia, creo, vuelven a alargar el confinamiento. Hay miles de personas, como mi protagonista, esperando que las citas médica se reanuden, los diagnósticos se realicen, las intervenciones se planifiquen y en definitiva, seguir la vida.

      Un abrazo, y por un finde estupendo para ti

      Eliminar
  4. Tremendísimo reflejo de esta realidad que nos ha tocado vivir...
    Estremece de verdad.
    Excelente relato,la imagen del patito solo en la piscina es absolutamente demoledora.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy real, y al ritmo que vamos, volvemos a confinarnos pronto. No hemos sabido gestionar la vuelta a esa normalidad con cautelas. No sé qué nos pasa.

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  5. A ver si el virus nos deja vivir y disfrutar como pato en el agua, y que todo vaya bien para ti y para todos en verdad.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, que nos deje en paz un poquito, que ya toca. Son meses de listas de espera médicas dilatadas, con la consiguiente desesperación de quien espera una intervención. En fin. Por los patos :-)

      Un abrazo, Dulce.

      Eliminar
  6. a pesar del coronavirus, no hay que olvidar que también existen otras duras enfermedades...
    afortunadamente, la mente tiene sus mecanismos de defensa para sobrellevar situaciones complicadas.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente se adapta, con mecanismos de defensa, muchas cosas, pero quien sufre retrasos en sus tratamientos no sé si podrán controlar los dolores, las piedras en las vesículas, y ese largo etc. De diagnóstico precoz, mejor ni hablamos :-)

      Un abrazo, y por un día precioso para ti

      Eliminar
  7. Uff, que palo al final...
    Imagino la ilusión con que lo prepara todo, más que cualquiera del resto, que salvo contados, desconocen toda la historia. un poco de diversión antes de lo malo. Para los demás solo son unas vacaciones canceladas, pero para ella...
    Genial vuelta de tuerca. Y. Genial el desahogo
    Besos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé la rabia en forma de saltar a al piscina haciendo la "bomba", porque para mi personaje, era un finde muy especial. Tirado pro la borda, en parte.

      Muchas gracias, amigo. Un abrazo

      Eliminar
  8. En determinadas circunstancias, lo que en otro momento hubiera sido un quelevamosahacer resulta ser una auténtica putada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos meses se han convertido en putadas esos quélevamosahacer, es verdad. No podemos imaginar la de gente esperando una prueba, una operación, un tratamiento. No podemos imaginar los daños colaterales de este virus en los que no se contagiaron por él.

      Un abrazo y por las piscinas, a falta de mar :-)

      Eliminar
  9. Un relato estremecedor, y una buena manera de esconder las lagrimas. Que triste para la protagonista. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginé muy fuerte, y tras el desahogo se repondrá, seguro. Hay miles de personas esperando tratamientos, afectados por este virus que monopoliza la atención sanitaria, salvo las emergencias.

      Un abrazo, y por un día bonito para ti

      Eliminar
  10. Brutal, el final es brutal.
    El cáncer es mucho peor que el Covid 19... pero claro, ya no es noticia y no vende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí voy a parar, Toro. Y ojo, las prótesis aplazadas quitan mucha calidad de vida, o ese largo etc de patologías que parece que ya no importan.

      Un beso

      Eliminar
  11. Un reflejo con destellos globales de la real actualidad, Albada. Me ha encantado y sobre todo ese final que es mortal de necesidad !!!

    Un abrazo y feliz finde, amiga !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca sabremos lo que ha dejado de tratarse por monopolizar la sanidad este virus. Planes truncados a porrillo, pero muchos serán intrascendentes. Lo malo es que hay que son importantes.

      Veremos. Un abrazo y feliz domingo, amigo.

      Eliminar
  12. La triste y dura realidad. A más de uno le ha dado un infarto y ha fallecido en casa por no ir a un hospital. Pero la sanidad sigue cumpliendo, es nuestro deber y desde luego el miedo es libre.
    Buen relato como siempre.
    Feliz agosto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí de estados de infarto que llegaban ya casi irreversibles, e incluso ictus. Será imposible calibrar los daños colaterales, sin duda, pero como dices, el miedo es libre. Ahora, sin embargo, se diagnostican muchos positivos, la mitad asintomáticos, pero no se ha desatascado la sanidad.

      Un abrazo, y por un domingo bonito para ti

      Eliminar
  13. Realista, muy bien escrito. Me gustó.

    Besos al alma

    ResponderEliminar
  14. Éramos pocos...
    Una pena que todo esto se esté saliendo de madre. No tenemos poco con una cosa que encima viene la otra...

    Un beso enorme, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, es que este virus sigue ahí, y no es fácil mentalizarse que hemos d segur teniendo cuidado. Quien está a la espera de pruebas o de tratamientos lo sufren día a día.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  15. Tu relato me ha dejado impactada, Albada. Era el momento ideal para atar cabos y abrazos... pero la realidad es demasiado cruel incluso con quien tiene otra realidad incrutada. Muy bueno, te felicito. Ojalá no regresemos al silencio, ojalá.

    Mil besitos con cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no regresemos, que esos días de silencio en las calles era como de ciencia ficción, pero al paso que vamos, ya veremos.

      Un abrazo, y por un día estupendo para ti.

      Eliminar
  16. No penséis mucho en septiembre, porque...(No digo más)

    Aunque no se trata de comparar, ni mucho menos, si de reflexionar. Hace un rato he escuchado la conferencia que te adjunto y me ha aportado información sobre la tristemente célebre gripe española, la de 1918,19,20...

    https://www.fundacionareces.tv/ciencias-de-la-vida-y-de-la-materia/centenario-de-la-gripe-espanola-de-1918/anton-erkoreka-historia-y-algunas-reflexiones-sobre-la-pan/

    Tu relato no es agrio por la suspensión del encuentro familiar, sino por el desplome de la protagonista y sus ilusiones y más teniendo que hacer frente a la quimio. Uf.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que fue muy letal, con esa ingente cantidad de muertes, superior a las de la IGM recién acabada. Las circunstancias son diferentes, la sanidad ha avanzado, pero se hablaba de una letalidad pequeña, aquí no bajamos del 10%, en fin, que ese rebrote generalizado no se lleve más medios sanitarios, pero sobre todo, más vidas. Y está por saber los efectos en el cuerpo a largo plazo de quienes la han superado.

      Septiembre no sé, pero hice planes para octubre, no sé si soy temeraria o simplemente orate :-). Un abrazo

      Eliminar
  17. La pandemia ha venido para desbaratarnos cualquier plan y rodearnos de soledad. ¡Cuántas tragedias pasan desapercibidas entre las noticias del Covid!

    Buenísimo relato. El final es impactante.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas tragedias que vemos, y las que son daños colaterales.

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  18. Es un texto muy duro. Tenemos la Covid hasta en la sopa, y parece que todo lo demás ha pasado a un segundo plano. En el ranking, está la economía.
    Muy bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo a pasado a invisible, salvo Covid y sus efectos directos. Pero sigue habiendo muchas causas justas por las que luchar.

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  19. animo y en septiembre seguro que se podrá, espero que ánimicamente estes bien, te mando muchos ánimos, el cáncer es el mal de hoy en día y se debe buscar YA una cura. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribí en primera persona, pero mi personaje no soy yo. El cáncer hoy en día se ataja medio regular.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. El final es duro Alba, pero pensemos que pronto se acabará esta película de terror.
    Feliz domingo, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas situaciones así, aunque el virus haya dejado sin protagonismo a nada más.

      Un abrazo, y feliz domingo para ti

      Eliminar
  21. Un relato real, como la vida misma. La dureza en tus letras.

    Escribes con maestría. Me ha gustado mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Adoptar la primera persona siempre es grato, pero en este caso no tanto :-)

      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  22. Un relato muy real y actual.
    Bien conseguido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muy plausible, al ritmo que vamos, la de gente que está pendiente de tratamientos que no llegarán. Un abrazo

      Eliminar
  23. Consecuencias inevitables e indeseadas de tan prolongada pandemia. Esperemos que llegue la vacuna antes que todo el sistema de salud colapse! Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que falta porque lo de viajar ni soñarlo, lo recuperar puestos de trabajo como que a largo plazo, y lo de listas d espera en salud, ni hablamos. En fin que paciencia, y que el virus nos respete.

      Un abrazo y feliz lunes

      Eliminar
  24. Te mueves entre la ficción y la realidad, en este relato. Al fin, bien lo sabes que la narrativa se nutre de ambas, y en ellos se meten también nuestros dolores. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de hecho me muevo casi siempre bordeando ambas realidades. La ficción a veces es superada por la prosáica realidad :-)

      Un abrazo. Feliz día, Carlos Augusto.

      Eliminar
  25. Tan real como todo lo que estamos
    viviendo mi amiga, esperemos que
    ya termine, te cuidas por favor siii.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esta pesadilla es larga. Y no le vemos el final feliz que tuvo lo de la gripe A. Es otro tipo de pendemia, más rara, con tanto asintomático, y von los confinamientos. Ojalá acabe pronto.

      Te cuidas mucho. Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  26. El futuro pinta negro. La pasada noche escuché en la radio que los efectos durarían décadas y yo lo cre...Para los reyes magos todavía con regalos de mascarillas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los efectos económicos de la parálisis durarán muchos años. Los sanitarios, por desgracia, los iremos viendo también.

      Pues igual a los Reyes le pedimos la vacuna, ya que son magos :-). Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  27. Choque frontal contra la realidad que estamos viviendo. Qué duro y que bien has armado el relato.
    Muy bueno, Alba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que he reflejado la realidad de muchas personas. Muy bonito todo, estamos controlando el virus...pero los sueños rotos que deja son inmensos.

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  28. Buen relato. La vida sigue su curso, aunque, a veces, nos gustaría detenerla.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos tener un reloj con parada y poderlo parar, pero lamentablemente no es así.

      un abrazo "apretao", pero con mascarilla :-)

      Eliminar
  29. Menuda bomba de realidad, Albada. No sé si se suspendieron quimios, pero sí se suspendieron operaciones y da miedo. Menos mal que esta mujer tenía a alguien con quien desahogarse, aunque fuera un pedazo de goma.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que las suspendieran, pero, como dices, mil cosas están en limbos sanitarios, aunque quienes esperaban esas intervenciones, estarán derrotados por partida doble.

      Por los patos de goma, a falta de hombros de hermanas. Un abrazo grande.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.